EL VIAJERO.

No Comments 355 Views0


Bibury-1

TE CUENTO… Después de haber atravesado un camino largo y difícil, el viajero llegó a la entrada del pueblo en el que pasaría los próximos años de su vida. Inquieto sobre la forma de ser de la gente en ese lugar, le preguntó a un viejo hombre que descansaba recostado bajo la sombra de un frondoso árbol de cedro:
– ¿Cómo es la gente en este lugar? -le dijo al viejo, sin saludarlo-. Es que vengo a vivir aquí y donde yo vivía las personas eran complicadas y agresivas.
La arrogancia y la insensibilidad eran el pan de cada día.
El anciano, sin mirarlo, respondió:
– Aquí la gente es igual.
El viejo siguió reposando. El caminante prosiguió su camino.
Horas después otro viajero que también llegaba al pueblo se acercó al anciano y le dijo:
– Buenas tardes, señor, disculpe la molestia, yo vengo a vivir a este pueblo y me gustaría saber cómo es la gente, porque en donde yo vivía las personas eran atentas, generosas y sencillas.
El anciano levantó la cabeza, sonrió y le contestó:
– Aquí la gente es igual.

Dice el maestro: observa si las actitudes de los demás contigo no son más que tu propio reflejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *