Tag Archives: Pareja

waynedyer

LA PERSONA PERTURBADORA. TU MEJOR MAESTRO.

No Comments 80 Views0

La gente que aparece en nuestra vida y con la que estamos de acuerdo y compartimos intereses similares, fáciles de aceptar; nos enseña de hecho muy poco.
Pero aquellos otros, capaces de sacarnos de quicio y encolerizarnos a la menos provocación son nuestros verdaderos maestros.
La persona que realmente puede perturbar tu estado de paz es aquella que te recuerda que no te encuentras verdaderamente en el estado de paz o iluminación que brota de la confianza.
En ese momento, esta persona se convierte en tu mejor maestro, y es a ella a quien debieras dar las gracias, y a Dios, por haberla enviado a tu vida. Cuando llegue el día en que puedas trascender la cólera, la rabia y la alteración que esa persona parece provocar, y decirle: «Gracias por ser mi maestro», habrás reconocido a un compañero del alma.
Todo aquel que aparezca en tu vida y pueda sacarte de quicio y hacerte sentir frenético es un maestro disfrazado de ser manipulador, desconsiderado, frustrante y no comprensivo.
La paz iluminadora significa que no sólo estás en paz con aquellos que comparten tus intereses y que están de acuerdo contigo, o con los extraños que van y vienen, sino también con aquellos maestros que te recuerdan que todavía te queda mucho que hacer para estar en paz contigo mismo.
Da gracias por todos esos grandes maestros espirituales que han aparecido en tu vida en forma de hijos, cónyuges actuales o pasados, vecinos irritantes, compañeros de trabajo, extraños detestables y otras personas similares, pues ellos te ayudan a permanecer en estado de paz e iluminación. Te permiten saber día a día cuánto trabajo te queda realmente por hacer; y en qué aspectos no has logrado aún dominarte a ti mismo.
Wayne Dyer ~
RELAC1

RELACIONES MÁGICAS. Ley de Atracción. Rhonda Byrne ~

No Comments 231 Views0

Imagina que fueras la única persona sobre la Tierra; no desearías hacer nada. ¿Qué sentido tendría crear un cuadro si no fuera a verlo nadie? ¿Qué sentido tendría componer música si nadie más fuera a escucharla? ¿Qué sentido tendría inventar algo si nadie fuera a usarlo? No habría razón para ir de un lugar a otro, porque allá donde fueras pasaría lo mismo que en el lugar donde te encontraras: no habría nadie. No habría placer o felicidad en tu vida.
Es el contacto y las experiencias con otras personas lo que da felicidad, sentido y razón de ser a tu vida. Por esta razón, tus relaciones son lo que más te afecta en tu vida. Para recibir la vida de tus sueños, es esencial que entiendas cómo te afectan tus relaciones en tu vida en estos momentos, y de qué forma son los canales más poderosos de gratitud para empezar a cambiar tu vida mágicamente.
Ahora, la ciencia nos está confirmando la sabiduría de los grandes sabios del pasado a través de trabajos de investigación que demuestran que las personas que practican la gratitud tienen relaciones más cercanas, están más conectadas con la familia y las amistades, y los demás las ven con buenos ojos. Pero quizá la estadística más increíble que ha surgido de un trabajo de investigación es que por cada queja sobre otra persona, tanto de pensamiento como de palabra, ha de haber diez bendiciones para que la relación florezca. Menos de diez bendiciones por cada queja y la relación se deteriorará.
La gratitud hace que florezcan las relaciones. A medida que aumentes tu gratitud por cualquiera de tus relaciones, recibirás por arte de magia una abundancia de felicidad y de cosas buenas de esa relación. Y la gratitud  por tus relaciones no cambia sólo tus relaciones; también te cambia a ti. No importa cómo sea ahora tu carácter, la gratitud te dará más paciencia, comprensión, compasión y amabilidad, hasta el punto que no te reconocerás. Los pequeños estados de irritabilidad que habías sentido antes y las quejas que tenías de tus relaciones desaparecerán, porque cuando estés verdaderamente agradecido por tener a una persona en tu vida, no habrá nada que querrás cambiar de ella. No la criticas, ni te quejas, ni la culpas, porque estás demasiado ocupado agradeciendo todas las cosas buenas sobre ella. De hecho, ni siquiera verás las cosas que antes te molestaban.

“Sólo podemos decir que estamos vivos en esos momentos en que nuestros corazones son conscientes de nuestros tesoros.” T. Wilder (1897–1975) 

Las palabras son muy poderosas, por lo tanto, cuando te quejas de otra persona estás perjudicando tu vida. Es tu vida la que se resiente. Por la ley de la atracción todo lo que piensas o dices de otra persona, lo atraes hacia ti. Ésta es la razón por la que las más grandes mentes y los más grandes maestros del mundo nos han dicho que seamos
agradecidos. Sabían que para que recibas más en tu vida, para que tu vida mejore mágicamente, has de estar agradecido a los demás por ser como son. ¿Y si una persona allegada a ti te dijera, «Te amo tal como eres», cómo te sentirías?
El ejercicio mágico de hoy es ¡dar gracias por las personas tal como son! Aunque en estos momentos todas nuestras relaciones sean buenas, a través de este ejercicio mejorarán espectacularmente. Y con todo lo que descubras de cada persona que sea una razón para estar agradecido, tus relaciones se reforzarán, serán más satisfactorias y enriquecedoras de lo que jamás hubieras podido imaginar.
Elige tres de tus relaciones más cercanas para manifestar gratitud. Puedes elegir a tu esposa, a tu hijo y a tu padre, o a tu novio, tu socio en el trabajo y a tu hermana. Puedes elegir a tu mejor amigo, a tu abuela y a tu tío. Puedes elegir tres relaciones que sean importantes para ti, siempre y cuando tengas una foto de cada persona. La fotografía puede ser sólo de la persona, o también puedes aparecer tú junto con ella.
Cuando hayas elegido tres relaciones y fotografías, ya estarás listo para poner la magia en acción. Siéntate y piensa en las cosas por las que estás más agradecido a cada una de esas personas. ¿Cuáles son las cosas que más amas de esa persona? ¿Cuáles son sus mejores cualidades? Puedes estar agradecido por su paciencia, capacidad para escuchar, talento, fuerza, buen juicio, sabiduría, risa, sentido del humor, ojos, sonrisa o buen corazón. Puedes estar agradecido por las cosas que te gusta hacer con esa persona, o puedes recordar un momento en que esa persona ha estado presente cuando la has necesitado, se ha preocupado por ti o te ha apoyado.
Después de pensar un rato sobre los motivos por los que le estás agradecido a alguien, pon su foto delante de ti, y con una libreta y un bolígrafo, o en tu ordenador, elige las cinco cosas que más le agradeces, empieza cada frase con la palabra mágica, gracias, dirígete a la persona por su nombre, y luego escribe por lo que le estás agradecido.
Gracias, su nombre , ¿por qué? .
Por ejemplo, «Gracias, John, por hacerme reír siempre». O «Gracias, mamá, por mantenerme mientras estudié en la  universidad».
Cuando termines tus listas de las tres personas, continúa con este ejercicio mágico colocando las fotos en un lugar donde puedas verlas a menudo. Hoy, siempre que mires las fotos, da gracias a esa persona diciendo la palabra mágica, gracias, y su nombre: Gracias, Hayley.
Procura recordar mirarlas tres veces durante el día, siguiendo el mismo procedimiento. Cuanto más agradecido estés por todo lo bueno de tus relaciones, más rápido cambiarán milagrosamente todas las relaciones de tu vida.
Ahora, ya sabes cómo usar el poder mágico de la gratitud para transformar tus relaciones en Relaciones Mágicas.

Fuente: La Magia, Rhonda Byrne. ~

* Si te ha interesado este artículo también te gustará:

EL PROCESO CREATIVO. Imagínalo. Siéntelo. Recíbelo. Ley de Atracción ~

254257041_4894523243892684_6979758278290208991_n

CÓMO ELEGIR UN COMPAÑERO PARA UNA RELACIÓN DE TODA LA VIDA por Clarissa Pinkola Estés

No Comments 159 Views0

1- Elige a alguien como si fueras ciego. Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona, de su gentileza, su lealtad, su comprensión, su devoción, su habilidad para ocuparse de ti, su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente. En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos. Pero cuando miramos al objeto de nuestro amor, es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados.

2- Elige a alguien que tenga la habilidad de aprender. Si hay algo que verdaderamente hace diferencia entre un amante para toda la vida y uno fugaz, es una persona que tenga la habilidad de aprender. Dice el refrán “el ignorante es poco tolerante”. Aquellos que no pueden aprender cosas nuevas, ver las cosas a la luz de lo nuevo, ser curiosos acerca del mundo y de cómo funcionan las cosas o las personas, a menudo se cierran y dicen. “No, esto tiene que ser así, de este modo” y para una relación de toda la vida es mejor estar con alguien que se abra y se cierre aprendiendo y evolucionando.

3- Elige a alguien que quiera ser como tú, fuerte y sensible a la vez. Para no confundir el significado de estas palabras, no relacionarlas con la rigidez y la fragilidad. La fuerza en el sentido en que es fuerte un árbol: pueden soplar fuertes vientos pero se sostendrá porque es flexible y se moverá para adelante y para atrás con el viento. Y en cuando a la sensibilidad, estoy hablando de ver, estar alerta a las cosas que están alrededor de uno. Algunas personas pueden necesitar una pequeña ayuda en esto, pero a menudo en algún en algún lugar profundo en su mente, o en su corazón, ya están despiertos y alerta a todas estas cosas, si bien no saben cómo articularlas. Y es por eso que el número 2 es tan importante: la habilidad para aprender. Puedes tener todas las posibilidades, todas las potencialidades del mundo para ser amable, amoroso, devoto, bueno y el mejor amante conocido del género humano pero si no puedes aprender a desarrollar ese potencial. ¡Entonces no sirve de nada!

4- Elige a alguien que cuando lo hieras, sienta dolor y te lo muestre. Y viceversa… elige a alguien que cuando te hiera, vea tu dolor y lo registre. Esto es muy importante. Hay muchos modos en que la gente muestra el dolor. A veces reclamando es una de las cosas que hacen las personas más extrovertidas. Reclaman, se vuelven locos… pero es su propia expresión de dolor. Lo peor es cuando le haces a tu compañero algo que no es amable, o que es impensado y él no muestra reacción. Como si no se permitiera a sí mismo mostrarse verdaderamente humano en tu presencia. Pasamos por muchas relaciones o unas cuantas, antes de encontrar a alguien con quien querríamos pasar nuestra vida. Sentimos las heridas en tantas relaciones que empezaban con grandes esperanzas pero que terminaban con fallas y accidentes. Por otro lado, te vas a encontrar con otro que no está intacto, que también está herido de algún modo. Como resultado de esto es que la habilidad de tu compañero de mostrar su dolor es tan importante como su habilidad para percibir tu dolor. ¡Es muy importante! Porque por naturaleza de las relaciones hay momentos de tensión en que presionamos o hicimos algo que lastimó al otro y esto no puede ser evitado completamente, pero no debe ser la misma herida una y otra vez. La gente tiene que aprender cada vez. Puede que alguien haya acumulado enojo y sufrimiento, heridas de los amantes anteriores, y haya adquirido así la habilidad de herir al nuevo amante y hasta ser desbordado por el deseo de herirlo. Entonces debe ser capaz de parar, de detenerse cuando ve el dolor en la otra persona.

5- Elige a una persona que tenga una vida interior. Trabajando, dibujando, escribiendo, a través de la meditación, la religión, algo que ame. Elige a una persona que esté en viaje y te vea como a un compañero de camino, un compañero de viaje. La habilidad para estar completamente con el otro y al mismo tiempo enteramente separado es muy importante. Las relaciones son cíclicas y hay momentos para estar muy cerca el uno del otro y otros momentos para apartarse.

6- Elige a alguien que tenga pasiones similares a las tuyas en la vida. Una relación construye una memoria. Estas memorias, lo compartido, son el “pegamento” lo que une la relación. Por el placer que es recordar buenos tiempos juntos, pero también los tiempos duros. Si no hay nada que verdaderamente disfruten juntos, es muy difícil pasar estos tiempos con el otro. Aun cuando cada uno pueda ser muy distinto del otro y hacer cosas muy diferentes, tiene que haber algo, algo tan simple como descansar juntos en la bañera o secarse juntos el pelo al sol, o dar vuelta a la manzana cada noche, o cualquier cosa de estas muy simple… sé que estarás pensando, cepillarse juntos los dientes a la mañana… Si, poco más que esto.

7- Elige a alguien que tenga valores similares. En cuanto a tener hijos, al nacimiento de los niños, la familia, roles de hombres y mujeres y las ideas acerca del dinero y la religión. Tal vez todas estas cosas juntas son el ideal y no las puedas encontrar todas sobre todo al principio de la relación, pero puedes tener esto en cuenta. Elegir a alguien que tenga valores similares tiene que ver con disminuir las fricciones en la relación y estas cosas deben sintonizarse si ha verdadero compromiso. Esta sintonía debe darse también en un nivel pragmático y cuando se da en estos niveles prácticos en más fácil que pueda darse en otros niveles más sutiles.

8- Elige a alguien compasivo, a alguien que sea capaz de escuchar, a alguien que te dé tiempo. Particularmente si eres una persona impulsiva, al tener un compañero que no sea tan impulsivo como tú, eventualmente hallarás cierta lentitud que será buena para ti. También alguien que sea un poco lento, al estar con un compañero que sea bien distinto se acelerará un poco. Y podrán después de un tiempo hallar un ritmo propio de la relación. A veces las personas tienen que estar ocho o nueve años hasta tener este ritmo completamente desarrollado. Lleva tiempo construir un milagro… no un milagro porque estén juntos sino por la fuerza que hay en el centro de una relación por la profunda guía del amor.

9- Elige a alguien que se pueda reír de sí mismo. Poder hacer un chiste y reír de la situación y de sí mismo es muy importante. Pero supongamos que no tienes un compañero muy chistoso, elige a alguien que pueda parar una discusión y aprender a reírse de la situación (vuelve al punto 2, alguien que tenga habilidad para aprender)

10- Elige a alguien a quien puedas tolerarle las fallas y características. En los momentos de tensión y cansancio, las cosas que más te atraerían de un compañero, las cosas más encantadoras, serían las que después te volvería loca… Así que no pienses que podrías vivir con alguien que tiene cosas que realmente molesta a las otras personas y que para ti no son importantes porque él o ella las está haciendo y él o ella es tu amante. Hay algunas cosas que son intolerables en cualquier relación sea el matrimonio o las sociedades y los negocios. Tales como el alcoholismo, el abuso sexual, el juego, las actividades criminales, Una persona que no dice la verdad, una persona que no te puede mirar a la cara, una persona por la que no podrías dar fe, una persona que puede hacer cualquier cosa por tapar sus errores. Todo eso sería construir una relación en un terreno inseguro.

11- Ser amigos y no-solo amantes. Y no es solo que digas “si yo sé lo que eso significa, significa que me guste y que lo ame” Significa más que eso y un modo de juzgarlo es pensar. ¿Harías por tu pareja lo que estás dispuesta a hacer por tu mejor amigo? ¿Estás dispuesta a escucharlo, estás dispuesta a hablar de las cosas de las que él tiene ganas de hablar, a prestar atención a los detalles de lo que dice o tiene ganas de hacer? Esto no significa que tengan que estar cuidándose el uno al otro siempre y para siempre, pero sobre ciertas bases y en algunos detalles por cierto que deben hacerlo. Entonces cuando pienses en lo que harías por tu mejor amigo y en lo que harías por tu amante, las cosas se aclararán para ti.

12- Elije a alguien que haga tu vida más grande y no más pequeña.

Clarissa Pinkola Estés ~

Si resonó en tí, puede interesarte también:

RASGOS Y CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS CON ENERGÍA POSITIVA.

ENCUENTRA TU PERSONA «VITAMINA». ~

vitamina

ENCUENTRA TU PERSONA «VITAMINA». ~

1 Comment 304 Views0

La psiquiatra Marian Rojas Estapé dice que vivimos en modo estrés y en estado de alerta y que esto activa el cortisol. La llamada hormona del estrés nos sirve para afrontar retos, pero si la generamos continuamente, nos intoxica y nos altera desde el estado de ánimo hasta la salud de la piel.

Cuando esto ocurre nos conviene más que nunca energía positiva, y esta es la que nos transmite una «persona vitamina». Así califica Rojas las personas que nos apoyan, las que nos inspiran, las que nos animan, las que nos transmiten confianza, todas las que sacan lo mejor de nosotros mismos.

