COMO MEJORAR LAS RELACIONES PERSONALES EN EL TRABAJO. Louise Hay ~

No Comments 313 Views0


570

No podemos tener buenas relaciones en el trabajo si no tenemos una buena opinión de nosotros mismos: sospecharemos de nuestros compañeros, los envidiaremos, nos sentiremos injustamente tratados, nuestro pequeño rincón o nuestro insignificante departamento se convertirá en algo muy importante y tendremos miedo de que alguien nos lo quite. Nos olvidaremos de que hay lugar para todos.
Cuando nos amamos a nosotros mismos, podemos permanecer centrados, tranquilos y seguros y nuestras relaciones laborales son maravillosas.
Piensa en tus compañeros de trabajo que no se llevan bien con los demás. ¿Cuál es el motivo? Pues que no les importa quiénes son ellos mismos. Y eso no significa que sean malas personas, y si tú no te amas, eso tampoco quiere decir que seas una mala persona. Significa que tienes falsas ideas sobre ti. En algún momento alguien te dijo que no valías lo suficiente y lo aceptaste. Y cuando uno no vale lo suficiente, ¿qué es lo que más desea en la vida? Amor y aprobación.

Bendice tu trabajo con amor.
Tal vez tienes un trabajo en el que sientes que no avanzas, o quizá lo detestas, o te da la impresión de que simplemente ocupas tu tiempo para llevar dinero a casa. Bueno, pues hay cosas que puedes hacer para lograr cambios positivos. Estas ideas te pueden parecer tontas o muy simples, pero sé que dan resultado. He visto a incontables personas mejorar de este modo su situación laboral.
El método más poderoso que puedes usar para transformar una situación es el de bendecir con amor. Sea cual sea el lugar donde trabajes, o lo que sientas por él, ¡bendícelo con amor!, y lo digo literalmente. Di: «Bendigo mi trabajo con amor».
Y no te pares ahí. Bendice con amor el edificio, todo lo que hay dentro de él, tu escritorio si lo tienes, el mostrador si trabajas detrás de uno, las diversas máquinas que utilizas, los productos, los clientes, tus compañeros, tus jefes y todo lo demás relacionado con ese trabajo. Esto hará maravillas.
Si hay una persona en el trabajo con la que tienes problemas, usa tu mente para cambiar la situación. Haz esta afirmación: «Tengo una relación maravillosa con todas las personas que trabajan aquí, incluyendo a…………». Cada vez que te venga a la mente esa persona, repite la afirmación. Te sorprenderá ver cómo mejora la situación. Puede llegarte una solución que ni siquiera te imaginas en estos momentos. Tú pronuncia las palabras y después deja que el Universo encuentre la manera de arreglar las cosas.
Si deseas un nuevo trabajo, entonces, además de bendecir con amor tu trabajo actual, añade la afirmación: «Dejo libre este trabajo con amor para otra persona que se sentirá feliz de trabajar aquí». Ese trabajo era el ideal para ti cuando lo conseguiste. Era el perfecto reflejo de tu sentido de valía personal en esos momentos. Ahora has crecido y
avanzas hacia algo mejor, y tu afirmación es: «Sé que hay personas que andan buscando exactamente lo que yo ofrezco. Ahora acepto un trabajo en el que se aproveche todo mi talento y mis capacidades creativas. Este trabajo es profundamente gratificante, y es una alegría para mí ir a trabajar cada día. Trabajo con y para personas que me aprecian y valoran. Hay luz y aire en el lugar, y está lleno de entusiasmo. Se encuentra en el sitio perfecto, y me proporciona buenos ingresos, por lo cual siento un profundo agradecimiento».
Si detestas tu trabajo actual, ese sentimiento de odio va a ir siempre contigo. Aún en el caso de que encuentres un trabajo mejor, al poco tiempo también lo odiarás. Sean cuales fueren los sentimientos que tienes en tu interior ahora, los llevarás a tu nuevo lugar de trabajo. Si vives en un mundo de insatisfacción, encontrarás ese mundo adonde quiera que vayas. Has de cambiar tu conciencia para poder ver resultados positivos en tu vida. Entonces, cuando encuentres un nuevo trabajo, será bueno, lo apreciarás, lo valorarás y
lo disfrutarás.
Así pues, la vida siempre va a elegir los canales más apropiados para brindarte lo bueno, si tú se lo permites.

Fuente: Vivir. Louise Hay ~

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *