Tag Archives: Mente Asombrosa

P1010160

LO QUE EL CORAZÓN QUIERE LA MENTE SE LO MUESTRA. Psiconeuroinmunología. Dr. Mario Alonso Puig ~

No Comments 174 Views0

Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretacion de la realidad.

Entrevista al Dr. Mario Alonso Puig, Médico Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, Fellow de la Harvard University Medical School y miembro de la New York Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

mario-alonso-puigHasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. “Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”. Hay que entrenar esa mente.

Tengo 48 años (2004). Nací y vivo en Madrid. Estoy casado y tengo tres niños. Soy cirujano general y del aparato digestivo en el Hospital de Madrid. Hay que ejercitar y desarrollar la flexibilidad y la tolerancia. Se puede ser muy firme con las conductas y amable con las personas. Soy católico.

– Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?

– Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.

– ¿Psiconeuroinmunobiología?

-Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.

– ¿De qué se trata?

-Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.

– ¿Qué tipo de cambios?

– Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

– ¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?

– Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.

– ¿Cambiar la mente a través del cuerpo?

– Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.

– ¿Dice que no hay que ser razonable?

– Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué que el cómo. Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.

– Exagera.

– Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretacion de la realidad.

– Más recursos….

– La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con transtornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades.

– ¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?

– Santiago Ramon y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metáforica. Ahora sabemos que es literal: “Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”.

– ¿Seguro que no exagera?

– No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.

– ¿Hablamos de filosofía o de ciencia?

– Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.

– ¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas?

– Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.

– ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

– El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.

– La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.

– Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, sino sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.

– Deme alguna pista.

– Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos “voy a hacer esto” y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia.

– Ver lo que hay y aceptarlo.

– Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste persiste. La aceptación es el núcleo de la transformación.

Frases para tener en cuenta:

– Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.

– La palabra es una forma de energía vital.

– No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.

– Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad.

– La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.

– El mayor potencial es la conciencia.

– Lo que se resiste persiste.

– La aceptación es el núcleo de la transformación.

Fuente disponibe: Psiconeuroinmunologia. Oncología integrativa. ~

Foto: Hotel Llao Llao – Prov. Río Negro – Argentina ~

149 (1)

CLAVES PARA CAMBIAR. Louise Hay ~

No Comments 304 Views0

TENEMOS LOS RECURSOS NECESARIOS PARA CAMBIAR.

Estemos dispuestas a aprender a amarnos, y luego desarrollemos unas cuantas directrices:

Acaba con toda crítica. La crítica es un acto inútil; con ella jamás se consigue nada positivo. No te critiques; quítate ese peso ahora mismo. Tampoco critiques a los demás, ya que los defectos que solemos encontrar en los demás son meros reflejos de lo que no nos gusta en nosotros mismos. Pensar negativamente de otra persona es una de las mayores causas de limitación en nuestra vida.  Afirma: «Me amo y me apruebo».

No te metas miedo. Todas necesitamos acabar con eso. Demasiado a menudo nos aterrorizamos con nuestros pensamientos. Sólo podemos tener un pensamiento por vez. Aprendamos a pensar en forma de afirmaciones positivas. De este modo, nuestra forma de pensar mejorará nuestra vida. Si te sorprendes metiéndote miedo, afirma inmediatamente: «Dejo marchar mi necesidad de meterme miedo. Soy una expresión divina y magnífica de la Vida, y desde este momento vivo plenamente». 

Comprométete en la relación que tienes contigo misma. Nos comprometemos mucho en otras relaciones, pero a nosotras mismas nos dejamos de lado. Sólo tenemos tiempo para nosotras de vez en cuando. Así pues, ocúpate realmente de la persona que eres. Comprométete a amarte. Cuida de tu corazón y de tu alma. Afirma: «La persona a quien prefiero soy yo».

Trátate como a un ser amado. Respétate y cuídate. Cuando te ames, estarás más abierta para recibir el amor de otras personas. La Ley del Amor exige que enfoques la atención en lo que «deseas», no en lo que «no deseas». Concéntrate en amane. Afirma: «Me amo totalmente ahora mismo».

Cuida tu cuerpo. Tu cuerpo es un templo precioso. Si quieres tener una vida plena y satisfactoria, entonces necesitas cuidarte ahora. Es necesario que tengas buen aspecto y, por encima de todo, que te sientas bien. La nutrición y el ejercicio son importantes. Necesitas mantener tu cuerpo flexible y ágil hasta tu último día en esta maravillosa Tierra. Afirma: «Estoy sana, feliz y completa».

Edúcate. Muchas veces nos quejamos de que ignoramos esto o aquello y de que no sabemos qué hacer. Pero eres inteligente y lista, y puedes aprender. En todas partes hay libros, clases y audios. Si tienes problemas de dinero, ve a la biblioteca. Sé que aprenderé hasta mi último día en este planeta. Afirma: «Siempre estoy aprendiendo y creciendo».

Constrúyete un buen futuro económico. Toda mujer tiene derecho a disponer de su propio dinero. Es importante que aceptemos esta creencia. Forma parte de nuestro sentido de valía personal. Siempre podemos comenzar con pocas cantidades. Lo que cuenta es continuar ahorrando. Es importante hacer afirmaciones con respecto a este tema, como por ejemplo: «Aumento constantemente mis ingresos. Prospero adondequiera que vaya».
Satisface tu lado creativo. La creatividad puede ser cualquier cosa que te satisfaga, desde preparar un pastel hasta diseñar un edificio. Tómate tiempo para expresarte. Si tienes hijos y dispones de poco tiempo, busca una amiga que te ayude a cuidar de tus hijos, y tú haz lo mismo por ella. Ambas os merecéis tener tiempo para vosotras. Lo valéis. Afirma: «Siempre encuentro tiempo para ser creativa».
Haz de la alegría y la felicidad el centro de tu vida. La alegría y la felicidad estánsiempre dentro de ti. Procura conectar con ellas en tu interior. Construye tu vida alrededor de esa alegría. Una buena afirmación para hacer diariamente es: «La alegría y la felicidad están en el centro de mi mundo».
Desarrolla una fuerte conexión espiritual con la vida. Esta conexión puede tener que ver o no con la religión en que fuiste educada. Cuando eras una niña no tenías opción. Ahora eres adulta y puedes elegir tus creencias espirituales. La soledad es uno de los momentos especiales de la vida. Tu relación con tu yo interior es la más importante. Dedica tiempo a reflexionar tranquilamente; comunícate con tu guía interior. Afirma: «Mis creencias espirituales me apoyan y me ayudan a ser todo lo que puedo ser».

Podrías copiar estas directrices y leerlas una vez al día durante uno o dos meses, hasta que estén firmemente instaladas en tu conciencia y formen parte de tu vida.

Fuente: Vivir. Louise Hay ~

71119a22090221d045d1e0360121c635

LOS MANDALAS COMO HERRAMIENTA TERAPÉUTICA.

No Comments 126 Views0

El mandala, término sánscrito que podría traducirse como «círculo mágico» o «círculo sagrado». Ellos tienden a actuar como plantillas de activación de la conciencia. Carl G. Jung estudió los mandalas de un amplio campo de las culturas del mundo y épocas, así como de haber abogado por la creación de nuestros propios mandalas como vehículos de trabajo espiritual. Señaló que cuando dibujamos mandalas desde el centro hacia el exterior, tendemos a procesar nuestros problemas o desafíos personales y muchas veces obtenemos una mayor claridad y energía que podemos aplicar a nuestras vidas.

En su artículo “Sobre el simbolismo del mándala”, de 1950, Jung expone sus consideraciones acerca de esta “categoría especial del simbolismo, el mándala”, describiendo 54 cuadros, “de la más diversa proveniencia”, orientales y occidentales.

“Mándala, del sanscrito, significa círculo. Término indio que designa dibujos circulares cultuales. Dibujados a veces por mujeres, otras, elaborados a lápiz rojo en las paredes de templos y cabañas. Los mejores y más interesantes se encuentran en la zona del budismo tibetano”

Para Jung, los cuatro colores básicos del mándala son el rojo, el verde, el blanco y el amarillo. Según Jung “representan los cuatro puntos cardinales y al mismo tiempo funciones psíquicas”. Esto lo repite una y otra vez cada vez que analiza los mándalas de sus pacientes. Por eso, siempre que aparezcan estos cuatro colores, juntos o separados y/o combinados de diferentes maneras, para Jung serán expresión de una etapa en el proceso de individuación.

Por otra parte, llama “círculos mágicos” a los distintos círculos que forman el mándala cuya magia consiste en producir “el paso de los contenidos inconscientes a la conciencia en los pacientes o personas psicoanalizadas”

(…) “En el uso ritual un mándala tibetano es llamado yantra, un instrumento para la contemplación. Su finalidad es fomentar la contemplación mediante el estrechamiento, en cierto modo circular, del campo visual psíquico en dirección al centro.
Normalmente el mándala contiene tres círculos, pintados de negro o de azul oscuro, que deben excluir lo exterior y dar coherencia a lo interior. El borde exterior consta casi regularmente de fuego…
Sigue después hacia dentro una corona de hojas de loto, que caracterizan el conjunto como padma, flor de loto. Dentro hay una especie de patio de monasterio con cuatro puertas. Significa la concentración y el retiro sagrados. En el interior de ese patio se encuentran por lo general los cuatro colores básicos: rojo, verde, blanco y amarillo, que representan los cuatro puntos cardinales y al mismo tiempo funciones psíquicas. Sigue después, normalmente separado por otro círculo mágico, el centro, el objeto o meta fundamental de la contemplación”

Jung También los llama “psicocosmogramas” puesto que revelan al neófito el juego misterioso de las fuerzas que actúan en el universo y en nosotros mismos por lo que se convierten en medios pedagógicos que nos enseñan la vía de la reintegración de la conciencia.

Tanto el mándala budista como el hindú, tienen “el mismo estímulo espiritual: trazar un camino desde el tiempo a la eternidad, llevar a cabo la liberación, captar ese instante que, una vez vivido, rescata lo verdadero que hay en nosotros”.

Fuentes: Carl Jung ~“Los mándalas en El libro rojo de Carl Gustav Jung. Para un acercamiento al simbolismo del centro interior”

Carl Jung ~ Psicología evolutiva ~

P1010272

¿CÓMO ELEGIMOS NUESTRA PAREJA? Las 5 Leyes de la Atracción.

No Comments 266 Views0

“Porque, sin buscarte te ando encontrando por todos lados, principalmente cuando cierro los ojos.” Julio Cortázar-

A lo largo de nuestra vida conocemos a miles de personas, pero sólo un puñado de ellas nos llama la atención, y sólo unas pocas acaban siendo nuestra pareja. ¿Por qué escogemos a unos candidatos y no a otros? ¿Qué hace que una persona nos atraiga?

Son preguntas que han preocupado a los filósofos durante toda la historia, y a la psicología desde que nació como tal. Y, aunque parece un tema tan viejo como la humanidad misma, todos los años se publican nuevas investigaciones al respecto.

Los estudios sobre el asunto están más o menos enmarcados en torno a dos teorías principales:

  • La teoría evolucionista cree que nuestra elección de pareja se basa en criterios puramente biológicos: buscamos a un compañero con el que tengamos más posibilidades de sobrevivir y reproducirnos. Es por esto que los hombres prefieren a las mujeres más fértiles (es decir, las más jóvenes y con mejores genes y, por tanto, más guapas) y las mujeres a aquellos hombres que garanticen la estabilidad económica de la familia.
  • La teoría social cree que nuestra elección de pareja está guiada por procesos sociales, no biológicos. Según ésta, las leyes de la atracción están guiadas por los roles que hombres y mujeres ocupan en la sociedad. Buscamos, por tanto, la pareja que nuestro entorno social espera que encontremos.

Las leyes de la atracción más ampliamente consensuadas

Aunque entre los psicólogos hay fervientes defensores de cada teoría, la mayoría de los investigadores aceptan que en nuestro comportamiento influyen tanto aspectos biológicos como sociales y, por tanto, ambos planteamientos no son excluyentes sino complementarios.

Como explica el doctor Noam Shpancer, profesor de la Otterbein University,  hay una serie de leyes de la atracción que han sido ampliamente estudiadas y aceptan la mayoría de psicólogos.

1. La ley de la familiaridad

“El roce hace el cariño”, dice el refrán, y eso mismo piensan los psicólogos. Si no tenemos contacto frecuente con una persona es imposible que nos enamoremos de ella y, mucho menos, que pensemos en ser su pareja. Cuanto más tiempo pasamos con una persona más posibilidades hay de que nos guste. También hay un refrán que dice que “donde hay confianza da asco”, y es cierto que algunas personas se enemistan según pasan más tiempo juntas, pero según Shpancer esto es sólo la excepción que confirma la regla.

2. La ley de la atracción física

Por mucho tiempo que pasemos con una persona no nos gustará si no la encontramos atractiva. El físico influye, claro, y de manera determinante.  En principio, nadie está dispuesto a compartir su vida con otra persona que no le atrae físicamente.

3. La ley de la personalidad

Las investigaciones han identificado dos rasgos de personalidad que hacen a una persona particularmente atractiva: la competencia, es decir, el nivel de inteligencia y habilidades sociales de una persona; y su “calidez”, es decir, su capacidad para ser cercana y cariñosa.

4. La ley de la proximidad

Como sabe todo aquel que ha tenido una relación a distancia, o las partes se juntan pronto o fracasará rápidamente.  Lo habitual es que escojamos como pareja a alguien que tengamos cerca, al que podamos ver con frecuencia para ir forjando una relación.

5. La ley de la semejanza

Los estudios no dejan lugar a dudas: nos atraen las personas que son como nosotros. Es cierto que nuestra pareja no tiene porque ser exactamente igual, pero al menos tiene que compartir ciertas aficiones, valores e inquietudes. Si podemos elegir ente varias personas (como así hacemos todos) preferimos a alguien que tenga cosas en común que a una persona que sea muy distinta.

¿Cuán poderosas son estas leyes?

Estas cinco leyes operan por igual en hombres y mujeres, y son determinantes para elegir a los posibles candidatos, pero ¿cómo tomamos la decisión final? ¿Por qué algunas parejas nos duran meses, otras años y otras toda la vida?

Según Shpancer, “estas leyes sirven para elegir a los candidatos, pero no funcionan en la selección final”. En su opinión, “la biología y el entorno nos empujan a ir a la tienda adecuada, pero no puede determinar qué vamos a comprar. Eso lo decidimos nosotros mismos. En la selección final interviene un proceso interno subjetivo, oscuro y caprichoso, que no obedece necesariamente a los dictados de la razón, la evolución, la presión cultural y, ni siquiera, a nuestros planes e intenciones”…

Fuente: ACV Alma, Corazón y Vida. El Confidencial ~

Foto: Dormitorio de Salvador Dalí  y su esposa Gala. Casa Museo en Portlligat. Cadaqués. España. ~

louise2a

TRATAMIENTOS METAFÍSICOS. Salud. Prosperidad. Amor y Armonía.

1 Comment 243 Views1

Los «tratamientos» son enunciados positivos que se hacen en cualquier situación dada para establecer nuevas pautas de pensamiento y disolver las antiguas.

Puedes realizar los siguientes TRATAMIENTOS por lo menos durante 21 días seguidos, una vez a la mañana al despertarte y una vez a la noche antes de acostarte.

Léelo en silencio, escríbelo o dilo en voz alta frente al espejo para que se torne aún más poderoso. Puedes repetirlos todas las veces que consideres necesario. 

Recuerda: Una afirmación no «sana» a nadie, sin embargo despierta la capacidad de contribuir en el bien-estar y en el proceso de sanación. Es un punto inicial, que abre el camino. 💗

TRATAMIENTO DE SANACIÓN. (Especial tratamientos médicos – cirugías)

Hoy es otro precioso día sobre la Tierra y vamos a vivirlo con alegría.
Soy un ser valioso y amado por el Universo. A medida que aumento el amor que me tengo, también el Universo lo refleja, aumentando el amor que recibo cada vez con mayor abundancia.

Sé que el Poder Universal está en todas partes, en cada persona, lugar y cosa. Este poder amoroso y curativo fluye a través de la profesión médica y está en cada mano que toca mi cuerpo.

Sólo atraigo a personas altamente evolucionadas en mi senda de curación. Mi presencia hace surgir las cualidades espirituales y curativas de cada médico. Los médicos y las enfermeras están sorprendidos por sus dotes curativas al trabajar en equipo conmigo.

Somos uno con el Poder que nos ha creado. Estamos seguros y a salvo, y todo está bien en nuestro mundo.

Así Es. Gracias Amado Universo.

TRATAMIENTO DE PROSPERIDAD 

Estoy abierta y soy receptiva a ideas nuevas maravillosas. Permito que la prosperidad entre en mi vida en un nivel en el cual nunca entró. Merezco lo mejor y estoy dispuesta a aceptarlo.

Mis ingresos aumentan constantemente.

Dejo la pobreza de pensamientos para entrar en la prosperidad de pensamientos.

Me amo a mi misma, y me regocijo en quien soy, porque sé que la vida está aquí para mí y me proporciona todo lo que necesito.

Me muevo de éxito en éxito, de alegría en alegría y de abundancia en abundancia.

Tengo el poder de quien me creó, y expreso para mi misma la grandeza que soy.

Soy una expresión de la vida, divina y magnifica y estoy abierta y receptiva a todo lo bueno.

Así Es. Gracias Amado Universo.

TRATAMIENTO DE AMOR Y ARMONÍA. 

Hoy es otro precioso día sobre la Tierra y vamos a vivirlo con alegría.

Rodeo de armonía y amor a mi familia, mi hogar, mis amigos y a mí misma.

Me alejo de toda idea que me hiera, cualquiera que sea la forma en que lo haga, aún cuando provenga de aquellos a quienes amo.
Voy más allá de las limitaciones de mis seres queridos, hacia un nuevo sentido de libertad para mí.

Ya no impongo mis viejas limitaciones a los demás: Son libres de ser ellos mismos.

Doy a los otros lo que yo deseo recibir.

El amor y la aceptación fluyen libremente entre mi ser y todas las personas que conozco.

Somos uno con el poder que nos ha creado.

Estamos seguros y a salvo, y todo está bien en nuestro mundo.

Así Es. Gracias Amado Universo.

Tratamientos Metafisicos de Louise Hay ~

Love-and-Passion-960px

LA CIENCIA DE TERMINAR UNA RELACIÓN. ¿Qué hace el amor en nuestro cerebro?

No Comments 201 Views0

Hace más de cuarenta años que la antropóloga Helen Fisher se dedica a estudiar el amor y su efecto en el cerebro. En sus investigaciones, describe este sentimiento como una adicción y plantea que dejar una relación amorosa, ya sea por voluntad propia o del otro involucrado, debe seguir los mismos pasos que una desintoxicación. Aquí, Helen nos dice qué hacer y qué evitar para aliviar el dolor.

Inventa una historia. Haz que tenga sentido. Cree en ella y deshazte de la idea. Borra las fotografías. Elimina los mensajes. No escribas. No llames. Habla menos de lo que pasó. Empieza a aceptar la realidad. Construye una nueva rutina. Sal con viejos amigos. Haz ejercicio. Toma un avión. Vive una aventura. Elige continuar. Y evita, por al menos dos años, ser amigos.