Y así como el estrés pulsa el botón del cortisol, las personas vitamina abren las puertas de una sustancia que nos hace sentir bien: la oxitocina u hormona del amor. Hasta hace poco se le asociaba al parto y en la lactancia, pero los últimos estudios científicos aseguran que aparece como protagonista en otras escenas de nuestra película vital.

Encontramos oxitocina…

  • En aquel abrazo intensa que nos dibuja una sonrisa desde el primer segundo.
  • En esa mirada de confianza que nos lanzan en una reunión cuando nos encontramos en un atasco mental.
  • En aquella frase de ánimo que alguien nos dice justo cuando nos sentimos aislados de todo y todos.
  • Cuando mantenemos relaciones sexuales, porque tiene un papel destacado en la erección masculina y la excitación femenina.

Toda esta información lo explica Rojas Estapé en su último libro. Se titula «Encuentra tu persona vitamina»  y, a partir de conceptos, casos clínicos y reflexiones personales, se adentra en el fascinante y complejo mundo de las relaciones entre personas.

Encontrar a tu persona vitamina también da respuesta a preguntas como por qué hay gente pegada a relaciones complicadas o si la educación que hemos recibido influye en las parejas que elegimos.

Para acercarse lo máximo posible a las personas vitamina, Rojas nos recomienda evitar o aprender a gestionar las que precisamente no lo son en absoluto. La autora no les llama personas tóxicas porque dice que lo que es tóxico no son ellas sino el efecto que nos producen. Y su guía para identificarlas es esta.

 Las personas que no nos convienen.

  • La persona egoísta. Hace sólo lo que quiere ella. Rojas la define como la «yo, mi, me, conmigo».
  • La negativa. Es la queja personificada.
  • La envidiosa. Es aquella persona que sufre cuando a otra le van bien las cosas y necesita criticarla y humillarla.
  • La víctima. Su vida es un auténtico drama y siempre tiene una excusa para todo. Y la culpa, evidentemente, siempre la tienen los demás.
  • La amargada. Tiene la capacidad de apagar nuestra luz, dice Rojas, en cuestión de minutos.
  • La persona que juzga. Opina sobre cualquier cosa que tiene que ver contigo y con tu vida.
  • La que critica. Siempre tiene una palabra negativa para quien no está presente.
  • La manipuladora. Suele tener muchísima memoria y tiene una enorme influencia sobre nosotros.
  • La dependiente. Es aquella que siente que necesita tanto otra persona que lo acaba esclavizando y negándole su propio espacio.
  • La persona ‘put drama in your life’. Rojas dice que este perfil de persona si no tiene un drama se lo inventa.
  • Y, finalmente, la persona con trastorno límite de la personalidad. Viven las emociones y las situaciones al límite.

» Las personas vitamina son aquellas que están ahí cuando abres tu corazón y les cuentas tus tristezas y preocupaciones»

Marian Rojas Estapé

Fuente: Qué es una «persona vitamina» y como puedes encontrar la tuya. La Vanguardia. ~

Si resonó en tí, puede interesarte también:

CÓMO ELEGIR UN COMPAÑERO PARA UNA RELACIÓN DE TODA LA VIDA por Clarissa Pinkola Estés

lenguajes

LOS 5 LENGUAJES DEL AMOR. ¿Cuál es el tuyo?

No Comments 228 Views0

 

Según Chapman (2009), existen 5 lenguajes del amor. Estos pueden ser muy importantes para que la relación mejore sustancialmente, ya no solo en pareja, sino entre amigos, compañeros o familia. Chapman destaca que cada persona tiende a expresar su amor y prefiere recibirlo de maneras concretas. Conocer, identificar y compartir las distintas formas  supone una gran ayuda; nos aporta un plus para la comunicación.

Las cinco modalidades o lenguajes del amor:

1. Palabras

Expresamos cariño al verbalizar palabras de ánimo, apoyo, afecto, felicitación, elogios, amabilidad, o humildad hacia otro. Son palabras que a veces se dicen sin pensar y causan un efecto muy positivo en la otra persona; aumentando su autoestima, su seguridad y su bienestar. «Casi todos recordamos palabras fugaces que (…) marcaron nuestras vidas».

Se recomienda emplear frases directas, simples y contundentes: “Te quiero muchísimo, de verdad”; “Me encanta cuando me explicas las cosas tan bien”. Pero sobre todo, es importante que sea creíble para la persona que lo recibe y para ello es indispensable, que la persona que lo transmite lo sienta de verdad (expresión corporal, contexto adecuado).

2. Tiempo de calidad

Vivimos en la sociedad de las prisas que, junto a las falsas necesidades creadas por el mercado (tener el mejor coche, viaje, casa, etc.) nos hace olvidar lo que significa realmente el tiempo de calidad. Compartir tiempo de calidad no es tanto el acto (una buena cena en u restaurante caro), sino el disfrute de ella al compartirla con nuestros seres queridos; escuchando y siendo escuchados, sin prisas ni otros distractores. No hay otro objetivo para la persona, más que compartir ese tiempo con la persona que quiere.

3. Regalos

El significado del regalo parece haber perdido valor en una sociedad consumista: “Cuanto más regalos y más caros mejor”, nos dice ésta, independientemente de su necesidad o utilidad. Pero muchos estaréis de acuerdo en que hay regalos que expresan mucho amor y cariño por ser elaborado por la propia persona o comprado esfuerzo.

Por eso, para algunas personas este tipo de regalos simboliza una expresión de amor muy bonita; quien le regala ha estado tiempo esforzándose y pensando en ella. En la otra parte, quien está trabajando en realizar u obtener ese regalo, disfruta desde que tiene la idea, hasta después de haber dado el regalo al otro, sin esperar más que su sonrisa.

4. Actos de servicio

Tratar de agradar a la persona sirviéndoles o haciéndoles favores a ciertas personas les resulta gratificante. Cocinar, limpiar, arreglar cosas, encargarse de las tareas más pesadas o desplazarse a sitios lejanos, son actos que realizan minuciosamente y con una sonrisa en la cara, sin esperar que le devuelvas el favor o una respuesta inmediata compensatoria. «No es una necesidad ni una obligación, sino algo que se hace de manera generosa para ayudar al otro».

5. Contacto físico

Es la forma de comunicación más sencilla y directa. Abrazarse, besarse, acariciarse, tocarse, tener relaciones sexuales; son formas de transmitir y recibir amor de la pareja. Para algunas personas el contacto físico es su lenguaje principal, sienten seguridad y felicidad a través de éste; y sin éste no se sienten amados.

 Fuente: del muro de Cristina Serrato

teoria-triangular-del-amor

LA TEORÍA TRIANGULAR DEL AMOR DE ROBERT STERNBERG. Complejas combinaciones en las relaciones amorosas.

No Comments 414 Views0

La teoría triangular del amor pretende explicar el complejo fenómeno del amor y las relaciones interpersonales amorosas. Fue propuesta por el psicólogo Robert Sternberg, y describe los distintos elementos que componen el amor, así como las posibles combinaciones de estos elementos a la hora de formar los diferentes tipos de relaciones.

Esta teoría nos ayuda a entender este sentimiento tan complejo que, además de ser muy importante en nuestras vidas, es la base de muchas de nuestras relaciones interpersonales.

Robert Sternberg, es un psicólogo estadounidense, profesor de la Universidad de Yale, ampliamente reconocido por sus investigaciones, y muchos expertos en esta temática han apoyado sus ideas.

Para Sternberg, el amor está compuesto por 3 cualidades que se manifiestan en cualquier relación amorosa: intimidad, pasión y compromiso. Estos elementos, en la práctica, se entremezclan entre sí, pero saber distinguirlos en un marco teórico nos ayuda a comprender el fenómeno del amor y a reconocer mejor sus matices y detalles.

  • Intimidad: La intimidad hace referencia al sentimiento de cercanía, a la conexión entre las dos personas que forman parte de la historia de amor, a la confianza entre ellos, a la amistad y al afecto.
  • Pasión: Este componente es la excitación o la energía de la relación. Los sentimientos de la atracción física y el impulso o la necesidad de estar con la otra persona y de tener relaciones íntimas.
  • Compromiso: Hace referencia a la decisión de seguir en la relación a pesar de los altibajos que puedan surgir. Incluye aspectos como los momentos vividos, la historia de la relación, etc.

Estos tres elementos representan las esquinas de la pirámide de la teoría de Sternberg, con la intimidad en el punto más alto y el compromiso y la pasión a los lados. Dependiendo de las combinaciones que se produzcan entre estos componentes, las relaciones amorosas serán distintas. Por ejemplo, en una nueva relación, la pasión predomina por encima de la intimidad y el compromiso.

Las posibles combinaciones o los tipos de amor

Según las posibles combinaciones, Sternberg afirma que existen distintas formas de amar. Estas formas de amar pueden ser entendidas de manera aislada o como etapas:

1. Cariño

El cariño hace referencia a la amistad verdadera. Solo hay intimidad, pero no existe pasión ni compromiso. Los miembros de la relación se sienten cercanos y confían el uno con el otro, pero no hay deseo de tener relaciones íntimas ni compromiso como pareja.

2. Encaprichamiento

En esta forma de amar hay mucha pasión, no obstante, no hay ni intimidad ni compromiso, lo que convierte este tipo de relaciones en superficiales. Sería una especie de romance pero que termina pronto o el principio de una relación, en la que existe mucho deseo por tener relaciones íntimas pero no hay suficiente confianza ni compromiso.

3. Amor vacío

El amor vacío se caracteriza por un elevado compromiso, sin pasión ni intimidad. Esto es habitual en las relaciones interesadas o en las de larga duración, cuando no existe ni confianza ni relaciones íntimas, pero sí que existe compromiso por estar juntos.

4. Amor romántico

El amor romántico es una forma de amar en la que los miembros de la relación sienten atracción y excitación, y, además, tienen confianza y cercanía. El amor romántico ha inspirado miles de novelas y películas, es el amor que sienten Romeo y Julieta. Si esta etapa continúa con grandes experiencias juntos, podría acabar provocando el compromiso.

5. Amor sociable

Suele ocurrir en relaciones duraderas. Existe intimidad y compromiso, pero no pasión. Es el tipo de amor que puede manifestarse cuando la pareja carece de deseo y excitación hacia la otra persona, pero la convivencia, los hijos y las experiencias juntos les mantienen unidos. Esta relación puede parecer satisfactoria para los miembros y durar mucho tiempo.

6. Amor fatuo

En el amor fatuo predomina la pasión y el compromiso, pero no existe intimidad. El amor fatuo puede producirse porque los miembros de la pareja quieren estar juntos, pues existe el deseo y la excitación de vivir experiencias íntimas, sin embargo, no tienen muchas cosas en común.

7. Amor consumado

Este es el amor completo. Está formado por los tres elementos de la teoría piramidal de Sternberg. El amor consumado es el principal arquetipo amatorio, es el amor ideal y también recibe el nombre de amor maduro.

Es necesario trabajar los tres elementos para logar el amor consumado.

Sternberg habla de “no amor” cuando estos tres elementos no están presentes en la relación. El mismo autor afirma que las parejas con amor consumado o completo continúan compartiendo el deseo íntimo y la pasión en todos los niveles, incluso pasados muchos años. No obstante, Sternberg puntualiza que mantener el amor consumado es más complicado que conseguirlo, por lo que es necesario para las parejas trabajar los tres elementos básicos de su teoría. Al fin y al cabo, las acciones hablan más alto que las palabras.

El equilibrio entre estos tres ingredientes pueden ir cambiando a medida que avanza una relación. Sin embargo, el tiempo solo no resulta en una intimidad, pasión o compromiso altos. Conocer estos tres ingredientes del amor puede ayudar a lo actores a reconocer cuándo necesitan mejorar uno de los elementos, o puede ayudarles a tomar la decisión de dejarlo. Sternberg concluye que sin la expresión de los tres componentes, incluso el amor más auténtico puede morir.

Fuente: Psicología y mente ~«El triángulo del amor: intimidad, pasión y compromiso.»  STERNBERG, R. J. (1988) Paidós Ibérica.

P1010272

LAS 5 LEYES DE LA ATRACCIÓN CUANDO ELEGIMOS PAREJA.

No Comments 900 Views0

“Porque, sin buscarte te ando encontrando por todos lados, principalmente cuando cierro los ojos.” Julio Cortázar-

A lo largo de nuestra vida conocemos a miles de personas, pero sólo un puñado de ellas nos llama la atención, y sólo unas pocas acaban siendo nuestra pareja. ¿Por qué escogemos a unos candidatos y no a otros? ¿Qué hace que una persona nos atraiga?

Son preguntas que han preocupado a los filósofos durante toda la historia, y a la psicología desde que nació como tal. Y, aunque parece un tema tan viejo como la humanidad misma, todos los años se publican nuevas investigaciones al respecto.

Los estudios sobre el asunto están más o menos enmarcados en torno a dos teorías principales:

  • La teoría evolucionista cree que nuestra elección de pareja se basa en criterios puramente biológicos: buscamos a un compañero con el que tengamos más posibilidades de sobrevivir y reproducirnos. Es por esto que los hombres prefieren a las mujeres más fértiles (es decir, las más jóvenes y con mejores genes y, por tanto, más guapas) y las mujeres a aquellos hombres que garanticen la estabilidad económica de la familia.
  • La teoría social cree que nuestra elección de pareja está guiada por procesos sociales, no biológicos. Según ésta, las leyes de la atracción están guiadas por los roles que hombres y mujeres ocupan en la sociedad. Buscamos, por tanto, la pareja que nuestro entorno social espera que encontremos.

Las leyes de la atracción más ampliamente consensuadas

Aunque entre los psicólogos hay fervientes defensores de cada teoría, la mayoría de los investigadores aceptan que en nuestro comportamiento influyen tanto aspectos biológicos como sociales y, por tanto, ambos planteamientos no son excluyentes sino complementarios.

Como explica el doctor Noam Shpancer, profesor de la Otterbein University,  hay una serie de leyes de la atracción que han sido ampliamente estudiadas y aceptan la mayoría de psicólogos.

1. La ley de la familiaridad

“El roce hace el cariño”, dice el refrán, y eso mismo piensan los psicólogos. Si no tenemos contacto frecuente con una persona es imposible que nos enamoremos de ella y, mucho menos, que pensemos en ser su pareja. Cuanto más tiempo pasamos con una persona más posibilidades hay de que nos guste. También hay un refrán que dice que “donde hay confianza da asco”, y es cierto que algunas personas se enemistan según pasan más tiempo juntas, pero según Shpancer esto es sólo la excepción que confirma la regla.

2. La ley de la atracción física

Por mucho tiempo que pasemos con una persona no nos gustará si no la encontramos atractiva. El físico influye, claro, y de manera determinante.  En principio, nadie está dispuesto a compartir su vida con otra persona que no le atrae físicamente.

3. La ley de la personalidad

Las investigaciones han identificado dos rasgos de personalidad que hacen a una persona particularmente atractiva: la competencia, es decir, el nivel de inteligencia y habilidades sociales de una persona; y su “calidez”, es decir, su capacidad para ser cercana y cariñosa.

4. La ley de la proximidad

Como sabe todo aquel que ha tenido una relación a distancia, o las partes se juntan pronto o fracasará rápidamente.  Lo habitual es que escojamos como pareja a alguien que tengamos cerca, al que podamos ver con frecuencia para ir forjando una relación.

5. La ley de la semejanza

Los estudios no dejan lugar a dudas: nos atraen las personas que son como nosotros. Es cierto que nuestra pareja no tiene porque ser exactamente igual, pero al menos tiene que compartir ciertas aficiones, valores e inquietudes. Si podemos elegir ente varias personas (como así hacemos todos) preferimos a alguien que tenga cosas en común que a una persona que sea muy distinta.

¿Cuán poderosas son estas leyes?

Estas cinco leyes operan por igual en hombres y mujeres, y son determinantes para elegir a los posibles candidatos, pero ¿cómo tomamos la decisión final? ¿Por qué algunas parejas nos duran meses, otras años y otras toda la vida?

Según Shpancer, “estas leyes sirven para elegir a los candidatos, pero no funcionan en la selección final”. En su opinión, “la biología y el entorno nos empujan a ir a la tienda adecuada, pero no puede determinar qué vamos a comprar. Eso lo decidimos nosotros mismos. En la selección final interviene un proceso interno subjetivo, oscuro y caprichoso, que no obedece necesariamente a los dictados de la razón, la evolución, la presión cultural y, ni siquiera, a nuestros planes e intenciones”…

Fuente: ACV Alma, Corazón y Vida. El Confidencial ~

Foto: Dormitorio de Salvador Dalí  y su esposa Gala. Casa Museo en Portlligat. Cadaqués. España. ~