Monthly Archives: noviembre 2019

39523828_1559019417549359_r

EL ACOSO SEXUAL Y LA DENUNCIA. Louise Hay ~

No Comments 327 Views0

¿Cuántas veces te han faltado al respeto o acosado sexualmente y no has dicho nada?

No hay ninguna mujer entre las que están leyendo  a la que no le hayan faltado al respeto de palabra, o que no haya tenido que soportar un agarrón, un pellizco o un toqueteo de alguien que no tenía ningún derecho a hacerlo. Y sin embargo, la mayoría nos quedamos calladas; no decimos nada. Ya es hora de que aprendamos a hablar y a defendernos. Si no lo hacemos, esto no acabará jamás.

En una oportunidad la terapeuta me preguntó si había sentido rabia contra mi abusivo padrastro de niña.
– No recuerdo haber sentido rabia, sólo miedo —le dije.
– Bueno, ¿en ninguna ocasión te enfadaste y le contestaste? —me preguntó.
Inmediatamente me di cuenta de que a ella nunca la habían maltratado de niña. A mí me pegaban cada día por ser la niñita más buena que podía ser; ¿qué me habría ocurrido si me hubiera atrevido a ser lo suficientemente mala para contestarle? No, no recuerdo haber sentido rabia, sólo recuerdo el miedo y el terror.
Cuando nos pegan con la suficiente frecuencia perdemos toda esperanza de cambiar alguna vez las cosas. Entonces crecemos y nos convertimos en mujeres que siguen gobernadas por las reacciones de su niñita interior. Esto puede ocurrir en el «mejor» de los hogares. Deshonrar a niñas pequeñas es algo que está a la orden del día. Es necesario que enseñemos a las niñas cuando son pequeñas, en la escuela de primera enseñanza  o incluso antes, que deben hablar, decirlo, si alguien las maltrata o abusa de ellas de alguna manera. Si queremos hacer de este mundo un lugar seguro para las mujeres, en todas partes, hemos de cambiar nuestras reacciones, aun cuando nos parezca muy difícil.

Hablaré por todas las mujeres y a todas las mujeres. Hablaré, porque si no lo hago, ¿cómo puedo esperar que hablen las demás? Hay muchas e insidiosas maneras de deshonrar, desautorizar y menoscabar.  La formación que hemos recibido las mujeres sumisas es tan fuerte que debemos estar alertas a la más ligera invasión de nuestros límites.

Si estamos preparadas y dispuestas a decir no, podemos cambiar totalmente la situación de abuso. Quedarnos calladas es perjudicial para nosotras en cuanto mujeres y para toda nuestra sociedad.

El maltrato verbal y el abuso sexual; parece que es muy frecuente en muchas oficinas y lugares de trabajo. Esto es lo que hemos tenido que soportar las mujeres. Así pues, ya es hora de poner fin a ese dejarnos maltratar por nosotras mismas o por las personas que nos rodean. Digamos la verdad, contemos los secretos. Sincerarnos detendrá ese comportamiento. No nos confabulemos con ellos, eso nos deshonra a nosotras mismas y deshonra a todas las mujeres. Hoy en día ya no tenemos por qué aceptar ningún tipo de abuso o maltrato si estamos dispuestas a ponernos de pie y a hablar.

Cada mujer que habla crea el espacio para que otras digan la verdad.

Hemos de aprender a poner límites apropiados que nos honren. ¿Cuáles son esos límites que nos permitirán asegurarnos de que se nos respete siempre? En primer lugar hemos de proceder a partir de la creencia de que nos merecemos esos límites.
Muchas veces no advertimos las señales de peligro, de que algo no va bien. Y luego, cuando se produce el abuso, nos llega como una conmoción y violación. El abuso es un juego de poder; nos controla y manipula. Nos quedamos calladas por temor a perder el trabajo; tememos las repercusiones que se derivarán de ello. Incluso callamos cuando vamos a hacer el amor con un hombre que no usa preservativo.
Cuando nos quedamos calladas, como el silencio de los corderos, nos llevan al matadero. Nos da mucha vergüenza hablar. Recordamos las reacciones de que fuimos objeto cuando lo hicimos. Se rieron de nosotras, pensaron que sólo era una broma. No nos creyeron, nos desacreditaron o nos trataron como si fuéramos nosotras las alborotadoras. Así optamos por no hablar, por no decir nada. «Guarda silencio, deja las cosas tal y como están; no armes un lío». Y así es como permitimos que continúe el abuso.
Las mujeres debemos equilibrar la balanza del poder.

Hemos de fortalecer nuestra dignidad para ser capaces de decir no. Hemos de abrir los ojos y la intuición a las insidiosas formas que toman los acontecimientos.  Hemos de comenzar a detener cualquier comportamiento abusivo desde el principio, incluso cuando es tan pequeño que resulta difícil decir algo. Si notas unaprimera señal de abuso, llámale la atención inmediatamente.

Como he dicho antes, siento una gran compasión por los hombres y las cargas que deben soportar, pero eso no significa que vaya a aceptar el abuso. Tampoco nunca guardaré silencio sobre este tema en cuestión.

Animaré a las mujeres de todas partes a educarse en estas cuestiones, a hablar, a enfrentarse, a meter ruido si es preciso. Todas juntas podemos sanar este problema en una sola generación. Podemos evitar que nuestras hijas tengan que pasar por lo mismo que hemos tenido que soportar nosotras.

Fuente: El mundo te está esperando. Louise Hay ~ (Edit. Urano – 1997)

casadali

EL TRIÁNGULO DRAMÁTICO EN LAS RELACIONES PERSONALES Y PROFESIONALES.

No Comments 343 Views0

¿Por qué algunas relaciones son armoniosas y felices y otras parecen un tormento? ¿Por qué una relación personal o profesional que parecía buena se convierte, de repente, en un sufrimiento? La explicación la encontramos en el triángulo dramático y en el papel que jugamos cada uno de nosotros, según la teoría de Stephen Karpman, psicólogo transaccional.

Veamos un ejemplo. Pensemos en un profesional amargado con su trabajo. Se pasa el día criticando a su jefe o a la empresa por las decisiones que se toman. Esta misma persona, sin embargo, cuando está con sus amigos, se involucra personalmente en sus problemas para ayudarles, sin que se lo hubieran pedido, y acaba agotado de tanto esfuerzo. Al mismo tiempo, vive una relación de pareja que no le hace feliz. Se queja de su mala suerte y no hace nada para resolverlo. Pues bien, esta persona vive tres roles o personajes diferentes: en el trabajo es perseguidor, con sus amigos actúa como salvador y en su relación de pareja se siente víctima. Y cualquiera de los tres personajes no le hacen demasiado feliz (ni a él ni a los que le rodean).

La mayor parte de los conflictos en nuestras relaciones personales y profesionales surgen porque hemos adoptado un rol de perseguidor, salvador o víctima. Ninguna de las actitudes anteriores es recomendable, ya que nos vacía de fuerza y nos llena de emociones poco gratificantes. Además, no son roles fijos, sino que vamos cambiando de uno a otro dependiendo del momento o de la situación. Si retomamos el ejemplo anterior, la persona puede ser también perseguidor de su pareja, criticando todo el tiempo lo que hace; o víctima en su trabajo. Por ese  motivo, se denomina triángulo dramático: una vez que entramos en el triángulo, saltamos de un vértice a otro con una alegría tremenda. El desafío consiste en salirnos de él y, para ello, tenemos dos claves:

Primer paso: necesitamos reconocer que estamos en la actitud de perseguidor, víctima o salvador.

  • El perseguidor juzga todo cuanto le rodea. Critica, amenaza o culpa de lo mal que le va la vida o de lo que le sucede. Es fácil imaginar que este personaje es muy intransigente y despierta mucha rabia y frustración.
  • El salvador se preocupa de modo excesivo por los problemas de los demás, incluso en detrimento suyo. Presta ayuda, aunque no se la pidan; se rodea de personas que le necesitan y asumen una responsabilidad exagerada del bienestar del resto. También genera mucha frustración porque tiende a sacrificarse, a evitar los conflictos y a no sentirse lo suficientemente reconocido por el esfuerzo dedicado.
  • La víctima se queja constantemente y busca a otros para que le resuelvan sus problemas. Se siente indefenso, susceptible e incapaz de salir solo de las dificultades. Es un personaje que genera también mucha insatisfacción porque la persona no se siente capaz de salir de la situación.

Pues bien, una vez que hemos identificado en una relación concreta qué papel jugamos nosotros y las personas que nos rodean, el siguiente paso consiste en salirse del triángulo dramático, lo que se consigue cuando asumimos la responsabilidad de nuestra propia felicidad y bienestar. Ni criticamos al resto por ser como son, ni nos dedicamos a salvar sus vidas ni esperamos que nadie nos resuelva nuestros problemas. Por ello, veamos cómo conseguirlo en cada uno de los papeles anteriores:

  • El perseguidor necesita asumir la responsabilidad de su enfado, de no controlar todo cuanto le rodea. Ha de aceptar su propia vulnerabilidad (cosa de la que huye como de la peste) y no pretender tener siempre la razón. En el fondo es pasar del personaje de perseguidor al de retador o a plantear desafíos para que otras personas, con sus recursos y habilidades, los asuman.
  • El salvador necesita hacerse cargo de su vida, aprender a decir «no» y a poner sus propios límites. No ha de ayudar a todo el mundo cuando ni se lo han pedido (recordemos que la actitud de salvador genera dependencia, algo que no es saludable para ninguna de las dos personas). También ha de saber expresar los propios deseos con sinceridad y permitir que otros le puedan ayudar. El cambio consistiría en superar el personaje de salvador por el de facilitador, que da apoyo pero que permite que los otros sean los protagonistas.
  • La víctima necesita recuperar su propia capacidad a través del aprendizaje de sus habilidades. Ha de ganar más confianza en sí mismo, no esperar que otros le digan lo que tiene que hacer ni que le resuelvan las dificultades. Ha de desarrollar una actitud más proactiva. El cambio se consigue cuando la víctima asume el personaje de creador, de quien diseña sus propias decisiones. 

En definitiva, todos vivimos relaciones en las que jugamos un rol poco afortunado, el de perseguidor, salvador o víctima. En la medida que nosotros caemos en el triángulo dramático, es posible que la otra persona también viva alguno de los personajes anteriores. Nuestro desafío es salirnos de dicho triángulo poco recomendable a través de dos claves: reconocer nuestra actitud y asumir nuestra responsabilidad para transformarla en otra más favorable, retador, facilitador o creador. Solo así podremos cultivar relaciones saludables.

1550433897_990727_1550433933_noticia_normal_recorte1

 

Fuente: Pilar Jericó. Laboratorio de la Felicidad. El País. ~

Foto: Casa Museo Salvador Dalí Portlligat ~ Cadaqués ~ España ~

Louise-Hay-Heather-Dane-with-eggs-1024x768

COMO COMIENZAS TU DÍA DETERMINA COMO VAS A VIVIRLO. Louise Hay ~

No Comments 334 Views0

Cada día, casi sin darnos cuenta, vamos haciendo más profundo el surco de nuestros pensamientos habituales —lo que pensamos y lo que nos decimos habitualmente— que son los que influyen directamente en nuestra calidad de vida. Cuanto más cambiamos nuestro monólogo interior hacia un lenguaje más favorable para vivir mejor, más positiva se vuelve nuestra vida. Son los pequeños rituales diarios los que nos proporcionan las mejores oportunidades para el cambio.

—Hay demasiadas personas que piensan que tienen que ir a alguna parte para concentrarse en silencio en las afirmaciones —explica Louise—, pero siempre estamos haciendo afirmaciones. Todo lo que pensamos y nos decimos es una afirmación. Hemos de ser conscientes en todo momento de lo que estamos diciendo y pensando para que nuestra vida pueda mejorar.
Luego me da ejemplos de preguntas que hemos de tener en cuenta: ¿Qué es lo primero que te dices cuando te despiertas por la mañana? ¿Qué piensas cuando estás en la ducha? ¿Cuando te afeitas? ¿Qué te dices cuando eliges tu ropa, te vistes, te maquillas o te secas el pelo?
¿Qué le dices a tu familia cuando preparas el desayuno o preparas a tus hijos para ir a la escuela? Todos estos momentos pueden ser muy útiles.
En los últimos años he ido comprendiendo mejor la importancia de comenzar el día de una forma más tranquila e intencionada. Tras apoyar a mi esposo Michael en el proceso de sus cuatro años de enfermedad, ambos salimos renovados de esa experiencia. Los dos adquirimos una nueva visión de la gentileza, de ser amables con nosotros mismos y con los demás. Nos permitimos vivir más centrados en la comodidad y en cuidar de nosotros.
Tras sufrir el agotamiento típico que se produce cuando se tiene que cuidar durante mucho tiempo a un ser querido, ya no era capaz de levantarme de la cama alegre como unas castañuelas e iniciar el día de sopetón. Durante demasiados años he librado una batalla constante con mi lista de cosas pendientes, he vivido en una carrera desenfrenada por terminar mis tareas con la esperanza de poder relajarme y disfrutar. Ahora, primero me relajo y disfruto de la vida.
Escuchar a Louise contar cómo empieza su día, me da un montón de ideas sobre cómo crecer a partir de los cambios que ya he realizado en mis rutinas matinales desde la enfermedad de Michael. De momento, mi día empieza cuando bajo a la cocina a prepararme una taza de té. Me la llevo a la sala con mi diario y mi bolígrafo favorito. Escribo un diario desde los 12 años, y escribir se ha convertido en un acto importante de cuidado personal emocional y creativo. Escribo sobre lo primero que me viene a la cabeza, antes de terminar con una página de afirmaciones positivas. Esta siempre ha sido mi forma de dirigir mis pensamientos en la dirección adecuada. Luego veo algún vídeo que me anime o leo un poco de mi libro o portal web favoritos. Esos ratos son vitales para mi bienestar; son momentos en los
que puedo volver a inspirarme, llenarme y alimentarme al nivel del alma. (…)

Louise está de acuerdo conmigo.
—Hemos de empezar por alguna parte. Si como madre o padre tienes una vida muy ajetreada, has dearreglar a tus  hijos para llevarlos al colegio o te has de levantar temprano para ir a trabajar, sigue siendo importante que te concedas un tiempo para empezar el día de la manera adecuada. Yo preferiría levantarme diez minutos antes para gozar de ese tiempo. Aunque sólo te concedas diez o quince minutos, está bien, es tu momento para cuidarte. Esto es absolutamente necesario.
No siempre he tenido tiempo para hacer lo que hago ahora —prosigue—. Empieza poco a poco. Al levantarte es importante que hagas algún ritual que te ayude a sentirte bien, que te digas algo que apoye tu bienestar. La Vida me ama es una buena forma de empezar. Es algo muy agradable de decir.
Luego, asegúrate de que lo que comes para desayunar es reconfortante, algo delicioso y bueno para ti.
Nutre tu cuerpo con una buena comida matinal y tu mente con pensamientos buenos y reconfortantes.

Fuente: «Tú puedes crear una vida extraordinaria». Louise L. Hay y Cheryl Richardson ~

larga

¿PERO TÚ ME AMAS? – preguntó Alicia…

No Comments 414 Views0

– ¿ Pero tú me amas ? – Preguntó Alicia.

– ¡ No, no te amo ! – Respondió el Conejo Blanco.

Alicia arrugó la frente y comenzó a frotarse las manos, como hacía siempre cuando se sentía herida.

– ¿ Lo ves ? – Dijo el Conejo Blanco.
Ahora te estarás preguntando qué has hecho mal, para que no consiga quererte al menos un poco, qué te hace tan imperfecta, fragmentada.

Es por eso que no puedo amarte.
Porque habrá días en los cuales estaré cansado, enojado, con la cabeza en las nubes y te lastimaré.

Cada día pisoteamos los sentimientos por aburrimiento, descuidos e incomprensiones.

Pero si no te amas al menos un poco, si no creas una coraza de pura alegría alrededor de tu corazón,mis débiles dardos se harán letales y te destruirán.
La primera vez que te vi hice un pacto conmigo mismo : «evitaré amarte hasta que no hayas aprendido a amarte a ti misma «.

Por eso Alicia no, no te amo.
No puedo hacerlo.-

«Alica en el país de las maravillas». Lewis Carroll ~

a-fairys-heart-has-many-secrets-shawna-erback

PERDONAR Y PEDIR PERDÓN ES UN ACTO VALIENTE QUE ALIVIA ALMA Y CORAZÓN..

No Comments 639 Views1

No hay mayor sensación de tranquilidad que pedir perdón y perdonar. Las heridas se cierran y se alivia el alma y el corazón.

Hace algunos días estuve en el funeral del papá de una amiga y me sorprendió su tristeza tan aguda. Obviamente, cualquier persona sufre con la muerte de un ser tan especial pero el suyo era algo así como una tristeza doble.

Además del dolor que le causaba la pérdida de su padre, quien murió repentinamente, mi amiga lloraba porque ambos llevaban años distanciados, tras una fuerte pelea y después de una relación de mucha frialdad y tratos injustos. Esto último era lo que en realidad hacía más agudo el sufrimiento de mi amiga.

Y me compartía que su padre la buscó varias veces para pedirle perdón, pero admitió que ella se negó a escucharlo. Los últimos días, me contaba, había estado reconsiderando esta decisión y estaba pensando acercársele nuevamente. Pero no se atrevía y siempre decía “mañana” Y el mañana nunca llegó…

¡Cuánto quisiera retroceder el tiempo!”, Me decía llena de impotencia. Después de esta experiencia me quedé pensando en lo importante que es el perdón en nuestras vidas.

Un peso para nuestro camino.

Vivir con algún rencor es como caminar por la vida con una herida abierta que no sana, que sigue sangrando y que corre el riesgo de infectarse y de comprometer otros órganos.

Algo que hace pesado y también amargo nuestro andar, pues además de las múltiples preocupaciones que tenemos cada día, está el recuerdo del daño causado y en muchos casos, el deseo de vengarnos. Y a veces, sin darnos cuenta, estas ideas deterioran nuestras relaciones con los demás y también con nosotros mismos.

Perdonar pareciera de pusilánimes. En nombre de la justicia podemos decir: “esto es imperdonable” pero cuando nos miramos a nosotros mismos, nos encontramos con nuestra fragilidad y descubrimos que por el mal uso de nuestra libertad hemos hecho sufrir a muchas personas, solo ahí podemos preguntarnos: ¿quién soy yo para negarle el perdón a alguien?

El alivio del perdón.

¡Y no hay mayor sensación de tranquilidad que perdonar! Las heridas se cierran y el andar se aligera. Siente uno un alivio similar al de pagar una deuda. ¡Con la diferencia de que el perdón es gratis!

El perdón no es la actitud ingenua de quien acepta con resignación o tolerancia el daño recibido. Es, más bien, la actitud sincera de quien quiere apostar por el otro, acogerlo y ayudarlo a cambiar y a sanar sus heridas.

Perdonar y pedir perdón es un acto de valientes.

De gente que ve las consecuencias de los errores y de las malas intenciones pero de quien las trasciende y no está teniendo en cuenta las deudas que los demás tienen con él.

La justica es dar a cada quien lo que le merece y por ello perdonar es justo, porque todos, por más grandes que sean nuestras faltas, si estamos de corazón arrepentidos, podemos pedir y ofrecer el perdón.

Y para quien cree, el mayor modelo de perdón es Dios, representado en la parábola del Hijo Pródigo y quien, como dijo el Papa Francisco en su primer Ángelus: “Nunca se cansa de perdonar. Somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”

Fuente: Píldoras de fe

77094657_2484541478329311_4497860365652066304_n

LUNA LLENA en Tauro. 11 y 12 de Noviembre 2019 ~

No Comments 330 Views0

Ya nos acercamos a esta Luna Llena en Tauro, lo que nos confirma que el Sol transita el signo de Escorpio. Si consideramos al Sol como la Fuente de la Energía de la Vida, la Luna es el “container”, el cuerpo, a través del cual esa energía se manifiesta, se exterioriza. Cada Luna Llena, ilumina una dualidad, une dos opuestos, mejor dicho, ofrece un puente entre dos significados opuestos, que con el tiempo aprendemos a integrar como un todo, al darnos cuenta que uno no puede existir sin el otro y viceversa.

Si has nacido para una Luna Llena como muchos de nosotros, ya que este ciclo lunar provoca muchos nacimientos, sabes lo que es vivir con esta dualidad que debemos aprender a domesticar, a aceptar e integrar durante toda la vida. Lo que es difícil de ver en la Luna Nueva, ahora se ve claramente. Nos otorga objetividad y clara consciencia de la dualidad de la Psique humana. Las relaciones personales son de vital importancia, para darnos cuenta cómo el/la Otro/a nos hace de espejo, para mostrarnos quien realmente somos. Divorcio y/o separación son posibles cuando comprendemos que lo que hemos proyectado en el otro/a era una imagen interna que no habíamos integrado. También como dice Dane Rudhyar, podemos “rechazar relaciones” completamente cuando aún no comprendemos ese proceso.

La dualidad Tauro-Escorpio tiene muchos mensajes, uno de ellos que la Belleza, va más alla de la forma y la piel, que lo que emana como Bello de una persona, tiene más que ver con la Esencia que con la forma. También nos presenta con el tema que en la vida, el Placer, también cambia con la edad y la experiencia, y que lo que nos da Placer en un momento de la vida, puede no darnoslo en otra. Tauro se regocija en el Placer y la Belleza y Escorpio le dice que hay mucho más detrás de todo ello. Como decía el Principito. “Lo esencial es invisible a los ojos”.

Es curioso, la película Hustlers, o como se ha traducido: “Estafadoras”, protagonizada y producida apropiadamente por Jennifer López (Luna y Neptuno en Escorpio y Saturno en Tauro), basada en un caso real, y tiene que ver con esta dualidad Tauro-Escorpio, ya que cuenta la historia de unas mujeres que trabajan en clubes donde acuden mayormente ricos yupis, generalmente aquellos que trabajaban en Wall Street en los años 90 y 2000 hasta el “Crash” del 2007, que ganaban grandes cantidades de dinero que luego se gastaban con prostitutas y bailarinas de clubes nocturnos, al que acudían con sus colegas a recibir, fácil y muchas veces carísima satisfacción erótica y sexual. El placer por el placer, el lado oscuro de todo ello y los finales dramáticos en muchos casos. Un mundo muy Tauro-Escorpio, y el poder que el dinero otorga y la posibilidad de “comprar” placer y sexo. Aunque no quiero contaros los detalles del desenlace final, si deciros que nos lleva al Submundo y sus muchos ríos, difíciles de navegar.

Curiosamente para esta Luna LLena en Tauro, el Sol en Escorpio se encuentra junto a Mercurio Retrógrado y la Luna junto a Vesta, una de las vírgenes del Olimpo, relacionada al signo de Virgo y Escorpio. Esta combinación nos invita a meditar sobre nuestra sexualidad y sobre todo sobre aquello que nos da placer y en estos momentos de profunda transformación y cambio que estamos viviendo, quizás el darnos cuenta que aquello que hasta ahora nos divertía y nos hacía disfrutar, está cambiando. Ya no encontramos placer en lo mismo que antes y podemos ver la transformación que estamos viviendo. Con la toma de consciencia de ello, debemos asumir que cierta gente que frecuentamos ya no nos divierten como antes y es entonces cuando la voz de Vesta se deja escuchar. Vesta nos habla de buscar en nuestro interior, de focalizarnos en lo que debemos hacer, para encontrar placer en nuevas experiencias más cercanas a los deseos del alma y de este nuevo yo que está emergiendo. La gente que nos rodea también cambia en el proceso y debemos dejar atrás situaciones y relaciones que en su momento fueron indispensables. Las relaciones auténticas no se marchan, especialmente aquellas que nos permiten crecer juntos y que no tienen miedo al cambio.

Tauro, regido por Venus, la Diosa de la Belleza y la Seducción, disfruta del placer del cuerpo y los 5 sentidos como nadie. La comida, los olores, las texturas, las formas, la Belleza en toda su expresión es el territorio de este signo, sensual, creativo, femenino. Tauro canta, baila, cocina, pero como apropiado regente de la Casa 2 de la Carta Astral, también disfruta de los placeres que el dinero y la seguridad económica otorgan. Se regocija en ello como nadie. Escorpio, por el contrario, disfruta hurgando, investigando, sobre todo en lo oscuro y lo oculto. Esto hace que esta sea un combinación o dualidad poderosos, que nos llevan a vivir experiencias desgarradoras pero al mismo tiempo fascinantes. Muchas veces destructivas pero llenas de lecciones vitales sobre el lado menos claro de nuestra personalidad.

Tanto el Sol como la Luna, para esta fase lunar llena, reciben aspectos muy positivos y estimulantes como trígnoso y sextiles. El Sol y Mercurio trinan (120º) Neptuno y Lilith en Piscis lo que nos otorgan grandes “insights” y conocimiento que emana de nuestra intuición. La Compasión nos conecta con Ser Humano y nos recuerda que “todos estamos en el mismo barco” en muchos aspectos, qunque a veces parezca que nos sentamos en sillas opuestas. La Luna y Vesta trinan la conjunción Saturno Plutón, y comenzamos a ver que estos grandes cambios que nos invaden quizás no son tan atemorizantes y una luz comienza a abrirse en el horizonte. Comprendemos que la parte práctica de la vida es indispensable y que aunque no nos guste, la Ley es fundamental, para que podamos funcionar con menos caos. Imagina lo que sería si los coches no pararan en la luz roja! y si tenemos paciencia, la luz verde siempre viene después y podemos continuar con lo que estamos haciendo. El parar y meditar es indispensable y esa es la función de un Mercurio Retrógrado. Nos obliga a frenar, a parar, para luego arrancar una vez más habiendo analizado la situación con más cuidado.

El Símbolo Sabiano para el 20º de Tauro es “Viento, Nubes y Prisa” y nos recuerda las consecuencias de dar nuestra energía a la diversión superficial y el alto precio a pagar remarcando la intranscendencia de ello. El grado 20º de Escorpio dice: “Una mujer abriendo dos cortinas oscuras” nos lleva a el reconocimiento del valor de visualizar el mundo detrás de la fasada de lo cotidiano en el deseo de penetrar hacia dimensiones mucho más valederas de experiencia.

Fuente: Cristina Laird ~ Astrología Arquetípica ~