La antropóloga y psicóloga Helen Fisher —miembro del centro de estudios del Departamento de Antropología de la Universidad de Rutgers, en Nueva York— estudia hace más de cuatro décadas el amor. Aunque el mito perfecto sería contar que sufrió una desilusión amorosa y se dedicó a resolver los misterios de este sentimiento que gobierna nuestro cerebro, la realidad es muy distinta: tiene una hermana gemela y creció pensando que tenían los mismos gustos y actitudes porque eran genéticamente iguales. Su profesor de escuela le explicó que era la cultura lo que definía la personalidad de cada una, pero Helen no se convenció del todo. En 1975, cuando llegó el momento de realizar la tesis de su doctorado, partió de la base que si había alguna parte del comportamiento humano que tuviera alguna carga genética, debían ser las relaciones amorosas. Y a partir de esa idea decidió dedicar su vida profesional a estudiar lo que es capaz de hacer el amor en nuestra cabeza.

El amor genera actividad en la misma parte del cerebro donde están las adicciones. Una ruptura amorosa activa exactamente la misma zona que se afecta con un dolor de muelas. Si planteamos el amor como una adicción y dejar de amar como un proceso físico, hay pasos que podemos seguir para superarlo. Hay esperanza. Porque el cerebro siempre sana. Y, por ende, el corazón también.

En tus investigaciones planteas el amor como una adicción. ¿Deberíamos, entonces, plantearnos el desamor como una desintoxicación? 

Sí, cuando sufrimos una decepción amorosa debemos entendernos como adictos. En los estudios que hemos realizado, al escanear el cerebro de cientos de personas vimos que los que habían terminado una relación tenían gran actividad en la región cerebral donde se generan las adicciones, tanto a las drogas como a las conductas, como son las apuestas, el sexo y la comida. Y cuando miras la imagen en términos conductuales, te das cuenta que las personas actúan como adictos porque el cerebro ha activado estos sectores que motivan la adicción. El amor puede ser una maravillosa adicción si las cosas van bien, pero horrible si van mal. Para limpiarse de esta sensación algunos consejos básicos son botar las cartas y las fotografías y deshacerse de todos los regalos que la persona te pudo haber hecho. No llamar, no escribir, no tener contacto con esa persona. Hay que pensar igual a si estuvieras dejando de beber, ya que no dejarías una botella de vodka en tu escritorio. Se deben alejar las cosas que impulsan la adicción. También ayuda darle al cerebro un poco de dopamina; hacer deporte, abrazar amigos, salir a hacer cosas nuevas, conocer gente y construir una nueva vida.

¿Cómo puede una persona llegar a sanar su dolor?

El error que comete la gente es hablar mucho del tema. Al principio es importante hablarlo porque intentas descubrir qué pasó. Pero después de un tiempo ya sabes lo que pasó y seguir hablando sólo es una instancia para revivir el trauma. Hay que tratar de sopesar las ganancias y las pérdidas. El primer estado emocional es de protesta: ganas de tener a esa persona de regreso. En esta etapa hay mucha energía y en algún punto te rindes. Luego se entra a la segunda etapa, la de la resignación y desesperación: pierdes la energía, te quedas en cama llorando, pasas mucho rato viendo televisión y puedes caer en excesos. La última etapa es la de la resolución: empiezas a seguir con tu vida.  Si bien en ocho meses aún hay muestras de actividad en la zona cerebral que se vincula con el apego y el cariño, ya a los 17 meses la actividad en esa zona se desvanece. El tiempo y el cerebro ayudan a curarnos.

En tus últimas investigaciones, ¿hay alguna tendencia que te llame la atención en el amor?

En una muestra representativa de más de 35.000 adultos solteros estadounidenses, el 66% dijo haber tenido aventuras de una noche; el 54% aseguró haber tenido un amigo con beneficios y el 56% de los solteros haber vivido con alguien antes de casarse. Mucha gente cree que este es un comportamiento irresponsable, pero me di cuenta de que era un signo de precaución. Lo que está pasando es lo que llamo fast sex/slow love (sexo rápido/amor lento): la gente quiere saber todo respecto de su compañero antes de casarse. Se van a la cama rápido, porque aprendes mucho entre las sábanas, empiezan siendo amigos con beneficios, después pareja y la mayoría opta por irse a vivir juntos antes de casarse. Tiempo atrás, el matrimonio solía ser el principio de una relación, ahora es el final. Eso es una importante tendencia, y creo que los matrimonios serán más estables debido a este periodo de romance. Hice un estudio en 1.100 parejas casadas y les pregunté si elegirían casarse con la misma persona: el 81% dijo que sí. Los jóvenes no están siendo casuales, sino que quieren conocer a alguien a fondo antes de tener sentimientos. Eso es algo muy práctico y es como funciona el cerebro, ya que sabemos que la conexión más profunda puede tardar meses o años.

Fisher ha publicado a lo largo de su carrera seis libros: «El contrato del sexo» (1982), «Anatomía del amor» (1992), «El primer sexo» (1999), «Por qué amamos» (2004), «¿Por qué él? ¿por qué ella?» (2010) y  «Anatomía del amor» (2016). Actualmente, a sus 73 años, da un consejo que no falla: cuando no se encuentra la respuesta al fin de una relación, es mejor inventarse una historia. Encontrar esa pieza que falta en el puzle y creer que esa fue la razón. Fisher confiesa que alguna vez lo hizo, y que cuando tuvo su pieza faltante, la dejó a un lado y pudo seguir adelante.

¿Recomiendas inventar una historia aunque sea mentira?

No es una mentira. Si no tienes idea de por qué la persona te rechazó, puedes pasarte años intentado averiguarlo, y eso es una pérdida de tiempo. Es mejor decidir ponerle un final.

¿Y qué recomendarías evitar bajo cualquier circunstancia?

A veces, cuando alguien termina contigo, quiere ser tu amigo porque se siente culpable. Y eso es difícil porque, de cierto modo, puede alimentar la esperanza. Estar cerca de esa persona activa el cerebro con amor romántico, por lo que si realmente quieres recuperarte debes decir: «No gracias, seré tu amiga en un par de años. Por mientras, evitemos relacionarnos».

Estos consejos podrían aplicarse mejor si existe voluntad a sanar, cuando las rupturas quizás son de mutuo acuerdo. Pero no siempre es así. ¿Qué pasa cuando la persona no se da cuenta que necesita ayuda, cuando no hay voluntad?

Al principio es habitual no tener voluntad porque las personas se concentran en tener a la persona de vuelta. Pero en cierto punto te empiezas a dar cuenta de que eso no va a pasar. El cerebro se curará si eres consciente de que se terminó, pero si le escribes a la persona y sigues intentado volver, no va a sanar. Hay que tener claro que nunca olvidas por completo a alguien que te haya dejado, pero la emoción que sientes por el o ella sí se acaba.

El cerebro sigue adelante, pero recuerda a los que nos dejaron, quizás por la experiencia aprendida.

La desilusión amorosa es uno de los dolores más fuertes que puede vivir una persona. A nivel físico ¿cómo duele un corazón herido?

No puedo hablar del cuerpo porque no lo he estudiado, pero el cerebro controla el cuerpo y cuando estás deprimido es muy probable que tengas problemas para dormir y para comer. En el cerebro la parte del dolor físico se activa cuando fuiste rechazado o dejado por alguien. Esa región también se activa cuando tienes dolor de muelas. La diferencia es que cuando tienes dolor de muelas, vas al dentista y a la semana ya lo olvidaste, pero cuando eres rechazado y estás enamorado, ese dolor no se supera en una semana. Por el contrario, puede tomar meses o incluso años.

¿Ayuda viajar para acelerar el proceso?

Puedes hacerlo, pero hay que saber que llevas el dolor contigo. No lo dejas atrás mientras viajas, aún tienes el mismo cerebro y los mismos recuerdos. Pero haciendo algo así puedes ganar novedad, y la novedad eleva la dopamina. Eso puede darte optimismo, energía y motivación para seguir adelante.

¿Y qué pasa si se empieza a salir con alguien al poco tiempo de haber terminado una relación importante?

Mucha gente lo hace para tratar de olvidar. Pero si estuviste enamorada o enamorado y empiezas a salir con alguien muy pronto, es probable que al corto tiempo empieces a comparar, y eso genera nostalgia.

¿Usas este conocimiento en tus experiencias amorosas? 

Lo intento, pero también me he vuelto mayor. Hace tres años estaba saliendo con un hombre y estaba loca por él, estuvimos juntos seis meses maravillosos, y justo antes de Navidad terminó conmigo. Gracias a mis estudios del amor, elegí nunca escribirle, ni llamar, ni tener contacto con él. Pero dos meses después volvió, y actualmente estamos juntos en una hermosa relación. Él se dio cuenta que yo no iba a perseguirlo, no iba a estar enojada, no iba a llamarlo a medianoche ni rogarle que me quisiera. Me podía dejar, pero pese al dolor, yo iba a estar bien. Y cuando supo eso, me buscó nuevamente.

Fuente: La Tercera. Especial corazones rotos. 

LouiseHay_4lorez (1)

ENCARGANDO LA COMIDA EN LA COCINA CÓSMICA. Louise Hay~

No Comments 172 Views0

La primera vez que hagas una afirmación puede que te parezca que no es cierto. Pero recuerda que las afirmaciones son como semillas que se plantan en la tierra. Cuando siembras una semilla no tienes una planta hecha y derecha al día siguiente. Es preciso que seamos pacientes durante la época cimiento. Al continuar haciendo la afirmación, o bien dispuesto a dejar marchar aquello que no deseas y la afirmación se hará realidad, o se abrirá un nuevo camino ante ti. También es posible que tengas de pronto una idea muy luminosa o que algún amigo te llame y te diga: « ¿Has probado con esto?». Y de este modo serás llevado al siguiente paso que te ayudará.
Me gusta pensar que hacer afirmaciones es como encargar la comida en la «cocina cósmica». Cuando vamos a un restaurante y se acerca el camarero a tomar nota de lo que deseamos, no lo seguimos hasta la cocina para comprobar que el chef reciba el pedido o ver cómo prepara el plato. Nos quedamos sentados bebiendo agua, conversando con nuestro acompañante o incluso comiéndonos el panecillo.
Suponemos que están preparando la comida y que cuando esté lista nos la traerán. Lo mismo sucede cuando hacemos afirmaciones.
Cuando encargamos lo que queremos a la «cocina cósmica», el gran chef que es nuestro Poder Superior se pone a trabajar en ello. De modo que continuamos con nuestra vida sabiendo que están preparando lo que hemos encargado. Está en curso. Está ocurriendo. Ahora bien, si te traen la comida y resulta que no es lo que has
pedido, ¿qué haces? Si tienes amor propio, la devuelves. Si no, te la comes. También puedes hacer lo mismo con la cocina cósmica. Si no recibes exactamente lo que deseas, puedes decir: «No, no, no es eso; esto es lo que quiero». Tal vez no te expresaste bien cuando hiciste tu encargo.
Aquí también se trata de dejar marchar, de liberar. Al final de mis tratamientos y meditaciones empleo las palabras «Y así es». Es una manera de decir: «Poder Superior, ahora está en tus manos, a ti te lo dejo». El tratamiento espiritual de la mente, es muy efectivo. Si necesitas más información, puedes investigar…

Te invitamos a participar de nuestros talleres.

Fuente: «El poder está dentro de tí». Louise Hay ~

 

escexpres

¿QUÉ ES LA ESCRITURA EXPRESIVA COMO TERAPIA?

No Comments 161 Views0

«Para mí, el escribir era vivirse, conocerse, ser arqueólogo de uno mismo. Escarbar y, si se escarba, hay de todo dentro de nosotros: el criminal y el santo, el héroe y el cobarde.» José Luis Sampedro ~

En la mente global todos tenemos la idea de lo que significa «escritura terapéutica»: es aquel acto voluntario de escritura en el que el único fin es dejar que un pasado o un presente doloroso deje de serlo. En este sentido, debemos escribir sin limitaciones y sabiéndolo que nadie va a juzgarnos por nada porque es una práctica íntima y personal.

De igual forma, si lo que queremos es escribir buscando un bienestar lo que menos debería importarnos es el cómo esté escrito. El plano estético queda relegado: la escritura terapéutica exige más sentir que pensar, dejarse llevar y enfrentarse al papel sin miedo alguno.

Durante los últimos 20 años, un buen número de estudios han demostrado los efectos beneficiosos que escribir acerca de los eventos traumáticos o estresantes experimentados en primera persona tiene sobre la salud física y emocional.

El resultado obtenido en la gran mayoría de estudios es una mejora significativa tanto física como psicológica.

La escritura expresiva  puede ser el germen de la superación de un trauma. Una práctica sobre la que ha investigado durante décadas el profesor estadounidense de la Universidad de Texas en Austin especializado en Psicología Social James W. Pennebaker.

El psicólogo ha llevado a cabo estudios con supervivientes de trágicos sucesos, como el atentado del 11 de septiembre en Nueva York o el terremoto de San Francisco (EE.UU.) de 1989. A resultas de estas investigaciones, Pennebaker llegó a la siguiente conclusión: Descubrimos que aquellas personas que habían mantenido en secreto sus vivencias personales más dolorosas tenían mayor potencial de enfermar”.

Además de seguir la evolución de víctimas de grandes tragedias, el psicólogo se basó en su propia experiencia cuando al iniciar los estudios de posgrado, sufrió una depresión y consiguió recuperarse a base de escribir diariamente.

La psicóloga especialista en Terapia Narrativa y Trabajo Comunitario Mònica Florensa Biescas explica: “Para darle sentido a nuestra historia elegimos ciertos acontecimientos y excluimos otros. Las historias dan forma a nuestras vidas e impulsan o impiden la realización de ciertas acciones”. Y es en este punto cuando la práctica narrativa puede incidir “modificando las narraciones” que la persona hace de su propia vida.

Durante la práctica de la escritura expresiva, el profesor Adrián Montesano resalta que la persona debe ser capaz “de volcar emociones y pensamientos profundos”, a diferencia de cuanto se realiza una escritura más anodina y superficial. En este sentido sostiene que el ser humano tiene “un impulso narrativo”, es decir, es un contador de historias.

Pero el relato vital se puede ver truncado a causa de la vivencia de un acontecimiento traumático, como la muerte de un ser querido, una separación amorosa o una enfermedad grave. “Este ejercicio de escritura expresiva te permite la integración de tu memoria autobiográfica para, de alguna manera, darle sentido a la experiencia”, explica Montesano.

Una escritura saludable

El experto asegura que “fácilmente” esta técnica habitual en algunos tipos de terapia tiene efectos beneficiosos sobre el estado de ánimo, los niveles de estés y también sobre la salud física. En este último ámbito, se han observado resultados positivos en enfermedades médicas como el asma, la artritis, el VIH, problemas cardiovasculares o el cáncer, según Montesano.

Si bien la escritura expresiva no es capaz de curar por sí sola una enfermedad, ayuda al paciente a adaptarse mucho mejor a su nueva situación, a poder experimentar mayores sentimientos de bienestar, a retomar sus niveles de autoestima y, además, puede contribuir a fortalecer el sistema inmune o algunas funciones fisiológicas.

Aumenta la conciencia interior

“Cuando necesites poner orden, aclarar, comprender, simplemente escribe”, recomienda Mireia Cabero, profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC. “Y como la escritura requiere de un ordenamiento y de una formulación que es muy diferente a los del pensamiento, aumenta tu conciencia interior y, por tanto, estás más capacitado para poner solución”, reflexiona.

No obstante, la psicóloga también admite que la voluntad de “dirigir la comprensión que ofrece la escritura expresiva” es fundamental para conseguir resultados positivos. También recomienda la supervisión de un experto en este tipo de escritura o bien de un psicólogo que pueda acompañar al paciente durante el proceso.

En cuanto a cómo y cuándo empezar a plasmar en un papel los sentimientos, emociones y pensamientos que provoca una experiencia traumática, Adrián Montesano sugiere que la persona debe encontrar el momento y el lugar en el que se encuentre cómoda y sin distracciones para escribir entre 15 o 20 minutos. “Que lo escriba dejándose ir, sin suspender el juicio o la crítica, no importa si cometes faltas o el estilo que utilices”, aclara.

Lo cierto es que la escritura puede llegar a ser una de las formas más poderosas y catárticas de terapia que existe. Y lo mejor de todo, está siempre al alcance de todos y cada uno de nosotros.

Par finalizar, una invitación…

Carta para los días de lluvia

Cuando te sientas bien y capaz de hacer frente a la vida diaria, puede ser útil escribirte una carta para leer posteriormente, en esos momentos que no son tan buenos, o en los que te encuentras particularmente débil o vulnerable. Se trata de escribir en tu “día bueno” una carta destinada a ti mismo expresándote apoyo y comprensión para leer y darte ánimos en el “día malo”.

En esta carta podrías incluir todo aquello que te  ayuda a sentirse mejor en esos momentos, lo que te ayudó en el pasado, cosas que hacer para sentirte bien, consejos sobre qué no hacer, tus fortalezas y recursos personales, cosas que necesitas saber en ese momento.

Pero sobre todo debes ser amable y compasiv@, mostrando apoyo y comprensión a tu yo más vulnerable.

Fuentes: La Vanguardia ~   Psicopedia  ~

 

Kelly-McKernan-paintings1

LA ENFERMEDAD, LOS SÍNTOMAS Y LA CURACIÓN. Causas profundas.

No Comments 195 Views0

Texto extraído de «La enfermedad como camino» de Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke (Munich, 1983) uno de los más reveladores libros sobre la interpretación profunda de «la enfermedad, la salud y los síntomas».

«Vivimos en una época en la que la medicina continuamente ofrece al asombrado profano nuevas soluciones, fruto de unas posibilidades que rayan en lo milagroso. Pero, al mismo tiempo, se hacen más audibles las voces de desconfianza hacia esta casi omnipotente medicina moderna. Es cada día mayor el número de los que confían más en los métodos, antiguos o modernos, de la medicina naturista o de la medicina homeopática, que en la archicientífica medicina académica. No faltan los motivos de crítica —efectos secundarios, mutación de los síntomas, falta de humanidad, costes exorbitantes y otros muchos— pero más interesante que los motivos de crítica es la existencia de la crítica en sí, ya que, antes de concretarse racionalmente, la crítica responde a un sentimiento difuso de que algo falla y que el camino emprendido, a pesar de que la acción se desarrolla de forma consecuente, o precisamente a causa de ello, no conduce al objetivo deseado. Esta inquietud es común a muchas personas, entre ellas no pocos médicos jóvenes. De todos modos, la unanimidad se rompe cuando de proponer alternativas se trata. Para unos la solución está en la socialización de la medicina, para otros, en la sustitución de la quimioterapia por remedios naturales y vegetales. Mientras unos ven la solución de todos los problemas en la investigación de las radiaciones telúricas, otros propugnan la homeopatía. Los acupuntores y los investigadores de los focos abogan por desplazar la atención del plano morfológico al plano energético de la  fisiología.  (…) Nosotros no tenemos pretensiones de «científicos», ya que nuestro punto de partida es muy distinto.

Tanto en medicina como en el lenguaje popular se habla de las más diversas enfermedades. Esta inexactitud verbal indica claramente la universal incomprensión que sufre el concepto de enfermedad. La enfermedad es una palabra que sólo debería tener singular; decir enfermedades, en plural, es tan tonto como decir saludes. Enfermedad y salud son conceptos singulares, por cuanto que se refieren a un estado del ser humano y no a órganos o partes del cuerpo, como parece querer indicar el lenguaje habitual. El cuerpo nunca está enfermo ni sano ya que en él sólo se manifiestan las informaciones de la mente.

El cuerpo de una persona viva debe su funcionamiento precisamente a estas dos instancias inmateriales que solemos llamar conciencia (alma) y vida (espíritu). La conciencia emite la información que se manifiesta y se hace visible en el cuerpo. La conciencia es al cuerpo lo que un programa de radio al receptor. Dado que la conciencia representa una cualidad inmaterial y propia, naturalmente, no es producto del cuerpo ni depende de la existencia de éste.

Lo que ocurre en el cuerpo de un ser viviente es expresión de una información o concreción de la imagen correspondiente (imagen en griego es eidolon y se refiere también al concepto de la «idea»). Cuando el pulso y el corazón siguen un ritmo determinado, la temperatura corporal mantiene un nivel constante, las glándulas segregan hormonas y en el organismo se forman anticuerpos. Estas funciones no pueden explicarse por la materia en sí, sino que dependen de una información concreta, cuyo punto de partida es la conciencia. Cuando las distintas funciones corporales se conjugan de un modo determinado se produce un modelo que nos parece armonioso y por ello lo llamamos salud. Si una de las funciones se perturba, la armonía del conjunto se rompe y entonces hablamos de enfermedad.

Enfermedad significa, pues, la pérdida de una armonía o, también, el trastorno de un orden hasta ahora equilibrado (en realidad, contemplada desde otro punto de vista, la enfermedad es la instauración de un equilibrio). Ahora bien, la pérdida de armonía se produce en la conciencia, en el plano de la información, y en el cuerpo sólo se muestra. Por consiguiente, el cuerpo es vehículo de la manifestación o realización de todos los procesos y cambios que se producen en la conciencia. (…) Por lo tanto, si una persona sufre un desequilibrio en su conciencia, ello se manifestará en su cuerpo en forma de síntoma. Por lo tanto, es un error afirmar que el cuerpo está enfermo —enfermo sólo puede estarlo el ser humano—, por más que el estado de enfermedad se manifieste en el cuerpo como síntoma.

Síntomas hay muchos, pero todos son expresión de un único e invariable proceso que llamamos enfermedad y que se produce siempre en la conciencia de una persona. Sin la conciencia, pues, el cuerpo no puede vivir ni puede «enfermar». (…)

Cuando en el cuerpo de una persona se manifiesta un síntoma, éste (más o menos) llama la atención interrumpiendo, con frecuencia bruscamente, la continuidad de la vida diaria. Un síntoma es una señal que atrae atención, interés y energía y, por lo tanto, impide la vida normal. Un síntoma nos reclama atención, lo queramos o no. Esta interrupción que nos parece llegar de fuera nos produce una molestia y desde ese momento no tenemos más que un objetivo: eliminar la molestia. El ser humano no quiere ser molestado, y ello hace que empiece la lucha contra el síntoma. La lucha exige atención y dedicación: el síntoma siempre consigue que estemos pendientes de él.

Desde los tiempos de Hipócrates, la medicina académica ha tratado de convencer a los enfermos de que un síntoma es un hecho más o menos fortuito cuya causa debe buscarse en los procesos funcionales en los que tan afanosamente se investiga. La medicina académica evita cuidadosamente la interpretación del síntoma, con lo que destierra tanto al síntoma como a la enfermedad al ámbito de lo incongruente. Con ello, la señal pierde su auténtica función; los síntomas se convierten en señales incomprensibles.

Vamos a poner un ejemplo: un automóvil lleva varios indicadores luminosos que sólo se encienden cuando existe una grave anomalía en el funcionamiento del vehículo. Si, durante un viaje, se enciende uno de los indicadores, ello nos contraría. Nos sentimos obligados por la señal a interrumpir el viaje. Por más que nos moleste parar, comprendemos que sería una estupidez enfadarse con la lucecita; al fin y al cabo, nos está avisando de una perturbación que nosotros no podríamos descubrir con tanta rapidez, ya que se encuentra en una zona que nos es «inaccesible». Por lo tanto, nosotros interpretamos el aviso de la lucecita como recomendación de que llamemos a un mecánico que arregle lo que haya que arreglar para que la lucecita se apague y nosotros podamos seguir viaje. Pero nos indignaríamos, y con razón, si, para conseguir este objetivo, el mecánico se limitara a quitar la lámpara. Desde luego, el indicador ya no estaría encendido –y eso es lo que nosotros queríamos–, pero el procedimiento utilizado para conseguirlo sería muy simplista. Lo procedente es eliminar la causa de que se encienda la señal, no quitar la bombilla. Pero para ello habrá que apartar la mirada de la señal y dirigirla a zonas más profundas, a fin de averiguar qué es lo que no funciona. La señal sólo quería avisarnos y hacer que nos preguntáramos qué ocurría.

Lo que en el ejemplo era el indicador luminoso, en nuestro tema es el síntoma. Aquello que en nuestro cuerpo se manifiesta como síntoma es la expresión visible de un proceso invisible y con su señal pretende interrumpir nuestro proceder habitual, avisarnos de una anomalía y obligarnos a hacer una indagación. También en este caso, es una estupidez enfadarse con el síntoma y, absurdo, tratar de suprimirlo impidiendo su manifestación. Lo que debemos eliminar no es el síntoma, sino la causa. Por consiguiente, si queremos descubrir qué es lo que nos señala el síntoma, tenemos que apartar la mirada de él y buscar más allá.

Pero la medicina académica es incapaz de dar este paso, y en esto radica su problema: se deja fascinar por los síntomas. Por ello, equipara síntomas y enfermedad, es decir, no puede separar la forma del contenido. (…)

El síntoma puede decirnos qué es lo que nos falta —pero para entenderlo tenemos que aprender su lenguaje. (…)

Aquí está la diferencia entre combatir la enfermedad y transmutar la enfermedad. La curación se produce exclusivamente desde una enfermedad transmutada, nunca desde un síntoma derrotado, ya que la curación significa que el ser humano se hace más sano, más completo.

Curación significa redención, aproximación a esa plenitud de la conciencia que también se llama iluminación. La curación se consigue incorporando lo que falta y, por lo tanto, no es posible sin una expansión de la conciencia. Enfermedad y curación son conceptos que pertenecen exclusivamente a la conciencia, por lo que no pueden aplicarse al cuerpo, pues un cuerpo no está enfermo ni sano. En él sólo se reflejan, en cada caso, estados de la conciencia.

El camino del individuo va de lo insano a lo sano, de la enfermedad a la salud y a la salvación. La enfermedad no es un obstáculo que se cruza en el camino, sino que la enfermedad en sí es el camino por el que el individuo va hacia la curación. Cuanto más conscientemente contemplemos el camino, mejor podrá cumplir su cometido. Nuestro propósito no es combatir la enfermedad, sino servirnos de ella; para conseguir esto tenemos que ampliar nuestro horizonte.

Fuente: «La enfermedad como camino». Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke (Munich, 1983) ~

90722955_10158027154262667_1905066532648517632_o

TUS PENSAMIENTOS PUEDEN AYUDARTE A CONSEGUIR EL TRABAJO PERFECTO. Louise Hay ~

No Comments 174 Views0

No te inmovilices en la creencia de que es difícil conseguir un trabajo. Eso puede ser cierto para muchas personas, pero no tiene por qué serlo para ti. Sólo necesitas un trabajo.

Tu clara conciencia te abrirá el camino. Son demasiadas las personas que tienen mucha fe en el miedo. Cuando ocurre un cambio en la economía del país, los medios de comunicación inmediatamente creen en todos los aspectos negativos y no paran de hablar de ellos. Lo que hay y aceptas en tu conciencia se convierte en realidad para ti.
Cuando oigas hablar de tendencias negativas en los negocios o en la economía, afirma inmediatamente: «Yo siempre prospero, esté donde esté o pase lo que pase». Al pensar y decir eso te creas tus experiencias futuras. Vigila mucho lo que dices respecto a tu prosperidad. Siempre tienes la opción de elegir entre una mentalidad de pobreza o una mentalidad de prosperidad. Durante al menos una semana fíjate en cómo hablas del dinero, del trabajo, de tu profesión, de la economía, del ahorro y de la jubilación. Escúchate. Cerciórate de que tus palabras no te estén creando pobreza ahora o para el futuro.
Otra cosa que puede contribuir a crear una mentalidad de pobreza es la falta de honradez, en cualquiera de sus formas. Muchas personas creen que es normal y natural llevarse a casa clips y otros artículos de la oficina o de cualquiera que sea el lugar donde trabajan. Se olvidan o no son conscientes de que lo que «robamos» a la Vida, ella
nos lo quitará. Robar, aunque sea lo más insignificante, es decirle a la Vida que no podemos permitirnos comprarlo, y eso nos mantiene atascados en la limitación.
Cuando le robas a la Vida, la Vida siempre te quita más. Podrías robar clips y perderte una importante llamada telefónica. Podrías robar dinero y perder una relación. La última vez que robé algo (en 1976) fue un sello, y se perdió un cheque de 300 dólares que me habían enviado por correo. Fue una manera bastante cara de aprender una lección,
pero a la larga bien ha valido la pena. De modo que si el dinero es un gran problema para ti, mira a ver dónde puedes estar deteniendo el flujo. Si has cogido algo del trabajo, devuélvelo. Jamás prosperarás mientras no lo hagas.
La Vida nos provee en abundancia de todo lo que necesitamos para sustentamos. Cuando admitimos este concepto y lo incorporarnos a nuestro sistema de creencias,entonces experimentamos una mayor prosperidad y abundancia en nuestra vida.
Tal vez estás considerando la posibilidad de crear tu propia empresa; te gusta la idea de ser tu propio jefe y cosechar todos los beneficios. Esto es maravilloso si tienes el carácter adecuado. Pero no abandones tu trabajo para lanzarte por tu cuenta mientras no hayas explorado verdaderamente todos los aspectos laterales. ¿Eres capaz de motivarte
para trabajar si no tienes a nadie que te vigile o supervise? ¿Estás dispuesto o dispuesta a trabajar 10 o 12 horas diarias durante el primer año? Las nuevas empresas necesitan la dedicación del propietario hasta que hay beneficios suficientes para contratar a otraspersonas. Yo trabajé 10 horas diarias los siete días de la semana durante mucho tiempo.
Siempre sugiero comenzar una nueva empresa a tiempo parcial. Trabaja en esteproyecto después de las horas normales de trabajo y los fines de semana hasta tener seguridad de que eso es lo que deseas. Asegúrate de que el negocio te va a dar suficientes beneficios para vivir antes de dejar de contar con un salario regular. Yo comencé mi editorial con un libro y una cinta magnetofónica. Trabajaba en mi dormitorio con la única ayuda de mi madre, de 90 años. Por la noche preparábamos los envíos de libros y cintas. Tardé dos años en tener beneficios suficientes para contratar un ayudante.
Era una actividad suplementaria agradable, pero pasó mucho tiempo antes de que Hay House se convirtiera en un verdadero negocio.
Así pues, cuando empieces a tener ganas de montar tu propio negocio, haz esta afirmación: «Si esta empresa ha de ser para mi mayor bien y mi máxima alegría, entonces que avance con facilidad y sin esfuerzos». Mira con atención a tu alrededor para ver todos los signos. Si surgen retrasos y obstáculos, comprende que ese no es el momento para continuar adelante. Si todo encaja y cobra sentido con facilidad, entonces, adelante, pero a tiempo parcial al principio. Siempre puedes expandirte, pero a veces es difícil dar marcha atrás.
Si te preocupan los jefes, los colaboradores, los clientes, el lugar de trabajo, el edificio o cualquier otro aspecto de tu nueva empresa, recuerda que eres tú quien hace tus leyes personales con respecto a tu carrera profesional. Cambia tus creencias y cambiarás tu vida laboral.
Recuerda: «tú» decides cómo quieres que sea tu vida laboral. Crea afirmaciones positivas para lograrlo. Y repítelas con frecuencia.

Estoy a salvo en el mundo de los negocios
Sé que los pensamientos de mi mente son los responsables de mis condiciones laborales, de modo que elijo conscientemente mis pensamientos, para que sean positivos y me apoyen. Elijo la mentalidad de prosperidad, y por lo tanto, soy una persona próspera. Elijo pensamientos armoniosos, por lo tanto trabajo en un ambiente armonioso. Por la mañana me encanta levantarme, sabiendo que hoy tengo un importante trabajo que hacer. Mi trabajo es estimulante y profundamente gratificante. Mi corazón se enciende de orgullo cuando pienso en el trabajo que hago. Siempre tengo trabajo; soy una persona productiva. La vida es buena. ¡Y así es!

Fuente: Vivir. Louise Hay ~