LOS MÉDICOS. Su papel en el proceso curativo. Louise Hay ~

No Comments 389 Views1


louise (2)

Afirmación: «Dios también se vale de la profesión médica».

Los médicos pueden convertirse en parte predominante de nuestra vida si tenemos una enfermedad grave. La relación con ellos es muy importante en el proceso de curación. Muchos médicos tienen miedo de las enfermedades
graves porque saben muy poco sobre ellas, y dan la sentencia de muerte de forma automática. Hemos de tener muy claro que no estamos atados a las limitaciones y los lúgubres pronósticos de la medicina. No somos estadísticas. Cada uno de nosotros es una expresión única e individual de la vida. Estamos bajo la ley de nuestra conciencia, y no bajo la ley de las autoridades médicas. «Puede que sea verdadero para usted, pero no lo es para mí.» Esta es una buena afirmación para emplearla siempre que escuches un pronóstico fatídico.

Incluso es bastante probable que sepas más sobre tu enfermedad que tu médico. Después de todo tú eres quien la tiene y sólo tú sabes exactamente los efectos que produce en tu cuerpo. De modo que te recomiendo encarecidamente que estudies todo lo que puedas encontrar sobre tu enfermedad. Necesitas estar bien informado, conocer todas las maneras de tratarla que existen. Tienes que formar un equipo sanador con tu médico.
Recuerda que un médico es un asesor, un consejero, no una autoridad suprema, y ciertamente no es Dios. Debe haber respeto por ambas partes. Necesitas a alguien que te escuche y que respete tus temores e interrogantes, que te explique los diversos tratamientos y sus ventajas, que te informe sobre los efectos secundarios de los medicamentos, y que busque alternativas.
Necesitas a un médico que apoye tus nuevas opciones alimentarias y otras modalidades alternativas de curación. Si tu médico no cumple estos requisitos, busca a otro.

Cómo encontrar el médico adecuado. 

Así como los médicos deben empezar a respetar las medicinas alternativas y los enfoques holistas, nosotros debemos hacernos responsables de la elección de nuestros médicos. Los médicos que atraemos reflejan nuestras propias imágenes mentales de nosotros mismos y de la profesión médica.
Si estás buscando un médico o estás pensando en cambiar el que tienes, te sugiero que primero hagas un pequeño trabajo mental. Decide qué deseas en tu relación con esta persona y luego creas una afirmación; tal vez así como:

«Ahora tengo un médico maravilloso. Nos respetamos mutuamente. Ambos formamos parte de un equipo de curación. Nos resulta fácil comunicarnos y entendernos. Mi médico me apoya y está convencido de que puedo sanar. Está informado de las terapias holistas y las apoya. Todo lo que hacemos unidos contribuye a mi proceso de curación.».

Añade cualquier otra cosa que desees tener en tu relación con tu médico. Realiza este trabajo mental positivo para encontrar al médico que necesitas. No le ocultes ningún aspecto de tu vida. Si él o ella ha de asistirte en tu senda de curación, debe conocer todas las facetas de tu vida.  Demuestra que confías en él.
Hay muchos médicos maravillosos, que se preocupan y apoyan, que se informan y son amables, que realmente están interesados por tu bienestar, que son abiertos y receptivos a muchas formas de curación. Y tú los puedes encontrar, especialmente si te amas. Hay un número cada vez mayor de médicos,  que se dan cuenta de que el enfermo tiene mucho que ver en la aparición y la curación de una enfermedad. Estos médicos están dispuestos a superar las limitaciones de la práctica médica estándar y a incluir al enfermo en el proceso de curación. Estos médicos creen en el trabajo de equipo.

Fuente: Amar sin Condiciones. Louise Hay ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *