COMO SABER SI VERDADERAMENTE SON TUS ÁNGELES O ES TU IMAGINACIÓN.

No Comments 35 Views0


ad256fb998a92ee37f0f1741f948fb04

Una chiquilla tiene la mirada perdida en el espacio y la dirige hacia la altura de su hombro izquierdo. Da la sensación de que está conversando sola.
–  ¿Con quién hablas, cariño? — su madre le pregunta.
– Con mi ángel — contesta la niña con toda naturalidad.
La madre de la niña me comentó más tarde, “Me extraña, porque no somos una familia religiosa y nunca he hablado acerca de los ángeles en su presencia. Que yo sepa, nadie le ha hablado sobre este tema”.
He oído historias parecidas de padres de todo el mundo. Los niños son indudablemente más receptivos y pueden ver y oír a sus ángeles mejor que un adulto. ¿Y cuál es la razón? En mis investigaciones he descubierto que la razón principal es que a los niños no les importa si el ángel o sus mensajes constituyen una realidad o una fantasía; simplemente les divierte la experiencia sin cuestionarse su validez. Quizás ésta sea la razón por la cual en un estudio realizado por el Doctor William MacDonald de la Universidad del Estado de Ohio, se demostró que los niños tienen más experiencias físicas verificables que cualquier otro grupo de edad.
Nosotros, los adultos, nos ponemos tan nerviosos pensando en si estamos realmente imaginando la presencia angelical que a menudo descartamos el consejo Divino legítimo. Si pudiéramos parecernos a los niños y evitáramos la incredulidad durante unos momentos, disfrutaríamos más intensamente de las ricas experiencias de Dios y del reino angelical.
De todos modos, nuestro hemisferio izquierdo a menudo decide y exige pruebas y evidencias; y quizás hayan sido las experiencias dolorosas las que nos han hecho ser cautos. Queremos garantías de que nuestras vidas mejorarán antes de decidir abandonar nuestros trabajos y hacernos autónomos, o dejar la ciudad donde hemos crecido.
Afortunadamente, algunas características distintivas nos ayudan a diferenciar entre las experiencias angelicales verdaderas de nuestras ilusiones (o de la energía que se basa en el miedo). Lo hacemos gracias a nuestros cuatro sentidos divinos; la vista, el oído, los pensamientos y las sensaciones. Todos recibimos mensajes angelicales a través de estos sentidos; de todos modos, únicamente tenemos un sentido primario más desarrollado. Por ejemplo, yo misma soy una persona altamente visual, así que mis experiencias angelicales me llegan a modo de visiones. Otros
probablemente sean más sensibles a las sensaciones que provocan las intuiciones o tengan su sentido de la audición más desarrollado.
Sentir los mensajes Divinos
La mayoría de las personas experimentan una “sensación” emocional o física cuando tienen una experiencia angelical. Si no estás segura de que se trate realmente de una visita o de un mensaje angelical, analiza estas
señales:
Una verdadera experiencia angelical que implica sentimientos .
Un encuentro de estas características:
* suele ser cariñoso y afectuoso, como si de un abrazo amoroso se tratara;
* suele hacerte sentir segura, aunque te esté alertando de un peligro;
* a menudo va acompañado de fragancias de flores inmateriales o del olor inconfundible de tu ser querido fallecido;
* puede provocar que la temperatura o que la presión del aire varíe;
* puede hacerte sentir como si alguien te tocara la cabeza, el pelo o el hombro;
* puede darte la sensación de que una persona cercana a ti está a tu lado;
* se produce de forma natural, como si la experiencia apareciera con total libertad.

Imaginación u orientación falsa que implica sentimientos .
Una experiencia de este tipo:
* suele ser fría y dolorosa;
* puede hacerte sentir miedo o pánico;
* provoca que la habitación de repente se hiele;
* da la sensación de que estás totalmente sola;
* provoca la necesidad de regresar muy pronto;
* es como si fuese forzada.

Recibir los mensajes Divinos como pensamientos
Tus experiencias con los ángeles pueden ser en forma de ideas, revelaciones o pensamientos, más que sensaciones.
Un encuentro de estas características:
* supone conceptos coherentes y repetitivos;
* se basa en un tema central que trata de cómo puedes ayudar a solucionar un problema o ayudar a terceras personas;
* es positivo y fortalece;
* te da instrucciones específicas sobre el primer paso que debes dar y también te da instrucciones sobre los siguientes;
* surge de la nada o en respuesta a tus oraciones;
* es coherente con tus intereses, pasiones o talentos naturales;
* te da a conocer que un ser querido fallecido en concreto está cerca de ti, aunque no lo puedas ver.

Imaginación u orientación falsa que implica pensamientos
* es aleatoria y siempre cambiante;
* es decepcionante y ofensiva;
* te hace pensar en el peor de los supuestos;
* consiste en pensamientos deprimentes y aterradores;
* hace que las ideas aparezcan con demasiada lentitud como respuesta a tus preocupaciones;
* es un modelo de cómo hacerte rico con rapidez;
* su motivación principal es el deseo de escapar de una situación actual, en lugar de ayudar a los demás.

Escuchar los mensajes Divinos
Una broma común entre los estudiantes de psicología es decir que si uno oye voces es señal de locura. Por otra parte, muchos de los santos, sabios y grandes inventores han recibido orientación en su camino. Miles de personas me han dicho que han recibido avisos que les han salvado, a ellos o a sus seres queridos, de
peligros y que no tienen una explicación normal.
La diferencia entre oír una auténtica voz Divina, prestar atención a la imaginación o tener alucinaciones, es clara y definida.

Tu experiencia angelical posiblemente implique lo que ves, tanto si estás despierta o dormida o en estado de meditación. Hay muchas formas de distinguir las visiones verdaderas de las falsas.

Una experiencia angelical verdadera que implica el sentido de la vista
Las visitas que se producen durante el sueño parecen casi surrealistas, con colores vivos y muchas emociones.
Se pueden ver centellos o ráfagas de luz o brumas coloreadas.
La visión produce una sensación de espontaneidad y naturalidad.
En repetidas ocasiones, y sin razón evidente, ves una pluma, una moneda, un pájaro, una mariposa, el arco iris, una secuencia de números…
Recibes visiones de ti misma ayudando a los demás.

Imaginación u orientación falsa que implica el sentido de la vista
Los sueños parecen sencillos y fáciles de olvidar.
Ves los peores de los supuestos sin que te hayan dado instrucciones sobre cómo evitarlos.
Recibes una visión centrada en ti misma.
Da la sensación que estás intentando que se produzca la visión.
Buscas una señal, pero encuentras incoherencia e interpretas lo que ves como tú quieres.

Presta atención a los mensajes
Tanto si tu mensaje angelical te llega a modo de visión, de voz, de idea, de sensación o por una combinación de estos cuatro elementos, debes prestar atención a las características mencionadas para poder distinguir entre la orientación verdadera y la falsa.

Fuente: Como escuchar a tus ángeles. Doreen Virtue ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *