DISCREPANCIA Y RESPETO.

No Comments 134 Views0


8249

La siguiente anécdota se atribuye al filósofo francés Voltaire. Posiblemente sea apócrifa o, simplemente, inventada. En cualquier caso siempre me ha gustado y puede atribuirse a su personalidad.

Paseaba Voltaire junto a un amigo por la calle, cuando se cruzaron con una procesión precedida por un Cristo crucificado, motivo por el cual Voltaire se quitó el sombrero en señal de respeto. 

– Os creía incrédulo en materia de religión– le dijo su acompañante, sorprendido por el gesto. 

– Y lo soy– matizó Voltaire – Aunque no nos hablamos, Cristo y yo nos saludamos

Es conveniente ser respetuosos aún en la discrepancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *