CONVENCER O AYUDAR.

No Comments 547 Views1


William-Adolphe_Bouguereau_(1825-1905)_-_The_Nut_Gatherers_(1882)

He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, un intento de colonización del otro. ( J. Saramago)  Cuando algo nos ha dado buen resultado, es muy normal que rápidamente queramos compartirlo y convencer a los otros de los innumerables beneficios de haber encontrado la verdad, ¨nuestra verdad¨…

Asumimos una actitud totalmente benefactora y generosa, ahora bien, ¿cómo ayudar?

En principio es necesario que atinemos a darnos cuenta que el ¨otro¨ es ¨otro¨. Es una verdad de Perogrullo, sin embargo nos ciega el entusiasmo, y sale a escena nuestro personaje ¨salvador¨, que como actor principal,  gasta toda su energía proponiendo soluciones mágicas en ¨otra¨ vida,  con ¨otra¨ historia… desconocida por nosotros.

Evaluemos que es probable que los demás no estén listos para cambiar en ese momento y en esa circunstancia. Simplemente, aún no ha llegado para ellos.

Ya es un arduo trabajo cambiar nosotros mismos, como para además intentar que otras personas modifiquen sus hábitos y salgan de su confortable zona de respuestas controladas.  Imaginamos y deseamos para ellos la realización de sus sueños y objetivos… sin embargo, son aquellos sueños y objetivos que ¨nosotros creemos¨ tienen.

Lamentablemente ese listado de buenos consejos y fórmulas de cambio,  pueden dañar una amistad. Surgen malos entendidos y serias diferencias.  Invasión y resistencia, si hablamos en términos bélicos, cuando convencer se transforma en una lucha.

Por eso, lo mejor es dejar en paz a los amigos.

Como dice Louise Hay, cada uno de nosotros está haciendo lo mejor que puede hacer en este momento. De acuerdo al nivel de conciencia y entendimiento  que tiene.

Y aunque quieras, no podrás aprender las lecciones de la vida por ellos, porque cada uno hace su trabajo en el momento que le toca.

Es así que sobran los consejos y las buenas intenciones, es momento de ayudar de otra manera. No se trata de dar, sino de  ¨darse¨,  en tiempo, en escucha atenta, evitando juicios. En el recuento final de la vida,  brillará ese instante de profunda comprensión.

Irma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *