HÁBITOS FAMILIARES. Louise Hay ~

No Comments 132 Views0


background-paper-797284_960_720 (1)

Todos tenemos pautas de comportamiento que se iniciaron en la familia, de modo que es muy fácil echar la culpa a nuestros padres, nuestra infancia o nuestro entorno, pero eso nos mantiene estancados. No nos liberamos así, seguimos siendo víctimas y perpetuamos los mismos problemas de siempre, que siguen y siguen repitiéndose contínuamente.

Si te criaste en una familia en la que la crítica era la norma, entonces debes ser un adulto crítico. Si te criaste en una familia en la que no estaba permitido manifestar el enfado, entonces probablemente te aterra enfrentarte a los demás y mostrar rabia, y te la tragas y la acumulas en el cuerpo.
Si te criaste en una familia en la que todos estaban manipulados por los sentimientos de culpabilidad, entonces lo más probable es que sigas siendo igual de adulto. Posiblemente eres una persona que se pasa la vida diciendo «Lo siento», y jamás se atreve a pedir algo directamente. Tienes la sensación de que para obtener lo que deseas tendrías que manipular. Cuando crecemos comenzamos a captar estas falsas ideas y perdemos contacto con nuestra sabiduría interior. Por lo tanto, necesitamos realmente liberar esas ideas y volver a la pureza del espíritu, donde de verdad nos amamos a nosotros mismos.
Necesitamos reinstaurar la maravillosa inocencia de la vida y la alegría de existir momento a momento, la misma alegría que siente el bebé en su feliz estado de maravillado asombro.

Por otro lado, si queremos ser aceptados tal como somos, tenemos que estar dispuestos a aceptar a los demás tal como son. Siempre deseamos que nuestros padres nos acepten totalmente y sin embargo, muchas veces no estamos dispuestos a aceptarlos a ellos tal como son. La aceptación es darnos a nosotros mismos y dar a los demás la capacidad de simplemente ser. Es arrogante establecer cánones para los demás. Sólo podemos establecerlos para nosotros mismos. E incluso entonces, nos conviene más que sean directrices en lugar de cánones. Cuanto más practicamos la autoaceptación, más fácil nos resulta abandonar hábitos que ya no nos sirven.

Hemos de esforzarnos por amar a los demás, por perdonar comportamientos pasados, y para hacerlo, primero hemos de aprender a perdonarnos  a nosotros mismos.

Cada día veo con más claridad mi tarea, que consiste simplemente en desprenderme de las viejas limitaciones familiares y despertar a la Armonía Divina. 

Fuente: El poder está dentro de tí. Louise Hay ~

👉Si deseas profundizar estos temas haciendo cambios en tu vida, despertando una mente positiva y resiliente, comunicate por msje.  W.App: +54 341 3031685

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *