HOY HABLAMOS DE RELACIONES TÓXICAS.

No Comments 188 Views0


foto_0000001020160302142446

El ser humano es un ser social y los grupos son la manera de canalizar esta naturaleza social. Estos grupos pueden ser nuestra familia, nuestros compañeros y compañeras de universidad o del trabajo, nuestras amistades. Vivimos en pequeños grupos a los que pertenecemos en mayor o menor medida, de los cuales nos sentimos parte de un todo. Estos grupos son la manera que tenemos de mostrar nuestra necesidad de socializar con otras personas, y sentirnos parte de ese colectivo.

Pero cuando esas relaciones son enfermizas, nos envuelven, nos engañan y se convierten en relaciones de las que muchas veces no podemos salir, hablamos de relaciones tóxicas… Podemos tener relaciones tóxicas con cualquiera de esos grupos con los que socializamos, puede ser con una pareja, con un familiar o con una amistad, lo cierto es que nada bueno puede salir de esto…

Quizás la amistad o la relación de pareja por ejemplo era muy buena, pero todos cambiamos, y a medida que cambiamos, cambian estas relaciones algunas mejoran enormemente, se afianzan y se hacen más fuertes, otras en cambio se vician y se transforman en relaciones tóxicas.

Para que una relación tóxica exista una de las partes seguramente tiene baja autoestima y dependencia emocional, ¿qué quiero decir con esto? Que por lo menos una de las partes no se valora y considera que no es merecedor de algo mejor, que no va a encontrar a nadie más que lo quiera o cuide…nada más lejos de la realidad que esto, somos millones de seres humanos en el planeta siempre tendremos quien nos quiera y nos quiera bien!!!

Pero debemos empezar por nosotros, si no nos queremos nosotros mismos, ¿quién puede querernos? No debemos permitir que nadie nos diga que no valemos, que somos menos, todos somos seres especiales en este mundo, todos venimos a aprender, pero también a enseñar, se trata de que interactuemos sanamente, nadie es mejor que otro…

Una cosa está clara, el amor no es malestar, ni dependencia, ni miedo, el amor es libertad y satisfacción. Si no sentimos eso, entonces no es amor y con amor me refiero en el más amplio sentido de la palabra.

Si ahora mismo no estás viviendo la vida que quieres, sólo podés y debés hacer una cosa: cambiar.  El cambio tiene que salir de vos, cueste lo que cueste. Puede ser duro, puede ser costoso, pero es el medio para llegar a la vida que mereces.

Sólo tenemos una vida. ¿Vas a malgastar tus horas y tus días con relaciones que te están matando?

Poné punto final y deciles adiós, para siempre. No las necesitas.

La vida es maravillosa y podés vivir una vida plena si decidís cambiar aquello que ahora mismo está fallando.

Y que no te engañen más, por mucho que digan “voy a cambiar por vos”, si no lo han hecho antes no lo van a hacer en el futuro. Pensá en vos y en las personas que te rodean.  Merecés ser feliz hoy y todos los días de tu vida.

Vinimos a este mundo a ser felices, no nos distraigamos!!!

Por Ceci Delorenzi para ReCicladas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *