Tag Archives: Perdón

tratam

TRATAMIENTOS METAFÍSICOS. Merecimiento. Perdón y Liberación. Gratitud.

No Comments 229 Views0

Los «tratamientos» son enunciados positivos que se hacen en cualquier situación dada para establecer nuevas pautas de pensamiento y disolver las antiguas.

Puedes realizar los siguientes TRATAMIENTOS por lo menos durante 21 días seguidos, una vez a la mañana al despertarte y una vez a la noche antes de acostarte.

Léelo en silencio, escríbelo o dilo en voz alta frente al espejo para que se torne aún más poderoso. Puedes repetirlos todas las veces que consideres necesario. 

Recuerda: Una afirmación no «sana» a nadie, sin embargo despierta la capacidad de contribuir en el bien-estar y en el proceso de sanación. Es un punto inicial, que abre el camino. 💗

TRATAMIENTO DE MERECIMIENTO

Yo me merezco todo lo bueno, no algo, un poquito, sino todo lo bueno.

Ahora disuelvo cualquier pensamiento negativo o restrictivo. Me libero y disuelvo todas las limitaciones del pasado. No me ata ningún miedo ni limitación de la sociedad en la que vivo. Ya no me identifico con ningún tipo de limitación.

En mi mente tengo libertad absoluta.

Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia, en donde me veo de forma diferente. Estoy creando nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida. Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias.

Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo. Y por lo tanto recibo multitud de bienes. La totalidad de las posibilidades está ante mi.

Merezco la vida, una vida buena.

Merezco el amor, abundante amor.

Merezco la salud.

Merezco vivir cómodamente y prosperar.

Merezco la alegría y la felicidad.

Merezco la libertad, la libertad de ser todo lo que puedo ser.

Merezco muchas cosas más que todo eso: merezco todo lo bueno.

El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud.

Porque me lo merezco, lo acepto y sé que es verdad.

Así Es. Gracias Amado Universo.

TRATAMIENTO DE PERDÓN Y LIBERACIÓN

Hoy es otro precioso día sobre la Tierra y vamos a vivirlo con alegría.

Nadie puede arrebatarme jamás aquello que es mío por derecho propio.

Aunque es posible que no sepa cómo perdonar, me dispongo a comenzar el proceso, sabiendo que encontraré ayuda en todos los aspectos de mi vida.

Elijo perdonar a todo aquel que alguna vez haya hecho algo negativo.

Éste es mi día del perdón. Me perdono por todo el daño que hice en el pasado, a mí y a los demás.

Me libero de la carga de la culpa y la vergüenza. Me alejo del pasado  y vivo en este momento con alegría y aceptación.

Ellos son libres y yo soy libre. Somos uno con el poder que nos ha creado estamos seguros y a salvo.

Y todo está bien en nuestro mundo.

Así Es. Gracias Amado Universo.

TRATAMIENTO DE GRATITUD

Hoy es otro precioso día sobre la Tierra y vamos a vivirlo con alegría.

Hoy soy una persona nueva. Me relajo y libero mis pensamientos de toda tensión.

Nadie, ningún lugar ni ninguna cosa me puede irritar ni molestar.

Estoy en paz.

Soy una persona libre que vive en un mundo que es reflejo de mi amor y mi comprensión.

No estoy en contra de nada. Estoy a favor de todo lo que mejore la calidad de mi vida.

Utilizo mis palabras y mis pensamientos como instrumentos para dar forma a mi futuro.

Expreso mi gratitud con frecuencia y busco cosas por las cuales dar las gracias.

Mi vida está llena de agradecimiento.

Somos uno con el Poder que nos ha creado.

Estamos seguros y a salvo, y todo está bien en nuestro mundo.

Así Es. Gracias Amado Universo.

Más Tratamientos Metafisicos de Louise Hay, click  👉 Salud. Prosperidad. Amor  y Armonía. ~

👉Si deseas profundizar estos temas despertando una mente positiva y resiliente, comunicate por msje.            W.App: +54 341 3031685

ruptura

CURARSE DEL DUELO DEL DIVORCIO. Louise Hay y David Kessler ~

No Comments 410 Views0

Cuando un matrimonio se divorcia, es bastante habitual que los interesados se pregunten cuáles han sido las razones de la ruptura. ¿Quién hizo qué a quién? Pero hemos de recordar que estas razones sólo son parte de la historia secundaria. Hay otra historia primaria mucho más importante, que trata sobre su amor, su vida y el viaje de su alma. Su objetivo no es librarse de su duelo, sino ver un futuro feliz y eliminar todas las barreras —todo lo que no le sirve— que se interpongan en su camino para conseguirlo. Ha de encontrar la manera de perdonar a su pareja. Por mucho que le cueste, eso será lo que acabará liberándole. Guardar rencor es como si se tomara un veneno con la esperanza de que sea la otra persona la que muera. Si hay una tercera persona implicada en el divorcio, haga todo lo posible por perdonarla también a ella. Perdonar a todos los implicados puede suponer un reto difícil de superar, pero la voluntad de hacerlo es lo único que necesita para empezar.

Estoy dispuesto a perdonar

En la curación de su duelo por el divorcio usted deberá responsabilizarse de su propia vida. Para lograr la sanación completa y permitir que ese duelo sea curativo, tendrá que dejar de ser la víctima. Tanto en su matrimonio como en sus relaciones, cada vez que sucede algo que usted juzga como bueno o malo, siempre hay un denominador común: usted. Usted ha estado presente en todas las situaciones, así que algo tendrá que ver. Aunque no pueda ver su responsabilidad en todas las situaciones, quizás en la visión global pueda darse cuenta de que su alma ha elegido distintos tipos de experiencias para aprender y evolucionar.

En última instancia, deberá concederse ese amor que está buscando. Con esto no nos estamos refiriendo a que usted se quiera tanto que no vuelva a necesitar o a desear tener otra relación. Pero esperamos que si puede encontrar el amor dentro de sí mismo, no iniciará el próximo capítulo de su vida como un depósito vacío que necesita que alguien lo llene. Será una persona completa con mucho amor, capaz de transmitirlo a todas las personas y a todas las situaciones.

El duelo es el momento para llorar por todo lo que se ha perdido: los sueños que se han roto, la pérdida de la esperanza por un matrimonio que pensaba que iba a ser para toda la vida. No obstante, cuando pueda lograr la dulce aceptación de que todo lo que ha sucedido, realmente ha sucedido, descubrirá que el duelo también es un momento de renovación, reconstrucción y reforma. Ahora tiene la oportunidad de volver a crearse desde cero. ¿Cómo será usted después de su divorcio? No deje un vacío para que los demás o su pasado lo llenen y le condicionen. Elija quién quiere ser. Éste es un capítulo nuevo y tiene la oportunidad de volver a empezar. Si está pensando: «Es demasiado tarde para mí para volver a empezar», tenga en cuenta que no es más que un pensamiento y que no es cierto. Mientras siga en este planeta, nunca es demasiado tarde para volver a empezar.

Puede ver su divorcio como cualquier otra etapa de la vida, considerarla buena o mala, verla como una etapa trágica o bien de crecimiento. Todo matrimonio puede ser un éxito, dure lo que dure. Ninguna expareja controlará su futuro, sólo usted. Las cosas buenas llegarán a raíz de que pueda ver el potencial de felicidad que tiene en su futuro. Esto lo conseguirá desapegándose de su pasado con su pareja; practicando el perdón, pensando primero en sus hijos; e incluso, por primera vez, pensando primero en usted.

¿Quiere vivir en el pasado o prefiere concentrarse en el presente y en su ilimitado potencial para amar y ser feliz?

Fuente: Usted puede sanar su corazón. Louise L. Hay y David Kessler ~

👉Si quieres profundizar estos temas despertando una mente positiva y resiliente, comunicate por msje.W.App: +54 341 3031685 ~
#LouiseHayRosario 🌷

padre-e-hija

CARTA PARA SANAR EL LINAJE PATERNO.

No Comments 687 Views0

Desde un punto de vista femenino, es la relación con el padre la que determina cuán exitosas o no serán sus relaciones con los hombres. Un padre es muy importante en la vida de todas las mujeres. La energía del padre genera fuerza, confianza, manejo de límites, poder personal… y es un punto clave, pues determina cómo tener una relación de amor con un hombre. Para las mujeres que tienen o han tenido experiencias paternas negativas, una reconciliación espiritual trae mucha paz  y una sensación de protección. Liberarnos de lo malo de papá actúa como factor estabilizante, que es lo propio que le daría el padre: estabilidad, seguridad, fuerza, respaldo y mucho amor. Sí. Es una certeza, todas necesitamos de un padre maravilloso.

Es necesario sanar la herida paterna. Y lo podemos hacer desde el poner la intención de la palabra en la escritura de una carta. Puedes escribir esta carta las veces que consideres necesario. Después, quémala. Colócala en una maceta o jardín. Transmuta en luz y amor todo lo discordante. Entrega todo lo negativo de la relación con papá en las manos de Dios. Conéctate con la energía del creador. Manifiesta orden en tus sentimientos y emociones. Cuando sientas tranquilidad en tu corazón, entonces, todo estará bien. Así es. A continuación te entrego la carta de sanación:

Gracias padre te amo, te aprecio, te acepto tal cual eres en todas las dimensiones espacio tiempo te agradezco por tu presencia y tu luz fuerza.

Honro mi linaje masculino y te honro a ti papá, por ser el paciente agricultor de mi alma pues, tras haber sembrado tu semilla, cultivaste con amor y entrega aún sin poderme sentir dentro de ti.

Recibiste tu cosecha con la más delicada ternura y construiste un cordón de corazón a corazón, para unirte conmigo en amor.

Te bendigo porque de ti he aprendido cómo protegerme, proveerme, cuidarme, guiarme. Y, si hubo algunas carencias, sé que fui yo quien te eligió así para, precisamente, aprender de esa experiencia.

Me responsabilizo de todo aquello que yo acepté e integré en mí como verdadero. Reconozco que tú cumpliste tu labor de la mejor manera posible de acuerdo a tus propios recursos y dando cumplimiento al contrato de alma que ambos acordamos. Me perdono y te perdono por cualquier sufrimiento que hayamos cocreado y me agradezco y te agradezco las lecciones que de éste obtuvimos.

Nos libero de toda historia de dolor, de miedo, de enojo, de tristeza y su consecuente karma en nuestras vidas.

Sé que me he convertido en quien hoy soy gracias a tu aportación a mi vida. Todo lo que necesite corregir y mejorar es ya labor mía y me sé acompañada por ti en cada paso, pues el cordón que entreteje tu corazón al mío es inquebrantable y siempre palpitante.

Es tu mirada la que me ha enseñado a ser mirada y reconocida por los hombres. Es tu amor el que me ha mostrado cómo merezco ser amada. Es tu misericordia la que me ha dado confianza para mostrar mi fuerza. Son tus caricias las que han dejado memoria en mi piel para sólo permitirse ser tocada por el otro en total amor y entrega. Asumo mi proceso y la responsabilidad de sanar con los otros hombres de mi camino todo lo que haya quedado pendiente contigo.

Te miro, y miro a todos los hombres que te anteceden.

Los honro.

Te miro, y miro tu historia.

La entiendo.

Te miro, y miro los duelos, las heridas.

Las comprendo.

Te miro, y miro las imposibilidades.

Las sano en mi corazón.

Porque cuando te miro, miro lo Masculino en mi, y cuando mi mirada es en compasión, esta mitad en mi comienza a sanar, y se hace la luz

A partir de hoy confío en poder integrarte en mi: masculino sagrado, verdadero, auténtico, también amoroso y presente.

Fuente: web ~

92892630_3340042919348438_4465030297066405888_n

DEJA IR A LA GENTE QUE NO ESTÁ LISTA.

No Comments 1526 Views1

No es una actitud de soberbia ni de orgullo, sino de congruencia, seguirás amándolos pero con otra perspectiva, desde otro nivel de compresión, entendimiento y consciencia.
Es la cosa más difícil que tendrás que hacer en tu vida, y también será la más importante: dejar de estar vinculado con aquellos que no están listos para amarte.

Deja de tener conversaciones difíciles con gente que no quiere cambiar. Deja de aparecer para la gente que es indiferente a tu presencia. Deja de dar tu amor y energía a la gente que no está lista para amarte.
Sé que tu instinto es hacer todo lo que puedas para ganarte las buenas gracias de todos los que puedas, pero también es el impulso que te robará tu tiempo, tu energía y tu cordura.

Cuando empiezas a aparecer en tu vida completa y completamente, con alegría, interés y compromiso, no todo el mundo va a estar listo para encontrarte allí.
Eso no significa que tengas que cambiar lo que eres. Significa que tienes que apartarte de las personas que no están preparadas para amarte.

Si eres excluido/a, insultado/a sutilmente, olvidado/a o fácilmente ignorado/a por las personas con las que pasas la mayor parte del tiempo, no te estás haciendo un favor al continuar ofreciéndoles tu energía y tu vida.
La verdad es que no eres para todos, y todos no son para ti. Eso es lo que lo hace tan especial cuando encuentras a las pocas personas con las que tienes una amistad, amor o relación genuina: sabrás lo precioso que es porque has experimentado lo que no es.

Pero mientras más tiempo pases tratando de forzar a alguien a amarte cuando no son capaces, más tiempo te estarás privando a ti mismo/a de esa misma conexión. Te está esperando. Hay miles de millones de personas en este planeta, y muchas de ellas se van a encontrar contigo a su nivel, con la vibración de donde están, conectarse con donde están yendo.

… Pero cuanto más tiempo te quedes, metido/a en la familiaridad de la gente que te usa como un cojín, una opción de segundo plano, un terapeuta y una estratega para su trabajo emocional, más tiempo te mantienes fuera de la comunidad que anhelas.

Tal vez si dejas de aparecer, serás menos querido/a.
Tal vez te olviden por completo.
Tal vez si dejas de intentarlo, la relación cesará.
Tal vez si dejas de enviar mensajes de texto, tu teléfono permanecerá oscuro durante días y semanas.
Tal vez si dejas de amar a alguien, el amor entre ustedes se disolverá.
Eso no significa que hayas arruinado una relación. Significa que lo único que sostenía una relación era la energía que tú y sólo tú ponías en ella. Eso no es amor. Eso es apego.

La cosa más preciosa e importante que tienes en tu vida es tu energía. No es tu tiempo lo que está limitado, es tu energía. Lo que tu das a cada día es lo que creará más y más en tu vida. A lo que le das tu tiempo, es lo que definirá tu existencia.
Cuando te des cuenta de esto, empezarás a entender por qué estás tan ansioso/a cuando pasas tu tiempo con gente que no te aporta, y en trabajos o lugares o ciudades que no te convienen.

Comenzarás a darte cuenta de que lo más importante que puedes hacer por tu vida, por ti mismo/a y por todos los que conoces es proteger tu energía más ferozmente que cualquier otra cosa.
Haz de tu vida un refugio seguro en el que sólo se permita a las personas que puedan cuidar, escuchar y conectarse.

Tú no eres responsable de salvar a la gente.
Tú no eres responsable de convencerlos de que quieren ser salvados.
No es tu trabajo aparecer por la gente y entregarles tu vida, poco a poco, momento a momento, porque te compadeces de ellos, porque te sientes mal, porque “deberías”, porque estás obligado/a, porque, en la raíz de todo esto, tienes miedo de que no te devuelvan el favor.

Es tu trabajo darte cuenta de que eres el amo o la ama de tu destino, y que estás aceptando el amor que crees que mereces.
Decide que mereces una amistad real, un compromiso verdadero y un amor completo con las personas que están sanas y prósperas.
Entonces espera en la oscuridad, sólo por un momento….
… Y mira lo rápido que todo comienza a cambiar.

Fuente: web ~

16281

EL CONOCIMIENTO DEL SISTEMA INMUNITARIO. Louise Hay ~

No Comments 512 Views0

Afirmación: «Mi sistema inmunitario se hace más fuerte cada día».

Nuestro sistema inmunitario es el guardián de nuestro cuerpo. Es eficiente y leal. Ha estado trabajando desde antes de que naciéramos. Destruye a los invasores y nos mantiene sanos. Para tener y mantener una buena salud necesitamos un sistema inmunitario fuerte. ¿Has dado alguna vez las gracias a tu sistema inmunitario? Si nunca lo has hecho, hazlo ahora mismo.

Estamos aprendiendo que el amor es el estimulante más poderoso que se conoce del sistema inmunitario. Si el amor lo estimula, entonces, ¿qué es lo que lo merma, obstaculiza y debilita? El resentimiento, el miedo, la depresión, la rabia, la envidia, la desesperación, el rechazo, el pesar, la lástima y el odio a uno mismo. ¿Cuán a menudo y por cuánto tiempo te complaces en emociones inmunodepresoras? Es normal que todas estas emociones fluyan brevemente en nosotros a su debido tiempo. Sin embargo, si eliges estancarte en alguna de ellas, entonces no estás ayudando a curar tu sistema inmunitario.
¿Cómo podemos cambiar nuestro sistema inmunitario? Cambiando nosotros mismos. Amándonos tal como somos. Estando dispuestos a olvidar el pasado y perdonar. Nuestro cuerpo siempre refleja el estado de nuestra conciencia en ese momento particular. Recuerda, a medida que cambiamos nuestras creencias, cambiamos también física y emocionalmente. A medida que cambiamos, ya no necesitamos de la vieja enfermedad. Porque estamos en camino de alcanzar la plenitud y de sanarnos a nosotros mismos.
Si tenemos una pauta habitual de pensamiento negativo, ahora es el momento perfecto para cambiarla. Cuando dejamos que algo viejo se vaya, algo nuevo tiene que venir a ocupar su lugar. Podríamos hacer algo como esto. Dispónte a reemplazar:

el resentimiento por la comprensión
el miedo por la paz
la depresión por el perdón
la rabia por el amor
la envidia por la alegría
la desesperación por la esperanza
la autocompasión por la responsabilidad
el rechazo por la aceptación
el odio a uno mismo por el amor a uno mismo

Si estamos desesperados, llamemos a la esperanza. En lugar de sentirnos como víctimas autocompasivas, dispongámonos a asumir nuestra responsabilidad. Nuestro rechazo se puede transformar en aceptación. Y el odio a nosotros mismos se puede convertir en amor si estamos dispuestos a que así sea.
No, no sucederá en un día. Las viejas pautas no se van tan rápidamente.
Se han ido formando en nuestro interior durante muchos años, de modo que tomará su tiempo sustituirlas. No obstante, a medida que practicamos, los resultados se van acumulando. Después de un tiempo, descubrimos que ya pensamos de otra forma. Notamos cómo nuestras reacciones ante los acontecimientos son más tranquilas. No nos trastornamos tanto como antes. Y los acontecimientos también cambian. Atraemos más experiencias positivas a nuestra vida. Todo esto es una estimulación positiva para nuestro sistema inmunitario y para la salud de nuestro cuerpo.

Tratamiento.
Hoy es otro precioso día sobre la Tierra y vamos a vivirlo con alegría.
Sé que el amor es el estimulante más poderoso que se conoce del sistema inmunitario. Por lo tanto hago todo lo que puedo para aumentar el amor que siento por mí y por los demás. Con gusto disuelvo todas las pautas de pensamiento
negativo que niegan o suprimen este caudal de amor. Soy completamente inmune a todas las ideas y experiencias negativas que hay a mi alrededor.
No tengo tiempo para perder en rencores y resentimientos. Hoy dejo que mi enfermedad se vaya, porque ya no me sirve. Ahora afirmo que cada célula de mi cuerpo está reaccionando a una nueva fuerza. Me estoy renovando en cada momento de este día. Somos uno con el Poder que nos ha creado. Estamos seguros y a salvo, y todo está bien en nuestro mundo.

Fuente: «Amar sin condiciones». Louise Hay ~

loneliness-feature

LA LEY DEL ESPEJO. ¿Cómo perdonamos?

No Comments 372 Views0

A partir de una historia sencilla y emotiva, Yoshinori Noguchi (Hiroshima, 1963), un reconocido experto en coaching y asesoramiento psicológico, nos sitúa delante de un espejo para enfrentarnos con nuestro interior que es, en definitiva, según su pensamiento,  el que determina todo lo que nos sucede en la vida.

Eiko está preocupada porque los niños del colegio maltratan a su hijo Yuta, y se siente totalmente impotente y sola ante un problema que no sabe cómo resolver. Hasta que su amigo Yaguchi le ofrece un método sorprendente que la hará vivir la situación más difícil de su vida: enfrentarse a sus fantasmas y seguir adelante con espíritu nuevo.

A medio camino entre el coaching y las constelaciones familiares, La ley del espejo nos reencuentra con una filosofía oriental renovada y nos propone pautas claras y efectivas para resolver de raíz los problemas de la vida.

¿CÓMO PERDONAMOS?

Yoshinori Noguchi, en su libro, nos da los pasos a seguir para aprender a perdonar, y son los siguientes:

  1. Perdónate a ti.

En psicología se utiliza el término <<auto-aceptación>>, que sería conocerte a ti mismo/a con tus defectos y virtudes y aceptarte tal y como eres.

  1. Haz una lista con las personas que no puedas perdonar.

Ayuda a ser consciente de las personas con las que tienes algo pendiente por resolver.

  1. Expresa tus sentimientos en un papel.

No nos cansaremos de repetirlo, expresarse por escrito es una manera de liberar emociones guardadas, y ya sabes, “Emociones expresadas, emociones superadas”.

  1. Busca los motivos de ese acto.

Como hemos comentado anteriormente, la empatía es clave, saber el por qué y entenderlo ayuda aliviar la angustia generada.

  1. Escribe aquello que puedas agradecerle.

El agradecimiento es una técnica muy poderosa. Puedes agradecer a quien te hizo daño en el pasado, por ejemplo, porqué te enseñó a ser más fuerte y a sacar habilidades que ni si quiera habías descubierto en ti mismo/a.

  1. Utiliza afirmaciones como: “Te libero y te perdono”.

Recitar en voz alta el perdón puede ayudar a hacerlo más real y que lo acabes interiorizando de verdad.

  1. Escribe lo que has aprendido.

Es esencial ver lo que has podido aprender de esa situación adversa. Si has aprendido no ha sido en vano.

Por tanto, una vez expuesto lo anterior y resumiendo, ¿QUÉ BENEFICIOS CREES QUE NOS APORTA LA LEY DEL ESPEJO? ¿Los enumeramos juntos?

  • Mayor autoconocimientoCuanto más conocimiento tienes de ti mismo/a más claro visualizas lo que quieres en tu vida, dirigiendo así tus esfuerzos hacia el alcance de tus objetivos y tus metas.
  • Integración de tu sombra. Al reconocer tu lado oscuro, deja de ser un impedimento invisible constante.
  • Más empatía y compasión. En el momento que te pones en el lugar del otro, aceptas la imperfección “humana” ajena, puesto que también la percibes en ti.
  • Mayor equilibrio. Lo externo te afecta en menor medida, te encuentras más conectado/a con tu paz interior.
  • Humildad. Aprendes a verte tal y como eres, sin máscaras, aceptando tus debilidades y desapegándote del ego.
  • Liberación de la actitud de víctima. Dejas de ceder tu poder personal a los otros para empezar a responsabilizarte de tu persona.
  • Más sabiduría y libertad. Comprensión sobre las cosas y libertad de elección, puesto que estás menos condicionado/a por lo exterior. Y, por último, el saber perdonar es de sabios, porque odiar a alguien es como beber veneno y esperar a que muera el otro.

Merece la pena dedicar un tiempo a tal introspección, ¿te parece?

Fuentes: Clara Orellana en  https://www.ciaramolina.com/

«La Ley del Espejo» Una regla mágica que da solución a cualquier problema en la vida. Yoshinori Noguchi ~

 

 

a-fairys-heart-has-many-secrets-shawna-erback

PERDONAR Y PEDIR PERDÓN ES UN ACTO VALIENTE QUE ALIVIA ALMA Y CORAZÓN..

No Comments 2813 Views1

No hay mayor sensación de tranquilidad que pedir perdón y perdonar. Las heridas se cierran y se alivia el alma y el corazón.

Hace algunos días estuve en el funeral del papá de una amiga y me sorprendió su tristeza tan aguda. Obviamente, cualquier persona sufre con la muerte de un ser tan especial pero el suyo era algo así como una tristeza doble.

Además del dolor que le causaba la pérdida de su padre, quien murió repentinamente, mi amiga lloraba porque ambos llevaban años distanciados, tras una fuerte pelea y después de una relación de mucha frialdad y tratos injustos. Esto último era lo que en realidad hacía más agudo el sufrimiento de mi amiga.

Y me compartía que su padre la buscó varias veces para pedirle perdón, pero admitió que ella se negó a escucharlo. Los últimos días, me contaba, había estado reconsiderando esta decisión y estaba pensando acercársele nuevamente. Pero no se atrevía y siempre decía “mañana” Y el mañana nunca llegó…

¡Cuánto quisiera retroceder el tiempo!”, Me decía llena de impotencia. Después de esta experiencia me quedé pensando en lo importante que es el perdón en nuestras vidas.

Un peso para nuestro camino.

Vivir con algún rencor es como caminar por la vida con una herida abierta que no sana, que sigue sangrando y que corre el riesgo de infectarse y de comprometer otros órganos.

Algo que hace pesado y también amargo nuestro andar, pues además de las múltiples preocupaciones que tenemos cada día, está el recuerdo del daño causado y en muchos casos, el deseo de vengarnos. Y a veces, sin darnos cuenta, estas ideas deterioran nuestras relaciones con los demás y también con nosotros mismos.

Perdonar pareciera de pusilánimes. En nombre de la justicia podemos decir: “esto es imperdonable” pero cuando nos miramos a nosotros mismos, nos encontramos con nuestra fragilidad y descubrimos que por el mal uso de nuestra libertad hemos hecho sufrir a muchas personas, solo ahí podemos preguntarnos: ¿quién soy yo para negarle el perdón a alguien?

El alivio del perdón.

¡Y no hay mayor sensación de tranquilidad que perdonar! Las heridas se cierran y el andar se aligera. Siente uno un alivio similar al de pagar una deuda. ¡Con la diferencia de que el perdón es gratis!

El perdón no es la actitud ingenua de quien acepta con resignación o tolerancia el daño recibido. Es, más bien, la actitud sincera de quien quiere apostar por el otro, acogerlo y ayudarlo a cambiar y a sanar sus heridas.

Perdonar y pedir perdón es un acto de valientes.

De gente que ve las consecuencias de los errores y de las malas intenciones pero de quien las trasciende y no está teniendo en cuenta las deudas que los demás tienen con él.

La justica es dar a cada quien lo que le merece y por ello perdonar es justo, porque todos, por más grandes que sean nuestras faltas, si estamos de corazón arrepentidos, podemos pedir y ofrecer el perdón.

Y para quien cree, el mayor modelo de perdón es Dios, representado en la parábola del Hijo Pródigo y quien, como dijo el Papa Francisco en su primer Ángelus: “Nunca se cansa de perdonar. Somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”

Fuente: Píldoras de fe

4bf765ff75ac3c51c9e6d236f19d13b0

CARTA PARA SANAR LA RELACIÓN CON MAMÁ.

No Comments 1072 Views0

Madre, perdóname por fundirte con mis recuerdos, por no distinguir que eres un ser espiritual que amorosamente se prestó a la obra de teatro que protagonizamos en la Tierra.
Perdóname por hablarte de cualquier manera, por desconocer que tenemos un pacto, por herir tus sentimientos a partir de mis propias percepciones. Perdóname por cada minuto en el cual creí que todo esto se trataba de ti y no de mí.
Perdóname por nuestra historia junt@s, por pretender cambiarla, por no superarla.
Perdóname porque no me es fácil saber y sentir quien eres realmente, porque a través de ti sólo veo a mi niñ@ lastimad@, porque sólo percibo dolor.
Perdóname por querer marcharme de tu vida, perdóname por haberme ido, perdóname por no querer volver a ti, perdóname por no honrarte y no amarte lo suficiente.

Me perdono completamente porque yo no tengo manera de saberlo todo, porque soy tan inocente como tú.

Me perdono completamente por mi capacidad latente para lastimar, para resentir, para dañar, para odiar, nada de esto ha sido creado conscientemente, una fuerza interior, una razón, una memoria, una queja, un deseo y mi necesidad de escapar del dolor me impulsó.

Yo merezco perdonarme completamente y lo hago ahora. Sin duda alguna te doy gracias porque en un acto de amor consciente o inconsciente me trajiste a la vida, a este mundo que me ha ofrecido todo para que yo pueda conocerlo.

Gracias por lo vivido, por las experiencias juntas, por los dolores, por las lágrimas, por las risas, por las ausencias, por las heridas abiertas, por las palabras bonitas y por las que no fueron tanto, todo ello me ha forjado como el ser humano que soy. Te doy gracias porque existes en algún lugar de mi ser y porque me escuchas ahora. Te bendigo.
Lo siento por las memorias de dolor que comparto contigo, te pido perdón por unir mi camino al tuyo para sanar. Te doy las gracias porque estás aquí para mí y te amo por ser quién eres.

También te amo porque estás en mis recuerdos y porque es el momento de hacerlo, nunca antes lo fue. Estas palabras surgen, nacen, brotan y florecen en mi ser cuando el tiempo de mi mente es perfecto, el amor me busca ahora y me reencuentra contigo, yo elijo estar en paz contigo, yo soy esa paz en ti y en mí.

Yo soy paz. Yo honro mi vida y la tuya tal como fue, tal como es. Yo hago una reverencia ante tu ser de luz que es quien yo soy.
Hecho está. Gracias, gracias, gracias. Te amo. ❤

«Borrando memorias con la madre».  Vivi Cervera

905858

COMO LAS PALABRAS ALTERAN NUESTRAS EMOCIONES. Un relato de Mario Alonso Puig ~

No Comments 221 Views0

Hay un relato muy sugerente que procede de Japón y que nos recuerda el extraordinario poder de las palabras y su capacidad para alterar nuestras emociones:
Había una vez un samurai que era muy diestro con la espada y a la vez muy soberbio y arrogante. De alguna manera, él sólo se creía alguien y algo cuando mataba a un adversario en un combate y, por eso, buscaba continuamente ocasiones para desafiar a cualquiera ante la más mínima afrenta. Era de esta manera como el samurai mantenía su idea, su concepto de sí mismo, su férrea identidad.
En una ocasión, este hombre llegó a un pueblo y vio que la gente acudía en masa a un lugar. El samurai paró en seco a una de aquellas personas y le preguntó:
-¿Adonde vais todos con tanta prisa?
-Noble guerrero -le contestó aquel hombre que, probablemente, empezó a temer por su vida-, vamos a escuchar al maestro Wei.
-¿Quién es ese tal Wei?
-¿Cómo es posible que no le conozcas, si el maestro Wei es conocido en toda la región?
El samurai se sintió como un estúpido ante aquel aldeano y observó el respeto que aquel hombre sentía por ese tal maestro Wei y que no parecía sentir por un samurai como él. Entonces decidió que aquel día su fama superaría a la de Wei y por eso siguió a la multitud hasta que llegaron a la enorme estancia donde el maestro Wei iba a impartir sus enseñanzas.
El maestro Wei era una hombre mayor y de corta estatura por el cual el samurai sintió de inmediato un gran desprecio y una ira contenida.
Wei empezó a hablar:
-En la vida hay muchas armas poderosas usadas por el hombre y, sin embargo, para mí, la más poderosa de todas es la palabra.
Cuando el samurai escuchó aquello, no pudo contenerse y exclamó en medio de la multitud:
-Sólo un viejo estúpido como tú puede hacer semejante comentario. -Entonces, sacando su katana y agitándola en el aire, prosiguió—: Ésta sí que es un arma poderosa, y no tus estúpidas palabras.
Entonces Wei, mirándole a los ojos, le contestó:
-Es normal que alguien como tú haya hecho ese comentario; es fácil ver que no eres más que un bastardo, un bruto sin ninguna formación, un ser sin ningunas luces y un absoluto hijo de perra.
Cuando el samurai escuchó aquellas palabras, su rostro enrojeció y con el cuerpo tenso y la mente fuera de sí empezó a acercarse al lugar donde Wei estaba.
-Anciano, despídete de tu vida porque hoy llega a su fin.
Entonces, de forma inesperada, Wei empezó a disculparse:
-Perdóname, gran señor, sólo soy un hombre mayor y cansado, alguien que por su edad puede tener los más graves de los deslices. ¿Sabrás perdonar con tu corazón noble de guerrero a este tonto que en su locura ha podido agraviarte?
El samurai se paró en seco y le contestó:
-Naturalmente que sí, noble maestro Wei, acepto tus excusas.
En aquel momento Wei le miró directamente a los ojos y le dijo:
-Amigo mío, dime: ¿son o no poderosas las palabras?
El relato dice que en ese momento el samurai comprendió cómo lo que para él eran simples palabras habían tenido la capacidad de alterarle más que muchos de sus anteriores contrincantes, y cómo también las palabras habían tenido la capacidad de devolverle a un estado de equilibrio y serenidad como hacía tiempo que no conocía. En aquel momento, algo en su interior empezó a transformarse.
Seamos por eso muy cautos con el tipo de palabras que usamos y con el tipo de valoraciones que generemos, para evitar que no sean los eventos, sino nuestras propias valoraciones, los que nos roben nuestro poder personal y nos generen un sufrimiento innecesario.

Las palabras no se las lleva el viento sino que crean realidades. Busque palabras para ayudar y no para anular.
Tal vez se sorprenda de lo que empiece a suceder.

Fuente: «Reinventarse» Dr. Mario Alonso Puig ~

18527749_1234136606699114_362735901635911442_n

LA CULPA. Louise Hay ~

No Comments 1293 Views0

La culpa es otro sentimiento que necesitamos eliminar lo más pronto posible. Fuera de hacernos sentir mal, la culpa no tiene la menor finalidad. No la necesitamos para nada. Estamos en el proceso de amarnos a nosotros mismos. Lamentablemente, a muchísimos de nosotros se nos manipuló cuando éramos niños mediante la culpa para que nos portáramos bien. Consiguientemente, vivimos todo el tiempo bajo un manto de culpa por algo. O pensamos que la única forma de conseguir algo de los demás es haciéndolos sentir culpables. Nada de eso es en absoluto curativo.
También están todas aquellas personas que, por el motivo que fuere, han aceptado la culpa de no valer lo suficiente. Sea cual fuere el motivo, es hora ya de dejar que la culpa se vaya. El pasado es eso, pasado, y no podemos cambiarlo, pero ahora podemos liberarnos de él, olvidarlo. Por lo tanto, tomemos nuestra energía y utilicémosla para encontrar la forma de curarnos a nosotros mismos. «Me amo y me acepto exactamente tal como soy», es una buena afirmación para disolver la culpa.

Da un giro a tu vida.
Tienes el poder de cambiar tu vida de tal manera que ni siquiera reconozcas a tu antiguo yo. Puedes pasar de la enfermedad a la salud, de la soledad al amor, de la pobreza a la seguridad y la realización. Puedes pasar de la vergüenza y la culpa a la confianza en ti y el amor por ti. Puedes pasar de sentir que no vales a sentirte una persona creativa y poderosa. Ya es hora de que todos seamos todo lo que podemos ser.

Fuente: Amar sin condiciones. Louise Hay ~

  • Page 1 of 4
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4