NERVIO CIÁTICO y su significado emocional.

1 Comment 2806 Views1


dolor-cic3a1tica

La neuralgia que produce la inflamación de este nervio suele ser invalidante, como si te aplicaran un  ¨freno¨ para seguir avanzando.

El nervio ciático es el más largo del cuerpo humano, comienza en la parte lumbar de la columna vertebral, cruza la nalga, sigue por el muslo y la pierna,  para terminar en el pie. Basta recordar el dolor para describir perfectamente el recorrido.

Un tirón es suficiente para dejarnos inmóviles. También puede comenzar como una molestia que progresa paulatinamente llegando a resistirse a todo procedimiento.

¿Cómo podemos aliviar este mal-estar?

Sabemos que para cada parte del cuerpo hay una pauta de pensamiento, que al conocerla y siguiendo los pasos que Louise Hay indica en su ¨librito azul¨ SANA TU CUERPO, estamos en condiciones de colaborar en el proceso curativo.

Ciática:

Causa – Pauta mental probable: Hipocresía. Temor al dinero y al futuro.

Nueva pauta mental con afirmación sanadora: Avanzo hacia mi mayor bien.

Mi bien está en todas partes. Estoy seguro y a salvo.

Pasos sugeridos:

  • Primero: Analiza si puede aplicarse a tu caso. Pacientemente pregúntate: «¿Cuáles podrían ser los pensamientos que me han creado este inconveniente?».
  • Segundo: Repítete, en voz alta si es posible: «Estoy dispuesto a liberar la pauta que hay en mi conciencia que me ha creado este problema».
  • Tercero: Repite varias veces la nueva pauta de pensamiento con la ¨afirmación sanadora¨.
  • Cuarto: Piensa y acepta que estás en proceso de curación.

La persona que sufre neuralgia en el nervio ciático  se siente insegura ante su porvenir especialmente en relación al dinero y bienes materiales.  Puede que este temor sea consciente o inconsciente.

No necesariamente es por falta de dinero, sino por miedo a no saber manejar la escasez o la abundancia.  Suele darse el caso que coincide con una época de prosperidad económica, que de manera inconsciente genera culpa y baja la autoestima al no considerarse merecedor de poseer esos bienes.

La emocionalidad de este problema está en el nivel del ¨tener¨.

¿Cómo fue tu infancia? ¿Estás repitiendo modelos familiares de escasez o superaste ampliamente las finanzas de tus padres?

Resulta difícil aceptar la palabra ¨hipocresía¨, sin embargo es precisamente la falta de coherencia entre el hacer, sentir y pensar lo que está negando la verdad y atraviesa  tu cotidiano.

Recuerda que desde un enfoque integral del ser humano, una enfermedad es un mensaje que envía el cuerpo y ante ella puedes tomar dos caminos: paliar los síntomas, tapando las señales con un analgésico y haciendo como que no ha pasado nada o bien estar aprendiendo a través de ese mal-estar. Tal vez durante el proceso se destapen algunas viejas heridas, recuerdos familiares o  creencias para revisar.

Te sugiero ir tomando una actitud abierta, pro-activa, porque seguramente al tomar consciencia del problema subyacente, esté comenzando la ¨curación¨, el retorno a la armonía.

 Irma Vélez para ReCicladas. 

 

 

  • Ana María Zeballos

    Reply

    Creo que esto evacuó todas mis dudas y preocupaciones sobre este síntoma que me tomo de repente y por completo, hasta decirles que no llegue hasta la biblioteca donde tengo mi “librito azul” como dicen de Louise, gracias una vez más L. Hay y los compiladores de esta página por estar allí para ayudarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *