PERSONAJES QUE INSPIRAN.

No Comments 520 Views1


293882-127-hours

Cuantas veces hay cosas que molestan…duelen…y lo único que hacemos es quejarnos, cuantas veces nos encontramos repitiendo una y otra vez nuestra triste y desgraciada historia, pero no hacemos nada por cambiar, no nos movemos de ese lugar….

Mi personaje de hoy se llama Aron Lee Ralstom…Aron nació el 27 de octubre de 1975, es montañista estadounidense y orador público…ustedes se preguntaran ¿quién es? O qué tiene que ver la vida de un montañista con la mía? Bueno, acá va su historia…

Su vida transcurría regularmente, estudiante de ingeniería mecánica y apasionado del montañismo…en mayo del 2003, con 27 años, exploraba en el cañón Blue John, en Utah, cuando de repente una roca cayó atrapando su antebrazo derecho y aplastándolo. Aron no había contado a nadie sus planes de ir de excursión y sabía que nadie estaría buscándolo. Durante 5 días intentó sacar el brazo de todas las maneras posibles, intentó levantar y hasta romper la roca, pero fue imposible conseguir un resultado positivo. Ante esta situación la desesperación se apoderó de él y pensó que iba a morir, a tal punto que talló su nombre, su fecha de nacimiento y su fecha presunta de muerte en la roca.

Finalmente, deshidratado y confuso, Aron tomó una decisión…golpeó su brazo con una piedra para romper sus huesos y con una navaja multiusos cortó su brazo…pero todavía no estaba a salvo, descendió del cañón y caminó con la esperanza de encontrar ayuda pronto. La suerte hizo que un helicóptero del servicio médico de Utah lo localizara tras haber activado la alerta de su desaparición el servicio de parques nacionales de EE.UU.

Tras unas semanas en el hospital de Colorado y después de que vigilantes del parque rescataran su brazo y lo cremaran, Aron regresó al lugar y depositó allí las cenizas. Esta experiencia no hizo desistir a Aron de seguir con su pasión de escalar y continúa haciéndolo…

Fueron 127 horas interminables plasmadas en un libro escrito por él mismo que se llama “Entre la espada y la pared” y una película llamada “127 horas”. Hoy es orador y cuenta a sus espectadores sobre como NO perdió una mano sino que GANÓ su vida de nuevo…

Quizás este sea un caso extremo…o no…cuántas veces sentimos que estamos atrapados en una situación de malestar, de dolor, abuso pero nos resistimos a salir, sabemos que no estamos bien, pero nos negamos la posibilidad de una vida mejor. Masoquismo? Conformismo? Qué es lo que te impide moverte de esa situación? Una gran piedra? Muchas veces, como en la historia de Aron, no tendremos quien venga a rescatarnos, quien nos saque de esa situación y somos nosotros los únicos responsables de salir de este lugar para buscar una vida mejor. No conseguimos nada llorando gritando o quejándonos, tomemos las riendas de nuestra vida y cortemos de una vez por todas con esta posición, quizás pienses que perdés mucho, hasta una parte de tu cuerpo o mente queda en esa vieja historia, pero nunca la totalidad, muchas veces los “cortes” son necesarios para seguir enteros, para seguir vivos…

Por Ceci Delorenzi para ReCicladas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *