Tag Archives: Inteligencia Interior

Namaste (2)

KAMA MUTA. ¿Qué es? ¿La has experimentado?

No Comments 60 Views0

Conmoverse hasta tal punto en que no podemos evitar que los ojos se humedezcan. Sentir como la piel se pone de gallina al notar un agradable escalofrío al sentirnos orgullosos y amados. Notar calidez en el pecho cuando asistimos junto con otras personas a un evento social…

Todas estas situaciones que difícilmente se pueden describir con palabras en nuestro idioma tienen su expresión en sánscrito: kama muta. Esta emoción es universal, trasciende culturas y se manifiesta por igual en todos lados, siendo la manifestación fisiológica de estar conmovidos.

A continuación trataremos de comprender el significado de tan curiosa expresión, en qué situaciones se podría decir que sentimos kama muta y cuáles son sus características.

¿Qué es el kama muta?

Definir qué es el kama muta no es tarea fácil puesto que no existe ninguna palabra en ningún otro idioma que traduzca con precisión lo que significa expresión en sánscrito. En su idioma original viene a significar algo así como “sentirse conmovido” o “estar conmovido por el amor”, aunque esta definición es más bien escueta dado que esta idea de “amor” conecta con algo mucho más profundo, positivo y agradable en el ser humano.

El kama muta es una emoción vital, internacional, que trasciende culturas, géneros y formas de pensar. Quienes han empezado a estudiarla aseguran que es la emoción universal más intensa, un sentimiento que define ese instante en el que nos sentimos llenos de afecto, sorpresa o admiración hacia algo o alguien. Puede aparecer en múltiples contextos y puede conmovernos, llegarnos al corazón, sentir orgullo grupal, sentir estar conectado con los demás, sentir patriotismo, nostalgia…

Podríamos describir el kama muta como ese instante en el que algo nos hace sentirnos bien por dentro, nos hace emanar un calor en lo profundo de nuestro pecho. Se siente como si nos abrazaran emocionalmente. Es una sensación breve pero muy intensa, tanto que se queda marcada en nuestra memoria. Aunque esté relacionado con el amor no significa “enamoramiento”, de hecho, trasciende a las relaciones afectivas pero sí que es de origen social.

Esta emoción no surge en la soledad sino que se da cuando hay algún evento en el que se implican varias personas, ya sean solo dos o un grupo, e incluso se puede dar en compañía de animales. Estos individuos, de pronto, nos y se inspiran, nos conmueven hasta tal punto en que notamos como una especie de escalofrío agradable, la piel se nos pone de gallina y sentimos como nuestros ojos empiezan a humedecerse al escapársenos una lagrimilla.

Características de esta emoción

Aunque hace relativamente poco que se ha empezado a abordar científicamente esta emoción, los estudios han coincidido de que se trata de una emoción universal puesto que tiene la misma manifestación fisiológica en todo el mundo, independientemente de en qué cultura nos hayamos criado. Las sensaciones físicas que podemos sentir cuando se da el kama muta son:

  • Euforia
  • Calor en el pecho
  • Lágrimas o humedad en los ojos
  • Escalofríos o piloerección (piel de gallina)
  • Sensación agradable de ahogo, nudo en la garganta
  • Mariposas en el estómago
  • Sensación de estar “flotando”

Es una emoción que aparece en contextos sociales y suele estar relacionada con momentos positivos y agradables. Su aparición contribuye a que conectemos con otras personas y parece ser clave en el desarrollo del sentido de pertenencia en los grupos y, también, en fenómenos sociales como lo es una manifestación o protesta pacífica. Nos anima a empezar cosas nuevas al sentir esta mezcla excitante entre admiración, esperanza, cariño y alegría.

Expertos como Alan Fiske, profesor de antropología de la Universidad de California en Los Ángeles, considera que el kama muta es una emoción que podría motivar a las personas a universe entre ellas, a ayudar a aquellos que se ven desfavorecidos y unirse en proyectos sociales trascendentales. Es una emoción que nos mueve a algo más que el amor, más bien a la compasión, al concepto de humanidad con todas sus letras.

Entre las características que definen al kama muta podemos destacar que es una emoción prosocial, que se da por la repentina intensificación del intercambio social, sobre todo por la aparición de unos súbitos amor y bondad. Esta aparición es breve, a lo sumo de dos minutos, aunque puede repetirse a lo largo del mismo evento “amoroso” y se experimenta siempre de forma positiva, aunque también puede surgir en situaciones negativas, sospechando que podría estar detrás de la pertenencia grupal en situaciones nocivas como lo es una secta.

¿En qué contextos se da?

Como hemos visto, el kama muta está muy relacionado con el amor, aunque no es exactamente lo mismo. Mientras que el amor es un sentimiento duradero y más o menos constante el kama muta es una emoción momentánea, que apenas dura un instante, pero se da cuando se experimenta amor. Da igual que el amor que lo crea sea romántico, religioso o platónico y puede ser hacia una persona, una familia, un grupo de personas o incluso con la humanidad en su máxima extensión. Teniendo en cuenta esto podemos entender que hay infinidad de situaciones en las que puede darse esta emoción.

Veamos un listado de situaciones en las que puede aparecer, siendo tanto situaciones relacionadas con el surgimiento de un nuevo amor como la manifestación de uno que ya tiene su historia:

  • Besar por primera vez a alguien.
  • Adoptar a una mascota.
  • Ir a una misa en la iglesia.
  • Cantar en un coro.
  • Tener un hijo.
  • Recibir el dibujo que nos ha hecho nuestro hijo de nosotros.
  • Acudir a la graduación de nuestro hijo.
  • Casarse.
  • Reunirse con la familia en Navidad.
  • Asistir a una obra de teatro cautivadora.

La emoción de la conexión humana

Debido a su reciente abordaje científico todavía no se conoce en toda su extensión el kama muta, aunque cabe destacar el trabajo del organismo de referencia en su estudio: el kama muta lab. Esta organización se encarga de recopilar las investigaciones a nivel mundial que abordan esta emoción que, pese a ser inherentemente humana, ha pasado desapercibida para los psicólogos occidentales durante tanto tiempo.

Al igual que sucede con el resto de las emociones, el kama muta nos ayuda a adaptarnos socialmente. De la misma manera que la alegría, la tristeza o el enfado nos motivan a comportarnos de una determinada forma, la cual se supone contribuirá a que podamos superar la situación en la que nos encontremos adecuadamente, el kama muta nos provoca una reacción la cual es la de ayudarnos a conectarnos con los demás seres humanos y, también puede pasar, con mascotas o la idea de Madre Tierra.

Lo que nos conmueve, sea nuestra pareja, hijo, vecino, perro o, incluso, una persona que hasta hacía poco era nuestra enemiga, nos provoca una importante huella emocional. Esta huella no es metafórica, realmente se da un cambio en nuestra forma de percibir a aquello de lo que sentimos compasión y cariño, creándose un vínculo o fortaleciendo aquel que ya existía, algo fundamental en contextos tan crudos como lo es una ruptura matrimonial, una guerra o ser víctima de algún delito. No hay perdón si no hay compasión, y el kama muta podría ayudar en el proceso.

Así pues el kama muta podría ser la clave del bienestar psicológico en situaciones difíciles, situaciones aparentemente irresolubles en las que los implicados están tan enemistados que pareciera que nunca habrá un final feliz. Pero, por fortuna, el ser humano sigue siendo un ser maravilloso y el descubrimiento del kama muta así lo demuestra. Una conexión tan intensa y agradable que, por muy breve que sea, arregla lo que pareciera que estaba condenado a estar roto.

Fuente: Psicología y mente ~

caballo

NO SUELTES EL CABALLO.

No Comments 17 Views0

Un caballo estaba amarrado y se jaloneaba para soltarse,, y vino un demonio y lo soltó.
El caballo se metió a la finca de unos campesinos y comenzó a comerse la siembra… el dueño de la finca tomo su rifle y mató al caballo.
Entonces el dueño del caballo tomó su rifle, y mató a dueño de la finca.
La mujer del dueño de la finca, mató al dueño del caballo.
Entonces el hijo del dueño del caballo, mató a la MUJER.
Los vecinos enardecidos, mataron al muchacho y quemaron su casa.
Entonces le preguntaron al demonio:
¿Por qué hiciste a todos eso?…
el demonio respondió.. yo solo solté al caballo.

MORALEJA…
El diablo hace cosas simples, porque sabe que la maldad esta en nuestros corazones y solitos hacemos el resto.
Por eso es bueno pensar antes de actuar.
No sea que una cosa sin importancia cause mucho daño.
Recuerden la lengua tiene poder, para dar VIDA y para dar muerte. Para BENDECIR y para maldecir.

perdon

EL PERDÓN ME LIBERA. Ejercicio ~

No Comments 70 Views0

Una de las lecciones espirituales más importantes para aprender es que todos estamos haciéndolo lo mejor posible en cualquier momento dado. Depende de la comprensión y el conocimiento que tengamos en ese momento. El incidente al que te estás aferrando ya forma parte del pasado. Déjalo atrás. Permítete ser libre.

1. Siéntate frente a un espejo y cierra los ojos. Respira profundamente varias veces. Siéntete enraizado en la silla.

2. Piensa en las numerosas personas que te han hecho daño en tu vida. Abre ahora los ojos y empieza a hablarle a una de ellas… en voz alta. Dile algo como: «Me hiciste mucho daño. Pero he decidido dejar de aferrarme al pasado. Estoy dispuesto a perdonarte». Si aún no puedes hacerlo, afirma simplemente: Estoy dispuesto. Tu deseo de perdonarle es lo único que necesitas para que más adelante seas capaz de perdonarle.

3. Respira hondo y luego dile: «Te perdono. Te libero». Vuelve a respirar hondo y di: «Eres libre. Soy libre».

4. Observa cómo te sientes. ¿Notas una cierta resistencia o te sientes relajado? Si notas una cierta resistencia, respira hondo y afirma simplemente: Estoy dispuesto a abandonar cualquier resistencia que sienta.

5. Recuerda que el perdón no es un acontecimiento, sino un proceso. Tal vez tengas que seguir trabajando en la misma persona un poco más, profundizando cada vez más en perdonarla.

Me encanta la sensación de libertad que siento cuando me quito la pesada capa de críticas, miedo, culpa, resentimiento y humillación. Entonces puedo perdonarme a mí y perdonar a los demás. Esto nos deja libres a todos. Estoy dispuesto a desprenderme de mis «problemas» sobre viejas cuestiones. Me niego a seguir viviendo en el pasado. Me perdono por haber estado llevando esa carga durante tanto tiempo. Me perdono por no haber sabido amarme a mí ni amar a los demás.
Cada persona es responsable de sus actos, y la vida nos devuelve aquello que damos.
De modo que no necesito castigar a nadie. Todos estamos sometidos a las leyes de nuestra propia conciencia. Me dedico a despejar las partes de mi mente que se niegan a perdonar y dejo entrar al amor. Así, estoy sano y completo.

Fuente: Confía en la vida. Louise Hay ~

1351777923_649548_1351778062_noticia_normal

ESTRELLAS DE MAR. Cuento inspirador. ~

No Comments 38 Views0

En ciertos lugares del mundo, existen playas que después que baja la marea, quedan cubiertas por millones de estrellitas de mar, totalmente indefensas, ya q todavía no han desarrollado su caparazón. Su delicada piel no soporta el calor del sol y terminan muriendo.
Un día, caminando por la playa, reparé en un niño que se agachaba a cada momento, recogía algo de la arena y lo lanzaba al mar. Hacía lo mismo una y otra vez…
Tan pronto como me aproximé, me di cuenta de que el niño recogía a las frágiles estrellitas de mar y una a una las arrojaba de nuevo al mar.
Intrigado, le pregunté porqué estaba haciendo eso y me respondió:
– Estoy devolviendo estas estrellas de mar al agua. Como puede ver, la marea es baja y si no las arrojo rápido, morirán aquí deshidratadas.
-Entiendo, le dije, pero debe haber millones de estrellitas de mar sobre la playa y nunca podrías devolverlas a todas. ¡Son demasiadas! Quizás no te hayas dado cuenta de que esto mismo sucede probablemente en cientos de playas a lo largo de la costa, ¿acaso no estás haciendo algo que no tiene sentido?
El niño sonrió, se inclinó, tomó una estrellita de mar y mientras la lanzaba de vuelta al mar me respondió:
– Para ésta sí tuvo sentido… para ésta y ésta también.
Sonreí, me incliné, tomé una estrella de mar, mientras decía «y para ésta… y ésta…»
Otras personas que estaban observando y escuchando lo que sucedía, tomaron la misma actitud. En un momento éramos cientos. Se podía escuchar desde lejos un coro que decía: «Y para ésta… y ésta…»
Cada acto de amor que hagamos a nuestros seres queridos, amigos, compañeros de trabajo, conocidos o no, es una estrellita que devuelves al mar…
Sé que en este mundo complicado y materialista, un solo gesto de ternura y solidaridad tal vez no alcance. Pero si nos sumamos, como en la playa, lograremos que millones de almas en este mundo puedan tener una esperanza de vida y vivir en paz en las quietas y plácidas aguas de Dios.
Sumemos intenciones, voluntades, deseos pero sobretodo acciones y hechos, solo así un mundo mejor será posible las Bendiciones y el Agradecimiento siempre andan de la mano multiplicando sus efectos sin importarles que tanto o que tan poco sea su alcance, pues una bendición siempre atrae a otra y el dar gracias sinceras por ellas mulitlipca infinitamente.
Lo copio de la web por si alguien lee esto, y quizás podamos cambiar un poquito el mundo  🌎
256dba4f241a22d4d0be9d5ccdd159e9

EL TAMAÑO DE TU DRAMA, ES PROPORCIONAL AL TAMAÑO DE TU EGO. Louise Hay y Wayne Dyer ~

No Comments 208 Views0

Aprendo lentamente que no tengo que reaccionar a cualquier cosa que me moleste.

Aprendo lentamente que la energía necesaria para reaccionar a cada cosa «mala» que me sucede, me agota y me impide ver las otras cosas buenas de la vida.

Aprendo lentamente que no voy a ser el consuelo de todos y que no voy a poder llevar a todos a tratarme como quiero que me traten y no es para tanto.

Aprendo lentamente que tratar de ′′ganar′′ a cualquiera es solo una pérdida de tiempo, energía y que solo me llena de vacío.

Aprendo lentamente que no reaccionar no significa que esté de acuerdo con las cosas, simplemente significa que elijo elevarme por encima.

Elijo aprender la lección, me sirvió y aprendo de ella. Elijo ser la persona más grande.
Elijo mi tranquilidad mental porque eso es lo que realmente necesito.
No necesito más drama.
No necesito que la gente me haga sentir que no soy lo suficientemente buena.
No necesito peleas, argumentos y conexiones falsas.

Aprendo lentamente que a veces, no decir nada, lo dice todo.
Aprendo lentamente que reaccionar ante cosas que me molestan, le dan poder a alguien sobre mi y sobre mis emociones.

No puedo controlar lo que hacen los demás, pero puedo elegir cómo reaccionar, cómo lo manejo, cómo lo percibo y cuánto de ello me lo tomo personal.

Aprendo lentamente que la mayor parte del tiempo, estas situaciones no dicen nada sobre mí y mucho sobre la otra persona.

Aprendo que todas estas decepciones están ahí para enseñarme a amarme y me servirá de escudo.

Aprendo que aunque reaccione, no cambiará nada, no hará que la gente me quiera y me respete de repente, no cambiarán mágicamente sus mentes.

A veces es mejor dejar ir las cosas, dejar ir a la gente, no luchar por el cierre, no pedir explicaciones, no perseguir las respuestas y no esperar que la gente entienda desde donde tú lo ves.

Aprendo lentamente que la vida se vive mejor cuando no la centras en lo que pasa a tu alrededor y la centras más bien en lo que sucede dentro de ti.

Trabaja en ti mismo, en tu paz interior y te darás cuenta que no reaccionar a cada pequeña cosa que te molesta es el primer ingrediente para vivir una vida feliz y saludable.

Louise Hay y Wayne Dyer ~

ad256fb998a92ee37f0f1741f948fb04

COMO SABER SI VERDADERAMENTE SON TUS ÁNGELES O ES TU IMAGINACIÓN.

No Comments 67 Views0

Una chiquilla tiene la mirada perdida en el espacio y la dirige hacia la altura de su hombro izquierdo. Da la sensación de que está conversando sola.
–  ¿Con quién hablas, cariño? — su madre le pregunta.
– Con mi ángel — contesta la niña con toda naturalidad.
La madre de la niña me comentó más tarde, “Me extraña, porque no somos una familia religiosa y nunca he hablado acerca de los ángeles en su presencia. Que yo sepa, nadie le ha hablado sobre este tema”.
He oído historias parecidas de padres de todo el mundo. Los niños son indudablemente más receptivos y pueden ver y oír a sus ángeles mejor que un adulto. ¿Y cuál es la razón? En mis investigaciones he descubierto que la razón principal es que a los niños no les importa si el ángel o sus mensajes constituyen una realidad o una fantasía; simplemente les divierte la experiencia sin cuestionarse su validez. Quizás ésta sea la razón por la cual en un estudio realizado por el Doctor William MacDonald de la Universidad del Estado de Ohio, se demostró que los niños tienen más experiencias físicas verificables que cualquier otro grupo de edad.
Nosotros, los adultos, nos ponemos tan nerviosos pensando en si estamos realmente imaginando la presencia angelical que a menudo descartamos el consejo Divino legítimo. Si pudiéramos parecernos a los niños y evitáramos la incredulidad durante unos momentos, disfrutaríamos más intensamente de las ricas experiencias de Dios y del reino angelical.
De todos modos, nuestro hemisferio izquierdo a menudo decide y exige pruebas y evidencias; y quizás hayan sido las experiencias dolorosas las que nos han hecho ser cautos. Queremos garantías de que nuestras vidas mejorarán antes de decidir abandonar nuestros trabajos y hacernos autónomos, o dejar la ciudad donde hemos crecido.
Afortunadamente, algunas características distintivas nos ayudan a diferenciar entre las experiencias angelicales verdaderas de nuestras ilusiones (o de la energía que se basa en el miedo). Lo hacemos gracias a nuestros cuatro sentidos divinos; la vista, el oído, los pensamientos y las sensaciones. Todos recibimos mensajes angelicales a través de estos sentidos; de todos modos, únicamente tenemos un sentido primario más desarrollado. Por ejemplo, yo misma soy una persona altamente visual, así que mis experiencias angelicales me llegan a modo de visiones. Otros
probablemente sean más sensibles a las sensaciones que provocan las intuiciones o tengan su sentido de la audición más desarrollado.
Sentir los mensajes Divinos
La mayoría de las personas experimentan una “sensación” emocional o física cuando tienen una experiencia angelical. Si no estás segura de que se trate realmente de una visita o de un mensaje angelical, analiza estas
señales:
Una verdadera experiencia angelical que implica sentimientos .
Un encuentro de estas características:
* suele ser cariñoso y afectuoso, como si de un abrazo amoroso se tratara;
* suele hacerte sentir segura, aunque te esté alertando de un peligro;
* a menudo va acompañado de fragancias de flores inmateriales o del olor inconfundible de tu ser querido fallecido;
* puede provocar que la temperatura o que la presión del aire varíe;
* puede hacerte sentir como si alguien te tocara la cabeza, el pelo o el hombro;
* puede darte la sensación de que una persona cercana a ti está a tu lado;
* se produce de forma natural, como si la experiencia apareciera con total libertad.

Imaginación u orientación falsa que implica sentimientos .
Una experiencia de este tipo:
* suele ser fría y dolorosa;
* puede hacerte sentir miedo o pánico;
* provoca que la habitación de repente se hiele;
* da la sensación de que estás totalmente sola;
* provoca la necesidad de regresar muy pronto;
* es como si fuese forzada.

Recibir los mensajes Divinos como pensamientos
Tus experiencias con los ángeles pueden ser en forma de ideas, revelaciones o pensamientos, más que sensaciones.
Un encuentro de estas características:
* supone conceptos coherentes y repetitivos;
* se basa en un tema central que trata de cómo puedes ayudar a solucionar un problema o ayudar a terceras personas;
* es positivo y fortalece;
* te da instrucciones específicas sobre el primer paso que debes dar y también te da instrucciones sobre los siguientes;
* surge de la nada o en respuesta a tus oraciones;
* es coherente con tus intereses, pasiones o talentos naturales;
* te da a conocer que un ser querido fallecido en concreto está cerca de ti, aunque no lo puedas ver.

Imaginación u orientación falsa que implica pensamientos
* es aleatoria y siempre cambiante;
* es decepcionante y ofensiva;
* te hace pensar en el peor de los supuestos;
* consiste en pensamientos deprimentes y aterradores;
* hace que las ideas aparezcan con demasiada lentitud como respuesta a tus preocupaciones;
* es un modelo de cómo hacerte rico con rapidez;
* su motivación principal es el deseo de escapar de una situación actual, en lugar de ayudar a los demás.

Escuchar los mensajes Divinos
Una broma común entre los estudiantes de psicología es decir que si uno oye voces es señal de locura. Por otra parte, muchos de los santos, sabios y grandes inventores han recibido orientación en su camino. Miles de personas me han dicho que han recibido avisos que les han salvado, a ellos o a sus seres queridos, de
peligros y que no tienen una explicación normal.
La diferencia entre oír una auténtica voz Divina, prestar atención a la imaginación o tener alucinaciones, es clara y definida.

Tu experiencia angelical posiblemente implique lo que ves, tanto si estás despierta o dormida o en estado de meditación. Hay muchas formas de distinguir las visiones verdaderas de las falsas.

Una experiencia angelical verdadera que implica el sentido de la vista
Las visitas que se producen durante el sueño parecen casi surrealistas, con colores vivos y muchas emociones.
Se pueden ver centellos o ráfagas de luz o brumas coloreadas.
La visión produce una sensación de espontaneidad y naturalidad.
En repetidas ocasiones, y sin razón evidente, ves una pluma, una moneda, un pájaro, una mariposa, el arco iris, una secuencia de números…
Recibes visiones de ti misma ayudando a los demás.

Imaginación u orientación falsa que implica el sentido de la vista
Los sueños parecen sencillos y fáciles de olvidar.
Ves los peores de los supuestos sin que te hayan dado instrucciones sobre cómo evitarlos.
Recibes una visión centrada en ti misma.
Da la sensación que estás intentando que se produzca la visión.
Buscas una señal, pero encuentras incoherencia e interpretas lo que ves como tú quieres.

Presta atención a los mensajes
Tanto si tu mensaje angelical te llega a modo de visión, de voz, de idea, de sensación o por una combinación de estos cuatro elementos, debes prestar atención a las características mencionadas para poder distinguir entre la orientación verdadera y la falsa.

Fuente: Como escuchar a tus ángeles. Doreen Virtue ~

aa

LEALTADES FAMILIARES. Ley del Cielo intergeneracional. ~

No Comments 74 Views0

Abuelas que fallecen en el parto, la nieta es estéril… Abuelo que perdió todo su dinero, el nieto es tacaño y guarda su dinero…

 Siempre obligados a vivir al extremo, nunca un punto medio.
Se puede ser leal inconscientemente incluso sin conocer la historia ni a la persona.

Siempre hay un miembro que no encajaba, un ladrón, delincuente, suicida, un accidente fatal, incestos, del cual no se habla nunca y que forma parte de los secretos familiares, pero invariablemente alguien resultará leal a ese familiar y es copia viva, sin conocerle.

El término «Lealtad Invisible» se debe al fallecido psiquiatra húngaro Ivan Boszormeny-Nagy quien, junto a Gerladine M. Spark, publicó el libro «Lealtades invisibles».

El libro, profundo y algo difícil, pero imprescindible, es demasiado técnico para ser entendido con facilidad, es posible realizar un resumen o extracto.

Boszormeny-Nagy, asegura que los trastornos, dolencias y problemas de las personas, provienen de un desequilibrio en el dar y recibir dentro del sistema familiar.
Lealtades poderosas, para la propia supervivencia.
Cuentas de justicia por así llamarlo.

El sistema familiar tiende siempre a la justicia, con independencia de lo que intenten o pretendan sus miembros de manera individual con sus propias vidas. Hay que dar y recibir de manera equilibrada, amor, posesiones, respeto, energía.

Si alguien da mucho y no recibe tanto, se genera una deuda.

Si alguien gana dinero o afecto a costa de otros, les debe.

Si alguien pierde algo, amor, dinero, posición o estatus, para que otros ganen, le deben.

Es una ley universal y, por lo que los terapeutas hemos podido comprobar, es una Ley del Cielo.

Si los padres intentan que sus hijos llenen sus carencias y vacío y les den amor sin darlo a su vez en la suficiente medida, generan una deuda en su contra.

El mayor es siempre el que nutre y cuida al pequeño, los padres cuidan y nutren a sus hijos. Si no lo hacen, incurren en deuda grave.

Y si no recibieron de sus padres la debida nutrición para ser amorosos, mala suerte, pero sus hijos no están para darles eso que no tuvieron y que a ellos les faltó.

Otro tema relativo a las Lealtades es que la vida del individuo no es importante con respecto al sistema, aunque creamos que sí.

Nuestra vida no importa, importa el colectivo… y cuanto antes nos demos cuenta de ésto, antes dejaremos de hacer daño y hacernos daño.

Se puede vivir una vida individual e independiente muy saludable si estamos en armonía con el sistema en el que vivimos, pues pertenecemos a él.

Lo que una generación deja sin resolver, será la siguiente la que, inocente e inconscientemente, trate de resolverlo; así queda atrapada en temas o asuntos que no son en realidad su responsabilidad. Existe una transmisión transgeneracional de los problemas familiares que a veces crean una cadena de destinos difíciles o trágicos.

Los asuntos no resueltos de los sistemas familiares en generaciones anteriores y las injusticias cometidas dentro y fuera del sistema familiar pueden, inconscientemente, afectar la vida de las familias manifestándose en alguno o varios miembros del sistema, enfermedades inexplicables, depresiones, suicidios, relaciones conflictivas, trastornos físicos y psíquicos, dificultad para encontrar pareja, para prosperar, comportamientos conflictivos, etcétera.

Ejemplos de lealtades:

  • Un hombre adúltero, maltrata y humilla a su mujer y alguien tendrá que pagar por ello. Posiblemente un nieto o descendiente llevará una vida de infelicidad o sufrirá adulterios y humillaciones constantes de las mujeres y parejas, para compensar el maltrato que su ancestro realizó a la abuela y a otras mujeres. Por ejemplo, tengo comprobado que cuando el abuelo ha sido infiel, suele ser un nieto el que paga por ello de distintas formas y modos, a veces incluso con su propia vida si el daño causado fué muy grande. Lo usual es una enfermedad crónica.
  • Cuando un miembro de la familia sacrifica sus intereses y posibilidades personales por otro o por el bien de la familia, se siente con derecho a ser retribuido por ese sacrificio y esperará que se le reconozca. Si esa deuda no es pagada por la generación que ha sido favorecida por éste sacrificio, a menudo se requiere que la siguiente generación liquide la deuda de algún modo o si no la siguiente.
  • Mi experiencia me dice que, dado que somos ignorantes, inconscientes y bastante egoícos y egoístas, rara vez paga la deuda aquel que la contrajo, rara vez el verdugo repara su acción directamente, siempre son las víctimas, otros, quienes reparan, casi siempre es un descendiente, un sucesor el que lleva la carga que el ancestro, en su inconsciencia y falta de amor por sus semejantes, no supo afrontar ni resolver para evitar que otro cargara con lo suyo.

Pero pagarse, las cuentas siempre se pagan, SIEMPRE.

BALANZA DE JUSTICIA

Por ejemplo. Un niño nace como consecuencia de la muerte de otro. La madre se empeñó en quedarse embarazada y luego se arrepiente y aborta prematuramente de forma consciente o inconsciente. Pocos años después tiene otro hijo (e incluso le pone el mismo nombre o parecido, que le hubiera puesto al hijo que no llegó a nacer).

Este segundo niño, que si ha nacido, pagará por ello toda su vida… pues él vive gracias a la muerte de su hermano no nacido.

Posiblemente sea muy leal, de forma inconsciente, a su hermano muerto y siempre sienta que le falta algo, que no está completo… elementos como la melancolía, la tristeza o conductas autodestructivas le harán mucho daño, pues nota inconscientemente que no tiene derecho a la vida… ¿Qué derecho tengo yo a vivir si otro murió para que yo naciera?

Y si él no paga la deuda, sus descendientes lo harán.

Todas las mentiras y ocultaciones, resurgirán para ser resueltas.

Asesinatos, robos, faltas graves de respeto a nuestros semejantes… todo reaparece y alguien ha de resolverlo.

Otro ejemplo muy cercano: alguien hereda o recibe un gran legado debido a la muerte prematura e injusta, el alejamiento o la expulsión del sistema familiar de otro miembro del clan.

El ha de pagar por algo que ha recibido sin merecerlo, a costa de lo que le han quitado a otros. Y si no lo hace, los suyos, sus descendientes, tendrán que hacerlo en su lugar.

Insisto, todo se paga, todo se compensa, todo se equilibra dentro del sistema.

De manera inconsciente, el sistema familiar tenderá a restaurar la justicia dentro del mismo, de tal modo que mucho de lo que nos pasa, quizá no es nuestro, aunque sí que es nuestra responsabilidad resolverlo con el mayor amor posible, lo cual, no siempre es fácil.

LEALTAD INCONSCIENTE Y PARADÓJICA.

La lealtad hacia la familia de origen parte de leyes paradójicas.

Lo que se ve no es lo que está por debajo. Lo que parece no es lo que es.

  • Dos personas que parecen odiarse muchísimo, un padre y un hijo, por ejemplo, pueden, en el fondo, ser más leales el uno al otro, de lo que la gente imagina.
  • Un miembro de la familia que es un delincuente puede ser el más fiel a la familia de todo el sistema.
  • El que es declarado loco quizá es el más honesto, auténtico y valiente de todos los miembros de su clan, el más lúcido, el que se da cuenta de las cosas. De hecho es posible que enferme para intentar que los demás abran los ojos.
  • Un mártir, una mujer o un hombre muy sufrientes y sacrificados por los demás, pueden en realidad estar ejerciendo un gran control sobre el resto de los miembros de su familia, haciéndoles sentir culpables y no dejándoles libertad para liberarse de su influjo.
  • A veces las víctimas tienen mucho más poder en la familia que el mandón exigente y gritón que parece ser (solo lo parece) el que tiene el poder y control del clan.
  • Alguien constantemente enfermo que debe ser cuidado por los otros es alguien que busca que se hagan cargo de él… que le paguen algo que le deben a él o a un ancestro.
  • Dos personas que se odian en el seno familiar pueden en realidad estar siendo muy leales el uno al otro y defender la misma causa.

Y luego están los pactos no verbalizados:

  • Una mujer es infeliz debido a su lealtad a la infelicidad de su madre, enfadada con los varones, enfadada con la vida y con el modo en que ésta la ha tratado.

Alguna de sus hijas, por amor inconsciente a ella, perpetuará en su vida ésta infelicidad. Incluso aunque se lleve mal con su madre, tengan continuas peleas y dejen de hablarse mucho tiempo, la hija es leal a la infelicidad su progenitora y, aunque conscientemente parece luchar por ser feliz y trata de abrirse camino en la vida, inconscientemente elige relaciones que, con el tiempo, no funcionarán, practica conductas que a la larga la autodestruirán y solo la harán daño, así se manifiesta su lealtad.

Porque, en el fondo, hay una gran lealtad, un gran amor ciego a aquellos que nos trajeron al mundo, incluso aunque les odiemos, no nos hablemos con ellos o nuestra relación sea distante o inexistente.

Creemos conocer las causas y las respuestas, pero no sabemos NADA.

Nuestra mente consciente – y nuestro inmenso e inútil ego- cree conocer las respuestas a nuestros problemas, pero no tiene ni la menor idea, ni la más mínima idea de lo que está sucediendo en realidad por debajo de esas apariencias.

Nada es lo que parece.

  • Se puede ser leal a un muerto y para ello ni siquiera hace falta haberle conocido o saber su nombre o algo sobre su vida. Y sin embargo nuestra vida será de manera inconsciente, un velatorio constante.
  • Se puede estar reparando un asesinato cometido hace tres generaciones del que nuestro consciente no sabe nada.
  • Podemos estar sufriendo el dolor en nuestro cuerpo que debería haber padecido el causante de causar dolores terribles en miembros de la familia o en otras personas hace varias generaciones.

¿Qué puedo hacer si intuyo o sé que estoy tengo una lealtad familiar a un ancestro?

Para empezar, no hay nadie que esté libre de lealtades familiares, pactos no verbalizados y tareas kármicas por resolver… así que si eres de los que piensa que a ti no te pasa nada… si no quieres saber nada el tema… Dormido@ vas.

Para poder desentrañar los nudos familiares es fundamental, IMPRESCINDIBLE, conocer el propio genograma familiar, el árbol genealógico, con el mayor lujo de detalles.

Conocer tanto los nombres, como las fechas de nacimiento y muerte, así como los abortos o posibles secretos familiares ocultos, que acabarán reapareciendo en las vidas de las generaciones posteriores.

Los abortos son extremadamente importantes, una vida que no llegó a cuajar siempre tiene consecuencias en nosotros y en los demás. Se viven con culpa, se debe hacer un duelo, darles su lugar en nuestra familia y no permitir que su energía, que suele estar colapsada e incorpora rabia y tristeza por haber sido olvidad@, por no haber nacido, nos haga daño o se lo haga a nuestros hijos y nietos.

No sirve de nada vivir de espaldas a éstos problemas, porque de todo aquello que no nos hagamos responsables, se tendrán que encargar otros, nuestros descendientes, nuestros hijos, sobrinos, nietos.

Nada escapa al orden del sistema y el orden incorpora Justicia.

No obstante, el mismo amor que enfermó, cuando se vuelve consciente, es el que posee la fuerza y sabiduría de la solución; las lealtades invisibles emergen durante la configuración de las Constelaciones Familiares. Se busca en el sistema a las personas excluidas, las olvidadas, las difamadas, las no honradas, las tratadas con injusticia, las que se fueron para ceder su espacio a otras y las que sufrieron vidas particularmente difíciles.

Con amor y justicia todo se resuelve.

Con perdón, con afecto, dando a cada cual su lugar, el respeto que se merece y lo que es suyo y le corresponde.

Encárgate que no te quede ni rencor ni pena profunda, no te canses de buscar a pesar de que te oculten o no te quieren dar información, siempre llega de alguna manera el momento de que las piezas se acomoden.

Fuente: Lealtades invisibles – Iván Boszormenyi-Nagy y Geraldine M.

Web_Photo_Editor

EJERCICIO PARA EL INSOMNIO ~

No Comments 36 Views0

Si no duermes es porque no puedes abandonar el control.
La noche te pone desnudo, te pide que confíes en ella, que te quites todas las máscaras, que sueltes. Es el sentido de la verdad.
Cómo puedes abandonarte?
Con la respiración. Que es tu danza interior.
Lo que tienes dentro de tu cuerpo, aunque no lo veas, es parte de ti.
Existe.
Y tú no le estás prestando atención. Aprende a mecer tus órganos internos con el baile de tu soplo.
La noche es la oscuridad que llega. Cómo puedes dejarte vencer por ella si no cuidas la oscuridad que tienes dentro?
En tu cuerpo hay infinitos ritmos que tú no puedes sentir: está el latido de tu corazón, el fluir de la sangre por tus venas, la flauta de tu respiración.
Escúchalos.
Cerrando tus ojos que te llevan a concentrarte solo en el fuera de ti mismo. Siente la melodía que tu oscuridad crea, deja que este ritmo te lleve.
Despues de esto, dormirás?
Al contrario…
Despertarás!
De tu somnolencia interior. Recuperarás vitalidad, atención, presencia. Y finalmente podrás entrar suavemente en el mundo nocturno que tiene tanto que darte: mensajes, recuerdos, intuiciones. Solo puedes captarlos si dejaste el control, si confías en la noche, en el misterio.
El problema no es poder dormir, sino permanecer despierto. Especialmente en la oscuridad…
272452926_487066869444095_7472957556179009210_n

LA ENFERMEDAD NO ESTÁ CONTRA TÍ.

No Comments 88 Views0

Tu enfermedad no está contra tí….
Los dolores que sientes en tu cuerpo no son castigos; no has hecho nada malo. Tu espíritu no está roto, ni siquiera en medio de este profundo malestar. Las cosas son tal y como han de ser.
Hoy estás recibiendo otra invitación -otra más- para ir más despacio, para bajar el ritmo. Para descansar. Para permanecer fiel a ti mismo en estos momentos difíciles.
Para toma cada situación tal y como viene. Para encontrarte con la vida en sus propios términos.
Para desprenderte de todo lo innecesario, incluyendo, tal vez, tu búsqueda de respuestas, de motivos, de soluciones.
Para replantearte tus prioridades. Para recordar Lo Que Es Primordial.
Para volver la vista hacia el momento presente, hacia este momento, el único momento que existe, tu verdadero Hogar, el lugar en el que puedes descansar, tu espacio de conexión…
Para utilizar tu dolor en lugar de ser utilizado por él. Para encarar las sensaciones de tu cuerpo con dulzura y curiosidad, sin resistirte a ellas ni intentar que desaparezcan.
Para hundirte profundamente en este momento, sin intentar escapar de él -y, también, para permitirte querer escapar de él de vez en cuando-.
Para confiar en la inteligencia de este cuerpo increíble, en su extraordinaria capacidad para sanar y para afrontar todo lo que se presenta en su camino.
Para admitir que estás agotado de luchar y de esforzarte por pretender ser un «yo», cansado de intentar encajar, siempre tratando de decir lo correcto, tener éxito en el mundo, controlarlo todo, intentando incluso no intentar nada. Lo que anhelas es descansar. Date un respiro.
Despréndete de las palabras «enfermo», «convaleciente», «destrozado», «dolorido»; considera esto como un sendero que te llevará a una sanación mucho más profunda, más allá de lo físico. Es una llamada a la Verdad. Siempre un comienzo, nunca una derrota.
Jeff  Foster ~
Close up view of old 2 euro cent coin in dirty cupped hands of homeless man. Theme of the onset of the economic crisis.

LA FALSA MONEDA. Charles Baudelaire ~

No Comments 107 Views0

Al alejarnos de la tabaquería, mi amigo hizo una cuidadosa clasificación de su dinero; en el bolsillo izquierdo deslizó pequeñas monedas de oro; en el derecho, moneditas de plata; en el bolsillo izquierdo de su pantalón, un montón de centavos y por fin, en el derecho, una moneda de plata de dos francos que había examinado cuidadosamente «¡Singular y minucioso reparto!» me dije a mí mismo.
Nos encontramos con un pobre que nos tendió temblando su boina.
No conozco nada más inquietante que la muda elocuencia de los ojos suplicantes, que para el hombre sensible que puede leer en ellos, contienen tanto humildad como reproches. Algo parecido a esta profundidad de complejo sentimiento hay en los ojos llorosos de los perros fustigados.

La limosna de mi amigo fue mucho mayor que la mía y le dije: «Tiene razón; después del placer de sersorprendido, no hay nada como dar una sorpresa – Era la moneda falsa.», me contestó tranquilamente, como justificando su prodigalidad.
En mi miserable cerebro, siempre ocupado en descubrir dificultades inexistentes (¡qué cansadora facultad me otorgó la naturaleza!), surgió de pronto la idea de que semejante conducta sólo era comprensible en tanto deseo de crear un acontecimiento en la vida del pobre diablo, tal vez incluso de conocer las posibles consecuencias, funestas o no, que pudiera engendrar una moneda falsa en la mano de un mendigo. ¿Podía tal vez multiplicarse en monedas verdaderas? ¿o acaso llevarlo a prisión? Supongamos un tabernero, un panadero: ¿podría hacerlo detener por falsificador o distribuidor de moneda falsa? Pero también, la moneda falsa podría ser, en el caso de un pequeño y pobre especulador, la semilla de una rápida fortuna.

Mi fantasía seguía su curso, prestando alas al espíritu de mi amigo y obteniendo las deducciones posibles de todas las hipótesis posibles.
Bruscamente él interrumpió mi ensueño retomando mis propias palabras: «Sí, tiene razón; no hay placer más dulce que sorprender a un hombre dándole más de lo que espera.»
Lo miré al fondo de los ojos y me espantó ver en sus ojos el brillo de un candor irrefutable. Entonces vi claramente que había querido hacer caridad y buen negocio a la vez; ganar cuarenta sueldos y el corazón de Dios; llegar económicamente al paraíso; obtener gratis la medalla de hombre caritativo. Le hubiera casi perdonado el deseo de goce criminal de que lo suponía capaz hace un instante; me había parecido curioso, singular, que se divirtiera comprometiendo a un pobre: pero jamás le perdonaría la inepcia de su cálculo. Nunca hay excusas para ser malvado, pero tiene cierto mérito reconocerse como tal: el más irreparable de los vicios es hacer mal por estupidez.

Es el número 28 de los «Pequeños poemas en prosa» o también conocido como «Spleen de París» de un siempre irreverente Charles Baudelaire, fueron publicados en 1869 de manera póstuma dos años después de la muerte del autor y es sin duda, un libro muy recomendable por su rupturismo y su influencia a los autores del simbolismo.