21 de DICIEMBRE 2020. La Gran Conjunción. Júpiter en Acuario ~

No Comments 336 Views0


Conjunción-de-júpiter-y-sat

Este año Júpiter inicia su camino por Acuario, de la mano de Saturno, ya que entrarán al signo del Portador del Agua, o sea Prometeo, símbolo de este el último signo de Aire, formando esta Gran Conjunción que todos podremos observar en el Cielo de la Noche como una estrella gigante y nunca mejor dicho, ya que estos dos planetas son los gigantes de nuestro sistema solar. Tomar consciencia del tamaño de Júpiter es casi imposible, ya que esa mole de gas podría contener más de mil Tierras en su interior. La NASA dice 1300. Imposible de imaginar! Sin embargo no es imposible de imaginar porqué le dieron el nombre de Júpiter (en romano) o sea Zeus (para los griegos). El dios más grande de todos, el Dios de Dioses, omnipotente y todopoderoso, Dios de los Cielos y la Luz, benigno y justo, pero extremadamente infiel. Las historias de sus infidelidades a su esposa- hermana, Hera/Juno, llenan páginas y páginas de la mitología griega.

Donde tenemos a Júpiter en nuestra carta astral, es donde nos creemos todopoderosos, donde brillamos, donde se nos admira, pero también donde cometemos excesos y a menudo donde creemos saber más de lo que sabemos. Hay una certeza interna que nos otorga este planeta que es difícil de eludir o renunciar. Algo en nuestro interior nos dice que sí podemos y eso es muy embriagante.

Acuario es el signo donde las emociones pasan a un segundo lugar y la mente manda. Una visión de futuro, de ideas innovadoras, de una visión con una perspectiva clara. El lema francés de fraternidad, igualdad y libertad parecen describir este signo perfectamente. Acuario ama la Humanidad, pero no le interesa el humano, como lo describe el personaje de Peanuts (Charlie Brown), escrito por Charles M. Schulz. Sus planes son mucho más grandes que el interés del simple individuo. La mentalidad global, por encima de la nacional, es una característica de este signo. Aún así, es un signo fijo, por tanto, su visión puede ser obstinada e inflexible.

Como hace 12 años, con la entrada de Júpiter en Acuario, dejamos un periodo de materialismo guiado por las grandes instituciones, como lo marcó su paso por Capricornio, junto a Saturno y Plutón, acompañados el último año por Pallas Athena,cuando todos hemos visto con claridad el principio del final de una era materialista basada en un concepto de “éxito” material, como “el” éxito, para poco a poco cuestionar todos estos valores y lanzarnos a una nueva aventura del Ser, de la consciencia, donde lo importante será cultivar nuestra individualidad, nuestra singularidad, por el bien del grupo y la comunidad de humanos.

Con Júpiter en el último signo de Aire, tendremos que contenernos en nuestro deseo de expandir la ciencia sin límites, los negocios online sin regulaciones, pero afortunadamente en este caso, Saturno, el gran Regulador y organizador de límites también se paseará por Acuario por los próximos 3 años y éste se encargará de poner los límites necesarios.

En la Mitología Griega, Júpiter es el único hijo de Saturno que éste no puede comerse (Saturno o Cronos se comía a sus hijos, para que ninguno de ellos le castrase, como él lo había hecho con su padre). Es la esposa de Saturno, que ante el nacimiento de éste su último retoño, decide engañar a su marido, dándole un roca envuelta en pañales y despachando al niño a ser criado por mortales, rompiendo así con el control absoluto de Saturno, lo que más tarde provoca su derrocamiento en manos de su sobreviviente hijo, que le obliga a vomitar a todos su hermanos y hermanas y se convierte en el Supremo Dios de los Dioses. Esta es una historia familiar, muy Capricorniana, que habla de esas torres familiares donde ningún miembro puede salirse de ella. Los hijos y los nietos, todos deben continuar con “el negocio (profesión) familiar”. Abuelo abogado, hijo y nieto abogados. Abuelo médico y todos los retoños médicos.

Recuerdo perfectamente una joven dentista, que llevaba la clínica dental de su padre y tarareaba mientras hurgaba en la boca de sus pacientes. Un día le pregunté si su padre también lo hacía y ella respondió que sí. Una dentista capricorniana. Esa es la forma en que Saturno se come a sus hijos, privándoles de una historia o destino propios, inspirándoles a continuar con su propia historia personal, por la cual trabajó “tan duro” en construir.

Pero esta batalla la gana Júpiter, el hijo que se escapa de las garras del destino paterno, ayudado por su madre. EL deseo de expansión, de buscar algo nuevo, de evadirse de las presiones sociales y patriarcales, de evolucionar (Jupiter) destrona a ese sistema de represión y castración (Saturno) para crear un mundo nuevo. Pero por supuesto que Saturno también tiene su parte positiva y extraordinaria que Júpiter luego también implementa de una forma renovada y más abierta. Concluye así la Era de los Titanes y comienza la de los Olímpicos. El Príncipe heredero destrona al Viejo Rey. Todo muy Júpiter-Saturno. Aunque allí ocurre un cambio de Dinastía, la guerra no termina, pues los Titanes detestan a Júpiter y durante 10 años ( la mitad del ciclo Júpiter-Saturno, es decir en la oposición) siguen haciendo la vida imposible al joven nuevo rey, pero finalmente con la ayuda de Hércules, Júpiter termina ganando y creando una nueva dimensión, y al final termina perdonando a su padre. Desde el principio de 2019, ya con la conjunción Saturno-Plutón acercándose, muchos reyes han caído o abdicado en favor del príncipe heredero, como en Japón, Tailandia, España. Si bien el rey Juan Carlos ya había abdicado 5 años antes, en ese año se retiró oficialmente de la vida pública. También Brexit, Catalunya y otros comenzaron con el deseo de romper con el Viejo Orden (Saturno). Todo esto se verá desafiado durante el 2021, con las cuadraturas de Júpiter con Urano (Enero) y de Saturno con Urano (Febrero-Junio-Diciembre).

Cada uno de nosotros podemos llevar estas fechas a nuestro territorio (país, vida personal, etc) para ver qué pasaba en nuestras vidas en las otras ocasiones que Júpiter visitaba Acuario, algo que hace cada 12 años. Si has nacido en 1950, 1962, 1973, 1985, 1997, 2009, entonces estás viviendo un retorno de Júpiter, y no importa la edad que tengas, este evento es un momento cuando algo en tu interior te pide expansión y el romper con viejas idiosincracias que limitan tu evolución. No importa la edad que tengas, el llamado es imposible de ignorar o negar.

Fuente: Cristina Laird ~ Astrología Arquetípica ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *