LUNA LLENA en ESCORPIO. 26-27 de Abril 2021 ~

No Comments 219 Views0


176133159_304366744379927_6587813590416844520_n

Aunque la Luna Llena se forma esta noche, su efecto lo venimos sintiendo hace unos días. Especialmente cuando hablamos de una luna llena en Escorpio y con aspectos tan potentes como ésta. El nivel energético que se crea en una luna llena en este octavo signo, regido por Marte y Plutón nada menos, se siente bastante antes. Antes de hablar de los aspectos que forman el Sol y la Luna estos días, me gustaría recordar que esta potente lunación comenzó el 11 deAbril con la Luna Nueva en Aries, acompañada de 7 planetas en el poderoso primer signo de Fuego. Tanto Aries como Escorpio comparten como regente a Marte, ese planeta rojo al que tanto aspiramos y que representa un arquetipo que aunque familiar, todos los humanos, tenemos muchos problemas con integrar. La ira, el enojo, la competencia, la furia, nuestra necesidad de ganar, de dominar, son aspectos de nuestra psique que por algún motivo encontramos difícil de reconocer en nosotros mismos. En nuestra necesidad de ser “buenos”, negamos a menudo esta fuerza interna, que nos sirve para defendernos, para sobrevivir, para progresar y mejorar, para combatir enfermedades. Sin Marte no saldríamos de casa. Ese impulso creativo para perpetuar la especie también desciende de este arquetipo, representado en las diferentes mitologías como el soldado, el héroe, el “caballero”. Símbolo de la masculinidad, la virilidad en todas sus facetas, siempre ha sido más escondidos por lo femenino, pues socialmente cuando la mujer muestra estos aspectos de su psique, es criticada más severamente por la sociedad. Sin embargo todos tenemos ese impulso creador y luchador, todos caminamos por la vida con ese soldado interno. El peligro de negarlo es que nos convertimos en víctimas, a merced de cualquier predator. Sin este arquetipo sería imposible sobrevivir en la jungla de la vida.

EL Sol en Tauro se encuentra acompañado de Urano, el gran disruptor, el gran rebelde, el que no acata la autoridad sin cuestionarla, el que nos enseña que NUNCA lograremos vivir sin inesperadas situaciones. Urano es quien nos recuerda que por más duro que trabajemos nunca “manejaremos” o controlaremos nuestro destino, nuestra vida completamente . La Luna opone el Sol en toda luna llena, y esta vez se encuentra solitaria frente a 5 planetas en Tauro (Sol-Urano-Venus-Mercurio y Lilith). La Luna en el signo de Escorpio, es sabia, misteriosa, temeraria y sin miedo de deambular por las oscuridades. La voz de Persefone acompaña a las mujeres Escorpio, les susurra que aunque oscuro, y desgarrante, los caminos del Submundo están llenos de perlas y sabiduría. La Luna en Escorpio, nos invita a mirar a Hades (Plutón) a la cara y reconocer el amor y la creatividad que emana de las mismas oscuridades, del dolor de la transformación. Sería imposible imaginarse una Luna Llena en Escorpio, sin revivir los viajes al Submundo de Persofone o Innana. Hay más muertes que lo normal en estos días, como lo describen la subida de casos de Covid, en India; la explosión en un hospital de Irak, es otro recordatorio de la potencia de Urano que nunca dejará de sorprendernos y tirarnos en el camino, eventos inesperados que no nos queda más que aceptar, resolver, sobrevivir.

Saturno se encuentra en el punto medio entre el Sol y la Luna, convirtiéndose en el planeta axis de esta T-cuadrada fija, actuando como siempre lo hace, imponiendo nuevas regulaciones y límites a los imprevistos uranianos. Como sabemos seguimos todo el año con la cuadratura Saturno-Urano que volverá a estar exacta en Junio, (la primera vez fue en Febrero) y por última vez en Diciembre. Nos encontramos con que la Unión Europe inicia acciones legales en contra de Astrazéneca por el retraso en la entrega de vacunas. En un aspecto más positivo y trivial, la película que ganó el Oscar este año, es un personaje y una película muy uranianos: Nomadland, acerca de la gente que vive en casas móviles, que pueden aparcar más o menos donde quieren, que no tienen una casa sólida o permanente y el personaje principal, representado magníficamente por la actriz Frances McDormand, también habla de una mujer que se resiste a lo tradicional, a lo establecido por el Status Quo. Todo esto no refleja esta cuadratura de Urano paseándose por Tauro, el signo más apegado a lo tradicional, con Saturno en el signo de Acuario, regido por Urano. Esta es una combinación que habla potentemente en este momento, separándonos entre aquellos que estamos encantados de vivir en el siglo 21 y aquellos que se resisten dejar el siglo 20. Aquellos que sienten que el renovarse y progresar a nuevos valores y paradigmas significa dejar atrás lo auténtico, lo “bueno” y aquellos que creen que renovarse es caminar hacia lo verdadero. Y allí estamos transitando de la mano de esta disyuntiva humana, que no nos deja ver con claridad, que las dos posiciones son diferentes caras de la misma moneda. El evolucionar y renovarse es inevitable, aunque quisiéramos no podríamos vencer el impulso evolutivo.

Esto nos lleva a la importancia de vivir el presente con pasión y cierto desparpajo, pues ese momento no volverá a existir. Cada instante, cada experiencia son únicos y deberíamos aprovecharlo al máximo. Cada instante de la vida tiene una enseñanza si sabemos verlo y apreciarlo.

Marte uno de los dispositores de esta Luna llena en Escorpio acaba de entrar en Cáncer, lo que puede augurar aún más confrontaciones nacionales en nombre de un patriotismo mal entendido y en unos días formará una cuadratura a Kirón en Aries y una oposición a Pholus, dos centauros que nos hablan de las heridas ancestrales y culturales que acarreamos y que tanto nos cuesta concientizar y por tanto aceptar y curar. Todos caminamos heridos por la vida, pero visualizar, reconocer y aceptar esa herida nos ayuda a llevarla con cierta dignidad y sabiduría y sobre todo a aceptar con humildad la herida de los demás. Marte también forma un trígono a la Luna y un sextil al Sol, lo que nos llena de energía positiva al mismo tiempo y si haces alguna actividad física, encontrarás un reserva de energía para trabajar aún más duro. Para la danza es un verdadero regalo.

Para terminar, Mercurio y Venus en Tauro también nos regalan momentos de gran armonía y creatividad, nos brindan la oportunidad de decir lo que tenemos que decir, de la mejor forma posible, sanando todas las asperezas que hayamos tenido en los últimos días. Pallas Atenea forma un textil (60º) muy reconfortante y encontramos muy fácil que nunca reparar situaciones que han estado más tensas.

Los signos fijos son los más afectados por esta Luna Llena y quizás sientan que a menudo las logros más difíciles son los más disfrutables al final. Todo lo que nos cuesta, cuando termina saliendo bien, nos llena de orgullo y satisfacción.

Feliz Luna Llena en Escorpio a todas y todos!

Fuente: Cristina Laird ~Astrología Arquetípica ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *