EL LAZO DE AMOR. Leyenda ~

No Comments 28 Views0


lazodeamor
Cuenta la leyenda que muchos, muchos años atrás; en la época de castillos y caballeros.
Cuando la primavera comenzaba a asomarse, la princesa Oralis; hija del rey Ian de Carvun y la reina Klarion; caminaba por los jardines del palacio.
Cuando se encontró, con Philip, el hijo menor del jardinero.
Inmediatamente, simpatizaron y comenzaron una linda amistad.
Los paseos de la princesa, al jardín y al bosque y sus encuentros con Philip, se hicieron cada vez más frecuentes, hasta que se dieron cuenta de que se habían enamorado perdidamente.
El jóven Philip tomó coraje y a pesar de los consejos de sus padres, que le decían que debía alejarse de la princesa, fue a hablar con el rey Ian, para pedirle la mano de Oralis.
El rey enfureció, ya que no entendía como un jóven tan humilde, había tenido la insolencia de pedir la mano de su hija en matrimonio.
Ordenó a sus guardias, que encarcelaran al muchacho en la torre del castillo, hasta que su hija se olvidara de él y se casara con un príncipe, digno de su estirpe.
Llena de tristeza, la princesa Oralis, lejos de olvidarse de Philip, siguió visitando los jardines del palacio y el bosque, a diario.
Una mañana, en una vasija que pudo sacar de la cocina; colocó tierra del bosque, donde habían pasado junto a su enamorado los más dulces y hermosos momentos, que ella pudiera recordar.
Plantó un gajo de una planta silvestre, que a los dos les gustaba y cerrando los ojos, pidió un deseo a los dioses: Que la unieran, nuevamente a su amado.
Esa noche, cuando todos dormían, subió a la torre y con lágrimas en los ojos, le pidió al guardia que le diera esa planta a Philip.
El guardia, conmovido por el sincero y profundo amor que reflejaba el rostro de Oralis, accedió a entregar la planta.
Cuando Philip recibió el regalo, supo que era de Oralis y ayudado por el guardia, cuidó de la planta y la puso en el borde de un ventanuco, para que recibiera sol.
Dicen que, la planta alimentada por el espíritu de amor de los jóvenes, extendió sus hojas y crecieron fuertes guías, hasta casi tocar la tierra, como intentando unir esos corazones.
Una madrugada, ayudado por el guardia, Philip escapó de su encierro, colgándose de las guías de la planta, que parecían haberse vuelto más fuertes; para ayudar a unirse a los jóvenes.
Esperó a Oralis, cerca del lago donde solían encontrarse y juntos huyeron a un lugar lejano y fueron inmensamente felices.
El guardia, conservó la planta de Philip y Oralis, a la que llamó
» lazo de amor», y dice la leyenda que desde ese entonces, cuando haya un corazón herido por amor, éste, se sanará plantando y cuidando un gajo de » lazo de amor.»
✍️ Si conoces la autoría háznolo saber ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *