ECLIPSE SOLAR TOTAL en Cáncer (Luna Nueva). 2 de Julio 2019 ~

No Comments 238 Views0


eclipse-sol

Aquí estamos en este importante Eclipse Solar en Cáncer que llega acompañado de varias conjunciones planetarias que lo convierten en un evento realmente fundamental en nuestra historia.

Este eclipse pertenece a la serie Saros 127 y es el número 58 de los 82 eclipses de esta serie. Como ya he dicho en otras ocasiones las series Saros es un período de exactamente 223 meses sinódicos (aproximadamente 18 años, 11 días, 8 horas), que se puede utilizar para predecir eclipses del Sol y la Luna. En un período saros después de un eclipse, el Sol, la Tierra y la Luna regresan aproximadamente a la misma geometría relativa, una línea recta cercana y un eclipse casi idéntico ocurrirá, en lo que se conoce como un ciclo de eclipse. El registro histórico más antiguo descubierto de lo que se conoce como los ciclos Saros es de astrónomos caldeos (neobabilónicos) en los últimos siglos antes de Cristo.

Lo que tiene de extraordinario esta vez, es que ocurre en oposición a Saturno en Capricornio, que por única vez en nuestras vidas (los que estamos vivos hoy) está en conjunción a Plutón en este signo de la cabra con cola de pez y a su vez, ambos están alineados con sus propios nodos que también se encuentran en el ángulo Cáncer-Capricornio y por supuesto que con los nodos de la Luna que para este año y este eclipse también se encuentran en el mismo ángulo. Por tanto, los signos cardinales: Aries -Cáncer-Libra-Capricornio, estamos viviendo momentos absolutamente vitales en este tiempo, donde se nos pide que encontremos un balance interno entre la influencia de nuestro pasado en nuestra psique y todo aquello que todavía debemos aprender. Por sobre todo el desafío es encontrarnos cómodos con nuestra individualidad y tener el coraje de vivir de acuerdo con nuestros propios valores, diferenciándolos de los aprendidos por nuestra historia familiar y cultural.

El impacto de un eclipse puede tomar hasta 6 meses en manifestarse, en este caso hasta la Luna Llena en Cáncer el 10 de Enero del 2020. Pero estos signos venimos experimentando, sintiendo la necesidad de liberarnos de estos mandatos ancestrales, hace ya unos años, desde que Plutón entró en Capricornio en el 2008 y más asentuadamente cuando Saturno entró en este signo al final del 2017. Este sentimiento llega ahora a una especie de momento crucial, cuando las fuerzas del Cosmos parecen forzarnos a reconocer nuestro pasado y nuestra influencia ancestral, al mismo tiempo que nos muestra el camino a seguir para evolucionar, para pasar al próximo nivel en nuestro desarrollo espiritual. Algo así como un cansancio de lo conocido, de lo presente, de la historia que estemos concluyendo mezclado al mismo tiempo, con una estimulante visión de lo que se avecina. Y si bien, las despedidas de lo conocido pueden ser duras, la promesa de lo que vendrá resulta mucho más tentadora.

Los eclipses solares son como Lunas Nuevas extra potentes, donde se nos pide iniciar un nuevo capítulo, dejando de lado el miedo y las dudas. Cáncer es el primer signo de Agua y en muchas teorías el comienzo de la vida. Con los Nodos de la Luna, Saturno y Plutón en Cáncer, una fuerza arrolladora de comienzos nos embarga y algo se siente como el primer día de colegio o de la universidad. Pase lo que pase, en lo que se avecina, vamos a aprender mucho y descubriremos una nueva faceta de nuestra psique, de la cual no sabemos mucho aún. Exitante y al mismo tiempo, como todo lo nuevo, nos provoca ansiedad. La promesa es de Renovación. Saturno desde Capricornio, nos previene que puede haber algunas rocas en el camino, pero el impulso de Cáncer de crear Vida es mucho más embriagante.

La conexión con miembros de la familia de origen puede traer desafíos y al mismo tiempo importante información sobre nuestro pasado olvidado. Si lo que nos despierta al cambio es una enfermedad, debemos analizar qué es lo que esta enfermedad nos está diciendo sobre nosotros. Qué es lo que necesitamos purgar para poder evolucionar y pasar a una etapa de nuestra vida más rica y energizante.

No podemos olvidar que parte de esta ecuación es la cuadratura a Eris, particularmente de Plutón, que está exacta en este momento, que nos confronta con ese sentimiento de alienación de lo que nos rodea. Dónde sentimos que pertenecemos y dónde y con quién no. Donde o con quién nos sentimos seguros y protegidos y con quién no. Todo ello muy Cáncer. Este signo busca sin cesar ese lugar donde sentirse contenido.

Cambios de hogar, de pareja, de trabajo pueden estar ocurriendo, pero el tema base es el mismo: EVOLUCIONAR HACIA UN NUEVO YO.

ESTO nos afecta a todos, pues muchos tenemos algunos de estos signos en nuestra carta natal, pero por supuesto que donde tengamos ese ángulo Cáncer-Capricornio es donde estamos sintiendo el mandato divino. Los signos fijos: Tauro-Leo-Escorpio y Acuario tienen la influencia agregada de Urano, que les pide romper cadenas y liberarse de aquellas auto-impuestas en el pasado. Los signos mutables: Géminis-Virgo-Sagitario y Piscis, con la ayudad de Júpiter en cuadratura a Neptuno, tienen la visión de sus sueños que les susurran todo lo que es posible, si logran encontrar ese balance entre lo que ya no les sirve y lo que pueden llegar a ser.

Otro aspecto relevante de este eclipse es que esta lunación forma aspectos a Kirón y Folo, lo que nos muestra claramente donde estamos heridos y de donde emana esa herida, pero por sobre todo, que a pesar de que Reconocerla, Aceptarla y Respetarla es fundamental, aceptar que con el tiempo podemos darle un vuelco positivo a ello y comprender que es justamente esa herida lo que nos permite experimentar Compasión y Amor, es también vital.

Entre otras cosas el balance o la comunión entre lo femenino y lo masculino está en su momento más relevante, donde realmente estamos encontrando lo puentes entre estos dos aspectos de nuestra psique, que hemos tenido separados por siglos y ahora comienzan a querer unificarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *