CONSTELACIONES FAMILIARES. Un nuevo paradigma. ~

No Comments 103 Views0


constelaciones

Las teorías de los sistemas y las constelaciones familiares dentro del contexto de la psicoterapia van mucho más allá del principio básico de la psicología, que considera el desarrollo biográfico como la principal fuente de trastornos y enfermedades. El  análisis y el uso de las ideas sistémicas están ganando terreno en la terapia, y el trabajo con las constelaciones familiares parece facilitar el acceso a las estructuras sistémicas dentro de la familia. El tipo particular de constelación que aquí se trata  se basa en el trabajo de Bert Hellinger, quien se centra en conformar sistemas familiares . La aplicación de las constelaciones familiares de Hellinger entra en la categoría de terapia orientada a la resolución o terapia sistémica breve, dado que él pasa del problema en cuestión a una supuesta o posible resolución en un período muy corto. En la práctica, el método se basa en las técnicas del psicodrama, desarrolladas por Moreno, y la reconstrucción familiar, utilizada por Virginia Satir. Estas técnicas se conectan al método de Hellinger a través de orígenes filosóficos comunes.
Moreno desarrolló el psicodrama como una técnica terapéutica surgida del teatro espontáneo. El psicodrama es la presentación de información emocional sobre un escenario real.

«Un método terapéutico que no tenga en cuenta estas enormes implicaciones cósmicas, el destino mismo del hombre, resulta incompleto e inadecuado» (Moreno, 1987)

En los años sesenta Virginia Satir presentó por primera vez un método que permitía hacer más  visible la estructura familiar en el mundo exterior. Satir pedía a los miembrosde la familia asistieran a las sesiones. Así se representaban escenas típicas de su vida familiar, y al hacerlo quedaban en evidencia los patrones de sus relaciones familiares, sus efectos y como resultado, podían ser modificados fácilmente.

Los aportes teóricos de (Ivan Boszormenyi-Nagy)  permitieron encontrar patrones que podían ser identificados a través de varias generaciones, pero que, según su descubrimiento, no resultan obvios, sino que ejercen su efecto sin que los miembros de la familia sean conscientes de ellos. En la práctica,  tiene lugar en forma de discusiones entre los miembros de la familia.

CONSTELACIÓN FAMILIAR en concepto de Bert Hellinger.

Los clientes establecen la imagen interior de sus familias. Al hacerlo, los elementos de sus sistemas —es decir, los miembros de las familias— quedan retratados simbólicamente por los participantes de un grupo, reflejando las relaciones que mantienen entre sí. Los clientes, siguiendo los dictados de sus sentimientos o intuición, colocan a cada persona en el espacio que al parecer se ajusta mejor a ellos. Los representantes describen entonces sus percepciones, sentimientos y estado emocional, y experimentan su posición en el sistema reflejando diferentes grados de satisfacción o descontento.
La experiencia en la práctica ha conducido a suponer que las descripciones de los representantes se corresponden con el estado emocional de los miembros reales del sistema. Los representantes experimentan estas percepciones y sentimientos de forma personal e incluso física en algunos casos, sin conocer el entorno ni a las personas que están representando. La constelación familiar y las frases que pronuncian las personas que en ella participan ofrecen pautas sobre una relación estructural subyacente, así como una serie de ideas sobre cómo proceder. En el curso de la sesión, el terapeuta cambia la constelación hasta darle una forma en la que, idealmente, todos los representantes se sientan bien; él o ella puede también intervenir. La intención es crear una imagen en la que el cliente encuentre una solución, y no un problema.

Este tipo de trabajo puede así mismo ser aplicado en forma grupal, individual y a otros sistemas, como organizaciones. Estos métodos comparten un punto de vista sistémico, descrito como «un nuevo paradigma, una nueva manera de pensar y de analizar y tratar los problemas emocionales» (cf. Massing, Reich y Sperling, 1994). Por consiguiente, los clientes ya no son considerados individuos, sino componentes en el marco de un contexto. La visión sistémica enfatiza que el individuo se inserta en dicho contexto y está sujeto a sus leyes. En otras palabras, las acciones y el comportamiento del cliente, sus trastornos emocionales y enfermedades psicosomáticas ya no se explican estrictamente en función de su biografía, sino como el resultado de una interacción constante entre el individuo y el sistema.

«Rehacerlos implicaría deshacerse de ellos tal como son. Y claro, no puedes hacer eso. Tampoco puedes conseguirlo yéndote a vivir a otro sitio. Ni siquiera lo logras evitando volver a verlos en toda tu vida. Hay algo en ti que es ellos, y esa perdurable fibra tuya te hará sufrir y te desestabilizará dondequiera que huyas… a menos que la aceptes. Debes aceptarlos en ti, aceptarlos como son, incluso aunque tú elijas vivir de otra manera, y estará bien. Por extraño que parezca, ésa es la única manera de librarse de ellos» (Joel en una conversación con Helen en The Lying Days, de Nadine Gordimer,  1953, pág. 126) 

Fuente: El río nunca mira atrás. Bases históricas y prácticas de las Constelaciones Familiares de Bert Hellinger. Úrsula Franke ~

Puede interesarte también: 

LEALTADES FAMILIARES. Ley del Cielo intergeneracional. ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *