LUNA LLENA en ARIES. 24 y 25 de Setiembre de 2018.

No Comments 286 Views0


35923756_1687429228040544_2081720758031089664_n

Estamos llegando al final de nuestro recorrido mensual hacia la  Luna Llena del 25 de Septiembre, que nos habla del punto más elevado de este ciclo lunar que comenzó con la Luna Nueva en Virgo del 9 de Septiembre!

Nos adentramos así en una nueva angularidad zodiacal, la del primer signo y el séptimo. Aries (Luna) y Libra (Sol). Comenzamos el descenso a la oscuridad en el Hemisferio Norte, cuando Ceres se entristece al tener que partir con Persefone una vez más y el emerger de la sombra en el Hemisferio Sur, cuando Ceres se regocija por la llegada de su hija por los próximos 6 meses. Ceres forma parte de esta lunación al encontrarse “al lado” de Mercurio y el Sol, por tanto oponiendo la Luna y Kirón en el otro extremo! Esta combinación parece hablarnos del dolor emocional (Luna-Kirón) y al mismo tiempo, el entusiasmo (Sol-Mercurio), de lanzarnos al mundo por nuestros propios medios, liberándonos así de aquellos que nos retienen voluntaria o involuntariamente. Cada vez que Ceres se expresa en nuestra psique, nos recuerda el dolor de la madre que debe dejar ir a su hija, y retornar a su vida como individuo, habiendo concluído su faceta de madre. La herida de que nos habla la Luna al unirse a Kirón es la de tener que separarse de Madre, sea quien ésta sea en nuestras vidas en el presente. Madre también puede ser la empresa para la que trabajas, la universidad donde estudias, todo aquello que te da seguridad y te incluyes y te hace sentir que perteneces.

Esta lunación está también conectada con Saturno, ya que éste, junto a Vesta, su hija, los dos a 2º de Capricornio, forman una T-cuadrada al Sol y la Luna. Algo de esta combinación nos habla de tomar responsabilidad por nuestra vida. De repente nos invade el saludable sentimiento que cada uno de nosotros es responsable por nuestra realidad o por lo menos de como vivimos nuestro cada día. La victimación no tiene lugar en este momento, ya que la visión de las posibilidades de la  libertad de hacer de nuestra vida, lo que queremos o dicho aún mejor, lo que podemos, es irreversible. Respetar nuestras posibilidades, nuestros talentos, es un tema importantísimo en esta lunación. Exigirse más de lo uno puede, nos lleva a la frustración y al autodesprecio, pero exigirnos lo mejor de nosotros mismos es fundamental, para continuar en el camino, aún cuando no haya aparentes razones o metas. El mejorar la especie es un llamado de lo Salvaje, de la Naturaleza, de lo instintivo. No se requiere mucho esfuerzo para ello. Nos inspira desde lo más profundo de nuestra psique y si no es así, deberíamos buscar las razones de por qué no.

Esta Luna Llena en Aries parece decirnos que ahora, hoy, puedo comenzar un nuevo proyecto y dar vuelta a nuestra situación. Si estamos encaminados en la dirección deseada, entonces el sentimiento de que siempre podemos mejorar es inevitable. Por el contrario si uno no siente que puede mejorar, entonces es como si tirásemos la toalla antes de tiempo. Nunca se sabe lo que somos capaces de hacer, sino probamos primero. A menudo nos sorprendemos, ya que nos encontramos haciendo aquellas mismas cosas, que pensábamos que no teníamos la capacidad o el talento de  hacer. Vesta con Saturno nos hablan de una forma de divertirnos, diferente a la que normalmente entendemos por diversión. Sin copas, ni risas rápidas y fáciles, con conversaciones sin consecuencia, sino la diversión de lograr algo, a través del esfuerzo. Esa diversión que nos dice: “lo has logrado!!” Este par de arquetipos: Saturno y su hija Vesta premian el trabajo duro, pero no ese que no requiere que uno se entregue en cuerpo y alma a ello. Sino ese trabajo que perseguimos basado en la fe, en una fe interna que nos dice: “esto es lo que debes hacer”, donde normalmente no hay garantías de ningún tipo, sino una simple voz que nos empuja a hacerlo, sin más. Por supuesto que siendo Saturno, solo la más absoluta realidad de nuestras posibilidades se necesita, aunque esto no signifique que no podamos soñar con aumentar nuestras posibilidades. Vesta, por otro lado, mantiene la llama encendida, que se resiste a apagarse, que sigue arrojando luz en el camino a seguir, esa llama que nos brinda como herramientas de trabajo, la focalización y la disciplina. Sin ellas, no sería posible.

Si hay dudas en tu camino, detente por un momento, como lo sugiere Vesta y mira lo que has recorrido, para evaluar si has invertido suficientes horas en lo que haces o te has estado saboteando el tiempo, con distracciones. Este es el momento del “destete”, cuando debemos dejar la cuchara que nos alimenta y salir en busca de nuestra verdadera pasión, por nuestros propios medios, respetando nuestros miedos pero sin permitirles que nos detengan. Vesta se retira para meditar, para analizar la situación, no para abandonar la lucha. Eso sí, si ignoramos el comando de Saturno de trabajar duro, entonces nos podemos encontrar con infinidad de obtáculos, de gente en posición de autoridad que parecen truncar nuestras intenciones o infravalorar nuestras capacidades. Raramente esto es una realidad, sino una proyección de esa voz interna que nos tira abajo, que nos llena de negatividad y que nos dice que hagamos lo que hagamos nunca lo lograremos. Sal de ahí, ese es un pozo sin salida.

Otra característica de esta lunación es el aspecto de 90º que hace Urano a Marte (regente de esta lunación)  que se encuentra alineado con los Nodos Lunares y la oposición a Venus en Escorpio. Este es un aspecto delicado por la capacidad de provocar eventos inesperados que nos llevan a tener que resolver situaciones imprevistas, y estas pueden ser positivas como un furtivo encuentro romántico, pero también puede traernos encuentros menos divertidos y mucho más irritantes. Aquellos que nos llenan de inesperado estrés y rabia. Por tanto está en nosotros como manejamos estas situaciones. Marte, el Nodo Sur y Lilith todos en Acuario, la frialdad o actitud “no nonsense” de este signo puede ser extremadamente cruel para las almas más sensitivas.  Venus y Júpiter, las dos estrellas en el cielo más brillantes especialmente esta semana, forman trígonos (120º) a Neptuno en Piscis, el idealismo y la fantasía también se harán sentir con potencia y la necesidad de creer que todo es posible será un detonante importante, siempre y cuando mantengamos nuestros oídos afinados a Saturno que nos dejará saber cuando se nos va cabeza y sobrepasamos nuestras capacidades.

Afortunadamente siendo esta un Luna Llena en Aries, la resistencia y la competitividad de este signo, nos ayudará a no callar y expresar de manera inequívoca lo que queremos y lo que estamos dispuestos a hacer para obtenerlo.

Los signos cardinales: Aries, Cáncer, Libra y Capricornio estarán más activos que nunca y los signos fijos: Tauro, Leo, Escorpio y Acuario, quizás más estresados, pero recordemos que de la tensión se genera acción y podemos sorprendernos de lo que somos capaces si nos largamos a la aventura de Ser, con dignidad y responsabilidad.

Feliz Luna Llena a todos!!

Fuente: Cristina Laird – Astrología Arquetípica ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *