Monthly Archives: diciembre 2019

nacimiento-cristo-belen

LA NAVIDAD. Marianne Williamson ~

No Comments 204 Views2

«El símbolo de la Navidad es una estrella: una luz en la oscuridad.»

La Navidad es un símbolo de cambio. Significa el nacimiento de un ser nuevo, cuya madre es nuestra condición humana y cuyo padre es Dios. María simboliza lo femenino que todos llevamos dentro, impregnado por el espíritu. Su función es decir sí, quiero, recibo, no abortaré este proceso, acepto con humildad mi función sagrada. El niño nacido de esta concepción mística es el Cristo en todos nosotros.

Los ángeles despertaron a María en mitad de la noche y le dijeron que la esperaban en el terrado. «En mitad de la noche» simboliza nuestra oscuridad, nuestra confusión, nuestra desesperación. «Ven al terrado» quiere decir: apaga el televisor, deja de emborracharte, lee mejores libros, medita y reza. Los ángeles son los pensamientos de Dios. Sólo podemos oírlos en una atmósfera mental de pureza.

Muchos de nosotros ya hemos oído que los ángeles nos llaman al terrado. De otra manera, no leeríamos libros como éste. Lo que sucede en estos momentos es que se nos da la oportunidad, el reto, de aceptar el espíritu de Dios, de acoger Su simiente en nuestro cuerpo místico. Nosotros seremos Su seguridad y Su protección. Y si consentimos en ello, permitiremos que nuestro corazón sea la matriz para el Cristo niño, un puerto donde pueda crecer en plenitud y prepararse para su nacimiento en la tierra. Dios nos ha elegido para que Su hijo nazca por intermedio de cada uno de nosotros.

«No hay sitio», dijo el posadero a José. La «posada» es nuestro intelecto, donde hay poco o ningún lugar para las cosas del espíritu. Pero eso no importa, porque Dios no lo necesita. Lo único que precisa es un poco de espacio en el establo, un poco de buena disposición por nuestra parte para que Cristo nazca sobre la tierra. Ahí, «rodeado de animales», en unidad con nuestra natural condición humana, damos nacimiento al único que rige el universo.

Los pastores en el campo ven antes que nadie la «estrella de la Navidad». Son los que atienden los rebaños, los que cuidan, protegen y sanan a los hijos de la tierra. Es lógico que sean los primeros en ver el signo de la esperanza, porque son ellos quienes la ofrecen. Han convertido su vida en un terreno fértil para los milagros. Ven la estrella y la siguen. Y se encuentran con la escena de Jesús en los brazos del hombre.

Y los reyes del mundo acuden a rendirle homenaje. Eso se debe a que el poder del mundo no es nada ante «el poder de la inocencia. El león duerme junto al cordero»; nuestra fuerza está en armonía con nuestra inocencia. Nuestra dulzura y nuestro poder no están reñidos. «Largo tiempo languideció el mundo en el error y el pecado, hasta que Él llegó y el alma sintió su valor», dice una canción navideña inglesa. Con el nacimiento de Cristo, no una vez por año sino en todo momento, nos permitimos llevar el manto del divino Hijo, ser más de lo que éramos hasta ese momento. Expandimos nuestra conciencia de nosotros mismos y nuestra identidad. «El hijo del hombre reconoce quién es, y al reconocerlo se convierte en el Hijo de Dios.»

Y así el mundo queda redimido, recuperado, sanado e integrado. El sueño de la muerte ha terminado cuando recibimos la visión de la verdadera vida. Jesús en nuestro corazón no es más que la verdad grabada en él, «el alfa y el omega», el lugar donde empezamos y a donde regresaremos. Aunque tome otro nombre, aunque adquiera otro rostro, Él es en esencia la verdad de lo que somos. Nuestras vidas unidas forman el cuerpo místico de Cristo. Reclamar nuestro lugar en este cuerpo es regresar al hogar. Una vez más encontramos la relación apropiada con Dios, con el prójimo y con nosotros mismos.

Fuente: Volver al Amor. Marianne Williamson ~

LUNA GEMIINIS 2016

LUNA LLENA en Géminis. 11 y 12 de Diciembre de 2019 ~

No Comments 524 Views0

Estamos ya transitando la última luna llena del año y la única Luna Llena en Géminis del año, con el agregado que se forma con Júpiter en Capricornio, algo que no ocurría desde Diciembre 2008.

La Luna Llena en Géminis se manifiesta en dualidad, variedad, encuentros rápidos, algo que describe las actividades alrededor de Navidad (en aquellos países que la celebran), cuando la gente se encuentra para despedir y celebrar que han sobrevivido los últimos doce meses (;-D), las empresas hacen sus cenas de fin de año y las familias se reúnen aunque no les apetezca. En los países más capitalistas este es un periodo de mucho gasto y estrés que de alguna manera celebran con gusto. La locura humana.

Para mi esta lunación que comenzó con la Luna Nueva en Sagitario del 26 de Noviembre, se siente un poco como “la calma antes de la tormenta”. Esta es la culminación de ese impulso Sagitario de salir en busca de la verdad, al encuentro a diferentes parte de nuestra psique que todavía nos evade. Este mes ha venido a mi mesa de trabajo, a través de muchas clientas, el hecho de que a menudo no llegamos a nuestra meta, porque nos distraemos en el camino, con actividades que no enriquecen nuestro sendero hacia la manifestación de nuestros talentos. El “estar muy ocupada/o” a menudo se convierte en la excusa principal, para no trabajar en lo nuestro, ir al gimnasio, hacer el curso que nos apetece hacer desde hace años, terminar el libro que comenzamos, ir a aprender el idioma que nos gustaría hablar, disfrutar de los hijos, etc. Y que magnífica evocación de la angularidad Sagitario-Géminis. La flecha del centauro no llega a diana (Sagitario), pues nos distraemos por el camino, con todas estas actividades y gente “tan interesantes” (Géminis), con el consecuente sentido de auto-traición y frustración que emana de ello.

Esto puede revelarnos, de qué manera nos saboteamos en nuestro camino a la consciencia y la manifestación de nuestro ser, desde nuestra verdad interna, siguiendo patrones familiares o culturales de lo que debemos hacer. Debido a que Kirón, al mismo tiempo se encuentra aspectado por Júpiter-Pholus en Capricornio, esta Luna Llena puede iluminarnos mostrándonos el nudo de la madeja. Qué, en nuestro pasado, nos ha condicionado para que no lleguemos a la meta que tanto deseamos? Qué nos impide lograrlo? Podemos tomar consciencia de que también aspiramos a metas imposibles de alcanzar, para seguir justificando un sentido de frustración y desencanto. (si mi meta es medir 1,80 m, cuando en realidad mido 1,50m, esa es una meta imposible).

Venus en Capricornio, hoy está exactamente alineada con Saturno y lo seguirá estando para cuando la Luna se forme exacta y además se encontrará a medio camino entre Saturno y Plutón. Este es un aspecto muy importante, ya que sea lo que sea que la conjunción de estos dos dioses nos esté demandando, se verá enriquecida por la Diosa de la Belleza. Nos traerá a la consciencia nuestras relaciones, nuestras finanzas, nuestro aspecto físico, nuestro cuerpo. Si necesitamos hacer más dinero, si necesitamos perder o ganar peso, si nuestras relaciones personales se tambalean, si nuestros proyectos creativos necesitan un empujoncito, pues todos esto se iluminará par que podamos encontrar diferentes avenidas de como llevarlo a cabo. Para muchas/os puede significar la simple toma de consciencia del poder de seducción que tenemos, y cómo manejarlo para que no se vuelva en nuestra contra. Esto va mucho más allá que cambiar de color de cabello o de lápiz labial. Conectar con nuestra Venus interna, es la esencia del poderío femenino, no sólo para seducir, sino para crear, para encontrar el camino hacia nuestra manifestación como seres creativos que somos. La máxima expresión de nuestro diamante interno.

Tres días después de la Luna Llena, el 15 de Diciembre, Júpiter formará un trígono o trino a Urano, éste es un aspecto que sólo se formará esta vez y nos marca uno de esos momentos cuando se nos presentan repentinas oportunidades que si no reaccionamos rápidamente, podemos perderlas. Presta atención. Ceres sigue de la mano del Nodo Sur de la Luna en Capricornio, por tanto el cambio climático seguirá provocando manifestaciones y más presión a las instituciones que se niegan a hacer los cambios necesarios para reducir el calentamiento de la Tierra.

El aspecto quizás más importante de esta Luna Llena, es sin duda, el hecho que tanto el Sol como la Luna se encuentran en cuadratura a Neptuno en Piscis, lo que marca un momento muy significativo en esta división que parece aquejar al mundo en muchos países. Todos parecemos estar, o de un bando o del otro. Neptuno en Piscis nos pide lo contrario, nos recuerda que todos somos UNO y que los verdaderos dilemas de la humanidad no tienen nacionalidad y mucho menos partidos políticos. Es en esto que la Astrología puede ayudarnos más que nada, al igual que el arte. La carta astral es una mandala formada por los mismos planetas para todo el mundo.  El trabajo para aprender a manejar esas voces arquetipales, será muy parecido, lo hagas consciente o inconscientemente. Nuestro trabajo será aprender a convertir esas situaciones en algo positivo, de donde ganaremos nuestra sabiduría. Por tanto, en estos momentos de gran división en el mundo, rescatar la lectura, la visión, la comprensión astrológica es vital. Ahora más que nunca la Astrología con su magnífica simbología, nos puede elevar para que podamos ver el panorama de una forma más enriquecedora y ayudarnos a evolucionar como especie, como seres humanos. Principalmente porque nos recuerda que Todos, vivimos en el mismo planeta, en el mismo sistema solar, en el mismo caldo arquetipal.

La Luna Llena en Géminis, nos recuerda que no todo tiene que ser dramáticamente intenso, que simplemente mirando una película o leyendo un libro podemos aprender mucho. Milan Kundera en su magnífica novela: “La insoportable levedad del ser” nos hace encontrar la belleza en ello, en lo “normal”, lo simple, lo inconsecuente, lo cotidiano. Disfrutemos de esos encuentros furtivos, inconsecuentes, no importantes de cada día, ya que cada uno de ellos puede ser una caja mucho más interesante que la de Pandora. En la levedad de Ser que nos presenta Géminis, hay también Belleza, si la sabemos ver.

Fuente: Cristina Laird ~ Astrología Arquetípica ~

70747396_2827994870578537_651620846032388096_n

Ella No sabía decir NO. Jorge Bucay ~

No Comments 699 Views0

Ella no sabía decir «no».
Siempre lista para resolver los problemas de todos. Siempre, aunque doliera mucho. Siempre, a pesar del cansancio. Postergándose, infinitamente.
El cuerpo no pudo sostener ese camino.
Aparecieron múltiples enfermedades que no respondían al tratamiento médico. Es que no eran bacterias, ni el metabolismo, ni virus…
Era estrés, frustración, angustia. Nadie se dio cuenta.
Todos pensaban que ella siempre podía, que era la más fuerte, que no necesitaba a nadie.
En esa soledad de abrazos que nunca llegaban, de una calma no permitida, de una demanda que nunca cesaba, de lágrimas que nunca vieron, ella tocó fondo.
Pasó a ser la «loca», la que tenía crisis injustificadas, la que todos mandaban al psiquiatra. Y en ese fondo de angustia e impotencia, pudo «darse cuenta». Darse cuenta que cuando no hay otros brazos, puede abrazarse sola.
Darse cuenta que el tiempo no tienen que dárselo, ella tiene que tomarlo.
Que no sirve esperar que el otro haga lo que ella haría, porque es otro.
Darse cuenta que a veces, los «no» son necesarios.

La abnegación puede ser una virtud moral, pero nada tiene que ver con la salud mental. Es sacrificio. Y el sacrificio constante duele, enferma.

Cuando das la vida por otro, pierdes la tuya. Es como un suicidio en cámara lenta. Es morirse un poco todos los días. Sacrificio, dolor, enfermedad, suicidio, muerte…
Ese no es el camino. No debe serlo.
De ese camino sólo se sale amándose.

Amor propio, aceptación, amor por el otro, vínculos «de ida y vuelta», felicidad, vida.
ESTE SÍ ES EL CAMINO…

Jorge Bucay ~