PALABRAS DE RADIO.

No Comments 546 Views0


11222399_876614035754742_7328739748709183022_n

Las llamadas cosas van cambiando. Porque   todo cambia, como es afuera es adentro y si miramos afuera observamos las estaciones. Fíjense en las estaciones:  llega el verano y nos divertimos ; miramos el cielo, el sol y hasta vamos a la pileta….  Pasado un tiempo  llega el invierno, entonces el sol es una bendición , nos tomamos algún café  y  compartimos una charla, nos gusta comprarnos chalinas  largas, estar al lado de la estufa…

Las estaciones  cambian,  porque es el ciclo de la vida.

Uno siempre está en búsqueda de la Gran Verdad,  esa gran verdad   delante de nuestros ojos  que que no la podemos ver.

Entonces alguien que  está  leyendo o escuchando lo que digo,  pensará:  ¿este muchacho  de qué está hablando? Estoy  hablando de una de las mayores contradicciones  que tenemos delante nuestro  pero que no la vemos,  déjeme que le explique.

Todo en la vida cambia,  y como usted sabrá,  uno está  muy confundido, quiere  que  lo  llamado placentero sea permanente  , y eso no se puede , porque las ¨cosas ¨ no son asi.

Hay  dos  sentimientos  claros: el placer y el sufrimiento.  El placer sirve   para reconocer que la vida es  hermosa  y que  se puede encontrar placer en todas partes,  y el sufrimiento me permite crecer .

Uno después de  ¨sufrir¨  no es  el mismo ,  se transformó ,  es distinto,  evolucionó un poquito más,  pero  acá  hay otro secreto , la gente  ¨no quiere sufrir¨ , uno no quiere sufrir,  quiere vivir en el placer ,  en el gozo,  y es donde encontramos  el mayor de los errores  que si me permite  se lo diré.

 Cuando uno está  identificado  solamente con los sentimientos ,  sufre absolutamente,  porque cuando sufre, sufre, y cuando tiene placer, sufre por no perder el placer…  Entonces ¿cómo encaro esta disyuntiva? Lo que sucede es que la mayoría de las personas están identificadas con las cosas,  están identificadas tanto pero  tanto , tanto  que  tienen su identidad  absoluta ahí.  ¿Usted  cree que es su trabajo? ¿Usted cree que es su  auto? ¿su familia? ¿ su esposa, su hijo?.   Entonces es claro que va a sufrir,  porque está apegado. El  apego es el origen del sufrimiento,  lo dice Buda y todos los psicólogos.

Entonces  empiezan  a surgir ciertos problemas porque  son  ¨sus cosas¨ y cuando las  ¨pierde¨,   se siente atacado , se siente que  hay partes de usted que se van diluyendo , entonces  ya no sabe quién es.

Yo no estoy hablando  que  sea desinteresado,  sino que sea  más consciente,  la mayoría de las personas no somos tan conscientes,  uno confunde  consciencia con concentración,  y  la concentración es otra cosa.

He escuchado decir que en la meditación  uno  se concentra más ; déjeme decirle  que   generalmente  se comienza  por eso  en la práctica , pero no es precisamente lo que más se busca,   es como estar  deprimido  y meditar entonces lo que  hago es meditar y no observar   que estoy   deprimido y  que quiero llorar y pegar un portazo.

En la meditación obtengo  consciencia y ¨sé que estoy deprimido¨.

 Sé que no soy la depresión, y que   todo pasa,   todo. Dejo  cada vez  menos de identificarme con  ¨mis cosas¨.  Empiezo a buscar ese  ¨yo¨, el llamado Yo Superior.

 Dios no  mueve un  pelo,  dios  se comunica  siempre a través de los pensamientos,   dios no hace la guerra,  la hace el hombre,  dios  no  mueve una  hoja del árbol.

El concepto de dios  es una manera de sufrir, uno habla de  ¨dios¨ porque no sabe quién es él. El problema es el concepto,  es  arbitrario, determinante, tiene rótulos  y  hace que nos separe.

Dios es una manera de sufrir, ¿por qué? ,   porque   cuando  hablo de él,   lo hablo desde mis rótulos, desde mis identificaciones,  desde mis  ¨ideas sobre él¨.  Y  fijate que  digo desde  «MI«… Y como decíamos antes,  el MI  es impermanente, muta… Va y viene,  se desprenden emociones,  en un momento me puede dar placer, en otro  un profundo sufrimiento, en otro enojarme , en otro alegrarme. El ¨yo¨ SABE QUIEN ES. Pero no habla….

 Es como querer  explicar  a dos  ciegos como es el color verde, uno  da  detalles del color  verde,   dice: pasto, césped, etc.  Perfecto esos son detalles,  formas de  relacionar el color  verde,  pero  los dos ciegos  no saben  reconocer el color verde. Entonces,  ¿qué pasa?     resulta  que a  uno de los ciegos le dijeron que el color  verde  es  ¨pasto¨ y al otro le dijeron que  el ¨mar¨…  Y  puf!  Se  pelean; y  claro  cómo no se van a pelear! si no saben qué es el color verde.

De ahí el problema de los conceptos, de las palabras,  porque las palabras no ¨describen¨ la realidad, la ¨crean¨.   La palabra  acompaña a una emoción y la  emoción es  impermanente, es pasajera.

 Uno que  ha  ¨visto el color verde¨,  dice: ah! eso es verde y listo,  ya está, no anda por la vida diciendo: ¨se como es el color verde¨.  Sino que está en silencio, por eso  en la contemplación, en la meditación, en el rezo, se busca el SILENCIO.

Porque es en el silencio donde habita  dios, Santo Tomás de Aquino, estuvo en silencio meses antes de su muerte, él fue uno de los grandes teólogos de la religión católica, ¨Las Máximas de Santo Tomás de Aquino¨,   el describió   años y años de su vida  asuntos de fe, de Cristo y Dios, pero  antes de su muerte  tuvo una revelación  tan profunda, tan pero tan profunda que dejó de escribir,  lloraba, rezaba y  describió como ¨paja¨ toda su obra.  Yo creo que vió a Dios y lo descubrió tan profundamente,  que lo dejó en silencio.

Por eso antes de  buscar su yo superior, su ¨dios¨, observe su concepto de ¨él¨.

Lo que yo le digo,  tal vez  puede que suene como  una pista. Todos los gurús, los maestros filosóficos,  las técnicas, son ¨detalles¨, para llegar a él.

El Padre Mario decía: ¨realmente seré YO, en el momento que MUERA¨.  Por supuesto que si!!!  Eckhart Tolle, lo dice también: ¨hay que morir antes de morir¨, y no digo de morir  físicamente sino de  revaluar  realmente nuestros conceptos y nuestras palabras. Morir y resucitar.

Jesús expresa: ¨el que me siga a mí debe dejar su familia¨.  Terriblemente  real ,  y me quieren decir  que los  curas  quieren  tener hijos…¿Qué parte de las escrituras leyeron? Este es el problema de  llevar  las palabras  a esta  ¨realidad¨.  Lo que ocurre  acá  es ¨parte¨  de la realidad,  pero no es lo total.

Y uno me puede decir… pero vos trabajás con  emociones,  ustedes hacen talleres, venden libro,  audios, y me querés decir que las emociones no son reales ;   si por supuesto, pero es justamente  para que te identifiques por fuera  de esas emociones y que veas mas allá.

Para que obtengas más consciencia, el sufrimiento va a existir, y el placer también, simplemente con los  talleres  te enseñamos a que observes tus elecciones, porque  realmente no es que  queramos que estés mas allá que acá, no queremos que NIEGUES! sino que obtengas ¨consciencia¨, y la consciencia  es una bendición, es una llegada inesperada.

Si  buscamos consciencia no la vamos a obtener  nunca, porque la conciencia es plena, es absoluta, no necesitamos buscarla. Es  como el famoso cuento del pez que busca el  océano, y el otro pez  le responde: ¨el océano… mmm nunca lo vi…¨

La consciencia llega, por eso todo lo que tenemos siempre son descripciones de las cosas,  detalles.  Detalles del amor,  del reino de dios, del paraíso, de dios.

El amor es ciego.  ¿Es tan ciego  el amor? no sabemos qué es el amor,  tenemos ¨ideas¨ y cuando menos ¨ideas¨ tengamos de él   mejor.

Porque cuando yo tengo ideas del amor en realidad, quiero convencerme  de que es asi…  Tengo  una ¨idea del amor¨, y quiero  convencerme  que es así… Perdón, pero ¿quién quiere convencerse que el amor es así? ¿YO? u otra cosa que creo que soy YO.

Y hacemos ¨caridad por amor¨… el amor no tiene ningún tipo de acción,  no hace nada,  no sabemos que estamos haciendo ¨amor¨,  porque cuando  estoy ¨haciendo amor¨, puse rótulo, una idea, un prejuicio  que debo cerciorarme que es así .

Por eso  saben… ¨ todo lo que  pasa está bien¨.  Está EN dios,  está en la consciencia.

Por Juan Pablo del Valle para ReCicladas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *