PALABRAS DE RADIO.

No Comments 231 Views0


10320562_722379421152790_2244476279089044847_n

La espiritualidad consiste en estar más en contacto con nuestro ¨ser¨. Con nuestra divinidad, con lo que podríamos llamarlo también nuestro ¨ yo superior¨. La dualidad es lo que se percibe en el mundo material, sentimos frío, calor, placer , odio. El ego es el que habla en términos de ¨ellos¨, el Ser los nombra como ¨nosotros¨. El ego subsiste apegándose a las cosas, a rituales, personas, objetos, lugares, para vivir, mientras que el ¨ser¨ es la vida misma, es la cualidad del estar
¿De dónde sale esta voz interior? El ¨ser¨ florece en el silencio, en el vacío mismo, por eso en la meditación al acallar la mente, el ser se expresa en ¨Presencia¨, ese es el momento donde uno ¨es¨, es el ser que atestigua la vida.
Los vedas hablaban de darle más atención a nuestra segunda atención. Percibimos el mundo mediante nuestros sentidos, que es la primera atención, pero la segunda implica no dejarnos engañar por la dualidad, para acallar la mente y percibir el ¨ser¨. Los vedas activaban su glándula pineal haciendo retiros voluntarios por varios meses en cuevas. Esta glándula se activa en la oscuridad y se la atribuyen funciones como clarividencia, clariaudiencia , intuición y otras, pero principalmente actúa como puente de nuestro universo interior, con el exterior. En India se la representa como el tercer ojo, y se encuentra a la altura del sexto chakra.
El ego florece a veces enmascarado en espiritualidad hipersensibilizada. Está perfecto que hagas yoga, leas Chopra, no comas carnes, hagas ejercicio, cuides a tu cuerpo, vayas a misa… pero ¿por qué juzgar al que no hace eso?. Es una sutil trampa del ego. Hace poco leí esta frase:

La espiritualidad no es más que vivir de una forma tan profunda que encuentro la Fuente de la Vida misma , en el hacer diario.

Por Juan Pablo Del Valle para ReCicladas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *