MI NIÑO INTERIOR QUIERE CRECER Y PROSPERAR. Louise Hay ~

No Comments 77 Views0


21

Preséntate a tu niño interior. Hazte un hueco en tu agenda para sostenerlo en brazos y hacerle saber lo seguro que está y lo mucho que lo quieres. Estoy muy orgullosa de ti por dar el paso gigantesco de amarte.
1. Busca una foto tuya de una época de la infancia en la que fuiste realmente feliz. Tal vez tienes una que te sacaron en tu fiesta de cumpleaños, o mientras hacías alguna actividad con los amigos o visitabas uno de tus lugares preferidos.
2. Pega la foto en el espejo del cuarto de baño.
3. Háblale a ese niño vital y feliz de la foto. Dile hasta qué punto quieres que se vuelva a sentir así. Cuéntale a tu niño interior tus verdaderos sentimientos y qué es lo que te está impidiendo ser feliz.
4. Repite estas afirmaciones: Estoy dispuesto a desprenderme de todos mis miedos. Estoy a salvo. Amo a mi niño interior. Soy feliz. Me siento satisfecho. Y soy amado.

LE OFREZCO A MI NIÑO INTERIOR TODO EL AMOR QUE HA DESEADO Y MÁS AÚN.

El amor es el mayor poder curativo que conozco. El amor puede curar incluso los recuerdos más dolorosos y profundos, porque ilumina los rincones oscuros de nuestra mente con la luz de la comprensión. Por más que hayamos sufrido en nuestra temprana infancia, amar a nuestro niño interior nos ayudará a sanar. En la privacidad de nuestra mente podemos tomar nuevas decisiones y tener pensamientos nuevos. El perdón y el amor hacia nuestro niño interior nos abrirán los caminos, y el Universo nos apoyará en nuestros esfuerzos.

Fuente: Confía en la Vida. Louise Hay ~

Puede interesarte también: 

PROBLEMAS EMOCIONALES. Louise Hay ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *