RASGOS Y CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS CON ENERGÍA POSITIVA.

No Comments 193 Views0


153028251_3945960635426044_241377192492767227_n

Todos conocemos a alguien que transmite una luz especial, que desprende alegría, positivismo, que nos hace ver la vida desde otro punto de vista e incluso nos la alegra con su compañía, quizás tú seas una de esas personas que transmiten energía positiva, si es así felicidades. De manera innata o por su actitud, rodean de positivismo su vida y la de lo que los rodean, pero ¿qué define a este tipo de personas? ¿cómo son?

Sonríen: Este tipo de personas, son esas que te cruzas y te dan los buenos días con una sonrisa sincera, que sin darte cuenta hacen que a ti, se te dibuje una en la cara o que sí contestas muy serio te haga pensar y quizás hasta sonreír. Suelen hablar con una sonrisa en su rostro de manera constante en distintas ocasiones, mirando a los ojos a la gente con la que conversan y que sin darte cuenta te terminan contagiando.

Relativizan: Las personas positivas también tienen problemas, claro que sí, pero no se dejan enredar por ellos, ni los ven como obstáculos insalvables. Su manera de ver la vida les permite ver más allá de la adversidad. Por ejemplo: seguramente muchos de vosotros conozcáis a alguien que se haya quedado sin vacaciones de verano, cuando lo tenía todo planificado, por un imprevisto: una avería en el coche, en la casa, etc., y en lugar de verlo todo desde el punto de vista negativo, han aceptado la situación con naturalidad, con su consiguiente enfado, pero buscando alternativas a lo que tenían planificado, buscando nuevas opciones. Le dan el valor justo en el momento necesario a lo negativo de la vida, lo aceptan y continúan con su vida, sin dejarse controlar por pensamientos negativos.

Cuidan su cuerpo y su mente: Entienden que su cuerpo y su mente son su casa y se preocupan por ello. No me refiero a que tengan que ser necesariamente personas esbeltas o que tengan muchos conocimientos acerca de cualquier tema. Sino que se cuidan, sabiendo lo que les gusta y manteniendo un equilibrio entre su cuerpo y su mente, eligiendo por ejemplo temas de lectura que les gusten, actividades manuales, aprenden idiomas y en muchos casos lo acompañan con ejercicio físico, sin necesidad de ser atletas, pero sí con los beneficios de las endorfinas y la felicidad que provocan en ellos.

Cuidan de ellos y de los que les rodean: Saben cuidar de sí mismos, de su individualidad. Disfrutan haciendo cosas para sí mismos e incluso de su soledad, de su momento consigo mismos. Y a la vez se preocupan por los que están a su alrededor, de sus familiares y amigos, de qué les preocupa, de qué ocurre en sus vidas y les aportan todas sus buenas cualidades para poder mejorar sus vidas.

Muestran afecto: Ya sea con un beso, un abrazo o una palabra de cariño. Su energía positiva también se transmite de esta manera, mostrando afecto hacía a los demás, porque entienden la vida de esta manera, si tienen afecto hacía alguien, se lo muestran. A todos nos gusta sentirnos queridos y a ellos les gusta que los suyos se sientan de esta forma.

Disfrutan de su vida: Son felices, estando con quién estén y donde estén en cada momento. Comprenden que somos libres de elegir con quien compartimos nuestra vida y lo practican disfrutando al máximo de todas su actividades y desplegando toda su alegría, ya sea pasando una tarde en familia, cenando con amigos o viendo un partido de fútbol.

Hablan en positivo: Me refiero a que ante las adversidades, como por ejemplo tener que desempeñar una actividad en el trabajo que nunca habían hecho, no dirán “no puedo hacerlo, no sé, no voy a ser capaz”. Su mente funciona de otra manera, ellos seguramente pensarán “lo voy a intentar, voy a ver qué pasa, puedo preguntar, si me equivoco, lo volveré a intentar”. Fijaros como puede cambiar la percepción que nosotros mismos tenemos de nuestra capacidad, simplemente modificando lo que nos decimos a nosotros mismos.

Capaces demodificar el ambiente: Cuando una persona que transmite energía positiva se encuentra en nuestro círculo, en ese momento el ambiente se vuelve más distendido, más alegre. Parece que tienen una varita mágica, que sabe que necesita cada uno en cada momento, una broma, una anécdota, una sonrisa, un abrazo, algo que hará que la situación sea más beneficiosa para todos.

Les gusta crecer: No quiero decir físicamente, sino internamente. Son personas con muchas inquietudes y que si las tienes cerca te pueden impregnar de todas ellas, disfrutan leyendo, comprando música nueva, haciendo un curso de algo que simplemente les gusta, aprendiendo platos nuevos para cocinar en familia, etc. Pequeños gestos que les hacen crecer como persona y alimentar su optimismo y sus ganas por aprender y hacer cosas nuevas.

Aprovechan las oportunidades: Toman una actitud de apertura ante las oportunidades de la vida, no las ven con recelo y rechazo, no se centran en buscar los contra, sin en valorar los pro y si es para ellos se arriesgan, con toda su alegría y sus ganas de progresar en cualquier ámbito de la vida.

 Las personas que transmiten energía positiva pueden tenerlo innato en su ser o pueden decidir tomar esa actitud en la vida. No es algo imposible de conseguir, simplemente hay que querer mejorar nuestra vida y por extensión la de la gente que nos rodea. Así que espero que las características que hemos comentado te motiven y te ayuden a desarrollar toda tu energía positiva, para ti y para los demás.

* Si te ha interesado este artículo también te gustará «Encuentra tu persona Vitamina«

Fuente: Psicología Madrid ~

Si te gustó, puede que te agrade también el siguiente artículo:

ENCUENTRA TU PERSONA «VITAMINA». ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *