LAS SIETE LEYES ESPIRITUALES DEL ÉXITO. Deepak Chopra

No Comments 152 Views0


SAMSUNG CAMERA PICTURES

Aunque el título sea “Las siete leyes espirituales del éxito”, bien podría ser “Las siete leyes espirituales de la vida”, porque son los mismos principios que la naturaleza emplea para crear todo lo que existe en forma material – todo lo que podemos ver, oír, oler, degustar o tocar.

Deepak nos invita a una construir el éxito en la vida de una manera especial, y realmente satisfactoria en todos los sentidos.

“El éxito tiene muchos aspectos, y la riqueza material es solamente uno de sus componentes.
Además, el éxito es una travesía, no un destino en sí. Sucede que la abundancia material, en todas sus manifestaciones, es una de las cosas que nos permite disfrutar más la travesía. Pero el éxito también se compone de salud, energía, entusiasmo por la vida, realización en las relaciones con los demás, libertad creativa, estabilidad emocional y psicológica, sensación de bienestar y paz. Pero ni siquiera experimentando todas estas cosas podremos realizarnos, a menos que cultivemos la semilla de la divinidad que llevamos adentro. “

¿Cuáles son las 7 leyes espirituales para el éxito? ¿Cómo se aplican?

1. Ley de Potencialidad Pura.

La fuente de toda creación es la conciencia pura… la potencialidad pura que busca expresarse para pasar de lo inmanifiesto a lo manifiesto. Y cuando nos damos cuenta de que nuestro verdadero yo es la potencialidad pura, nosalineamos con el poder que lo expresa todo en el universo.

La primera ley espiritual del éxito es la ley de la potencialidad pura. Se basa en el hecho de que, en nuestro estado esencial, somos conciencia pura. La conciencia pura es potencialidad pura; es el campo de todas las posibilidades y de la creatividad infinita. La conciencia pura es nuestra esencia espiritual. Siendo infinita e ilimitada, también es felicidad pura. Otros atributos de la conciencia son el conocimiento puro, el silencio infinito, el equilibrio perfecto, la invencibilidad, la simplicidad y la dicha. Ésa es nuestra naturaleza esencial; una naturaleza de potencialidad pura.

¿Cómo aplicarla? Silencio, meditación, destinar tiempo para ser testigo de la naturaleza, no juzgar.

2. Ley del Dar.

El universo opera por medio de un intercambio dinámico…  Dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de la energía en el universo. Y si estamos dispuestos a dar aquello que buscamos, mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida.

También podría llamarse la ley del dar y recibir porque el universo opera a través de un intercambio dinámico. Nada es estático. Nuestro cuerpo está en intercambio dinámico y constante-con el cuerpo del universo; nuestra mente mantiene una interacción dinámica con la mente del cosmos; nuestra energía es una expresión de la energía del cosmos.
El flujo de la vida no es otra cosa que la interacción armoniosa de todos los elementos y las fuerzas que estructuran el campo de la existencia. Esta armoniosa interacción de los elementos y las fuerzas de la vida opera a través de la ley del dar.

¿Cómo aplicarla? Entregar y recibir regalos (elogios, una flor, oración). Asumir el compromiso de mantener en circulación la abundancia de dones. Practicar la gratitud.

3. Ley del “karma” o Causa y efecto. 

Cada acción genera una fuerza de energía que regresa a nosotros de igual manera…
Cosechamos lo que sembramos. Y cuando optamos por acciones que les producen alegría y éxito a los demás, el fruto de nuestro karma es también alegría y éxito.

Todos los actos son episodios kármicos. Cuando tomamos conciencia de esto, nos convertimos en generadores de realidad conscientes. Tomando conciencia de las elecciones que hacemos, comenzamos a generar acciones que encierran un proceso de evolución tanto para nosotros como para todos los que nos rodean.
Mientras el karma sea evolutivo – tanto para el yo como para todos los afectados por el yo – los frutos del karma serán la felicidad y el éxito.

¿Cómo aplicarla?  Observar las decisiones y hacerlas conscientes. Cuando hagamos una elección – cualquier elección – hagámonos dos preguntas: Primero: ¿Cuáles son las consecuencias de escoger este camino?” El corazón nos lo dirá inmediatamente. Y en segundo lugar: “¿Traerá esta decisión que estoy tomando felicidad para mí y para quienes me rodean?”

4. Ley del menor esfuerzo.

La inteligencia de la naturaleza funciona con toda facilidad… con despreocupación, con armonía y con amor. Y cuando aprovechamos las fuerzas de la armonía, la alegría y el amor, creamos éxito y buena fortuna con gran facilidad.

La inteligencia de la naturaleza funciona sin esfuerzo, sin resistencia, espontáneamente. No es lineal; es intuitiva, holística y estimulante. Y cuando estamos en armonía con la naturaleza, cuando estamos seguros del conocimiento de nuestro verdadero yo, podemos utilizar la ley del menor esfuerzo.

La ley del menor esfuerzo tiene tres componentes – tres cosas que podemos hacer para poner en funcionamiento este principio de “hacer menos para lograr más”.

  • Aceptación:  Este momento es tal como debe ser, pues todo el universo es tal como debe ser. Diré: “Hoy aceptaré a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se presenten”.
  • Responsabilidad: Significa no culpar a nadie o a nada – ni siquiera a nosotros mismos – de nuestra situación. Una vez aceptado un suceso, un problema o una circunstancia, responsabilidad significa la capacidad de tener una respuesta creativa a la situación tal como es en este momento. En todos los problemas hay un principio de oportunidad, y esta conciencia nos permite aprovechar el momento y transformarlo en una situación o una cosa mejor.
  • Indefensión: Desistamos de defender, de resistir, abracemos “el aquí y el ahora”, es decir, el presente, para liberarnos de las cargas de la actitud defensiva, del resentimiento y la hipersensibilidad.

Cuando alcancemos esa deliciosa combinación de aceptación, responsabilidad e indefensión, sentiremos la facilidad con que fluye la vida.

¿Cómo aplicarla? practicar aceptación, siendo responsables de la situación y de los que llamamos problemas, manteniendo una actitud de no resistencia, abriendo opciones y opiniones.

5. Ley de la Intención y el Deseo.

Inmanente en toda intención y en todo deseo está el mecanismo para su realización…
la intención y el deseo en el campo de la potencialidad pura tienen un infinito poder organizador. Y cuando introducimos una intención en el suelo fértil de la potencialidad pura, ponemos a trabajar para nosotros ese infinito poder organizador.

Esta ley se basa en el hecho de que la energía y la información existen en todas partes en la naturaleza. En efecto, a nivel del campo cuántico solamente hay energía e información. Campo cuántico es sólo otra manera de denominar el campo de la conciencia pura o de la potencialidad pura. Y en este campo cuántico influyen la intención y el deseo.

Si aprendes a utilizar el poder de la intención podrás crear cualquier cosa que deseas. Para ello, tendrás que  implementar lo siguiente:

  • Primero, identificar claramente cuáles son nuestros deseos.
  • Segundo, debemos renunciar nuestro apego al desenlace.

¿Cómo aplicarla? Realizar una lista de deseos para que el Universo la conozca, teniéndola presente en todo momento, mirarla por la mañana y antes de dormir. Liberar esta lista al seno de la creación, entendiendo que hay un plan cósmico que puede superar mis deseos.

6. Ley de Desapego.

La sabiduría de la incertidumbre reside en el desapego… en la sabiduría de la incertidumbre reside la liberación del pasado, de lo conocido, que es la prisión del condicionamiento anterior. Y en nuestro deseo de ir hacia lo desconocido, el campo de todas las posibilidades, nos entregamos a la mente creativa, que orquesta la danza del universo.

El apego es producto de la conciencia de la pobreza, porque se interesa siempre por los símbolos. El desapego es sinónimo de la conciencia de la riqueza, porque con él viene la libertad para crear. Sólo a partir de un compromiso desprendido, podemos tener alegría y felicidad.

La incertidumbre, por otra parte, es el suelo fértil de la creatividad pura y de la libertad. Habiéndonos afianzado en la sabiduría de la incertidumbre, podremos permanecer alerta a las oportunidades. Y, cuando nuestro estado de preparación se encuentre con la oportunidad, la solución aparecerá espontáneamente.
Lo que resulta de esto es lo que denominamos comúnmente “buena suerte”. La buena suerte no es otra cosa que la unión del estado de preparación con la oportunidad. Ésta es la receta perfecta para el éxito, y se basa en la ley del desapego.

¿Cómo aplicarla? Permitir y permitirme que cada quien sea como es. Tomar la incertidumbre como un elemento esencial de cada experiencia.  Por medio de la sabiduría de la incertidumbre encontraré mi seguridad.

7. Ley del “Dharma”  o Propósito en la Vida. 

Todo el mundo tiene un propósito en la vida… un don único o talento especial para ofrecer a los demás. Y cuando combinamos ese talento único con el servicio a los demás, experimentamos el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu, que es la meta última de todas las metas.

La ley del dharma tiene tres componentes:

  • El primero dice que cada uno de nosotros está aquí para descubrir su verdadero yo, para descubrir por su cuenta que el verdadero yo es espiritual y que somos en esencia seres espirituales que han adoptado una forma física para manifestarse.
  • Cada uno de nosotros tiene un talento tan único en su expresión que no existe otro ser sobre el planeta que tenga ese talento o que lo exprese de esa manera. Eso quiere decir que hay una cosa que podemos hacer, y una manera de hacerlo, que es mejor que la de cualquier otra persona, en este planeta.
  • El tercer componente de la ley del dharma es el servicio a la humanidad – servir a los demás seres humanos y preguntarse: “¿Cómo puedo ayudar? ¿Cómo puedo ayudar a todas las personas con quienes tengo contacto?”

¿Cómo aplicarla? Cultivar el amor a Dios que reside en el fondo de mi alma.  Mantener conciencia de la intemporalidad. Hacer una lista de mis talentos. Cuando utilizo mis talentos únicos al servicio de la humanidad se manifiesta prosperidad para mi y para los que me rodean.  Preguntarme cada día “¿Cómo puedo ayudar? para servir con amor a los demás.

Las siete leyes espirituales del éxito son principios poderosos que nos ayudarán a alcanzar el dominio de nosotros mismos. Si prestamos atención a estas leyes y ponemos en práctica los ejercicios propuestos, veremos que podremos hacer realidad cualquier cosa que deseemos – toda la abundancia, todo el dinero y todo el éxito que deseemos. También veremos que nuestra vida se volverá más alegre y próspera en todo sentido, porque estas leyes también son las leyes espirituales de la vida, aquéllas que hacen que vivir valga la pena.

Nos hemos detenido momentáneamente para encontrarnos unos a otros, para conocernos, amarnos y compartir. Este es un momento precioso, pero transitorio. Es un pequeño paréntesis en la eternidad. Si compartimos con cariño, alegría y amor, crearemos abundancia y alegría para todos. Y entonces este momento habrá valido la pena.

Reseña – Fuente: Las 7 Leyes Espirituales del Éxito. Deepak Chopra

A continuación te invito a ver la película/documental “Las 7 Leyes Espirituales del Éxito” basada en el libro del mismo nombre, guionada por Deepak Chopra.

Deseo que motive numerosas reflexiones y pautas que aplicadas en la vida diaria traigan paz y abundancia en la vida.  Que la disfrutes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *