Tag Archives: Mente Asombrosa

leyes

LAS 36 LEYES ESPIRITUALES DE LA VIDA. Creando el cielo en la tierra. ~

No Comments 143 Views0

La vida en la tierra es un juego de equipo, y es imprescindible aprender las reglas. Cuando seguimos las leyes espirituales, podemos crear el cielo en la tierra”.

La comprensión de las Leyes Universales, te servirá de apoyo y guía en los momentos que te resulten más inexplicables. A partir de ahí, sólo te quedará aplicarlas.

Leyes Universales Leyes de la Vida

1. Como es arriba, así es abajo: Se refiere al concepto de Universo, que como en geometría, replica su estructura a diferentes escalas. De mayor a menor. Por tanto, la Tierra es una réplica a menor escala del Universo. Y de igual modo, tú, también eres un pequeño Universo.

2. Como es dentro, así es afuera: Igual que antes, la realidad se replica así misma independientemente de la dirección. En este caso, es tu mundo interior el que se replicara en tu entorno. Según eres, piensas, haces, etc., así será tu vida.

3. Ley de Petición: Tú pides y el universo escucha. Si necesitas ayuda pídela. Formula tu petición en positivo y con convicción. Por otra parte, si alguien necesita tu ayuda, que te la pida. Puedes ofrecer tu ayuda, pero evita actuar si no te lo piden, por varias razones: Interfieres en el proceso de aprendizaje de la otra persona, contribuyes a que se mantenga en sus viejos paradigmas, te haces responsable del resultado de la acción y puede que tu ayuda no sea apreciada.

4. Ley de Atracción: Tu momento vital hace que atraigas o repelas aquello que llega a tu vida. Atraes lo semejante y repeles lo diferente. La aplicación beneficiosa de esta Ley, pasa por tomar conciencia de tu actitud y pensamiento. Piensa positivo y atraerás en la misma vibración. Piensa en negativo y así llegarán las situaciones a tu vida.

5. Ley de la Resistencia: Tú eres tu peor obstáculo. Resistirte te condena a repetir. Se trata de aceptar lo que llega y fluir, siempre fluir con la vida. Centrarte en lo que quieres y no en lo que no quieres, para que llegue a materializarse. Con disposición a ser feliz y sin resistencias ante las cosas buenas que la vida te ofrece.

6. Ley del Reflejo: Todo lo que te rodea es un reflejo de ti. Si quieres que algo cambie, empieza por cambiar tú. Será una reacción en cadena. Identifícate en tu entorno, y si algo no te gusta, ponte manos a la obra.

7. Ley de la Proyección: Proyectas en tu entorno lo que tú eres. Todo. Tanto lo que te gusta, como lo que no lo hace. Cuando asumas que formas parte de tus problemas, estarás dando pasos hacia la solución. Si hay personas a tu alrededor que no te gustan, que te caen mal, te dan el reflejo de algo tuyo que no te gusta. Mírate en ese espejo y decide qué hacer.

8. Ley del Apego: El apego te impide progresar en tu proceso. Es el apego a cosas, sentimientos o personas, lo que frena que llegue lo nuevo a tu vida. Soltar para hacer espacio a cosas diferentes. Trabajar el desapego te hará más libre.

Leyes de la Creación

9. Ley de la Atención: Pon tu atención en lo que quieres. Eso provocará que el Universo trabaje para que lo consigas. Focalízate en tus deseos y estarás poniendo tu energía para que se manifieste. Tu pensamiento es poderoso. Elige bien hacia donde lo diriges.

10. Ley del Fluir: Que nada te bloquee. Observa el caudal de un río. Cuando fluye lo llena todo, no quedan espacios sin agua. Permite que tu relación con la vida sea igual. Deja fluir tus emociones, tus sentimientos, tu creatividad… Permite que la vida suceda.

11. Ley de la Abundancia: La abundancia es innata en ti. Agradece y permite que la abundancia llene tu vida. Felicidad, prosperidad, amor y éxito, llenarán tu vida a no ser que lo bloquees con creencias de culpa. La abundancia forma parte de ti. Elige disfrutarla.

12. Ley de la Claridad: Sé claro en lo que quieres y eliminarás las trabas para conseguirlo. Conseguir tus metas de forma rápida y concisa dependerá de tu claridad a la hora de enfocarte.

13. Ley de la Intención: La intención es aún más poderosa que tus deseos. Poner una intención adecuada en tus actos es suficiente para que se concreten y se manifiesten. Esta ley está sujeta al karma, y las consecuencias de tus intenciones serán asumidas y sumadas.

14. Ley de la Prosperidad: Eres un ser próspero desde que naciste. Que la prosperidad se manifieste depende del enfoque de tus pensamientos. Para que esta ley actúe en tu beneficio, piensa, habla y actúa como alguien próspero. El miedo es tu gran enemigo. Siente que eres capaz y hazlo. Y si tienes miedo, hazlo con miedo.

15. Ley de la Manifestación: Eres un ser espiritual en contacto directo con el Universo. Y el Universo trata de darte la razón por todos los medios y te lo manifiesta. Esto quiere decir que prestes atención a lo que pides. Tener este conocimiento implica que puedes crear tu realidad. Sólo debes querer.

16. Ley del Éxito: El éxito se relaciona con los bienes materiales, pero eso es un error. El éxito es la total y sincera fe en ti. La confianza que deposites en ti, determinará el éxito en la consecución de tus objetivos. El éxito en tu vida es proporcional a la confianza que deposites en ti.

Leyes de la Conciencia Superior

17. Ley del Equilibrio y la Polaridad: Tu vida está polarizada y tu objetivo es encontrar el equilibrio. Encontrar tu centro. Si te alejas del centro, la vida te compensará con lo contrario. Vivir de forma equilibrada evitara que seamos absorbidos por la polaridad y tengamos que compensar nuestra próxima existencia.

18. Ley del Karma: Toda acción tiene una consecuencia o reacción. Si tienes presente esta Ley, te plantearás tus acciones y asumirás sus consecuencias. Sea de pensamiento o acción, todo lo que hagas tiene su respuesta. Si das amor, recibirás amor. Si das negatividad, recibirás lo mismo.

19. Ley de la Reencarnación: Todo se transforma. La reencarnación está unida a la experimentación y a la evolución. El proceso de evolución suele quedar sin terminar en el momento de la muerte, y se retoma en la próxima aquello que quedó por aprender y por saldar hasta que la evolución espiritual quede completa.

20. Ley de la Responsabilidad: Ser responsable de ti y de tus acciones. El Universo te va dando responsabilidad a medida que avanzas en tu proceso. Animar a que los demás asuman sus responsabilidades, también es tu responsabilidad. Si asumes la responsabilidad de otra persona, estás interfiriendo en su evolución. Tenlo presente.

21. Ley del Discernimiento: Aplica tu intuición en cada cosa que realices. Toma tus decisiones escuchando a tu voz interior. Ella nunca te engaña. Evita juzgar. Aléjate de todo lo que perjudique tu capacidad de discernir. Huye de toda clase de fanatismo, que impedirá que escuches a tu Yo interno.

22. Ley de la Afirmación: Afirma todo aquello que quieres realizar y aquello que quieres cambiar. Abandona la creencia de que no mereces las cosas buenas que la vida tiene para ofrecerte, y céntrate en afirmar la persona maravillosa que ya eres, y todo aquello a lo que aspiras.

23. Ley de la Plegaria: Pide con fe y confianza en que te va a ser concedido. Todos tus pensamientos son en sí mismos plegarias. Cuando sientes preocupación, emites una plegaria negativa. Aprovecha este conocimiento y focalízate en elaborar plegarias de forma positiva. El Universo te escucha y toma buena nota de tus peticiones.

24. Ley de la Meditación: Mientras que en la plegaria eres tú la que habla a Dios, en la meditación es el momento de escuchar. Relajar y acallar la mente para que llegue la iluminación y el conocimiento, para tomar todas tus decisiones en la vida. Sólo calla y escucha.

25. Ley del Desafío: Los desafíos son imprescindibles para tu evolución. Desafíos y tentaciones que te pondrá tu entorno, y para que puedas salvarlos, tendrás que poner en práctica tu capacidad de atención para identificarlos, y tu capacidad de elección para decidir qué haces con cada uno de ellos. Tu libre albedrío te permitirá que logres el éxito antes los desafíos externos.

Leyes de Frecuencia Superior

26. Ley de Frecuencia o Vibración: Eres energía en constante vibración y en una determinada frecuencia. Tus emociones influirán en tu vibración, siendo el miedo la frecuencia más baja y el amor la más alta. Todas las bajas vibraciones, están relacionadas con sentimientos y pensamientos negativos. Mientras que si eres alegre, amable y empático, elevarás tu frecuencia y vibración.

27. Ley de Milagros: Los milagros son la consecuencia de una existencia correcta. Nada es casualidad. Vive con atención. La vida te va dando señales, milagros cotidianos, para comunicarte que estás viviendo tu proceso de la manera adecuada. Según vayas viviendo en el amor y utilizando el perdón de forma sincera, tu karma se verá aliviado y los milagros se irán materializando.

28. Ley de Sanación: Eres tu propio sanador. Los pensamientos y los sentimientos negativos provocan enfermedad. Transmútalos y logra una vida saludable. Enquistar tus sentimientos apagará el ser de luz que eres, y potenciarás el desequilibrio en tu vida, pudiendo llegar a enfermar.

29. Ley de Purificación: Tu esencia es pura. La negatividad y los malos sentimientos empañan y ensombrecen este estado. Purificarte pasa por liberarte de toda la negatividad que acumulas con la sucesión de experiencias. Purifica no solo tu cuerpo y tu mente, también tu entorno. Evita situaciones y personas tóxicas, para que su influencia no anide en tu interior.

30. Ley de Perspectiva: Según sea tu perspectiva, se reflejará en tu entorno. Todo depende de cuál sea tu perspectiva. Lo bonito y lo feo, lo bueno y lo malo, son etiquetas que adjudicas a las cosas, según tu perspectiva. La vida es según tu punto de vista cree que es.

31. Ley de Gratitud: Aprende a ser una persona agradecida. Cuando la abundancia y el éxito lleguen, da las gracias por lo que recibes, con humildad, y permite que esa energía siga su camino. Agradece todo lo que llega a tu vida. Lo que te guste más y lo que te guste menos, porque de todo podrás sacar una enseñanza, y todo lo necesitas para tu proceso.

32. Ley de Bendiciones: Cuando bendices a alguien, emites toda tu energía positiva hacia la persona. Sólo hace falta tu presencia y enfocar tu atención y pensamiento hacia ella. Bendice con todo tu amor a los que te piden ayuda, así les brindas la posibilidad de alimentarse de esa energía positiva que les dedicas.

33. Ley de Decreto: El poder de la Palabra. Todo lo que decretes, el Universo hará lo posible por traértelo. Él no tiene sentido del humor, ni conoce el doble sentido o la ironía, así que cuidado con lo que pides. La palabra es vibración y hace que todo el Universo vibre. Decretar, es la plegaria más rápida y directa. ¿Cuántas veces has dicho: “si antes hablo antes sucede”? Eso es así porque, en realidad, lo has pedido.

34. Ley de Fe: La fe se suele relacionar con las religiones, y es un error. La fe es un sentimiento puro emitido desde tu corazón y una firmeza en algo que sabes desde lo más profundo que es así. La fe en ti es la clave para tu éxito. La confianza en tu capacidad y tu talento, convierten la fe en tu aliado más poderoso.

35. Ley de Gracia: Una vez has evolucionado lo suficiente espiritualmente, la Gracia llega a ti, y los elementos milagrosos se suceden en tu entorno, para celebrar tu graduación existencial. Te has convertido en tu propio maestro. Comprendes el juego y juegas de forma consciente.

36. La ley del Uno: Todos somos uno. No puedes aplicar ninguna de las leyes anteriores, sin entender que todos sin exclusión, tenemos un mismo origen y bebemos de la misma fuente. Somos una misma cosa y partimos de una misma conciencia. Dios no es algo externo a ti, ni se encuentra en un templo. Todo es Dios. Por lo tanto, allí donde estés, estarás con Él.

Fuente: Las 36 leyes espirituales de la vida . Diana Cooper~

amarse uno mismo

DIEZ PASOS PARA AMARSE UNO MISMO. Louise Hay ~

No Comments 256 Views0

1. DEJA DE CRITICARTE. La critica nunca cambia nada. Niégate a criticarte. Acéptate exactamente tal como eres. Todo el mundo cambia. Cuando te criticas, tus cambios son negativos. Cuando te apruebas, tus cambios son positivos.

2. NO TE ASUSTES. Deja de aterrorizarte con tus pensamientos. Es una forma horrible de vivir. Busca alguna imagen mental que te produzca placer (la mía son rosas amarillas), e inmediatamente reemplaza el pensamiento
aterrador por uno agradable.

3. SÉ AMABLE, APACIBLE Y PACIENTE.  Sé amable contigo. Pórtate bien contigo. Ten paciencia contigo mientras aprendes esta nueva forma de pensar. Trátate como tratarías a una persona a la que verdaderamente amas.

4. SÉ TOLERANTE CON TU MENTE. El odio a uno mismo es el odio a los propios pensamientos. No te odies por tener los pensamientos que tiene. Cámbialos suavemente.

5. ELÓGIATE. La crítica destruye el espíritu interior. El elogio lo construye. Elógiate todo lo que puedas. Alábate por lo bien que haces las cosas, por más insignificantes que sean.

6. BRÍNDATE APOYO. Busca formas de apoyarte. Recurre a tus amigos y déjate ayudar. Es muestra de fortaleza pedir ayuda cuando se necesita.

7. SÉ INDULGENTE CON TUS ASPECTOS NEGATIVOS. Comprende que los creaste para satisfacer una serie de necesidades. Ahora estás encontrando formas nuevas y positivas de satisfacer esas mismas necesidades. De modo que deja amorosamente que las viejas pautas negativas se vayan.

8. CUIDA TU CUERPO. Infórmate sobre cuál es la nutrición adecuada para ti. ¿Qué clase de combustible necesita tu cuerpo para tener una energía y una vitalidad óptimas? Infórmate sobre las distintas modalidades de ejercicio físico que existen. ¿Qué tipo de ejercicio te gustaría hacer? Mima y venera el templo en el que vives.

9. TRABAJO CON EL ESPEJO. Mírate a los ojos a menudo. Expresa el creciente amor que sientes por ti. Perdónate mirándote en el espejo. Conversa con tus padres mirándote en el espejo. Perdónalos también. Al menos una vez al día di: «Te quiero, realmente te quiero».

10. ¡HAZLO YA! No esperes a sentirte bien, ni a perder peso, ni a tener el nuevo empleo o la nueva relación. Empieza ahora a hacer cosas, y hazlas lo mejor que puedas.

resonancia1

LA RESONANCIA SCHUMANN. ¿Qué es y cómo afecta a las personas y al planeta?

No Comments 407 Views0

En los años 50, el Dr. Winfried Schumann descubrió el efecto de resonancia en el sistema Tierra=ionósfera, lo que lleva su nombre y que en física se llama “onda transversal magnética”, que muestra direcciones perpendiculares de vibraciones, causadas especialmente por el golpe generado por los rayos en el espacio entre la Tierra y la ionósfera.

Se comprobó que estas ondas vibran en la misma frecuencia que las ondas cerebrales de los seres humanos y mamíferos, o sea, 7,8 Hertz por segundo.

Se ha visto que la Resonancia Schumann del planeta se ha elevado de 7,8 Hertz a 12 Hz en los últimos 8 años y se mantuvo en los 7,8 Hz durante miles de años, y a partir del año 2000 una energía de cuarta dimensión alteró la carga electromagnética de la Tierra.
Investigaciones señalan que la Resonancia Magnética, RS, se hace presente hoy en un paso acelerado del tiempo. Esto nos dice que las 24 horas diarias ya no lo son, sino que nominalmente, pues estamos viviendo solamente 16 horas. Esto explicaría nuestra aceleración diaria y los días y semanas “pasan volando”, como decimos, lo que sería un salto cuántico dimensional.

Austria y Alemania han formulado nuevos proyectos en física cuántica de 7,8 Hz, consideradas estas una constante biológica de nuestro hipotálamo. Esta frecuencia de la Tierra se comparte como un gran circuito eléctrico y esto abre “un campo de comunicación entre dos sistemas neuronales o telepatía”.

La RS fluctuante y las explosiones solares, pueden ser un factor en las severas tormentas, inundaciones y el clima de estos últimos años.

La resonancia Schumann y los latidos del corazón.

Los avances y descubrimientos de la tecnología nos han separado del hábitat natural del Hombre, y es la frecuencia 7,8 Hz como el latido del corazón de la Tierra, hace cientos de años, como la que aceptó bien el ser humano. Desgraciadamente los cientos de frecuencias adicionales, en el transcurso de la historia, y el avance de la tecnología, han cambiado el pulso de la Tierra y sus habitantes. Y son la radio, la TV, el móvil, satélites, etc., y todas las redes sociales que inundan el planeta.

La NASA ha comprobado que los astronautas al salir al espacio alteran su salud, debido a las altas frecuencias magnéticas a que son sometidos en otra atmósfera.

Y es la relación de las ondas cerebrales y la Resonancia Schumann un estudio constante de los médicos especialistas, que ven cómo los campos electromagnéticos, con sus rayos radioactivos, afectan la salud del ser. Se refirieron a los daños causados en la salud de la población, causante de enfermedades como el cáncer, depresión, estrés, trastornos en la presión arterial, en el sueño, etc. Igualmente señalaron los daños en el reino animal, fauna y flora.

Como afecta el carácter de la persona.

Este aumento de la vibración de la Tierra afecta directamente al ser, aumentando su vibración normal y con un comportamiento muy diferente, variando su frecuencia según la localidad donde viva. Cerca de aguas, de lagos, ríos y mares se estima que la frecuencia es más alta y varía en cordilleras, como en desiertos y otros. Igualmente se señala que el carácter de la persona se alteraría con las altas y bajas frecuencias. Estudios expresan que “los más sintonizados con la frecuencia normal son las tribus indígenas, que están conectados con la Tierra, la naturaleza”.

“Todo en nuestra vida es vibración”, decía Albert Einstein. Todo es conexión, todos somos uno, uno somos todos. Como seres energía tenemos capacidad de conexión con el Universo y sintonizamos con las fuentes de energía, con diferentes latidos y tonos.
Cada átomo, cada molécula oscila y tiene vibraciones que se miden en frecuencias y estamos rodeados de éstas y ondas que emite el entorno, por eso se dice que la vibración podría ser la frecuencia constitutiva del cosmos en su totalidad.

La resonancia es algo relevante en el caso de las ondas cerebrales, theta, alpha, beta y gama, las cuales son oscilaciones eléctricas del cerebro que están asociadas con ciertos estados de conciencia.
Las ondas cerebrales se relacionan con distintos tipos de estados de conciencia. Estas junto con todas las demás vibraciones que forman parte de nuestro día a día y que son fruto de nuestro estado físico, nuestro pensamiento y emociones, van a conformar lo que conocemos como vibración personal.

El COVID-19, como cualquier otro virus, tiene una baja vibración con una estructura cerrada de G circuito electromagnético, generador que transforma la energía mecánica en energía eléctrica, con una frecuencia de resonancia de cerca de 5,5 Hz a 14,5 Hz, y en las gamas más altas no está activo y, a partir de las gamas 25,5 Hz y superior, el virus muere. Se estima que para los humanos de baja vibración este virus es peligroso.

Einstein, en su fórmula nos decía que la energía y la materia están directamente relacionadas y que pueden transformarse la una a la otra, fórmula que desbancó a la física clásica y dió lugar a la física cuántica, la que revela que las partículas diminutas que componen la materia son también ondas de energía que pueden actuar como partículas o como ondas. Como decíamos, estas ondas vibran con la misma frecuencia que nuestras ondas cerebrales y de los mamíferos en general. O sea, 7,8 Hz ciclos por segundo.

Además este “desarrollo” de las redes sociales, especialmente el celular, fuera de comunicarnos con mayor facilidad sobre el diario vivir, nos aleja de nuestros semejantes en una relación menos personal e íntima. Nos hemos contagiado del mensaje rápido y efectivo de informar el aquí y ahora que nos proporciona el móvil y nos alejamos cada día más de nuestros seres queridos.

El exceso de información, que es frecuencia en diversos grados, que forma parte de la “inteligencia artificial”, llena nuestra cómoda vida, por diferentes canales, que no nos dan tiempo para pensar y reflexionar. Los contenidos de la TV y la prensa escrita y hablada nos ponen en una realidad con brumas que no dejan mirar mejor el horizonte. Caso que se da muy fuerte en nuestros niños y jóvenes que siempre, todo el día, tienen la pantalla que el chip natural y social les ha dado, con la frecuencia para estar conectados todo el día, como los mejores consumidores de la basura que les enferma los sentidos para poder valorar el día y un mejor futuro.

Todos estos relucientes “adelantos” tecnológicos inhiben nuestra capacidad de juicio, nuestra libertad y pluralidad y a lo que defendemos y entendemos como humanismo, en la entrada de la automatización y organización social, en que el Big Data y el algoritmo pasan a ser otra acción que tiene una frecuencia, una resonancia que limita nuestro pensar y actuar.

Las nuevas vibraciones ya están en la Tierra y nos permiten alcanzar algunas capacidades de percepción y comprensión. Estos son cambios que están dentro del orden normal de la evolución, tanto desde el punto de vista galáctico como terrenal y humano. Por ello opino que tenemos que cambiar las estructuras del ayer por otros nuevos acordes y notas que sintonicen con la frecuencia del Hombre en el Universo y realizado en plena conciencia y mucho amor.

Finalmente, maduremos lo que dice el filósofo francés Éric Sadin, quien señala, en su libro La inteligencia artificial o el desafío del siglo, que “las tecnologías digitales ya no son prótesis de nuestras facultades, sino que las suplantan y se instalan con una nueva verdad que nos dirige según una interpretación automatizada de las cosas”.

Fuente: Prensa Activa Digital ~

joe-dispenza-e1479838786582

PODEMOS REPROGRAMAR NUESTRO CEREBRO Y CAMBIAR EL COMPORTAMIENTO. Joe Dispenza ~

No Comments 78 Views0

Hace algo más de veinte años, Joe Dispenza (uno de los maestros de «El Secreto»), fue arrollado por un todo terreno cuando participaba en un triatlón. El diagnóstico de los cuatro cirujanos que consultó coincidía, tenía que operarse inmediatamente, debían implantarle barras de Harrington (de 20 a 30 centímetros desde la base del cuello hasta la base de la columna), ya que la tomografía demostraba que la médula estaba lesionada y que podría quedarse paralizado en cualquier momento.

Dispenza, que era quiropráctico, sabía muy bien lo que eso significaba: una discapacidad permanente y, muy probablemente, con un dolor constante. Su decisión fue arriesgada: intentaría ayudar a su cuerpo a que se recuperara de manera natural, conocía bien todo lo concerniente a huesos y músculos e ideó un plan de acción que incluía autohipnosis, meditación, una dieta que ayudara a sus huesos a regenerarse y ciertos ejercicios en el agua. Se recuperó totalmente en un tiempo record y decidió ahondar en el tema.

Durante ocho años, estudió las remisiones espontáneas de enfermedades y le sorprendieron tanto los resultados que decidió volver a la universidad para intentar explicar científicamente lo que había descubierto: el poder de nuestro cerebro como director ejecutivo del cuerpo.

Joe Dispenza estudió Bioquímica en la Universidad Rutgers de New Brunswickle, en Nueva Jersey; obtuvo el doctorado en Quiropráctica en la Life University de Atlanta, donde se licenció magna cum laude y recibió el premio Clinical Proficiency Citation por la extraordinaria calidad de su relación con los pacientes. Miembro de la International Chiropractic Honor Society, ha cursado estudios de postgrado en neurología, neurofisiología, función cerebral, biología celular, genética, memorización, química cerebral, envejecimiento y longevidad. Desde 1997 ha dado conferencias ante más de diez mil personas en 17 países de los cinco continentes. Dió conferencias en Madrid y Barcelona coincidiendo con la edición española de su libro «Desarrolla tu cerebro».

«Podemos cambiar la mentalidad al crear nuevos cableados en el cerebro y fortalecerlos con nuestro pensamiento».

¿Cómo empezó a interesarse por el cerebro?

He entrevistado a cientos de personas que han sido diagnosticadas con enfermedades -tumores malignos y benignos, enfermedades cardiacas, diabetes, alteraciones respiratorias, hipertensión arterial, colesterol alto, dolores músculo esqueléticos, raras alteraciones genéticas para las que la ciencia médica no tiene solución…-, pero cuyo cuerpo se ha regenerado por si solo sin la ayuda de una intervención médica convencional, como la cirugía o los fármacos.

¿Milagro?

Observé que una de las causas principales de esas remisiones espontaneas era que habían cambiado su forma de pensar, así que volví a la universidad e hice la carrera de neurociencias para poder explicar qué es lo que ocurría. Cuando afirmo que nuestros pensamientos se convierten literalmente en materia, me baso en la más pura vanguardia científica. Básicamente, esos individuos cambiaron la arquitectura neurológica de su cerebro.

Estimulante curiosidad la suya.

Todas esas personas que tenían una remisión espontanea compartían cuatro cualidades especificas. Lo primero es que todas aceptaron, creyeron y entendieron que había una inteligencia superior dentro de ellos, da igual si la calificaban de divina, espiritual o subconsciente. Lo segundo es que todas aceptaron que fueron sus propios pensamientos y sus propias reacciones las que crearon su enfermedad, y puedo hablar y citar estudios sobre cualquiera de estos temas durante media hora. Hay un floreciente campo científico llamado psico-neuroinmunología que demuestra la conexión existente entre la mente y el cuerpo.

Le creo, pero avancemos en sus conclusiones.

La tercera característica común es que cada persona decidió reinventarse a si misma para llegar a ser otro, y los estudios actuales en neurociencias muestran que esto es totalmente posible. Por último, tenían en común que durante el periodo en que intentaban meditar o imaginar en qué querían convertirse, hubo tiempos largos en que perdieron la noción del tiempo y el espacio.

¿Y eso qué significa?

El lóbulo frontal representa un 40% de la totalidad del cerebro, y cuando estamos de verdad concentrados o focalizados, el lóbulo frontal actúa como un control de volumen. Como tiene conexiones con todas las demás partes del cerebro, puedo rebajar el volumen del tiempo y del espacio. En otras palabras, los circuitos que tienen que ver con mover tu cuerpo, sentirlo, percibir lo que hay fuera y percibir el tiempo pasan a un segundo plano, y el pensamiento se convierte en la experiencia en sí, es más real que cualquier otra cosa. De este modo el lóbulo frontal elimina todo lo que no es prioritario para focalizarse en un único pensamiento, y es en ese momento en que el cerebro rehace su cableado.

¿En qué se traduce?

Aquello en lo que pensamos y en lo que concentramos nuestra atención con más frecuencia es lo que nos define a escala neurológica.

Un reciente estudio demuestra que las grandes ideas surgen cuando uno está relajado, pensando en otras cosas.

Entre la intención y el rendirse. Antes se creía que la parte derecha del cerebro es la parte emocional o sentimental, el lado creativo, y la izquierda, la racional o lógica. Pero de hecho, el lado derecho del cerebro es el responsable de procesar la novedad cognitiva, las nuevas ideas que, cuando ya están memorizadas, cuando se convierten en familiares, pasan al lado izquierdo del cerebro. Es lo que conocemos como rutina cognitiva.

¿Cambiar las marchas del coche?

Todas esas cosas que hacemos sin pensar, si. Esa es la razón de que cuando un neófito escucha música la oiga con el lado derecho del cerebro, pero un músico profesional lo haga con el izquierdo. Esto significa que tenemos la oportunidad de aprender cosas nuevas y recordarlas, es la manera que tiene la evolución de hacer conocido lo desconocido. Podemos cambiar nuestra mentalidad. Al crear nuevos cableados y fortalecerlos con nuestro pensamiento, dándoles prioridad, los que no utilizamos tienden a desaparecer.

Usted habla de inteligencia espiritual, ¿qué es eso, cómo lo explica desde un punto de vista científico?

No hay nada místico en ello. Se trata de la misma inteligencia que organiza y regula todas las funciones corporales. Esta fuerza hace que nuestro corazón lata ininterrumpidamente unas cien mil veces cada día sin que nosotros pensemos siquiera en ello, y se encarga de las sesenta y siete funciones del hígado, aunque la mayoría de la gente ni siquiera sabe que ese órgano realiza tantas tareas. Esta inteligencia sabe cómo mantener el orden entre las células, los tejidos, los órganos y los sistemas corporales, porque ha sido ella quien ha creado el cuerpo a partir de dos células individuales.

¿El poder que da origen al cuerpo es el poder que lo mantiene y lo sana?

El cerebro no puede cambiar el cerebro porque es sólo un órgano, y la mente no puede cambiar el cerebro porque es un producto del cerebro. Así que tiene que existir algo que está operando en el cerebro para que cambie la mentalidad.

¿Cómo define ese algo?

Ja, ja, ja, esa es una pregunta muy filosófica, dos botellas de vino y quizá cuatro horas, porque se trata de la búsqueda del ser. Pero por el momento es curiosamente la ciencia la que nos permite explicar que efectivamente tenemos control sobre nuestra mente y nuestro cerebro, es decir, que no somos un efecto de nuestros procesos biológicos sino una causa. Básicamente, mas allá de mis estudios sobre las remisiones espontaneas de enfermedades, lo que intento transmitirle es que nuestros pensamientos provocan reacciones químicas que nos llevan a la adicción de comportamientos y sensaciones y que cuando aprendemos como se crean esos malos hábitos, no solo podemos romperlos, sino también reprogramar y desarrollar nuestro cerebro para que aparezcan en nuestra vida comportamientos nuevos.

¿Y la predestinación genética?

La investigación científica de vanguardia está mostrando que la genética tiene la misma plasticidad que el cerebro. Los genes son como interruptores, y es el estado químico en que vivimos el que hace que algunos estén encendidos y otros apagados. Se ha realizado un estudio muy interesante en Japón con enfermos dependientes de la insulina tipo dos que mostraba cómo los enfermos sometidos a programas de comedia normalizaban su nivel de azúcar en sangre sin necesidad de insulina. Veinticuatro genes activados sólo por el hecho de reírse. Los genes son igual de plásticos que nuestro tejido neuronal.

¿Cada vez que pensamos fabricamos sustancias químicas?

Así es, y estas sustancias a su vez son señales que nos permiten sentir exactamente cómo estábamos pensando. Así que si tienes un pensamiento de infelicidad, al cabo de unos segundos te sientes infeliz. El problema es que en el momento en que empezamos a sentir de la manera en que pensamos, empezamos a pensar de la manera en que nos sentimos, y eso produce aun más química.

Un círculo vicioso.

Si, y así se crea lo que llamamos el estado de ser. La repetición de estas señales hace que algunos genes estén activados y otros apagados. Memorizamos este estado como nuestra personalidad, así que la persona dice: «Soy una persona infeliz, negativa, o llena de culpa», pero en realidad lo único que ha hecho es memorizar su continuidad química y definirse como tal. Nuestro organismo se acostumbra al nivel de sustancias químicas que circulan por nuestro torrente sanguíneo, rodean nuestras células o inundan nuestro cerebro. Cualquier perturbación en la composición química constante, regular y confortable de nuestro cuerpo dará como resultado un malestar.

Estamos enganchados a nuestra química interna.

Si, haremos prácticamente todo lo que esté en nuestra mano, tanto consciente como inconscientemente y a partir de lo que sentimos, para restaurar nuestro equilibrio químico acostumbrado. Es cuando el cuerpo ya manda sobre la mente.

¿Propone cambiar la química cerebral con nuestro pensamiento?

Es una parte de mi trabajo, no se trata solo de cambiar la química cerebral, también los circuitos cerebrales, el cableado. Si podemos forzar al cerebro a pensar con otros patrones o secuencias, estamos creando una nueva mente. El principio de la neurociencia es que si las células neuronales se activan conjuntamente, se entrelazan creando una conexión más permanente. Una persona ante una situación, por nueva que sea, recurre a esa conexión, es decir, repite el mismo pensamiento una y otra vez y da las mismas respuestas, su cerebro no cambia, vive con la misma mente cada día.

¿Cómo interrumpir el ciclo?

A través del proceso de conocimiento y de la experiencia podemos cambiar el cerebro. Es buena idea examinar constantemente que podemos cambiar dentro de nosotros. Si cada mañana nos planteáramos cual es la mejor idea que podemos tener de nosotros mismos, tendríamos otro tipo de mundo.

¿Qué preguntas debemos hacernos para sentir de otra manera?

La mayoría de las personas cree que las emociones son reales. Las emociones y los sentimientos son el producto final, el resultado de nuestras experiencias. Si no hay experiencias nuevas o vividas de otra manera, vivimos siempre en la actualización de sentimientos pasados. Se trata del mismo proceso químico vez tras vez. Una pregunta que ayudaría a cambiarnos es: ¿que sentimiento tengo cada día que me sirve de excusa para no cambiar? Si las personas empiezan a decirse: yo puedo eliminar la culpa, la vergüenza, las sensaciones de no merecer, de no valer….; si podemos eliminar esos estados emocionales destructivos, empezamos a liberarnos, porque son estos estados emocionales los que nos impulsan a comportarnos como animales con grandes almacenes de recuerdos. ¿Cuál es el mayor ideal de mi mismo? ¿Qué puedo cambiar de mi mismo para ser mejor persona? ¿A quién en la historia admiro y que quiero emular?

Pero saber quien quieres ser no es suficiente para cambiar tu cableado.

No. El conocimiento es lo que precede a la experiencia. Aprender una información es personalizarla y aplicarla. Debemos modificar nuestro comportamiento para poder tener una nueva experiencia que a su vez crea nuevas emociones. El conocimiento es para la mente; la experiencia, para el cuerpo. Tenemos que enseñar al cuerpo lo que la mente ha entendido intelectualmente. Si seguimos repitiendo esa experiencia, se archiva en un sistema nuevo en el cerebro, y eso permite pasar del pensar al hacer, al ser.

El siguiente paso es cambiar hábitos de comportamiento, tiene que haber acción.

El hábito más grande que tenemos que romper es el de ser nosotros mismos, porque la neurociencia y la psicología dicen que la personalidad ya está formada antes de los 35 años, eso significa que tenemos los circuitos hechos para poder enfrentarnos a cualquier situación y, por lo tanto, vamos a pensar, a sentir y actuar de la misma manera el resto de nuestros días. Pero los últimos estudios muestran que es posible cambiar la personalidad en todas las etapas de la vida, para eso hay que convertir el hábito inconsciente en algo consciente, llegar a tener conciencia de esos pensamientos y sentimientos inconscientes.

¿Eso son 20 años de psicoanálisis?

Aunque llegues a entender intelectualmente que tu padre era muy dominante, eso no cambia tu condición. El primer paso siempre es aprender. Mientras vamos aprendiendo nueva información y empezamos a pensarla, la contrastamos con nuestras creencias y la analizamos, estamos cambiando nuestro cableado, construyendo una nueva mente. Una vez esa nueva mente está establecida, tenemos que empezar a pensar como mostrarla, y ahí entra el cuerpo. Cualquier proceso de cambio requiere el desaprender y el reaprender.

Fuente: Camino al Ser ~

Sitio Oficial del Dr. Joe Dispenza: www.drjoedispenza.com

 

mariposa

7 IDEAS PARA CUIDAR EL ALMA.

No Comments 382 Views0

Igual que hay rutinas para el cuerpo, incluso para la mente, es necesario cuidar el Alma. Aquí te dejo algunas ideas:
1. Medita. Dedica unos minutos diarios para apagar tu mente.

2. Vete a la naturaleza. Es una de los mejores masajes para el Alma porque nos conecta con nuestra esencia.

3. Júntate con personas positivas. Evita pasar mucho tiempo con personas que estén en un momento de baja frecuencia y que te quiten energía.

4. Haz visualizaciones. Es lo mejor para modelar al ego.

5. Desconéctate de noticias de baja frecuencia. Interésate sólo por aquello que te nutra el Alma y te haga sentir bien.

6. Haz un plan de vida interior. Igual que tienes tu calendario para marcar tus citas, trabajos, médicos, etc., elabora un calendario con cosas que te hagan estar contacto con tu interior.

7. Bote de agradecimientos. La palabra gracias tiene vibración elevada. Apunta cada día en un papelito algo que agradezcas y mételo en un recipiente. Al final del año, antes de las campanadas, lee todo lo bueno que te depararon esos 365 días. Serás consciente de la suerte que tienes y comenzarás el nuevo año de subidón.

Del Muro de Cristina Serrato ~

unnamed

TU CEREBRO FUNCIONA COMO UN RADAR. APRENDE A USARLO.

No Comments 225 Views1

Las mujeres embarazadas no hacen más que ver embarazadas y bebés por las calles. ¿Es que de pronto ha aumentado el número de gestantes en su barrio? Qué coincidencia ¿no? ¿Por qué nos ocurre esto?

Estas situaciones que nos ocurren a todos, no son fruto de la casualidad, sino el efecto de un sistema que tenemos en nuestro cerebro, llamado Sistema Reticular Activador Ascendente, el SRAA. Es una especie de radar, que se ocupa de captar toda la información que nuestro cerebro considera relevante para nosotros.

¿Qué es lo que hace que percibamos lo que percibimos y no otros estímulos que están presentes en una misma escena?

A lo largo del día estamos expuestos a tal cantidad de bits de información, que nuestro cerebro es incapaz de procesarla toda y tiene que elegir, tiene que filtrar toda la información que nos llega y elegir la que nos manda a la parte consciente.

¿Qué criterios utiliza para hacer este filtrado? ¿Qué es lo que hace que percibamos lo que percibimos y no otros estímulos que están presentes en una misma escena?

Generalmente nos manda todo aquello que nuestro cerebro considera relevante para nosotros y aquello que genera coherencia.

Aprender a usar el radar.

Este sistema cerebral, que también tiene la función de asegurar nuestra supervivencia, tiene una importante aplicación práctica en nuestras vidas. Una vez que conocemos cómo funciona este sistema, podemos aprender a calibrar el radar, es decir, educar a nuestro cerebro para que nos muestre aquella información que nos interesa: para nuestro bienestar, para nuestras relaciones

sociales, para nuestros retos o para nuestro éxito profesional.

Imaginen una pareja que lleva años junta y por ejemplo ella, empieza a notar que ya no existe la pasión del principio. Un día se pregunta si no será que se está desenamorando de él… sin darse ni cuenta, empieza a pensar en las cosas de su marido que no le gustan. Así, llega a la conclusión de que muchas veces él es un egoísta y sólo piensa en sí mismo. Entonces, para reafirmarse, ella empieza a buscar en su memoria ocasiones en las que su marido ha demostrado ser egoísta. Sin darse cuenta, ella ha activado el SRAA. Su cerebro se hace sensible a esa información y a partir de entonces es muy probable que cuando esté con su marido, ella perciba con prioridad todos los comportamientos que se acercan a la idea de que él es egoísta. Digamos que ella ha calibrado su radar para percibir todos los comportamientos que concuerden con la idea de que su marido es egoísta.

Ese SRAA lo podemos sintonizar para percibir aquello que prefiramos.

Así que, esta mujer, poco a poco se irá cargando de razón, a pesar de que, probablemente, su marido no sea tan egoísta como ella lo ve.

¿Y si de pronto ella empezara a poner atención a los comportamientos generosos y amables de su marido? Lo más probables es que el proceso se invierta. 

La idea es que ese SRAA lo podemos sintonizar para percibir aquella información que prefiramos (siempre y cuando exista esa información, obviamente). Para ello, sólo tenemos que hacer un acto consciente de enfocar nuestra atención a eso que queremos percibir.

Es algo que va más allá del simple hecho de pensar en algo positivo

En el mundo del desarrollo personal, se usan muchas técnicas que permiten a coaches y psicólogos, ayudar a sus clientes y pacientes a sintonizar sus cerebros para que estos sean más sensibles a la información que les acerca a sus objetivos.

No tiene nada que ver con la magia. Es neurociencia aplicada a la vida, es algo que va más allá del simple hecho de pensar en algo positivo. Se trata de enfocar de manera consciente la atención hacia determinados temas, reforzar el radar (por ejemplo empapándonos de información sobre ese tema) y dejar que nuestro cerebro haga el resto; porque él nos va a mostrar aquello que nos interesa.

 Fuente: Nius Diario / Salud 

Catrin Welz-Stein Tutt'Art@

EL CULTO AL INSTANTE. Hiperactividad y adicción a las tendencias que prometen «chispazos» de dicha.

No Comments 199 Views0

“La felicidad se ha convertido en un instrumento de tortura” 

José Carlos Ruiz  Doctor en Filosofía, reivindica el pensamiento crítico.

Tengo 43 años. Soy cordobés. Casado, dos hijos. Profesor asociado de la Universidad de Córdoba  (España) y veinte años de profesor.

Nos han condenado a ser felices por obligación, y lo que es peor, por imitación.

Suena grave.

Lo es, porque la felicidad se ha convertido en un instrumento de tortura. Nos venden que la felicidad es algo instantáneo y fácil de adquirir. Se trata de una felicidad postiza y a la venta que nos convierte en drogodependientes emocionales.

Me está asustando.

La palabra de moda es tendencia: el viaje que no te puedes perder, el último gadget, el restaurante del momento con su cocina fusión, el imprescindible mindfulness…

Adictos a las experiencias vibrantes.

A un consumo de emociones constante porque la oferta es infinita, lo que lo convierte en una tortura. Se trata de dosis perfectamente empaquetadas que nos mantienen sometidos y enganchados a una actividad incesante; esa es la idea de felicidad que ha calado.

El culto al instante, la prioridad de lo inmediato, la hiperactividad para no perderse esas tendencias que nos prometen la dicha.

¿Y la verdadera felicidad?

La felicidad es un modo de ser.

¿Sentirse feliz no es lo mismo que serlo?

No, y tampoco es la alegría de un instante o la satisfacción por un logro conseguido. La felicidad es una manera de ver la vida, de levantarte cada mañana y acostarte cada noche, una actitud con los que te rodean que hace que ellos mejoren y mejores tú.

Las circunstancias influyen.

Sí, y habrá periodos de luto y de recomposición, pero la felicidad es un edificio que se construye desde la infancia con unos valores estables y un modo de ver la vida en positivo.

Esa es otra palabra de moda.

Educar un árbol para que sea estable lleva años, pero una vez que enraíza sabe buscar sus nutrientes y sus ramas son grandes y dan cobijo. El césped crece muy rápido y es aparente, pero a la mínima se seca o se pudre.

¿Hoy la felicidad es de césped?

Se educa con poca profundidad, y lo veo en mis alumnos, que son muy frágiles emocionalmente, con picos de alegría y depresión. Hay que plantar la semillita.

¿La del pensamiento crítico?

Sí, hay que enseñarles a pensar. La reflexión en torno a lo que han hecho es obligatoria. Yo distingo entre inteligencia y sabiduría.

Sabios siempre ha habido pocos.

Es algo que hay que desarrollar internamente analizando el sentido de tus actos, y en eso se invierte la vida, desde los 6 años hasta los 90.

Sí, entretenido lo es.

Hay que atreverse a pensar y a reflexionar, y apartarse del hiperdinamismo, de hacer lo que todo el mundo hace sin tener en cuenta si tus circunstancias están forjadas para eso o no.

¿Y eso cómo lo sabes?

Analizando de dónde vienes y de dónde vienen los otros y el contexto en el que se desenvuelve cada uno. Si vas a juzgar a alguien, ten la paciencia de entender por qué piensa como piensa y de dónde procede su manera de ver la vida.

No estamos educando en eso.

No, estamos educando en la competitividad, en el análisis del dato superficial. La estadística se ha apoderado de nosotros. Estamos falsificando la humanidad, claudicando a la matematización del mundo e incluso de la emoción.

¿Hoy pensar aburre?

Hoy pensar, detenerse, reflexionar, es agonizar; es un atraso, porque hay que ir hacia delante. Los popes educativos, los coaches que ven mis alumnos universitarios por internet, les dicen: “Sigue tu pasión y conviértela en tu trabajo”.

No me parece un mal consejo.

El mercado nos vende como centro de nuestra vida la realización y el triunfo a través del trabajo, pero hay cosas más importantes en la vida. Hay que dejar de educar en el ego. La gente debe construir su felicidad de acuerdo a quienes son y no exportar modelos.

¿Tenemos un problema de identidad?

Sí, ahora los modelos son personajes como Steve Jobs, brillante en su trabajo, pero un tirano con su gente y un mezquino emocional.

Bien visto.

Y también deberíamos tener en cuenta que por mucho que Zuckerberg lleve la misma camiseta y las mismas bambas que tú, él es una excepción. Si la excepción se convierte en regla, la frustración está asegurada.

El futuro es siempre una proyección.

Sí, y hoy es tan imprevisible que genera angustia y se impone el carpe diem más superficial. Tú no puedes controlar el futuro, pero sí el proyecto de persona que quieres ser, y eso se consigue con pensamiento crítico.

Usted lo tiene muy agudizado.

Se repiten muchas tonterías como eso de “sal de tu zona de confort” para conquistar lo extraordinario, cuando lo ordinario es precisamente lo que deberíamos cultivar y apreciar.

¿Defiende la rutina?

La que tú te construyes, tus amadas costumbres, eso que te hace sentirte a gusto contigo mismo y con los que están a tu alrededor. Pero la rutina se desprecia, cuando en realidad es la base de cualquier vida.

Reivindica la sencillez y el equilibrio.

Sí, porque este mundo tan complejo se sus­tenta en dos o tres cuestiones básicas, como ­saber amar. Pero la acción le está ganando la batalla a la reflexión.

Fuente: La Vanguardia (entrevista Ima Sanchís – 2/8/2018) 

Catrin Welz-Stein Art ~

energia3

COMO CAMBIAR UNA MALA ENERGÍA.

No Comments 457 Views1

Las palabras y los pensamientos son energías, vibraciones que forman puentes espirituales, cargados de emociones e intenciones, positivas o negativas.
Lo creas o no, así como existe la LUZ también existe la oscuridad es por eso que debemos hacer una limpieza energética cuando las cosas no están fluyendo en armonía como deberían y nuestra intuición nos está diciendo que es tiempo de renovación.
BENDÍCE-TE
Cuando tú te bendices no hay oscuridad que perdure, tienes el poder de crear y transmutar las energías, recuerda que eres un ALQUIMISTA, manifiesta la LUZ poderosa de tu Ser Consciente y declara:
Bendigo ahora mi vida, mi familia, mi casa, mis finanzas y nuestra felicidad.
CANCELA
Toda la energía negativa que ha llegado a tu vida a través de decretos o pensamientos mal intencionados, cargados de bajas vibraciones y declara:
«Yo cancelo, disuelvo y transmuto cualquier energía negativa que se acerque o intente acercarse a mi vida. Rompo todo lazo espiritual energético con las personas que me han deseado mal, y lo entrego con Luz a la justicia Divina del Universo.»
AGRADECE
Por la transformación Divina en tu vida y por la asistencia del Universo para manifestar tus decretos aquí y ahora. Declara:
«Gracias Divinidad por todo el amor, la protección y la luz que me rodean a mí, a mi familia a nuestros hogares e intereses. Me bendigo y te bendigo. Gracias infinitas por TODO.»
Puedes hacer esta limpieza y transmutación energética acompañándote de un incienso de canela, mirra, romero, loto o jazmín.
Para mantenerte en armonía y plenitud constante, medita y fortalécete espiritualmente, la meditación equilibra nuestros chakras energéticos y activa nuestra aura para que actúe en su máxima expresión de LUZ como campo de protección espiritual.
Gracias ley de atracción. Gracias Gracias Gracias.
BENDICE
Cuando bendices a alguien o algo creas un escudo de luz de protección divina sobre la persona, animal o planta, le deseas que TODO lo que llegue a su vida sea para su mayor bien. De allí la importancia siempre de bendecir con amor.
Bendice tu VIDA, tu trabajo (te guste o no), tu día, tu pareja, tus hijos, tu familia, tus amigos, tu dinero (sea mucho o poco), todo lo que haces.
Detente un segundo y bendice a la persona que está cerca de ti, puedes hacerlo mentalmente, obsérvala y verás que hay un ligero cambio en su rostro.
Bendice tu cuerpo sin importar que en estos momentos este enfermo o sano. Bendícelo y llénalo de luz, de amor, misericordia y perdón.
Bendice tus relaciones, sin importar si te encuentres «solo», porque tu mismo te complementas.
Bendice tu trabajo, te paguen poco o te paguen mucho, porque al bendecirlo lo llenas de luz divina y de esa forma te estás preparando para algo mejor.
Tienes derecho a cosas maravillosas solo tienes que creerlo y sentirlo.
¡Adelante Bendícete con amor!
Bendice tu existencia sin importar que hayan habido experiencias dolorosas; eso simplemente son los escollos para superar y crecer.
La Vida / el Universo te Bendigan y te protejan y te llenen de Sabiduría y entendimiento, guíen e iluminen cada paso de tu hermosa existencia.
Dora Alcántara ~
fondo2

COMO DISOLVER HÁBITOS NEGATIVOS. La chica con «enfado crónico».

No Comments 354 Views1

En ese momento me estremezco internamente al recordar la cantidad de energía que he gastado durante años quejándome de todo: desde lo ocupada que estaba, hasta de lo que hacía o dejaba de hacer. Antes de entender el poder de mis propios pensamientos, había permitido que esta «quejica interna», la chica con enfado crónico, tuviera vía libre en mi mente y en mi boca. Siempre se quejaba de las mismas cosas, como si quejarse de ello mejorara las cosas.
—La mayoría de las personas han desarrollado el hábito de quejarse siempre mentalmente —me dice Louise—. Cada vez que hacemos esto, expresamos una afirmación, una afirmación muy negativa.
Cuanto más nos quejamos, más razones hallamos para seguir haciéndolo. La Vida nos da siempre aquello en lo que nos concentramos. Es un pez que se muerde la cola. Nos convertimos en eternas víctimas de Ella.
—Entonces sentimos que estamos encalladas en el surco —añado yo—. Que hemos de volver a ponernos al volante y hacernos cargo de nuestro pensamiento.
—Sí. La única persona que puede detener estos deslices negativos es la que siempre se está quejando. Pero primero se ha de dar cuenta de lo que está haciendo. Segundo, se ha de dar cuenta de cuándo lo está haciendo. Hasta que no reconocemos que estamos repitiendo una afirmación negativa no podemos cambiarla. Cuando una persona rompe este hábito autodestructivo, observa que va dejando de ser una víctima para convertirse en la creadora consciente de su vida.
El proceso es idéntico, tanto si el hábito que queremos disolver es quejarse como cualquier otro. Observa que he dicho disolver, no romper. Cuando rompemos algo, siempre quedan trocitos. Cuando disolvemos algo, la experiencia entera desaparece. Algunos hábitos nos ayudan y otros nos perjudican. Hemos de seleccionar los que contribuyen a crear amor y felicidad, prosperidad, buena salud, y una mente feliz y tranquila.
—Luego, hemos de recordar quién creó los hábitos con los que estamos viviendo y quién es el jefe.
—Sí. Si hay algo negativo en nuestra vida, hemos de descubrir cómo estamos contribuyendo a que siga en ella. ¿Qué estamos haciendo para atraer y mantener condiciones negativas en nuestro mundo?
Todos somos poderosos creadores que siempre estamos creando. Por experiencia sé que para ser felices es de vital importancia ser conscientes de nuestra verborrea mental negativa. ¿En qué estamos pensando? ¿Por qué tenemos ese pensamiento? ¿Qué nos está creando este pensamiento en nuestro mundo?
Cuando te das cuenta de este hábito, lo siguiente es dejar de culpabilizarte por tener estos pensamientos. Por el contrario, has de disfrutar al observar lo que estás haciendo. Te podrías decir: No me extraña que haya tenido esta reacción negativa. Ha sido porque tengo este pensamiento negativo. Ahora, quiero ser consciente de él cada vez que surja para poder disolver el hábito. Y la próxima vez que te des cuenta de que has vuelto a las andadas, di: ¡Vaya! Me he vuelto a dar cuenta, es fabuloso; forma parte del proceso de disolución. Voy a conseguirlo. Cuando estamos en el proceso de disolver un hábito negativo, hemos de alegrarnos. Lo que importa es estar en el presente, o ver el futuro con una visión lo más positiva posible.

Fuente: «Tú puedes crear una vida excepcional».  Louise L. Hay y Cheryl Richardson ~

Andrius-Kovelinas-Diva-5

LA NUEVA MEDICINA. La energía de los pensamientos en la sanación. Bruce Lipton ~

No Comments 229 Views0

El científico Bruce Lipton reclama una nueva medicina, la que tenga en cuenta la energía por su capacidad para curar.

Usted asegura que la medicina convencional va por muy mal camino. ¿Tan peligrosos son los medicamentos que nos recetan?

Nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas en el cuerpo.

Porque esta medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta a aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados “efectos secundarios”.

Pero, en realidad, no son secundarios sino directos. No entienden que el efecto de las drogas no solo crea un efecto sino múltiples. Según las estadísticas en EEUU, ¡los fármacos matan allí a más de 300.000 personas cada año! Hay algo que no funciona en la ciencia médica. Hace algunas cosas bien, como la traumatología, pero está matando a mucha más gente de la que ayuda.

¿Y qué ha descubierto sobre las células pero que no tiene en cuenta la medicina?

Yo ya trabajaba con ellas en los años 60. Fui un pionero porque en esa época había muy poca gente trabajando en ello. Y un experimento que hice en esa época cambió la idea que tenía del mundo. Entonces, la pregunta es muy sencilla, ¿qué controla el destino de las células? Todas eran idénticas, lo único que era diferente era el entorno. Cuando cojo células sanas y las coloco en un entorno nocivo, la células enferman y mueren.

Si un médico las mirara, diría: “¿Qué medicina hay que darles?” ¡Pero no hace falta ninguna medicina! Les cambias el entorno nocivo, las colocas en uno sano y saludable y las células sanan. Los humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad.

¿Cuál es el entorno de la célula que hay que cuidar?

Dentro de mí hay 50 trillones de células y el entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula. ¿Y qué controla la sangre? Pues el sistema nervioso, que crea una química diferente según el sistema exterior. La célula y el ser humano son la misma cosa.

Por tanto, la medicina culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de las células, pero ese no es el problema, el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno.

En un entorno sano, ¿nos curamos automáticamente? ¿Así de fácil?

No es tan fácil, porque la mente interpreta. Puede suceder que estemos en un entorno muy sano y que la mente lo lea como un entorno negativo o perjudicial. Entonces crea una química que hará a mi cuerpo enfermar. La diferencia entre la célula y el ser humano es que este tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente.

Si metes un programa con errores en la mente, entonces la química que genera no está en armonía con la vida. Y esto nos sirve para entender cómo funciona un placebo. Cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, tomo una píldora porque creo que esto me va a traer salud, y me mejora y me sana, pero la píldora podría ser de azúcar, en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo.

¿Está diciendo que el efecto placebo –creer que algo nos sanará– es más curativo que un medicamento? Pero no hay casi investigaciones sobre eso.

Sí, tienes razón. ¿Eres consciente de que hay más de una manera de hacer energía sin tener que depender del petróleo?

Pero seguimos dependiendo del petróleo porque no interesa el cambio a los que controlan la energía. Lo mismo pasa con las empresas farmacéuticas. Venden fármacos y ¿poder sanar sin fármacos es bueno o malo para la industria farmacéutica? No quieren que sanes sin comprar sus fármacos.

¿Se puede poner energía en una cápsula?

Si fuera así, las farmacéuticas intentarían vendértela. Si puedo sanar sin usar medicamentos, la industria que los produce no gana dinero. El dinero controla la ciencia.

Explíquenos cómo funciona ese poder que dice que tiene la mente para la autocuración.

He hablado de que la mente controla: si piensa de una manera, se va en una dirección y, si piensa de otra, se va en otra. Por ejemplo, cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo. Entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitocina, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa química trae salud a las células.

Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si abro los ojos y veo algo que me asusta, segrego hormonas del estrés. Y estas hacen dos cosas.

La primera es que frenan el crecimiento del cuerpo. Porque si me está persiguiendo un león, necesito toda la energía para poder escaparme, y mi organismo apaga todo lo que no sea imprescindible para correr más rápido, así que se paraliza todo lo que tiene que ver con el crecimiento. La gente no lo sabe, pero tienes que crecer todos los días, porque, si no, te mueres.

Cada día cientos de billones de células mueren y tienes que ir produciendo nuevas. Cada tres días, el sistema digestivo renueva sus células, pero si se interfiere con ese crecimiento, entonces no puedo estar sano porque estoy perdiendo demasiadas células al día, por eso la quimioterapia hace que se caiga el pelo y crea problemas de digestión, porque mata todas las células, no solo las del cáncer.

La segunda consecuencia de las hormonas del estrés es que se cierra todo aquello que usa energía, y el sistema inmunitario usa muchísima energía: cuando estás enfermo, te sientes muy cansado porque tu energía la está usando el sistema inmunitario.

Explíquenos qué es la medicina cuántica o medicina de la energía.

Las hormonas del estrés apagan el sistema inmunitario, incluso la medicina usa este efecto en algunas ocasiones. Por ejemplo, si me trasplantaran un corazón, mi sistema inmunitario lo rechazaría. En esos casos, los médicos dan hormonas del estrés y eso impide que funcione el sistema inmunitario. Es tan claro que suprime el sistema inmunitario que lo usamos como un medicamento. Cuando la persona está bajo estrés, afecta de dos maneras: la primera es que deja de haber crecimiento y la segunda es que se apaga el sistema inmunitario.

De esta forma, virus nocivos pueden atacarme fácilmente. Cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si está funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema  inmunitario, proliferan. Es como el catarro: no tienes que coger el virus, ya lo tienes dentro. Son organismos oportunistas.

Como decía, la primera razón por la que la medicina de hoy es cuestionable es porque los médicos no saben cómo funcionan las células.

La segunda es que la medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. Pero, a principios del siglo XX, apareció la física cuántica, que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible.

Si miras dentro del átomo, hay electrones, protones, neutrones.

¿Y qué hay dentro?

Energía. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no a la newtoniania. La medicina dice que quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía. Y esta nueva medicina, la cuántica, es mucho más poderosa, porque responde primero el campo energético que el físico.

Y eso enlaza con la física cuántica.

Si todo es energía, ¿los pensamientos también? ¿Cómo influyen en nuestra salud?

La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mente y el cuerpo. Pero es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo.

Y así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos… pero eso no puede vender y por eso la medicina no quiere ir por ese camino. Y es la razón por la que yo cambié mi carrera. Estaba enseñando en la universidad que hay que seguir con drogas y sabía que eso no era verdad.

La medicina lo conoce, pero no habla de ello. Sabe que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. En realidad, no es que sea positivo o negativo, es la manera de pensar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer.

Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas.  Por eso no funciona la medicina, porque no reconoce la ciencia cuántica. No mira hacia ahí porque el dinero está en otro lado.

Usted ha explicado que, en la mente, quien realmente tiene el poder es el subconsciente, ¿por eso es tan difícil cambiar hábitos de pensamiento?

Es millones de veces más poderoso y más importante que la mente consciente. Utilizamos el subconsciente el 95 por ciento del tiempo.

Pero no lo podemos controlar.

Lo puedes reprogramar. La información del subconsciente se recibe en los primeros seis años de vida. Eso que aprendiste en esos años se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Por tanto, hay muchos estudios que demuestran que las enfermedades que tenemos de adultos, como el cáncer, tienen que ver con la programación y el entorno que vivimos en los primeros seis años de vida.

Es decir, los niños absorben también sus enfermedades o sus actitudes negativas, y así se ‘programa’ su subconsciente. ¡Qué gran responsabilidad para los padres!

La gente, cuando oye esto, se preocupa, se culpa. Pero no eres culpable si tú no sabes que el subconsciente funciona así. No lo sabían nuestros padres, ni nuestros abuelos ni bisabuelos. Ahora bien, cuando lo entiendes, tienes que cambiar tu manera de vivir, porque entonces sí eres responsable.

Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con mala información, destruirás el vehículo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educación para los niños, incluso en la etapa prenatal.

¿Podemos reprogramar el subconsciente para estar más sanos o ser más felices con nuestra vida?

Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Al cambiar estos programas erróneos en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa informacion, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés.

Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Si leo un libro de autoayuda, mi mente consciente dice: “Sé todo lo que hay en el libro y lo aplico”, pero la subconsciente no se entera de nada. Entonces, piensas: “¿Por que sé tanto y todavía mi cuerpo no funciona?”. Los pensamientos positivos, el conocimiento… solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes. Ayudan, pero no ves muchos resultados.

Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente

Absolutamente, sí. No hay dos personas iguales, y lo digo desde el punto vista biológico. Si cojo mis celulas y las tralado a tu cuerpo, no soy yo, el sistema inmunitario las rechaza. En las células hay como una especie de antenas en miniatura. Son receptores y algunos son autorreceptores. Tú tienes diferentes autorreceptores a los míos. Pero los receptores reciben las señales del entorno.

Si corto esos receptores, la célula no tiene ninguna identidad, porque no le viene de dentro sino de fuera. Para explicarlo de forma gráfica, diría que el cuerpo es como un televisor: mis antenas captan y reproducen el programa televisivo de Bruce. Esos receptores recogen esa transmisión. Si estoy viendo la tele y se estropea el tubo de la imagen, ha muerto el televisor, pero sigue la transmisión. Si ese ser tiene los mismos receptores que tienes tú, volverás a estar trasmitiendo lo mismo, pero en otro cuerpo. Esto explica la reencarnación y quiere decir que el cuerpo puede ir y venir, pero la transmisión siempre está ahí.

Nunca había creído en el espíritu, pero cuando comprobé esto en la célula, me cambió la vida entera. La pregunta que me planteé es: ¿por qué esa duplicidad?, ¿por qué tener un espíritu y un cuerpo? Y la respuesta vino de mis células: si solo existiera el espíritu, ¿a qué sabe el chocolate?  Solo con la parte espiritual, ¿cómo vivir una puesta de sol? ¿Qué se siente cuando se está enamorado?

Todas esas sensaciones vienen de las células del cuerpo, que puede oler, sentir, tener experiencias. Recoge todo eso, lo transmite al cerebro. Se convierte en vibraciones y lo transmite a la fuente del ser.

Si se muere mi cuerpo, mi fuente de ser y mi espíritu tienen la memoria hasta que tenga otro cuerpo. La lección más importante es que estar vivo es un regalo, una alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará sano.

Entrevista: Montse Cano ~

Fuente web: Semillas Solares ~

Andrius Kovelinas Art  🎨 ~