LA CULPA.

No Comments 448 Views0


13177371_970736526372671_4126094131498342997_n

Hoy les propongo que imaginemos nuestra vida como el juego del quemado, se acuerdan como se jugaba??…los participantes tiraban la pelota repitiendo una cuenta regresiva.

Imaginemos que estos participantes somos nosotros y la pelota es ¨la culpa¨, algunos le echan la culpa a otro y ese otro la recibe…ahora vamos a agregarle un condimento más…no se juega con una sola pelota, hay muchas, y de distintos tamaños y peso, quizás recibimos una pelota de ping pong y podemos deshacernos de ella con mucha facilidad…

Puede ser que haya pelotas que tengan una especie de pegamento que al recibirla nos quede pegada en las manos y no la podamos quitar, podemos ayudarnos con las rodillas pero ahora se nos pega a ellas, debemos luchar mucho para desligarnos de esa culpa, debemos hacer un gran trabajo, pueden ayudarnos otros participantes, se pueden usar otros implementos como palos para lograr despegarla y después de mucho trabajo personal y en conjunto nos liberamos de esta pelota o culpa…

Pero qué pasa si esta pelota es pesada como una bola de bowling y nos la tiran por la espalda, esa no la esperábamos!!!!, puede dejarnos muy heridos, tirados, y nos puede costar mucho recuperarnos con la pelota (culpa) a nuestro lado…

Así funciona la culpa, como dijimos, los participantes son las personas, o las instituciones, y las pelotas son la culpa que cada uno tira o recibe, con el agregado de que hay muchas pelotas y son de diferente tamaño y peso transformando a este juego como un juego sin final, un juego donde todos perdemos, algunos más, algunos menos, pero en definitiva todos perdemos

Ahora le podemos agregar a este juego un agujero al cual podamos tirar esas pelotas, de este modo podemos olvidar, podemos deshacernos de esas culpas sin lastimar a los otros, resolviendo nosotros los problemas, claro que ahí el juego se termina, pero podemos iniciar otro juego, uno donde seamos compañeros y olvidemos las culpas para hablar de empatía, para hablar de soluciones…

En la página subimos información sobre la implementación del yoga en escuelas para lograr mayor concentración en los alumnos y al mismo tiempo bajar el nivel de violencia que impera en el ámbito escolar y los resultados han sido sorprendentes y exitosos…

Pienso en la docente, en los pasos previos a implementar esta práctica, quizás el mal comportamiento de algún alumno la motivó a reunirse con sus padres…les habrá echado la culpa?? Habrá hablado con todos los alumnos?? Quién era el culpable de que surgiera la violencia?? Quizás también pensó que no tenía carácter para llevar adelante un curso con problemas de conducta??

A la culpa la destruimos con acción y no estoy hablando de golpes ni mucho menos, estoy hablando de actuar, de hacer, pero de hacer bien, de buscar el bienestar del otro porque en definitiva es bienestar para cada uno de nosotros. Considero que es una excelente alternativa, ya sea yoga, relajación con una melodía de la naturaleza que ayude a conectarse con las raíces, y esos chicos que pudieron relajarse, pudieron prestar atención en clase, llegan a sus casas tranquilos, y eso se transmite…y entramos en el círculo inverso, donde ayudamos y nos dejamos ayudar…

Por Ceci Delorenzi para ReCicladas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *