Yearly Archives: 2017

luz

LOS FINALES SON SOLO PRINCIPIOS.

No Comments 715 Views0

DIÁLOGO ENTRE HERMANOS:

– No puedo más. Me falta oxígeno, ni siquiera me puedo mover.

– Debes resistir. Esto pasará.

– No lo creo, hermano. Todo ha ido empeorando en las últimas horas. Las paredes tiemblan y alrededor todo se deteriora rápidamente.

– Lo sé, pero este lugar es nuestra única posibilidad. Tienes que aguantar.

– Es que no puedo seguir así. Creo que será mejor que me deje llevar por la corriente.

– No lo hagas, hermano. Si te sueltas serás arrastrado hacia el agujero que conduce a la muerte y la destrucción. Vamos, esfuérzate un poco más.

– Ya lo he decidido, no voy a quedarme aquí esperando la muerte. Quizá, si me suelto, haya otra posibilidad. Ni siquiera sabemos qué hay al otro lado…

– ¿Otra posibilidad? ¿De qué hablas? ¿Qué comerás? ¿Cómo te cuidarás de los golpes? ¿Y el frío y el calor? Es una locura. Vamos, aférrate a mí.

– No. Basta ya.

Y dicho esto el más pequeño se soltó de su amarra y fue arrastrado hacia abajo, hacia el negro agujero de lo desconocido.

Su hermano lo miró desaparecer con angustia y creyó escuchar, unos segundos después, el llanto desesperado de su hermano del otro lado del agujero.

“Pobre -pensó-, una muerte horrible…”

Afuera, su hermano lloraba hinchando sus pulmones de aire fresco.

Había nacido.

Este relato está incluido en el libro “El camino de la espiritualidad” de  Jorge Bucay

 

189423_374204479319673_1169158980_n

NO CAMBIES.

No Comments 584 Views0

Durante años fuí un neurótico. Era un ser angustiado, deprimido y egoísta. Y todo el mundo insistía en decirme que cambiara. Y no dejaban de recordarme lo neurótico que yo era.
Y yo me ofendía, aunque estaba de acuerdo con ellos, y deseaba cambiar, pero no acababa de conseguirlo por mucho que lo intentara.

Lo peor era que mi mejor amigo tampoco dejaba de recordarme lo neurótico que yo estaba. Y también insistía en la necesidad de que yo cambiara.
Y también con él estaba de acuerdo, y no podía sentirme ofendido con él. De manera que me sentía impotente y como atrapado.

Pero un día me dijo: «No cambies. Sigue siendo tal como eres. En realidad no importa que cambies o dejes de cambiar. Yo te quiero tal como eres y no puedo dejar de quererte».
Aquellas palabras sonaron en mis oídos como música: «No cambies. No cambies. No cambies… Te quiero…».
Entonces me tranquilicé. Y me sentí vivo. Y, ¡Oh, maravilla!, cambié.

Anthony de Mello

LunaLlena

LUNA LLENA en LIBRA. 10 y 11 de Abril 2017. La Relación Evolutiva.

No Comments 1342 Views0

El Sol y la Luna están llegando a su máximo punto de tensión y ya vibramos la intensidad de todo Plenilunio.  10 y 11 de Abril 2017, se formará la Luna Llena en Libra, que nos dejará ver que toda relación es una oportunidad de sabiduría y conciencia. Esta Luna Llena nos trae la oportunidad de elegir una nueva forma de integrar el Yo y el Nosotros, accionar y tomar decisiones en pos de un nuevo tipo de relación en donde lo principal sea la verdadera capacidad de evolucionar desde adentro, desde el Yo auténtico, crecer espiritualmente para compartirnos con el Otro y formar así una relación evolutiva que permita el desarrollo del Ser.

El Cielo vibra la intensidad más fuerte del mes. La gran oportunidad es despertar la Conciencia de una nueva forma de relacionarnos, creando una alquimia psíquica que permita el desarrollo del Ser.

Siempre durante la fase de Luna Llena, las aguas del Planeta se agitan, y adentro nuestro también se agitan nuestras aguas (y somos 70% agua!!). Nuestras aguas son las emociones que fluyen por la sangre. Así, cuando nuestras emociones se agitan, puede crecer la tensión interna, pero precisamente es a través de esta intensidad emocional que podemos vislumbrar lo nuevo, crear nueva luz para iluminar lo que hasta ahora estaba en sombra, en la oscuridad del inconsciente.

En Luna Llena brota a la Conciencia algo nuevo y, en el Plenilunio Aries – Libra, este despertar es para elegir una nueva integración del Yo para el Nosotros. La temática central de esta Luna Llena en Libra 2017 es la capacidad de accionar en pos de hacer evolucionar nuestra forma vincular, y de esta manera poder crecer y hacer crecer el Nosotros que construimos en nuestras relaciones.

El Sol en Aries, la Luna Llena en Libra 2017 y Venus Retro

Cuando el Sol transita por Aries, primer signo del Zodíaco, en nosotros mismos se presenta la necesidad de una renovación, un crecimiento para la superación de nosotros mismos. Por eso, durante el tránsito del Sol en Aries es vital que podamos conectar conscientemente con las necesidades del Yo individual, lo que precisamos aquí y ahora para renacer, darnos nueva luz.

Crear una renovación del Yo requiere coraje, valentía y una conexión plena con la voz de nuestro espíritu. El Sol en Aries nos ilumina en este sentido para entrar en contacto con la voz de nuestra intuición y permitir iniciar aquello que deseamos crear para realmente superar quienes estamos siendo. Para eso, es importante conocer nuestros verdaderos deseos actuales, no los que otros quieren para nosotros, sino lo que auténticamente queremos desde adentro para alimentar nuestro propio espíritu y activar el gran poder de darnos nueva luz. La decisión por la autenticidad, ser verdaderos con nosotros mismos, es la base para darnos cuenta lo que realmente necesitamos para crecer hoy.

Por su parte, Libra es la Conciencia del vínculo, la relación de lo uno y lo otro, la integración de los opuestos complementarios para crear balance, armonía, unión, alquimia. Por eso, cuando la Luna Llena se forma en el eje Aries – Libra, vibra muy fuerte la Conciencia de los vínculos íntimos, la relación del Yo y el Nosotros.

En Luna Llena, el Sol ilumina plenamente a la Luna, y en este caso sucede bajo el signo de Libra, regido por Venus. En este momento, Venus está retrogradando y, desde hace más de un mes, su energía nos mueve a replantearnos cuestiones relacionadas al deseo vincular, el amor al Yo para poder crear una relación auténtica y verdadera con el Otro.

Venus retrocedió de Aries a Piscis y volverá a entrar en Aries en pocos días más. Venus Retro nos invita a hacer una pausa, a detenernos para observar el verdadero deseo individual, en pos de alimentar la valorización personal, permitirnos entrar en contacto con la voz del instinto para comprender mejor lo que queremos producir en materia vincular, pareja, amor. Venus Retro en Aries y Piscis también nos pide que sumemos amor al Yo, alimentemos la valorización propia y la confianza para producir todo aquello que realmente necesitamos, en función de la vida que queremos crear para nuestro devenir.

De esta manera, este es un tiempo para crecer desde el interior para crear un desarrollo verdadero en la relación con nosotros mismos, el otro y el mundo que nos rodea.

La Oportunidad de la Luna Llena en Libra 2017

Esta Luna Llena en Libra 2017 nos regala tiempo para despertar la Conciencia de la Relación Evolutiva. Esta forma vincular, cuya visión es el verdadero desarrollo espiritual del Yo y el Nosotros, comienza por comprender lo que necesitamos integrar internamente para ser la mejor versión de nosotros mismos, para darnos, brindarnos, ponernos al servicio de nuestro desarrollo, liderar nuestra propia creatividad. Solo así podemos verdaderamente colaborar con el crecimiento del otro, para así construir un Nosotros poderoso, creativo, evolutivo.

Entonces, es fundamental trabajar para integrarnos desde el interior. Si percibes que hay algo en tu vida que esté escindido, es decir, si existe una sensación de desdoblamiento o de separación interna, esta Luna Llena te dejará ver lo Uno y lo Otro. Es importante que tomes Conciencia de la necesidad de llegar a un acuerdo interior y así liberarte de la incomodidad de estar construyendo en veredas opuestas.

La Psique tiende naturalmente a querer lograr un equilibrio para sentir la Paz. Pero para eso,tu mente debe permitirlo, escuchando y entregándote a las necesidades del Alma, el Corazón, para dar lugar a una sensación de belleza funcional y confianza interna. Integrarnos nos genera coherencia interna, y da lugar a la sensación de Paz que necesitamos para poder verdaderamente amar.

La Luna Llena en Libra nos trae la oportunidad de integrarnos, vitalizarnos y comprender que necesitamos accionar no tanto desde la conveniencia de la mente sino también desde la armonía del Ser, el equilibrio emocional y espiritual, valorando el Yo desde una nueva dimensión.

La confianza personal se transfiere a los vínculos, y es así que el progreso hoy se basa en concentrarnos en alimentar esa alquimia psíquica entre Mente – Emoción – Espíritu, que dará un nuevo equilibrio al Yo y, en consecuencia, se irradiará hacia el Nosotros.

Así, esta Luna Llena en Libra 2017 nos abre la conciencia para reconocer (Re-Conocer) el Ego y el egoísmo, y aprender que no estamos solos. En nosotros se conjugan necesidades individuales, sociales y también ambientales, y ahora podemos crear Conciencia de lo que nuestro Ser verdaderamente necesita para poder funcionar equilibradamente ahora y siempre. Crear una alquimia psíquica es la base para la Relación Evolutiva.

Toda relación es una oportunidad de sabiduría y conciencia. Amar a los otros, mejor dicho, amar el Nosotros significa abrir verdaderamente el corazón y la sensibilidad a las propias y auténticas necesidades del Alma, para no vivir escindidos sino en integración interna, en Paz. Así, podremos compartir verdaderamente nuestro corazón con los demás para evolucionar juntos.

Es tiempo de dar un salto, tomar conciencia, despertar, tomar decisiones y elegir crecer en integración, en coherencia interior. Es momento de un nuevo “darse cuenta”, y accionar desde nuevas actitudes para que, precisamente, podamos crear balance, armonía interior, paz y un desarrollo evolutivo de nuestra capacidad de amar.

Feliz Luna Llena!

Fuente: Blog del Cielo 

 

riqueza

LA FELICIDAD DE TODOS LOS DÍAS. Facundo Manes

No Comments 2972 Views1

Todo el mundo tiene una idea de lo que necesita para ser feliz, pero esa idea no es necesariamente correcta.

Imaginemos por un momento que somos periodistas y, como nos ha tocado cubrir un móvil de TV en el Día de la Felicidad, realizamos una encuesta callejera preguntando a cada uno cómo creería alcanzarla. Así, nos topamos con respuestas del tipo: con unas vacaciones en una playa del Caribe, con una suma grande de dinero, a través de un prestigioso premio o de una impresionante conquista amorosa. Pero, a la quinta respuesta, traicionados por nuestra vocación, agregamos una consigna para otorgarle mayor intriga y fervor al asunto: ¿Y después de eso qué? ¿Cuánto crees que te duraría esa felicidad? En esta breve postal imaginaria se despliegan tres de claves que podemos abordar para reflexionar hoy en estos breves renglones sobre el valor de la felicidad: ¿De qué se trata? ¿Por qué nos ocurre? ¿De qué manera se nos da?

Sabemos que el cerebro dicta toda nuestra actividad mental. Es por eso que, aunque resulte recurrente, debemos decir que también la felicidad depende de él. Aunque la felicidad y el bienestar son conceptos íntimos y personales podemos comenzar dando cuenta de lo que le pasa a nuestro cerebro cuando estamos felices. Hace tiempo se sabe que el deseo y el placer evidencian cambios en la actividad neuronal y el flujo de ciertos neurotransmisores (como la dopamina) en los sistemas de recompensa del cerebro. Diversos estudios demuestran que, cuando disminuye la dopamina en el cerebro, puede experimentarse una pérdida de la capacidad de deseo y placer. Asimismo, cuando el cerebro no recibe estímulos placenteros, se produce un déficit de dopamina, provocando un estado de anhedonia, polo opuesto a la felicidad. Los niveles de dopamina inferiores a lo normal, que pueden estar relacionados con escasos momentos de satisfacción, provocan trastornos en los mecanismos de atención y concentración. También puede observarse falta de motivación y escasa respuesta a las recompensas.

Ahora bien, más allá de lo que nos pasa en la cabeza, la pregunta es cómo logramos que esa felicidad nos ocurra. Todos tenemos proyectos y motivaciones que nos producen preocupaciones cotidianas, esfuerzos y, en algunos casos, angustia: esto es lo que denominamos “circunstancias de la vida”, es decir, factores del mundo externo. Muchas personas logran sus objetivos y creen (quizá por eso lo persigan) que por el hecho de conseguir el objetivo ansiado van a ser más felices y se van a relajar sus preocupaciones y angustias. Lamentablemente, esto no suele suceder: logramos un objetivo e inmediatamente después de la satisfacción de un tiempo (puede ser una hora, un día, un año), empezamos a desear algo más: el que ganó uno quiere dos, el que pasó una quincena en la playa ahora desea un mes, el que recibió el premio nacional quiere el continental y el del continental, quiere el mundial. Una buena opción es, más que pensar que uno va a ser feliz cuando consiga lo que le falta, sea pensar que se es feliz por todo lo que se tiene. Pero esto, aunque parezca sencillo, también requiere de cierta predisposición y entrenamiento.

Diversos investigadores del nuevo campo de la Psicología Positiva han avanzado mucho en la respuesta mediante investigaciones científicas medibles, controladas y reproducibles. La felicidad no equivale al hedonismo, a la presencia de placer y a la ausencia de dolor. Martin Seligman de la Universidad de Pennsylvania, pionero de la Psicología Positiva, propuso una teoría del bienestar –una descripción de lo que significa la felicidad– a partir de decenas de investigaciones, en la que lo describe como un constructo con cinco elementos. Cada uno de estos contribuye al estado de felicidad y tiene tres propiedades: favorece el bienestar, las personas lo buscan como fin en sí mismo (otorga placer o sentido a la vida) y se pueden medir independientemente de los otros elementos. Hagamos un breve repaso de estos cinco elementos:

  • La emoción positiva. Esto es el placer, el éxtasis, la comodidad y el aspecto más hedónico de la vida (por ejemplo, lo que nos produce la comida, el sexo, descansar, mirar la televisión, sentir el agua caliente de la ducha caer en el cuerpo). La mayoría de las personas suelen asociar esto a la felicidad y, sin embargo, es solo un aspecto.
  • El fluir (flow). Es un estado psicológico específico que experimentamos cuando hacemos una tarea que nos apasiona (conversar con un amigo, practicar un deporte o jugar en la computadora). Durante esas actividades suceden sobre todo dos cosas: una es que perdemos la noción del tiempo; la otra cosa es que perdemos noción de nosotros mismos. Esto sucede porque baja la ansiedad y el estado de alerta. Para que exista el flow tiene que haber un desafío u objetivo, que no sea muy grande, porque nos abrumaría, ni un desafío muy bajo, porque nos aburriría.
  • El sentido. Este resulta de hacer una tarea significativa por los demás, desde pasar tiempo con la familia hasta involucrarse en una ONG o ayudar al prójimo en el día a día. Significa encontrar un sentido o proposito a la vida más allá de uno.
  • Los logros, el éxito y la experticia. Esto, sin dudas, es algo que ocupa la mente de muchas personas durante gran parte del día. Como ya vimos, ciertos logros no traen necesariamente el aumento de felicidad que se espera, aunque la ciencia encontró que hay personas para las cuales sí funciona y es porque pueden venir acompañados, aunque no siempre, de emoción positiva, flow y sentido.
  • Relaciones positivas. El estudio más largo de la psicología es de la Universidad de Harvard y se trata justamente sobre la felicidad. Se hicieron encuestas a distintas personas cada dos años para ver qué circunstancias y actitudes hacía que mejorara o empeorara su calidad de vida. Los resultados del 2015 (qué reúne los resultados de los 75 años) arrojaron que uno de los factores más importantes es cuánto disfrutaban de las relaciones más íntimas.

Somos animales sociales, por lo cual las cosas que más nos dan sentido, flow, placer, orgullo y confianza suelen involucrar a otras personas. Sonja Lyubomirsky, profesora de la Universidad de California en Riverside, ha dedicado su carrera a medir científicamente el impacto de distintas estrategias y tareas en el aumento de la felicidad. En su libro La ciencia de la felicidad resume un programa específico para aumentar la felicidad duradera. Según las investigaciones, a partir de estudios que comparan gemelos y mellizos, aproximadamente un 50% de la felicidad de una persona suele deberse a predisposiciones genéticas. Estos estudios muestran que las influencias genéticas generan personalidades con distintos niveles de optimismo, alegría, neurosis, extroversión, etc.

Por lo tanto, todos solemos desarrollar personalidades que tienden a más o menos al bienestar, ya que deben existir ciertas condiciones ambientales para que los genes se pongan de manifiesto. Por otro lado, un 10% de nuestra felicidad puede ser mejorada por la circunstancias de la vida que vimos anteriormente como ganar más dinero o conseguir un logro profesional (mucho menos de lo que nos hubiéramos imaginado, ¿no?). El 40% restante está influido por las intenciones y la voluntad, la manera de encarar la amplia variedad de cosas que nos suceden en el día y en la vida: la voluntad de ver positivamente las cosas, de hacer las tareas que incrementan el flow y ayudan a los demás.

En relación a esto, Lyubomirsky esboza una serie de actividades que han probado aumentar el nivel de felicidad cuando son practicadas frecuentemente. Por ejemplo, como dijimos al principio, en vez de preocuparnos sobre qué nos falta o qué nos puede pasar, debemos pensar por qué cosas estamos agradecidos. La biología seleccionó animales con una fuerte dosis de ansiedad y preocupación, ya que aquellos que más intentaban anticipar los riesgos del mundo más sobrevivían. Los avances de la medicina, de la tecnología y de la psicología deberían permitir comenzar a relajarnos y disfrutar de lo que conseguimos hasta acá. El ejercicio físico también es fundamental, ya que reduce el estrés. El estudio longitudinal de Harvard mostró que el 78% de las personas más felices dicen que ejercitan por lo menos tres veces por semana. Los deportes además pueden ser una fuente para construir un sentido de pertenencia a un grupo y un factor para desarrollar confianza. Sin duda, entrenar el cuerpo sirve para entrenar la mente. Por último, otra habilidad a entrenar es el optimismo: tiene que ver con pensar que uno es suficientemente bueno e inteligente y que, además, está aprendiendo, por lo que hay espacio para cometer errores. Este optimismo, a su vez, lleva a que efectivamente logremos mejores resultados. Desde los estudios neurocientíficos también se plantea la relevancia de vivir con alegría y así trabajar en pos de modular nuestra propia neuroplasticidad dirigida hacia la felicidad.

Un cerebro infeliz es un cerebro menos inteligente, menos creativo y menos productivo. La felicidad, además, es un factor de protección contra enfermedades de diversa índole: los niveles más altos de emociones positivas se asocian a menores posibilidades de ansiedad o depresión asociados al estrés. Las personas, cuando se sienten bien, se enferman menos, viven más y tiene una mejor calidad de vida. Hagamos de la felicidad un ejercicio cotidiano.

Facundo Manes es neurólogo y neurocientífico (PhD in Sciences, Cambridge University). Es presidente de la World Federation of Neurology Research Group on Aphasia, Dementia and Cognitive Disorders y Profesor de Neurología y Neurociencias Cognitivas en la Universidad Favaloro (Argentina), University of California, San Francisco, University of South Carolina (USA), Macquarie University (Australia)

Fuente: Diario EL PAÍS – América – Psicología – 20/3/2016

10422436_1022607921091317_5637409909183949992_n

EL PODER DE LAS CREENCIAS.

No Comments 611 Views0

Lo dicen los maestros espirituales y también lo expresa la ciencia… ¨Los pensamientos positivos tienen un intenso efecto sobre el comportamiento y los genes. De igual modo, los pensamientos negativos tienen también un poderoso efecto. Cuando comprendamos que estas creencias positivas y negativas controlan nuestra biología, podremos utilizar ese conocimiento para forjamos una vida saludable y feliz.Cuando comprendamos que esas ideas instaladas con certeza en  nuestra mente, son creencias positivas y negativas que pueden controlar nuestro actuar, nuestro cuerpo y hasta transformar cualquier experiencia, podremos realmente usar ese conocimiento a nuestro favor, y forjarnos una vida saludable y feliz¨ (Bruce Lipton- ¨La Biología de la creencia¨)

El siguiente cuento Sufí nos conecta con el poder que tiene aquello que creemos real, a través de una metáfora muy bella y acertada.

Una larga caravana de camellos avanzaba por el desierto hasta que llegó a un oasis y los hombres decidieron pasar allí la noche.

Conductores y camellos estaban cansados y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales, se dieron cuenta de que faltaba un poste. Todos los camellos estaban debidamente estacados excepto uno. Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal pero, a la vez, tampoco querían perder el camello. Después de mucho pensar, uno de los hombres tuvo una buena idea.

Fue hasta el camello, cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara el animal a un poste imaginario. Después, el camello se sentó, convencido de que estaba fuertemente sujeto y todos se fueron a descansar.

A la mañana siguiente, desataron a los camellos y los prepararon para continuar el viaje. Había un camello, sin embargo, que no quería ponerse en pie. Los conductores tiraron de el, pero el animal no quería moverse.

Finalmente, uno de los hombres entendió el porqué de la obstinación del camello. Se puso de pie delante del poste de amarre imaginario y realizó todos los movimientos con que normalmente desataba la cuerda para soltar al animal. Inmediatamente después, el camello se puso en pie sin la menor vacilación, creyendo que ya estaba libre.

¿Tú eres como este camello, estás atado sin cuerda? ¿Qué esperas para comenzar a caminar?. Libérate de tus creencias limitantes.

images (1)

ERES UN ÁGUILA… O UN POLLO? PARÁBOLA DEL ÁGUILA (de James Aggrey)

No Comments 1536 Views1

Erase una vez un hombre que, mientras caminaba por el bosque, encontró un aguilucho. Se lo llevó a su casa y lo puso en su corral, donde pronto aprendió a comer la misma comida que los pollos y a conducirse como estos.

Un día un naturalista que pasaba por allí, le pregunto al propietario por qué razón un águila, el rey de las aves y los pájaros, tenía que permanecer encerrado en el corral con los pollos.

– Como le he dado la misma comida que a los pollos, y le he enseñado a ser como un pollo, nunca ha aprendido a volar, respondió el propietario; se conduce como los pollos y por tanto no es un águila.

-Sin embargo, insistió el naturalista, tiene corazón de águila, y con toda seguridad se le puede enseñar a volar.

Después de discutir un poco más, los dos hombres convinieron en averiguar si era posible que el águila volara. El naturalista le cogió en sus brazos, suavemente y le dijo “Tú perteneces al cielo no a la tierra, abre las alas y vuela”. El águila sin embargo estaba confusa: no sabía qué era y al ver a los pollos comiendo, saltó y se reunió con ellos de nuevo.

Sin desanimarse, al día siguiente, el naturalista llevó el águila al tejado de la casa y la animó diciéndole: “Eres una águila, abre las alas y vuela”; pero el águila tenía miedo del mundo desconocido y saltó otra vez en busca de la comida de los pollos.

El naturalista se levantó temprano al tercer día, sacó el águila del corral y lo llevó a una montaña. Una vez allí, alzó al rey de las aves y lo animó diciéndole “Eres una águila y perteneces tanto al cielo como a la tierra. Ahora, abre las alas y vuela”.

El águila miró alrededor, hacía el corral y hacía arriba, al cielo. Pero siguió sin volar.

Entonces el naturalista lo levantó directamente hacia el sol; el águila empezó a templar y abrió lentamente las alas y finalmente con un grito triunfante, voló alejándose hacia el cielo.

Es posible que el águila recuerde todavía a los pollos con nostalgia; hasta es posible que de cuando en cuando vuelva a visitar el corral. Que nadie sepa, el águila nunca ha vuelto a vivir vida de pollo. Siempre fue un águila, pese a que fue mantenida y domesticada como un pollo.

Parábola del águila.  James Aggrey~

Manos-juntas-con-una-mariposa

LAS CUATRO LEYES DE LA ESPIRITUALIDAD.

No Comments 2257 Views0

En la INDIA se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad”.

La primera dice: La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegó a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado”.

1962820_323792127745748_370634979_n

CUESTIÓN DE ACTITUD.

No Comments 622 Views0

Es la historia de dos vendedores de zapatos a quienes sus respectivas empresas enviaron a África para vender sus productos. Tan pronto como desembarcaron, el primer vendedor vio que todo el mundo iba descalzo y mandó un telegrama a su jefe: Vuelvo en el primer barco. Aquí nadie utiliza zapatos.

Una semana más tarde llegó un segundo vendedor, el cual se encontró con la misma situación: sólo se veía gente descalza por las calles.

Pero éste envió el siguiente telegrama a su empresa:

» Me quedo aquí. Perspectivas fabulosas. No tenemos competencia.» 

150213162634_nocebo_pastilla_624x351_thinkstock

EL PODER DE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS. El caso Sam Londe. Dr. Bruce Lipton

No Comments 3645 Views1

A pesar de que muchos de los miembros de la profesión médica son conscientes de la existencia del efecto placebo, muy pocos han considerado sus posibles implicaciones en la autocuración. Si los pensamientos positivos pueden sacarte de la depresión y curar una rodilla enferma, piensa en lo que los pensamientos negativos pueden hacerle a tu vida.

Cuando la mente mejora la salud mediante la sugestión positiva, se le denomina efecto placebo. Por el contrario, cuando esa misma mente está llena de pensamientos negativos que pueden deteriorar la salud, los efectos negativos producidos se conocen como «efecto nocebo».

En medicina, el efecto nocebo puede ser tan poderoso como el efecto placebo, algo que deberías tener muy en cuenta cada vez que entres en la consulta de un médico. Los terapeutas pueden enviar mensajes desesperanzadores a sus pacientes con sus palabras o sus gestos; mensajes que, en mi opinión, son de lo más inconvenientes. Albert Mason, por ejemplo, cree que su incapacidad para transmitir optimismo a sus pacientes entorpeció sus esfuerzos para curarles la ictiosis. Otro ejemplo sería el poder potencial de la frase: «Le quedan seis meses de vida».  Si optas por creer el pronóstico del médico, es muy probable que no te quede mucho más tiempo en este planeta.

He citado en este capítulo el programa del Discovery Health Channel en el año 2003 titulado Placebo: la mente sobre la medicina porque es un buen compendio de algunos de los casos médicos más interesantes. Una de las secciones más conmovedoras fue la historia de un terapeuta de Nashville, Clifton Meador, que llevaba reflexionando sobre el poder potencial del efecto nocebo durante treinta años. En 1974, Meador tuvo un paciente, Sam Londe,  un vendedor de zapatos jubilado que padecía cáncer de esófago, enfermedad que por aquel entonces se consideraba letal. A Londe le trataron ese cáncer, pero todo el mundo de la comunidad médica «sabía» que el cáncer de esófago recidivaría. Así pues, no les sorprendió que Londe muriera unas semanas después del diagnóstico.

La sorpresa llegó tras la muerte de Londe, cuando la autopsia encontró escasos signos de cáncer, desde luego no los suficientes como para matarlo. Tenía un par de manchas en el hígado y otra en el pulmón, pero no había rastro del cáncer esofágico que todos creían que lo había matado. Meador dijo en el Discovery Health Channel: «Murió con cáncer, pero no de cáncer».

¿De qué murió Londe si no fue del cáncer esofágico? ¿Murió acaso por que creía que iba a morir? El caso todavía obsesiona a Meador tres décadas después de la muerte de Londe: «Creí que tenía cáncer. Él creyó que tenía cáncer. Todos los que lo rodeaban creían que tenía cáncer … ¿Le robé la esperanza de alguna forma?. Los problemáticos casos de efecto nocebo sugieren que los terapeutas, los padres y los profesores pueden robarte la esperanza haciéndote creer que no puedes hacer nada.

Los pensamientos positivos y negativos no sólo tienen consecuencias en nuestra salud, sino también en todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida. Henry Ford tenía razón en lo referente a la eficacia de las cadenas de montaje y también al hablar del poder de la mente: «Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes … tienes razón». Piensa en las implicaciones del caso del hombre que se bebió el agua con esa bacteria que según la medicina causaba el cólera. Piensa en la gente que camina sobre ascuas sin quemarse. Si su fe en su capacidad para hacerlo se tambalea, terminarán con quemaduras en los pies.

Tus creencias actúan como los filtros de una cámara, cambiando la forma en la que ves el mundo. Y tu biología se adapta a esas creencias.

Cuando reconozcamos de una vez por todas que nuestras creencias son así de poderosas, estaremos en posesión de la llave a la libertad.

Fuente:  » La biología de la creencia ¨ – Bruce Lipton

IMG_4548

¿TE GUSTA TU CUERPO? Wayne Dyer

No Comments 946 Views0

Todo empieza con tu yo físico. ¿Te gusta tu cuerpo? Si has contestado que no, trata de dividir esta respuesta en diferentes partes. Haz una lista de las cosas que no te gustan. Empezando por arriba: tu cabello, tu frente, tus ojos, párpados, mejillas. ¿Te gustan tus ojos, tu nariz, dientes y cuello? Y ¿qué pasa con tus brazos, dedos, pecho y estómago? Haz una lista larga. Incluye también tus órganos interiores. Tus riñones, el bazo, las arterias y el fémur. Ahora piensa en los oscuros ingredientes que te componen. ¿Qué piensas de tu Cisura de Merlando, de tu zona coclear, de tu úvula, de tus glándulas adrenales y de tu pabellón auditivo externo? Tienes que hacer una lista larga y completa. No es que tengas buen cuerpo; tú eres tu cuerpo; y el que no te guste significa que no te aceptas a ti mismo como ser humano.

Puede que tengas algunos rasgos físicos que te desagraden. Si son partes de tu cuerpo que pueden ser modificadas, haz que cambiarlas sea una de tus metas. Si tu barriga es demasiado grande o tu pelo de un color que no te sienta bien, puedes considerarlos como elecciones hechas en anteriores momentos-presentes, y puedes hacer nuevas decisiones apropiadas a este momento-presente. Esas partes que desapruebas y que no pueden ser modificadas (piernas demasiado largas, ojos demasiado estrechos, pechos demasiado pequeños o demasiado grandes) pueden ser vistos bajo una óptica diferente. Nada es demasiado nada y las piernas largas no son ni mejor ni peor que pelo o no pelo. Lo que tú has hecho es aceptar la definición de la sociedad contemporánea respecto a la belleza. No dejes que los demás te dicten lo que te resulta atractivo a ti. Decide que te agrada tu yo físico y que es valioso y atractivo para tu modo de ver, para ti, rechazando las comparaciones y las opiniones de los demás. Tú puedes decidir lo que es agradable y de tu gusto; y hacer que la falta de aceptación de ti mismo sea una cosa del pasado.

Eres un ser humano. Los seres humanos tienen ciertos olores, hacen ciertos ruidos y tienen pelos en ciertas partes. Pero la sociedad y la industria nos envían mensajes constantemente respecto a la condición física del ser humano. Avergüéncese de estas características, nos dicen. Aprenda a disfrazar el comportamiento, especialmente si disimula su verdadero yo con nuestro producto. ¡No se acepte a sí mismo tal como es y esconda su verdadero yo!

No se puede estar ante la televisión ni una hora sin recibir este tipo de mensajes. Los anuncios que te bombardean a diario te informan sobre lo mal que huelen tu boca, tus axilas, tus pies, tu piel e incluso tus órganos genitales…

El aceptarse a sí mismo implica la aceptación del yo físico y la posibilidad de disfrutar del mismo, eliminando las imposiciones sociales y culturales que te obligan a ser limpio o simplemente a tolerar el propio cuerpo cuando se comporta de una manera natural anticosmética. Esto no quiere decir que tengas que andar haciendo ostentación de tus olores y de tu persona, pero sí quiere decir que puedes aprender a gozar de ser tú mismo.

Fuente: Tus Zonas Erróneas. Wayne Dyer