Tag Archives: Espiritualidad

Kelly-McKernan-paintings1

LA ENFERMEDAD, LOS SÍNTOMAS Y LA CURACIÓN. Causas profundas.

No Comments 908 Views0

Texto extraído de «La enfermedad como camino» de Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke (Munich, 1983) uno de los más reveladores libros sobre la interpretación profunda de «la enfermedad, la salud y los síntomas».

«Vivimos en una época en la que la medicina continuamente ofrece al asombrado profano nuevas soluciones, fruto de unas posibilidades que rayan en lo milagroso. Pero, al mismo tiempo, se hacen más audibles las voces de desconfianza hacia esta casi omnipotente medicina moderna. Es cada día mayor el número de los que confían más en los métodos, antiguos o modernos, de la medicina naturista o de la medicina homeopática, que en la archicientífica medicina académica. No faltan los motivos de crítica —efectos secundarios, mutación de los síntomas, falta de humanidad, costes exorbitantes y otros muchos— pero más interesante que los motivos de crítica es la existencia de la crítica en sí, ya que, antes de concretarse racionalmente, la crítica responde a un sentimiento difuso de que algo falla y que el camino emprendido, a pesar de que la acción se desarrolla de forma consecuente, o precisamente a causa de ello, no conduce al objetivo deseado. Esta inquietud es común a muchas personas, entre ellas no pocos médicos jóvenes. De todos modos, la unanimidad se rompe cuando de proponer alternativas se trata. Para unos la solución está en la socialización de la medicina, para otros, en la sustitución de la quimioterapia por remedios naturales y vegetales. Mientras unos ven la solución de todos los problemas en la investigación de las radiaciones telúricas, otros propugnan la homeopatía. Los acupuntores y los investigadores de los focos abogan por desplazar la atención del plano morfológico al plano energético de la  fisiología.  (…) Nosotros no tenemos pretensiones de «científicos», ya que nuestro punto de partida es muy distinto.

Tanto en medicina como en el lenguaje popular se habla de las más diversas enfermedades. Esta inexactitud verbal indica claramente la universal incomprensión que sufre el concepto de enfermedad. La enfermedad es una palabra que sólo debería tener singular; decir enfermedades, en plural, es tan tonto como decir saludes. Enfermedad y salud son conceptos singulares, por cuanto que se refieren a un estado del ser humano y no a órganos o partes del cuerpo, como parece querer indicar el lenguaje habitual. El cuerpo nunca está enfermo ni sano ya que en él sólo se manifiestan las informaciones de la mente.

El cuerpo de una persona viva debe su funcionamiento precisamente a estas dos instancias inmateriales que solemos llamar conciencia (alma) y vida (espíritu). La conciencia emite la información que se manifiesta y se hace visible en el cuerpo. La conciencia es al cuerpo lo que un programa de radio al receptor. Dado que la conciencia representa una cualidad inmaterial y propia, naturalmente, no es producto del cuerpo ni depende de la existencia de éste.

Lo que ocurre en el cuerpo de un ser viviente es expresión de una información o concreción de la imagen correspondiente (imagen en griego es eidolon y se refiere también al concepto de la «idea»). Cuando el pulso y el corazón siguen un ritmo determinado, la temperatura corporal mantiene un nivel constante, las glándulas segregan hormonas y en el organismo se forman anticuerpos. Estas funciones no pueden explicarse por la materia en sí, sino que dependen de una información concreta, cuyo punto de partida es la conciencia. Cuando las distintas funciones corporales se conjugan de un modo determinado se produce un modelo que nos parece armonioso y por ello lo llamamos salud. Si una de las funciones se perturba, la armonía del conjunto se rompe y entonces hablamos de enfermedad.

Enfermedad significa, pues, la pérdida de una armonía o, también, el trastorno de un orden hasta ahora equilibrado (en realidad, contemplada desde otro punto de vista, la enfermedad es la instauración de un equilibrio). Ahora bien, la pérdida de armonía se produce en la conciencia, en el plano de la información, y en el cuerpo sólo se muestra. Por consiguiente, el cuerpo es vehículo de la manifestación o realización de todos los procesos y cambios que se producen en la conciencia. (…) Por lo tanto, si una persona sufre un desequilibrio en su conciencia, ello se manifestará en su cuerpo en forma de síntoma. Por lo tanto, es un error afirmar que el cuerpo está enfermo —enfermo sólo puede estarlo el ser humano—, por más que el estado de enfermedad se manifieste en el cuerpo como síntoma.

Síntomas hay muchos, pero todos son expresión de un único e invariable proceso que llamamos enfermedad y que se produce siempre en la conciencia de una persona. Sin la conciencia, pues, el cuerpo no puede vivir ni puede «enfermar». (…)

Cuando en el cuerpo de una persona se manifiesta un síntoma, éste (más o menos) llama la atención interrumpiendo, con frecuencia bruscamente, la continuidad de la vida diaria. Un síntoma es una señal que atrae atención, interés y energía y, por lo tanto, impide la vida normal. Un síntoma nos reclama atención, lo queramos o no. Esta interrupción que nos parece llegar de fuera nos produce una molestia y desde ese momento no tenemos más que un objetivo: eliminar la molestia. El ser humano no quiere ser molestado, y ello hace que empiece la lucha contra el síntoma. La lucha exige atención y dedicación: el síntoma siempre consigue que estemos pendientes de él.

Desde los tiempos de Hipócrates, la medicina académica ha tratado de convencer a los enfermos de que un síntoma es un hecho más o menos fortuito cuya causa debe buscarse en los procesos funcionales en los que tan afanosamente se investiga. La medicina académica evita cuidadosamente la interpretación del síntoma, con lo que destierra tanto al síntoma como a la enfermedad al ámbito de lo incongruente. Con ello, la señal pierde su auténtica función; los síntomas se convierten en señales incomprensibles.

Vamos a poner un ejemplo: un automóvil lleva varios indicadores luminosos que sólo se encienden cuando existe una grave anomalía en el funcionamiento del vehículo. Si, durante un viaje, se enciende uno de los indicadores, ello nos contraría. Nos sentimos obligados por la señal a interrumpir el viaje. Por más que nos moleste parar, comprendemos que sería una estupidez enfadarse con la lucecita; al fin y al cabo, nos está avisando de una perturbación que nosotros no podríamos descubrir con tanta rapidez, ya que se encuentra en una zona que nos es «inaccesible». Por lo tanto, nosotros interpretamos el aviso de la lucecita como recomendación de que llamemos a un mecánico que arregle lo que haya que arreglar para que la lucecita se apague y nosotros podamos seguir viaje. Pero nos indignaríamos, y con razón, si, para conseguir este objetivo, el mecánico se limitara a quitar la lámpara. Desde luego, el indicador ya no estaría encendido –y eso es lo que nosotros queríamos–, pero el procedimiento utilizado para conseguirlo sería muy simplista. Lo procedente es eliminar la causa de que se encienda la señal, no quitar la bombilla. Pero para ello habrá que apartar la mirada de la señal y dirigirla a zonas más profundas, a fin de averiguar qué es lo que no funciona. La señal sólo quería avisarnos y hacer que nos preguntáramos qué ocurría.

Lo que en el ejemplo era el indicador luminoso, en nuestro tema es el síntoma. Aquello que en nuestro cuerpo se manifiesta como síntoma es la expresión visible de un proceso invisible y con su señal pretende interrumpir nuestro proceder habitual, avisarnos de una anomalía y obligarnos a hacer una indagación. También en este caso, es una estupidez enfadarse con el síntoma y, absurdo, tratar de suprimirlo impidiendo su manifestación. Lo que debemos eliminar no es el síntoma, sino la causa. Por consiguiente, si queremos descubrir qué es lo que nos señala el síntoma, tenemos que apartar la mirada de él y buscar más allá.

Pero la medicina académica es incapaz de dar este paso, y en esto radica su problema: se deja fascinar por los síntomas. Por ello, equipara síntomas y enfermedad, es decir, no puede separar la forma del contenido. (…)

El síntoma puede decirnos qué es lo que nos falta —pero para entenderlo tenemos que aprender su lenguaje. (…)

Aquí está la diferencia entre combatir la enfermedad y transmutar la enfermedad. La curación se produce exclusivamente desde una enfermedad transmutada, nunca desde un síntoma derrotado, ya que la curación significa que el ser humano se hace más sano, más completo.

Curación significa redención, aproximación a esa plenitud de la conciencia que también se llama iluminación. La curación se consigue incorporando lo que falta y, por lo tanto, no es posible sin una expansión de la conciencia. Enfermedad y curación son conceptos que pertenecen exclusivamente a la conciencia, por lo que no pueden aplicarse al cuerpo, pues un cuerpo no está enfermo ni sano. En él sólo se reflejan, en cada caso, estados de la conciencia.

El camino del individuo va de lo insano a lo sano, de la enfermedad a la salud y a la salvación. La enfermedad no es un obstáculo que se cruza en el camino, sino que la enfermedad en sí es el camino por el que el individuo va hacia la curación. Cuanto más conscientemente contemplemos el camino, mejor podrá cumplir su cometido. Nuestro propósito no es combatir la enfermedad, sino servirnos de ella; para conseguir esto tenemos que ampliar nuestro horizonte.

Fuente: «La enfermedad como camino». Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke (Munich, 1983) ~

ClaudiaTremblay@LEUGIMFIGUEROA (46)

SÓLO POR HOY. Decálogo de la Serenidad. Juan XXIII ~

1 Comment 2059 Views0

Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.

Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto: cortés en mis maneras; no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar a nadie, sino a mí mismo.

Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en éste también.

Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten todas a mis deseos.

Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura, recordando que, igual que el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

Sólo por hoy haré por lo menos una obra que no deseo hacer; y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.

Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

Sólo por hoy creeré firmemente —aunque las circunstancias demuestren lo contrario— que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie más existiera en el mundo.

Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y de creer en la bondad.

Juan XXIII ~

louise-hay-

EL SALTO DE FE. Louise Hay ~

No Comments 605 Views0

Cuando deseamos superar nuestros temores aprendemos a confiar. Esto se llama dar «el salto de fe»: confiar en el poder interior que está conectado con la InteligenciaUniversal. Confiar en lo que es invisible en lugar de confiar únicamente en el mundo físico y material. No quiero decir que nos quedemos cruzados de brazos sin hacer nada, sino simplemente que si confiamos vamos a pasar por la vida con mucha más facilidad.  ¿Recuerdas lo que vengo diciendo? Yo creo que todo lo que necesito saber se me revela. Confío en que se me cuida y se me protege, aún cuando no tenga el control físico de todo lo que sucede a mí alrededor. Cuando surge un pensamiento de temor, en realidad lo que intenta es protegerte. Te sugiero que le digas: «Sé que quieres protegerme y aprecio tu deseo de ayudarme. Gracias». Reconoce que el pensamiento de temor está ahí para cuidar de ti. Cuando tienes un susto de tipo físico, tu cuerpo bombea adrenalina para protegerte del peligro. Lo mismo sucede con el temor que fabricamos en la mente.
Observa tus miedos e identifícalos. Ellos no son tú. Piensa en el miedo de la misma forma en que piensas en una película: lo que ves en la pantalla no está ahí en realidad. Las imágenes que se mueven son solamente trozos de celuloide que cambian y desaparecen con rapidez. Nuestros temores vienen y van con la misma rapidez que esas imágenes, a no ser que insistamos en aferrarnos a ellos.

El temor es lo contrario del amor. Cuanto más dispuestos estamos a amarnos y a confiar en nosotros mismos, más atraemos esas cualidades hacia nosotros.

Si te sientes amenazado o asustado, respira conscientemente. Con frecuencia retenemos el aliento cuando estamos asustados. Respira hondo unas cuantas veces. La respiración abre el espacio interior que es tu poder, fortalece la columna vertebral, abre la caja torácica y deja al corazón más espacio para dilatarse. Al respirar empieza a echar abajo barreras y a abrirte.

Di: «Soy uno con el Poder que me ha creado. Estoy seguro y a salvo. Todo está bien en mi mundo».

Fuente: El poder está dentro de tí. Louise Hay ~

20526067_1657863707565732_6383287096268322854_n

LA FÓRMULA MÁGICA ~ Conny Méndez

No Comments 926 Views0

Déjame darte la fórmula metafísica para obtener cualquier cosa que uno desee. Es una fórmula para emplearla en todo. Compruébala por tí mismo, no me lo creas ciegamente.

«YO DESEO (_______________ ) EN ARMONÍA CON TODO EL MUNDO Y DE ACUERDO CON LA VOLUNTAD DIVINA. BAJO LA GRACIA Y DE MANERA PERFECTA. GRACIAS PADRE QUE YA ME OÍSTE».

Ahora no dudes por un solo instante. Has empleado la fórmula mágica. Has cumplido con toda la ley y no tardarás en ver tu deseo manifestado. Ten paciencia. Mientras más tranquilo esperes, más pronto verás el resultado.

La impaciencia, la tensión y el ponerse a empujar mentalmente destruyen el tratamiento (la fórmula es lo que en metafísica se llama «un tratamiento»).

Para que conozcas lo que has hecho al repetir la fórmula, te voy a explicar el proceso detalladamente. Al tú decir «en armonía para todo el mundo» has eliminado todo peligro de que tu conveniencia perjudique a otro, como tampoco se te hace posible desear un mal para otro. Al decir «de acuerdo con la voluntad divina» ; si lo que tú deseas es menos que perfecto para tí, verás suceder algo mucho mejor de lo que tú esperabas. En este caso significa que lo que estabas deseando no lo ibas a encontrar suficiente, o no te iba a resultar tan bueno como tú pensabas. La voluntad de Dios es perfecta.

Al tú decir «bajo la Gracia y de manera perfecta» , encierra un secreto maravilloso. Pero déjame darte un ejemplo de lo que ocurre cuando no se sabe pedir bajo la Gracia y perfección. Una señora necesitaba urgentemente una suma de dinero, y la pidió asimismo: para el día 15 del mes. Tenía absoluta fe de que la recibiría, pero su egoísmo e indiferencia no le inspiró pedirla con alguna consideración para nadie más. Al día siguiente un automóvil atropelló a su hija, y el día 15 del mes recibió la suma exacta que ella había pedido. Se la pagó la Compañía de Seguros por el accidente de su hija. Ella trabajó contra la ley y contra ella misma.

Pedir «bajo la Gracia y de manera perfecta» es trabajar con la ley espiritual. La Ley de Dios que se manifiesta siempre en el plano espiritual. Allí (en el plano espiritual) todo es perfecto, sin obstáculos, sin inconvenientes, sin tropiezos ni daños para alguno, sin luchas ni esfuerzos, «suavecito, suavecito», todo con gran amor, y esa es nuestra Verdad. Esa es la Verdad que al ser conocida nos hace libres.

«Gracias Padre que ya me oíste» es la expresión más alta de fe que podamos abrigar. Jesús la enseñó y la aplicaba en todo, desde antes de partir el pan con que alimentó a cinco mil, hasta para decir cómo transformar el vino en su sangre. Dando gracias al Padre antes de ver la manifestación.»


Metafísica 4 en 1, vol.1
Conny Mendez ~

mellizos_embarazo

PREPARÁNDOSE PARA NACER…

No Comments 661 Views0

En el vientre de una madre había dos bebés. Uno le preguntó al otro: «¿Crees en la vida después del parto?» El otro responde: «Por qué? por supuesto! Tiene que haber algo después del parto. Tal vez estamos aquí para prepararnos para lo que seremos más tarde».

– «Tonterías», dice el otro. «No hay vida después del parto. ¿Cuál sería esa vida?»

– «No lo sé, pero habrá más luz que aquí. Quizás caminemos con las piernas y comamos de la boca».

El otro dice: – «¡Esto es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer con la boca? Ridículo. El cordón umbilical proporciona nutrición. La vida después del parto debe ser excluida. El cordón umbilical es demasiado corto».

– «Creo que hay algo y tal vez es diferente de lo que está aquí».

El otro responde: – «Nadie ha regresado de allí. El parto es el final de la vida, y en el posparto no es más que oscuridad y ansiedad y no nos lleva a ninguna parte».

– «Bueno, no sé» -dice el otro- «pero ciertamente veremos a mamá y ella nos cuidará».

– «¿¿Madre??» ¿Crees en una madre? ¿Dónde está ella ahora?

– «Ella está a nuestro alrededor. Es en ella que vivimos. Sin ella no habría este mundo».

– «No la veo, así que es lógico que no exista».

A lo que el otro respondió: – «A veces, cuando estás en silencio, puedes escucharla, puedes percibirla. Creo que hay una realidad después del parto y estamos aquí para prepararnos para esa realidad».

Fuente: web ~

niño indigo2

LOS NIÑOS DE LAS ESTRELLAS. ÍNDIGO, CRISTAL, ARCOIRIS Y DIAMANTE.

2 Comments 6072 Views2

Conoce a los niños de las estrellas que vienen y viven entre nosotros: Índigo, Cristal, Arcoiris y Diamante azul.

Niños de las estrellas, con habilidades especiales, considerados fuera de norma y que han sido mal diagnosticados en la sociedad actual.
Niños índigo, cristal, arcoiris o diamante. ¿Los conoces? Quizás tu hijo, nieto o sobrino sea uno de estos seres excepcionales.

Varios de ustedes habrán oído de los “niños de las estrellas” que comenzaron a llegar, según expertos en el tema, desde aproximadamente los años 70.

Los primeros en llegar a nuestro planeta “los índigo” con una misión en particular, “ayudar a despertar conciencias”.

Según se menciona, son niños excepcionales, muy talentosos, con una madurez espiritual que asombra. Juegan como niños, pero muchas veces dejan en desconcierto a los adultos con comentarios o actos que no tienen que ver con su edad biológica.

Muchos de estos pequeños tienen habilidades muy especiales, incluso hablan de otros lugares, como si tuviesen recuerdos e incluso tienen la capacidad de ver más allá de lo evidente. Pero sus características no siempre son bien aceptadas por la sociedad, siendo muchos de ellos diagnosticados con el ya famoso déficit atencional, hiperactividad, sufren de acoso escolar, tienen problemas conductuales al no regirse por las “normas establecidas y la actual educación”. Todo esto, por no encajar en los estándares de sociedad a la cual han llegado.

Características de los niños de las estrellas🌟

Estos pequeños y los ya no tanto tienen características muy claras. Según se dice, las personas con una mayor conciencia tienen más capacidad de reconocerlos y con este acto les abren el camino para cumplir con su misión. Ellos han llegado con enseñanzas y vienen a recordarnos quienes somos en realidad, para reconocernos y darnos cuenta que en nosotros está la capacidad de generar cambios y transformar nuestra realidad.

Sus características son marcadas. Físicamente tienen una mirada profunda, pura y transparente. Teniendo la capacidad de, a través de sus ojos, entregar un amor incondicional. Su mirada es fija, con sabiduría a pesar de ser unos niños en este plano. Y como ya mencioné, en el ámbito de personalidad muchas veces son catalogados como “niños problema” porque no se adaptan a este sistema.

Los niños de las estrellas

Los primeros en llegar fueron los Índigos, quienes vinieron a preparar el camino para los que seguían, los Cristal, Arcoiris y diamante. Así cada generación ha llegado más potente y con una mayor conciencia a este mundo. Sus nombres se deben a su aura y a sus patrones de energía.

💜 Los niños Índigo 💜

La mayoría de los índigos llegó entre los ´70 y ´90 y es probable que tú o yo seamos uno de ellos. Su aura tiene directa relación con el sexto chakra o tercer ojo. Son muy creativos, con capacidades psíquicas, han visto espíritus, ángeles, son clarividentes, captando desde antes eventos que están por ocurrir. Son intuitivos, emocionales y en su época sufrieron de incomprensión por sus padres o cercanos por las cosas que le sucedían. Muchos de ellos tuvieron miedo a mostrarse, a contar sus experiencias.

Son los llamados rebeldes o inconformistas, impacientes, hiperactivos y se frustran muy rápido. La música, arte, escritura es donde mejor se desarrollan para canalizar toda su energía y echar a volar su creatividad.

🐬 Los Niños Cristal 🐬

Conocidos como los “pacificadores” llegan con un objetivo claro, el mostrar el camino que conduce a la paz. Son niños que aman todo del mundo, principalmente a los animales, la naturaleza, el agua y todo lo indefenso. Ellos son muy sensibles al entorno, cariñosos, generosos pero indulgentes. La energía externa les afecta, más si es densa, ya que son psíquicos y tienen habilidades telepáticas, por lo tanto sabrán leerte. Se dice que tienen la capacidad hasta de comunicarse con sus padres por este medio. Ellos tienen un poder innato y se muestran como tal. Son muy sensibles a los ruidos fuertes, gritos o cualquier cosa que no sea armónica en su vida.

No es posible mentirles o tratar de engañarlos, ya que lo sabrán de antemano. Ellos tendrán siempre la capacidad de sentir TÚ sentir.

🌈 Niños Arcoiris 🌈

Estos pequeños son la tercera generación que ha llegado para ayudar a la humanidad y tienen las características de los índigo y cristal en cuanto a ser psíquicos y telépatas. Su misión es traer alegría a sus familias y entorno. Son niños sonrientes, llenos de vida y con una gran capacidad de perdón y dominar sus emociones. Tienen una fuerte personalidad y son sanadores por naturaleza.

Ellos pueden conseguir cualquier cosa, no sienten miedo y son arriesgados, y tan creativos que lo demuestran en sus dibujos a través de colores brillantes.

La Dra. Doreen Virtue en su trabajo “Crystal and Rainbow” señala que estos niños son todo lo que podemos alcanzar cuando desarrollamos el máximo nuestro potencial.

Los próximos en llegar: Los niños Diamante 💎

Los niños Diamante son los últimos en llegar con el fin de transmutar la energía del planeta. Según mencionan los expertos, ellos vendrán pronto y en la medida que nosotros, abramos nuestras mentes, nuestra alma y corazón. Ellos necesitan que la vibración de la tierra cambie, aumente en amor y para eso necesitan nuestro apoyo. Para que ellos lleguen muchos cambios a nivel de planeta y sociedad deberán ocurrir, eso implica la educación, alimentación, comunicación, el cuidado que le damos a la tierra y a nosotros mismos.

Quizás tu hijo sea uno de estos niños o, quizás tú, un joven o adulto índigo, y si bien se dice que no hay evidencia científica de su existencia, ya hay quienes reconocemos que entre nosotros habitan seres con características excepcionales, con una mirada profunda, una madurez fuera de su edad biológica o que transmiten un amor tan puro e intenso que es imposible pasarlos por alto.

Fuente: Caminos al Ser ~

Si te ha gustado, prueba seguir leyendo: 

EL ALMA ESCOGE A LOS PADRES Y A LA FAMILIA.

brianweiss

Dr. BRIAN WEISS. Ciencia y Espiritualidad en Psiquiatría.

No Comments 1190 Views0

Esta entrevista a Brian Weiss, psiquiatra y conocido autor de best sellers de éxito mundial como “Muchas Vidas Muchos Maestros”, fue realizada en septiembre de 2005, por  Elena Carrera directora de TNI (tunuevainformación.com). Una parte muy reducida fue publicada en una revista internacional femenina pero la entrevista completa que la autora decide transcribir,  es inédita.  Lo hace también como homenaje al autor porque conviene recordar a la gente que ha ido abriendo caminos para la extraordinaria libertad y comprensión de la que gozamos ahora en cuanto al mundo de la sanación, la espiritualidad y la ciencia así como la libre difusión de toda esta información. No siempre fue así. Ha sido pionero en captar la evidencia de la inmortalidad del alma humana.

En el momento en que se hizo esta entrevista tenía 61 años, en la actualidad tiene 75. Espero que disfrutéis de las respuestas del Dr. Weiss.

Doctor Brian Weiss: “Los españoles son muy espirituales”

Hace ya más de treinta años éste psiquiatra americano, licenciado en Yale y Columbia, que ejerció como profesor en la Universidad de Miami, director honorario del departamento de Psiquiatría de la clínica Mount Sinaí de Miami, tuvo que rendirse a la evidencia de una paciente, que en el transcurso de una sesión de hipnosis, traspasó las fronteras de su infancia y existencia actual para describir, con pelos y señales, lo que ella definió como una vida anterior. Weiss tardó cuatro años en difundir este hecho, se jugaba su brillante carrera académica pero fue valiente y lo hizo. Es el propio Weiss quien nos lo cuenta:

“Antes de tratar con una paciente, Catherine, que es lo que relato en el libro Muchas vidas, Muchos Maestros, no creía en todo esto y lo que hacía era, observarla científicamente. Sigo acercándome a cada paciente con el método científico, acumulando datos con la intención de curar y tratar. La ciencia también es observar con la mente abierta para obtener una visión imparcial, eso se olvida a menudo-dice el doctor Weiss- durante una visita a España donde impartió unos seminarios, viajes que realiza por todo el mundo habitualmente.

¿Ha tenido mucha oposición del mundo científico al difundir esta información sobre la reencarnación?

Ya lo creo, sobre todo al principio, pero sé que eso ayuda a la gente y es lo que me impulsa a seguir escribiendo, viajando, ayudando a la gente a comprender la vida y la muerte. Ahora hay como una carrera entre tecnología y espiritualidad, si no tenemos la espiritualidad necesaria, la tecnología se puede utilizar para hacer mucho daño a las personas en vez de para ayudar y eso es parte de la revolución, hay que volver a darle importancia al corazón para que se equilibre con la cabeza.

En España tiene muchos lectores ¿A qué cree que se debe?

Vine aquí hace tres años,  hice varios talleres y tuvieron mucho éxito, la gente quería que volviese. Había venido antes a promocionar mis libros que despertaron mucho interés porque los españoles son muy espirituales, supongo que las religiones, como el catolicismo, han hecho una labor de siglos y la gente tiene la mente abierta, es una característica muy importante.

Lo que usted ha descubierto cambia la concepción convencional de la psiquiatría, incluso de la vida ¿Cree que en otras épocas de la historia había un conocimiento más elevado de la existencia humana?

En algunas épocas y en alguna gente sí, pero no siempre. Antes, cuando las cosas eran más sencillas, la vida era más simple, se vivía más en contacto con la naturaleza, al no estar condicionados por la tecnología y otros aspectos de la vida moderna, pero también hay otros factores. Es un proceso individual, he trabajado a lo largo de los últimos veinticinco años (ahora serían 36 años) con más de 4000 personas con la terapia de regresión y la intención de curarlos y mejorar como personas. He trabajado con muchos políticos, actores, líderes, con gente que por su posición puede influir y contarlo a otros. Los libros se traducen a 35 lenguas, llegan a mucha gente en todo el mundo.

Yo me refiero a que sus descubrimientos, que son de hace tiempo, ¿Pueden conectar con la mayoría de la sociedad actual?

“Me gustaría que tuvieran mucho más impacto, pero mucha gente no está preparada, tienen miedo, les parece que es algo demasiado diferente cuando en realidad es un mensaje de paz, de no violencia, de amor, de compasión. Creo que el concepto de reencarnación, de vivir muchas vidas, no es fácil de asimilar porque les han enseñado desde pequeños que no es así, y es muy difícil desaprender lo aprendido y aceptar algo diferente. Hay que tener la mente abierta para cambiar en función de nuevos datos, de la información que llega. Recordemos la cantidad de tiempo que se tardó en comprender que la tierra no era plana, en época de Galileo, los perseguían, los excomulgaban, por eso es muy difícil introducir cambios de este tipo.

Esta oposición hacia usted se generó en muchos y diferentes ámbitos, el primero en levantar la voz de alarma, su propio entorno, el científico.

Al principio, tuve mucha oposición, pero yo sé que ayudo a la gente y es lo que me impulsa a seguir escribiendo, viajando, hacer comprender la vida y la muerte. Ahora hay una carrera entre tecnología y espiritualidad, si no tenemos la espiritualidad necesaria, la tecnología se puede utilizar para hacer mucho daño y eso es parte de la revolución; volver a darle importancia al corazón para que se equilibre con la cabeza. Por eso hago seminarios, la gente viene a experimentarlo. El 80% son mujeres, en general, tienen la mente más abierta, aceptan más el conocimiento por la intuición y son más valientes. Los hombres se van animando poco a poco.

¿Cuántos de sus pacientes sanan sus traumas emocionales y mentales?

Muchos pacientes están un 90% mejor y eso ya es un éxito, el 70% de mis pacientes tiene recuerdos de vidas pasadas y a muchos se les han curado síntomas y fobias causados por traumas ocurridos en ellas. Hay diferentes niveles de curación, a veces vienen por una fobia o ansiedad, y en la regresión, recuerdan una persona, que aparece ahora en su vida, también estaba en el pasado. Ese conocimiento ayuda a mejorar la relación aunque no sea ese el motivo por el que vienen a mi consulta. El simple hecho de saber que hemos estado aquí y que volvemos a estar aquí, ayuda. Somos inmortales y nuestros seres queridos también, mis pacientes pierden el miedo a la muerte. El área en el que más efectiva es mi terapia son fobias y miedos

¿Cómo están relacionados en el ser humano el plano físico, el mental y el emocional?

Están todos relacionados, sabemos que la conexión entre mente y cuerpo es muy fuerte, cuando enseño a la gente a adentrarse en fases de relajación, profundas, es bueno para su cuerpo. Tengo un libro “Eliminar el estrés” que no trata de regresión ni memorias de vidas pasadas, enseña a relajarse.

En Espejos del Tiempo, otra de sus obras, anima a hacer una regresión a cualquier lector que lo desee y asegura que no conlleva peligro alguno

“Exacto. Con ese libro, además, se mejora el sistema inmunitario porque relajarse produce un efecto benéfico”

¿Se pueden eliminar los síntomas de ansiedad con su terapia?

No siempre, pero muchas veces al recordar se encuentra la conexión con el pasado y produce un efecto benéfico. Por ejemplo, una persona que tenga miedo a las alturas y consiga recordar que en el siglo IX lo tiraron desde la muralla de un castillo, al descubrir el origen de su miedo, desaparece. El sobrepeso, lo he analizado mucho, sobre todo en las mujeres. Hay dos motivos; por un lado, quizás en alguna vida pasada murieron de hambre y no quieren que eso ocurra más. El otro motivo: violación o abusos sexuales, engordan para no resultar atractivas, es una protección. Cuando descubren el origen, la propia protección, el peso se va más fácilmente, es mejor que una dieta. A veces la gente experimenta emociones que están relacionadas con acontecimientos de su vida pasada, por ejemplo, cuando conoces a alguien y hay una conexión instantánea, espontánea, eso puede deberse a que es un alma gemela con la que has estado en vidas pasadas.

Defíname alma gemela ¿Tiene que ver con la pareja, con el amor?

Puede tratarse, de madre e hijo. No tiene por qué ser amoroso aunque puede serlo. Tu abuela puede volver como tu hijo, pareja etc.

Las últimas investigaciones de Weiss han traspasado otra frontera del tiempo ¿Qué nos depara el futuro? ¿Se puede prever el futuro?

El futuro depende de como se viva el presente, hay varias opciones. De ello hablo en mi libro “Muchos Cuerpos, una misma Alma” y explico lo que yo llamo “proyecciones” a vidas futuras.

Usted ha dicho que “El amor y la compasión curan” ¿Querría explicar esta afirmación?

Sí, es así, porque el amor disuelve, elimina el miedo, y cuando amas no tienes miedo y te sientes más feliz. Es un dato comprobado que los enamorados no se ponen enfermos tan a menudo porque su sistema inmune es más fuerte. Al amarte a ti mismo y a los demás, se cura el corazón. La “empatía”, principio que significa que todos estamos conectados, es uno de los aprendizajes que ha motivado nuestra presencia en la tierra. Es la capacidad de ponerte en la situación de otro, entonces no puedes odiarlos ni siquiera estar enfadado con ellos, es una manifestación muy importante del amor. La tierra es un lugar muy difícil, la escuela donde aprender, tenemos un cuerpo físico, sufrimos dolor, enfermedades, vivimos separaciones, la muerte, y eso es muy duro, pero con amor y entendimiento del alma se pueden aprender las amargas lecciones, por eso es importante amar y no odiar. Hay más empatía en las mujeres que en los hombres, sois más intuitivas, cualidad muy ligada a la empatía. No se da por finalizado el aprendizaje de uno hasta que no termina el de todos.

¿Ha logrado comprender el doloroso hecho de perder a su hijo?

No completamente, pero ha habido muchas personas, empezando por Catherine, cuya experiencia cuento en el libro, que me han ayudado. Es más, quizás no habría escrito libros si mi hijo, el bebé que perdí en el año 1971, no hubiera muerto.

¿En qué cree, Doctor Weiss?

Creo que hay una energía que nos conecta a todos y es el amor y la compasión. Cuando la gente comprenda esto, el mundo será otra vez el paraíso. Comprender que nuestro verdadero ser es el alma, no el cuerpo cambia los valores de la persona. No necesitas poder, ni otras cosas que no puedes llevar al otro lado.

Usted transmite una gran paz, permítame preguntarle ¿Su vida está en paz?

La mayor parte del tiempo-ríe Weiss- vivo en este mundo, pero la práctica de la meditación me ayuda mucho.

Fuente:  Entrevista Exclusiva al Dr. Brian Weiss realizada por Elena Carrera Directora de tunuevainformación.com ~

Si resonó en vos… puede interesarte también:

LAS 7 EDADES DEL ALMA. ¿Qué edad tiene la tuya?

brianweiss 003  brianweiss 004
nacimiento-cristo-belen

LA NAVIDAD. Marianne Williamson ~

No Comments 793 Views2

«El símbolo de la Navidad es una estrella: una luz en la oscuridad.»

La Navidad es un símbolo de cambio. Significa el nacimiento de un ser nuevo, cuya madre es nuestra condición humana y cuyo padre es Dios. María simboliza lo femenino que todos llevamos dentro, impregnado por el espíritu. Su función es decir sí, quiero, recibo, no abortaré este proceso, acepto con humildad mi función sagrada. El niño nacido de esta concepción mística es el Cristo en todos nosotros.

Los ángeles despertaron a María en mitad de la noche y le dijeron que la esperaban en el terrado. «En mitad de la noche» simboliza nuestra oscuridad, nuestra confusión, nuestra desesperación. «Ven al terrado» quiere decir: apaga el televisor, deja de emborracharte, lee mejores libros, medita y reza. Los ángeles son los pensamientos de Dios. Sólo podemos oírlos en una atmósfera mental de pureza.

Muchos de nosotros ya hemos oído que los ángeles nos llaman al terrado. De otra manera, no leeríamos libros como éste. Lo que sucede en estos momentos es que se nos da la oportunidad, el reto, de aceptar el espíritu de Dios, de acoger Su simiente en nuestro cuerpo místico. Nosotros seremos Su seguridad y Su protección. Y si consentimos en ello, permitiremos que nuestro corazón sea la matriz para el Cristo niño, un puerto donde pueda crecer en plenitud y prepararse para su nacimiento en la tierra. Dios nos ha elegido para que Su hijo nazca por intermedio de cada uno de nosotros.

«No hay sitio», dijo el posadero a José. La «posada» es nuestro intelecto, donde hay poco o ningún lugar para las cosas del espíritu. Pero eso no importa, porque Dios no lo necesita. Lo único que precisa es un poco de espacio en el establo, un poco de buena disposición por nuestra parte para que Cristo nazca sobre la tierra. Ahí, «rodeado de animales», en unidad con nuestra natural condición humana, damos nacimiento al único que rige el universo.

Los pastores en el campo ven antes que nadie la «estrella de la Navidad». Son los que atienden los rebaños, los que cuidan, protegen y sanan a los hijos de la tierra. Es lógico que sean los primeros en ver el signo de la esperanza, porque son ellos quienes la ofrecen. Han convertido su vida en un terreno fértil para los milagros. Ven la estrella y la siguen. Y se encuentran con la escena de Jesús en los brazos del hombre.

Y los reyes del mundo acuden a rendirle homenaje. Eso se debe a que el poder del mundo no es nada ante «el poder de la inocencia. El león duerme junto al cordero»; nuestra fuerza está en armonía con nuestra inocencia. Nuestra dulzura y nuestro poder no están reñidos. «Largo tiempo languideció el mundo en el error y el pecado, hasta que Él llegó y el alma sintió su valor», dice una canción navideña inglesa. Con el nacimiento de Cristo, no una vez por año sino en todo momento, nos permitimos llevar el manto del divino Hijo, ser más de lo que éramos hasta ese momento. Expandimos nuestra conciencia de nosotros mismos y nuestra identidad. «El hijo del hombre reconoce quién es, y al reconocerlo se convierte en el Hijo de Dios.»

Y así el mundo queda redimido, recuperado, sanado e integrado. El sueño de la muerte ha terminado cuando recibimos la visión de la verdadera vida. Jesús en nuestro corazón no es más que la verdad grabada en él, «el alfa y el omega», el lugar donde empezamos y a donde regresaremos. Aunque tome otro nombre, aunque adquiera otro rostro, Él es en esencia la verdad de lo que somos. Nuestras vidas unidas forman el cuerpo místico de Cristo. Reclamar nuestro lugar en este cuerpo es regresar al hogar. Una vez más encontramos la relación apropiada con Dios, con el prójimo y con nosotros mismos.

Fuente: Volver al Amor. Marianne Williamson ~

louise-red-1

TU FUTURO ES SIEMPRE BRILLANTE. Louise Hay ~

1 Comment 2015 Views0

Me regocijo en cada año que pasa de mi vida

Voy a cumplir 90 este sábado. Elijo ver mi vida moviéndose en diferentes direcciones, todas ellas igualmente buenas. Algunas cosas son aún mejores ahora que de la manera que eran en mi juventud. Mis años más jóvenes estaban llenos de miedo; hoy están llenos de confianza.

Mi propia vida realmente no comenzó a tener sentido hasta que estuve en la mitad de mis 40. A la edad de 50, comencé mi carrera de escritora de a pequeños pasos. El primer año gané 42 dólares.

A los 55, me aventuré en el mundo de las computadoras. Me asustaban mucho, pero tomé clases y superé el miedo. ¡Hoy tengo tres computadoras y viajo con mi iPad y mi iPhone a todos lados!

A los 60, tuve mi primer jardín. En ese mismo tiempo, me inscribí en una clase de arte para niños y comencé a pintar. A los 70 y 80, fui más creativa y mi vida continúa haciéndose más rica y completa.

Aún escribo, doy conferencias, enseño a través de mis acciones. Estoy constantemente leyendo y estudiando. 

Poseo una editora muy exitosa y tengo dos sin fines de lucro.

Soy una jardinera orgánica dedicada. Cultivo la mayoría de mi propia comida.

Me encanta la gente y las fiestas. Tengo muchos amigos cariñosos. Viajo extensamente. También continúo pintando y tomando clases.

Mi vida se ha convertido realmente en un cofre del tesoro de experiencias.

Deseo ayudarte a crear una idea consciente de tus últimos años, para ayudarte a darte cuenta que estos pueden ser los años más gratificantes de tu vida.

Sabe que tu futuro es siempre brillante, no importa cuál es tu edad. Ve a tus últimos años convirtiéndose en tus años de tesoro.

En vez de simplemente envejecer y darte por vencido  y morir, aprende a hacer una contribución gigante a la vida. Tenemos el tiempo, tenemos el conocimiento y tenemos la sabiduría para salir al mundo con amor y poder.

Da un paso adelante, usa tu voz, sal al mundo, y ¡VIVE!

Con Amor,

Louise~

Te invitamos a escuchar este maravilloso texto !

27868071_1297419937026192_6514437865157245339_n (1)

EL BOTE VACÍO. Una metáfora muy inspiradora.

No Comments 1575 Views1

Un monje decidió meditar solo, lejos de su monasterio. Tomó su bote hasta el centro del lago, lo amarró allí, cerró los ojos y empezó a meditar. Después de unas horas de silencio, sintió el repentino golpe de otro barco chocando con el suyo.
Con los ojos aún cerrados, sintió que su ira aumentaba. Estaba listo para gritarle al barquero que tan descuidadamente había perturbado su meditación. Pero, cuando abrió los ojos, se sorprendió al descubrir que se trataba de un barco vacío que había golpeado al suyo. Probablemente se había desatado y flotaba hacia el centro del lago.
En ese momento, el monje tuvo una gran revelación. Comprendió que el enojo estaba dentro de él; sólo necesitaba el golpe de un objeto externo para sacarlo fuera de él. A partir de entonces, cada vez que encontraba a alguien que lo irritaba, se recordaba a sí mismo, que la otra persona no era más que un barco vacío: la ira estaba dentro de él.