LUNA LLENA en PISCIS. 26 de Agosto de 2018 ~

No Comments 567 Views0


39130004_1776336822483117_7878333677275447296_n

Esta es la primera Luna Llena después del Eclipse Solar en Leo del 11 de Agosto. Ese eclipse! con Mercurio, Marte, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón en Retrógrados! Todos fuimos impulsados a concluir etapas y situaciones que no fueron fácil de dejar ir o por lo menos, comenzar a soltar viejas idiosincracias que no nos permiten evolucionar. Pero por sobre todo hemos sido alentados a RE-considerar nuestras vidas, cualquiera que sea el punto donde te encuentras. Hemos tenido que mirar atrás, a veces literalmente, encontrándonos con gente de nuestro pasado para RE-vivir emociones que creíamos concluídas. Nos hemos sorprendido al comprobar una vez más que en el mundo de las emociones el tiempo no existe y podemos volver a situaciones dolorosas o felices en un chasquido de dedos y RE-vivir esos sentimientos como si no hubiese pasado el tiempo.

Una Luna Llena en Piscis como la que tenemos en nuestro camino, nos confirma aún más que vivimos en un constante Concluir y Comenzar y la forma en que lo hacemos depende exclusivamente de nosotros. Piscis nos acerca al mundo de la fantasía y las emociones compartidas por el Todo. Nos permite visualizar lo que nuestra mente no entiende o está preparada para comprender en muchos casos. Aún así podemos envisionarlo en sueños o en visiones que nos sacuden el alma. Los ancestros nos hablan desde lo más profundo de nuestras células.

Los Sumerios decían que el Mundo y el Universo se habían formado de la unión del agua salada, la diosa Tiamat con el agua fresca, el dios Apsu, lo que confirma que cada acto creativo, cada comienzo y cada final están inundados de corrientes opuestas que nos crean conflicto, pero que nos impulsan a crear, a RE-inventarnos siempre con contradicciones, pero siempre hacia adelante. El impulso de crear es inherente al ser humano, y Pisces nos recuerda que no hay finales aunque así lo parezcan. Siempre un final es el umbral de un nuevo comienzo. Como dice el padre a su hijo, en la maravillosa película de Luca Guadagnino, “Call me by your name”: “No llores porque se ha terminado, sino  celebra y se feliz por que lo has vivido”. Ahh! si pudiésemos acordarnos de esto, cada vez que algo termina en nuestra vida!

No hay ninguna experiencia que no nos deje algo positivo, entonces porqué quedarse sólo con lo negativo? Lo negativo nos lleva al dolor y a la parálisis y si bien es importante hacer el duelo y llorar por esa parte de nosotros mismos que ya no está, la promesa de lo que viene y el hecho de que hemos ganado elementos y herramientas para los próximos desafíos, nos llena el alma de entusiasmo y esperanza.

Una Luna Llena en Piscis, significa que el Sol está cruzando (o mejor dicho, como vemos desde la Tierra), por el signo de Virgo. Esta angularidad de un signo de Agua con uno de Tierra, nos recuerda la delicadeza con que el mar llega a la playa, una delizadeza potente, y firme, que puede ser maravillosa y al mismo tiempo amenazante. La Luna desde un signo femenino por excelencia, pero regido por dioses masculinos y el Sol en un signo también femenino, analítico y crítico regido también un Dios masculino. Una vez más esa dicotomía mental, con la que vivimos a diario y que sobre todo los Piscis deben aprender a manejar, para evitar volverse locos. El Sol en Virgo que nos induce a ser prácticos y lógicos opuesto por una Luna en Piscis que no tiene forma, que está en constante movimiento y onduleo, que se resiste a clasificar, a poner límites o  pensar desde la lógica. La inspiración no tiene ninguna lógica, dice Piscis, a lo que Virgo le contesta, pero sin la “técnica” no podrás expresasr totalmente esa visión interna. Se necesita práctica, perseverancia, dice Virgo y Piscis contesta: sin la inspiración divina, de nada sirve la técnica. Esta dualidad constante no tiene por que ser algo negativo sino todo lo contrario. Es lo que necesita la psique para continuar en ese sendero en la constante intención de dar forma, de expresar el paisaje interno en todo su esplendor. Los signos opuestos se complementan y se necesitan uno al otro. Piscis nos pide confiar en nuetra intuición y Virgo le confirma que con algo de conocimiento uno puede descifrar los mandatos internos con más agudeza y perfección. El uno sin el otro, no tiene sentido.

El Sol en Virgo para esta lunación se encuentra en un gran trígono en Tierra, con Saturno en Capricornio y Urano en Tauro, algo desde lo más profundo del alma, nos pide que confiemos, que Dios (da igual cual es el tuyo) proveerá. “Algo” en nuestro interior se encuentra balanceado y nos impulsa a sentirnos más tranquilos. Urano nos da la visión y Saturno nos ayuda a darle forma. El otro gran trígono está formado por Vesta en Sagitario, Pallas en Leo y Eris en Aries, estas voces femeninas nos aseguran que el mejor camino es mantenerse lo más lejos posible de la negatividad, ya sea propia o de lo que nos rodea y concentrarnos en seguir trabajando sobre nuestro sueño y nuestra creatividad, como si supiésemos que el éxito de nuestro proyecto está al alcance de nuestra mano. Seguir trabajando en uno mismo, es el único camino acertado, por que de ello emerge lo positivo y podemos evolucionar y aprender. Probarnos a nosotros mismos error tras error, nos lleva a la sabiduría y el conocimiento. La sabiduría femenina, nos recuerda que todo tiene su ciclo y debemos saber esperar mientras seguimos nuestro camino. Nuestro camino es sólo para ser recorrido por nosotros, solos o acompañados. Júpiter y Neptuno también forman un trígono exacto, en los signos de Escorpio y Piscis y más y más refugiados escapan sus países en busca de tierras más tranquilas y con más posibilidades. Otro de los temas, que  Neptuno en Piscis nos recuerda que debemos resolver entre todos. De nada sirven los muros y las leyes para detenerles, seguirán viniendo. Debemos encontrar otras soluciones.

Por encima de todo la Luna Llena en Piscis nos indica que aunque respetemos nuestras diferencias, Todos estamos en el mismo barco y debemos aprender a remar juntos en una mar en constante movimiento y repleta de peligros y desafíos.

La guerra comercial que vivimos en este momento, librada por aquellos proteccionistas versus los globalistas, debe encontrar la luz, pues como todas las cosas opuestas, ninguno es posible sin el otro. La globalización estemos de acuerdo o no con ella, es irreversible, por tanto deberíamos escuchar a Hermes, regente de Virgo que nos ayudará a encontrar la forma de beneficiarnos de ella, pero negociando, en orden, poniendo cada cosa en su lugar.

Venus en Libra, forma una cuadratura a Plutón en Capricornio, muchas relaciones, no sólo emocionales y personales, sino también financieras, deben buscar la forma de transformarse positivamente o morir. Cuando algo no se transforma o evoluciona, muere. El dolor de ver llegar a un final, aquello por lo que hemos trabajado tan duro, es desconcertante y doloroso, pero cuando el alma pide evolución no nos queda más que obedecer. El progreso es invitable. Debemos aprender a decir adiós constantemente. Por otro lado, visitar las oscuridades de nuestros deseos, aunque a veces nos asuste, siempre es apasionante y estimulante.

Esta Luna Llena nos recomienda dejarnos llevar por nuestra fantasía e imaginación pero con los pies en la tierra. Esto, aunque a veces difícil, no es imposible. Sólo hay que aprender a hacerlo. TODOS debemos aprender a nadar las aguas turbulentas. No nos queda otra. Disfrutad!

Fuente: Cristina Laird – Astrología Arquetípica

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *