EL PRINCIPIO DEL ESPEJO. Louise Hay y Robert Holden ~

No Comments 32 Views0


louise_putting_makeup_on_robert_holden

El principio del espejo te muestra cómo sufres y cómo puedes sanar, y cómo te bloqueas a ti mismo y cómo puedes liberarte. Es la clave del amor por uno mismo y también la que se necesita para permitir que la vida te ame. Reconocer cómo funciona el principio del espejo te da la conciencia necesaria para tomar buenas decisiones en tus relaciones, tu trabajo y tu vida en general.

La psicología es un espejo. Tu psicología es un espejo de tu autoimagen. Tu sensación de quién eres influye sobre los pensamientos con los que más te identificas. En otras palabras, piensas como la persona que ves en el espejo.
—Yo antes pensaba que era una víctima del mundo —afirma Louise—, así que mi psicología estaba llena de temor y de escepticismo, y mi actitud era siempre a la defensiva. La vida estaba tratando de amarme, pero yo no podía fiarme; como no me lo creía, tampoco podía ver que era así.
La manera más eficaz de cambiar tu psicología consiste en cambiar primero de opinión respecto a ti mismo.

El mundo es un espejo. La percepción es subjetiva, no objetiva. El cerebro, según exponen determinados estudios, recibe entre 10 y 11 miles de millones de bits de información cada segundo. Para evitar procesarlos, filtra la información y nos ofrece unos 2.000 bits de información cada segundo. Tu autoimagen es el filtro. Lo que ves es con lo que te identificas. No vemos las cosas como son, sino como somos nosotros.

Las relaciones son un espejo. Cuando nos conocemos los unos a los otros, también nos conocemos a nosotros mismos. Descubrimos que somos distintos en algunos sentidos, pero también iguales en la mayoría de ellos. Lo que traes contigo a una relación es lo que experimentas, y lo que retienes puede ser lo que está faltando.
A veces le brindamos al otro la verdad básica «Soy digno de ser amado», y en otras ocasiones proyectamos el temor básico «No soy digno de ser amado». Mientras menos te ames, haces que amarte sea más difícil para los demás. Mientras más te ames, más reconoces cuánto te aman.

La vida es un espejo. «Cuando crecemos, tendemos a recrear el entorno emocional de nuestra vida temprana en el hogar», escribió Louise. «También tendemos a recrear en nuestras relaciones personales aquellas que tuvimos con nuestra madre y nuestro padre.» Tu vida es una expresión de quien piensas que eres. Refleja tus valores, tu ética y tus decisiones. Demuestra tus pensamientos. Refleja lo que crees merecer o no merecer, a quién culpas y por qué te responsabilizas.

El principio del espejo te da la clave para experimentar «pequeños milagros» en tu vida. El principio se resume con gran belleza en A Course in Miracles [Un curso de milagros]:

«La percepción es un espejo, no un hecho. Y lo que miro es mi estado de ánimo, reflejado hacia fuera».

El texto después dice:
La proyección crea la percepción.
El mundo que ves es lo que tú le diste,
nada más que eso.
Pero aunque no sea más que eso, no es menos.
Por lo tanto, para ti es importante.
Es el testigo de tu estado de ánimo,
la imagen externa de una situación interna.
Conforme el hombre piensa, percibe.
Por consiguiente, no busques cambiar el mundo,
sino que elige cambiar tu opinión con respecto al mundo.

Fuente: La Vida te Ama. Louise Hay y Robert Holden ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *