PAREDES DE BONDAD.

No Comments 336 Views0


2 (1)

La Pared Solidaria es una iniciativa que nació a fines del pasado año en Irán, si, en ese Irán en que pasan muchas cosas horribles y del que siempre se habla en los noticieros, también pasan muchas cosas fuera de los habituales temas políticos y la absurda guerra por el petróleo y la religión.

La pared solidaria es una iniciativa maravillosa para ayudar a las personas que necesitan ropa y abrigo para poder afrontar el frío, sobre todo para esas personas que viven en las calles. Éstas son las paredes de la bondad, donde cualquier persona puede donar ropa, zapatos y accesorios a los que más lo necesitan.

La primera pared nació en la ciudad de Mashad, en el norte de Irán,  por alguien que se mantiene en el anonimato y no desea publicidad.

Una vez más el deseo de compartir y ayudar, combinado con la creatividad, crea una hermosa iniciativa que se replica a lo largo y ancho de este mundo, donde esta pared no es símbolo de división y separación, sino que se convierte en un símbolo de la solidaridad y la ayuda mutua.

Recuerdo también el proyecto de “Un café pendiente” donde uno podía pagar un café más y dejarlo pendiente para quien no tuviera como pagarlo…también el proyecto de la “Heladera Social” que surgió por primera vez en nuestro país, en la provincia de Tucumán, y les cuento que ya hay muchas “Heladeras Sociales”, me encanta que estas ideas se copien y se viralicen…

Ayer justamente leía que se quiere hacer en Funes, una chica tiró la idea y en una hora ya había conseguido una heladera que donaron para este fin, por supuesto muchos hablaron de política y que a nadie le “sobra”, que a todos nos cuesta y mucho, llevar un plato digno a la mesa, pero hacer el bien no cuesta nada, muchos se pusieron en campaña para hablar con diferentes negocios para pedir colaboración y fueron muy bien recibidos…

Cuantas veces nos reunimos a comer con amigos y quizás exageramos en las cantidades y sobran uno o dos platos de comida, es la oportunidad de separarlo en porciones, en bandejitas descartables y colaborar con este fin….no lo pensemos como sobras, son la oportunidad de que mucha gente acceda a comida sin necesidad de revolver en la basura…lo mismo con la ropa, cuantas veces dejamos de usar ciertas cosas porque ya nos cansamos o porque no nos queda, o por quien sabe qué!?!, esas cosas ocupan lugar, un lugar que no permite que entren otras cosas, si, hablo tanto de lo físico como de lo energético, por qué no permitir que las cosas circulen, y de paso ayudamos a otros??

Por qué no abandonamos el cómodo lugar de la queja por sí misma y nos ponemos en acción, son pequeños actos que no nos cuestan nada o casi nada y para quien lo recibe puede ser la diferencia entre pasar o no pasar hambre, o pasar o no pasar frío…pero, que es la queja?? La queja es resentimiento, disgusto que se tiene por el comportamiento de alguien, es un reclamo o protesta que se hace para manifestar un desacuerdo o inconformidad…Si bien no siempre vamos a estar de acuerdo con todo lo que sucede, la queja no construye, la queja no permite avanzar, la queja nos estanca en un círculo del que nos es muy difícil salir…cuando nos sumimos en la queja sentimos que nos ahogamos, que el futuro es negro o peor aún, que no hay futuro cuando nos sumimos en la queja nos quedamos solos, provocamos el rechazo de quienes nos rodean…muchas veces la vida no nos sonríe pero quejarnos no es la solución, como decimos siempre en el Taller del Cocinero Cósmico, cuando la vida te da limones, qué hacemos?? Claro!!! LIMONADA y es a raíz de esas situaciones donde surgen estas iniciativas maravillosas como el Ropero o la Heladera, y quien sabe cuántas ideas más pueden nacer, seguro van a estar lo que traten de ponernos palos en la rueda, pero sigamos, si la idea es con el fin de ayudar sigamos, porque ayudando no solo ayudamos a los demás, también nos ayudamos a nosotros mismos porque la vida es un boomerang contagioso donde todo lo que damos tarde o temprano terminamos recibiéndolo…

Por Ceci Delorenzi para ReCicladas

pared-solidaria3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *