Tag Archives: Salud

Victor_Nizovtsev_pintura_simbolista_7

LO QUE PENSAMOS VARÍA NUESTRA BIOLOGÍA. Bruce Lipton ~

No Comments 426 Views0

Bruce Lipton, doctor en Medicina, investigador en biología celular. Tengo 67 años. Nací y vivo en Nueva Zelanda. Estoy casado, tengo dos hijas y tres nietos. Creo que la evolución de la civilización está ocurriendo ahora. Un cuerpo humano está hecho de 50 trillones de células, el ser es una comunidad. Pasé de científico agnóstico a místico.

Podemos cambiar

No se trata de un gurú de las pseudociencias, Lipton impartió clases de Biología Celular en la facultad de Medicina de la Universidad de Wisconsin y más tarde llevó a cabo estudios pioneros de epigenética en la facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que lo llevaron al convencimiento de que nuestro cuerpo puede cambiar si reeducamos nuestras creencias y percepciones limitadoras. El problema siempre es el cómo: cómo cambiar la información del subconsciente. En su libro La biología de la creencia (Palmyra) recomienda métodos como el PSYCH-K. Y en La biología de la transformación (La esfera de los libros) explica la posibilidad de una evolución espontánea de nuestra especie.

Me enseñaron que los genes controlan la vida, que en ellos se inscriben todas nuestras capacidades y características, pero es falso.

¿Del todo?

No somos víctimas de nuestra genética, en realidad es el ADN el que está controlado por el medio externo celular.

¿Qué significa eso?

La célula es la vida. Hablar de una célula es como hablar de una persona. Nosotros recibimos la información a través de los cinco sentidos y las células reciben las señales del entorno a través de los receptores que captan la información. El ADN es controlado por señales que vienen desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto los positivos como los negativos.

¿Somos lo que vivimos y pensamos?

Sí, y cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo es cambiar nuestra biología. Los estudios que empecé hace cuarenta años demuestran que las células cambian en función del entorno, es lo que llamamos epigenética. Epi significa por encima de la genética, más allá de ella.

¿Y?

Según el entorno y como tú respondes al mundo, un gen puede crear 30.000 diferentes variaciones. Menos del 10% del cáncer es heredado, es el estilo de vida lo que determina la genética.

¿Es el entorno el que nos define?

Aprendemos a vernos como nos ven, a valorarnos como nos valoran. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. No vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos. Somos víctimas de nuestras creencias, pero podemos cambiarlas.

Pero las creencias están inscritas en lo más profundo de nuestro subconsciente.

Cierto. El subconsciente es un procesador de información un millón de veces más rápido que la mente consciente y utiliza entre el 95% y el 99% del tiempo la información ya almacenada desde nuestra niñez como un referente. Por eso cuando decidimos algo conscientemente como, por ejemplo, ganar más dinero, si nuestro subconsciente contiene información de que es muy difícil ganarse la vida, no lo conseguiremos.

¿Entonces?

Si cambiamos las percepciones que tenemos en el subconsciente, cambiará nuestra realidad, y lo he comprobado a través de numerosos experimentos. Al reprogramar las creencias y percepciones que tenemos de cómo es la felicidad, la paz, la abundancia, podemos conquistarlas.

Me suena a fórmula feliz…

Así es como funciona el efecto placebo. Si pienso que una pastilla me puede sanar, me la tomo y me encuentro mejor. ¿Qué me ha sanado?…

¿La creencia?

Eso parece. Al igual que los pensamientos positivos y el efecto placebo afectan a nuestra biología, existe el efecto nocebo: si crees que algo te hará daño, acabará por hacerte daño. Henry Ford decía que tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tienen razón. Si eliges vivir un mundo lleno de amor, tu salud mejorará.

¿Y eso por qué?

La química que provoca la alegría y el amor hace que nuestras células crezcan, y la química que provoca el miedo hace que las células mueran. Los pensamientos positivos son un imperativo biológico para una vida feliz y saludable. Existen dos mecanismos de supervivencia: el crecimiento y la protección, y ambos no pueden operar al mismo tiempo.

O creces o te proteges.

Los procesos de crecimiento requieren un intercambio libre de información con el medio, la protección requiere el cierre completo del sistema. Una respuesta de protección mantenida inhibe la producción de energía necesaria para la vida.

¿Qué significa prosperar?

Para prosperar necesitamos buscar de forma activa la alegría y el amor, y llenar nuestra vida de estímulos que desencadenen procesos de crecimiento. Las hormonas del estrés coordinan la función de los órganos corporales e inhiben los procesos de crecimiento, suprimen por completo la actuación del sistema inmunológico.

¿La culpa de todo la tienen los padres?

Las percepciones que formamos durante los primeros seis años, cuando el cerebro recibe la máxima información en un mínimo tiempo para entender el entorno, nos afectan el resto de la vida.

Y las creencias inconscientes pasan de padres a hijos.

Así es, los comportamientos, creencias y actitudes que observamos en nuestros padres se graban en nuestro cerebro y controlan nuestra biología el resto de la vida, a menos que aprendamos a volver a programarla.

¿Cómo detectar creencias negativas?

La vida es un reflejo de la mente subconsciente, lo que nos funciona bien en la vida son esas cosas que el subconsciente te permite que funcionen, lo que requiere mucho esfuerzo son esas cosas que tu subconsciente no apoya.

¿Debo doblegar a mi subconsciente?

Es una batalla perdida, pero nada se soluciona hasta que uno no se esfuerza por cambiar. Deshágase de los miedos infundados y procure no inculcar creencias limitadoras en el subconsciente de sus hijos.

LV_20110909_LV_FOTOS_D_54213913331-992x558@LaVanguardia-Web

Fuente:  Bruce Lipton – La Vanguardia ~

Ilustración: crédit Victor Nizovtsev ~

louise (2)

LOS MÉDICOS. Su papel en el proceso curativo. Louise Hay ~

No Comments 154 Views1

Afirmación: «Dios también se vale de la profesión médica».

Los médicos pueden convertirse en parte predominante de nuestra vida si tenemos una enfermedad grave. La relación con ellos es muy importante en el proceso de curación. Muchos médicos tienen miedo de las enfermedades
graves porque saben muy poco sobre ellas, y dan la sentencia de muerte de forma automática. Hemos de tener muy claro que no estamos atados a las limitaciones y los lúgubres pronósticos de la medicina. No somos estadísticas. Cada uno de nosotros es una expresión única e individual de la vida. Estamos bajo la ley de nuestra conciencia, y no bajo la ley de las autoridades médicas. «Puede que sea verdadero para usted, pero no lo es para mí.» Esta es una buena afirmación para emplearla siempre que escuches un pronóstico fatídico.

Incluso es bastante probable que sepas más sobre tu enfermedad que tu médico. Después de todo tú eres quien la tiene y sólo tú sabes exactamente los efectos que produce en tu cuerpo. De modo que te recomiendo encarecidamente que estudies todo lo que puedas encontrar sobre tu enfermedad. Necesitas estar bien informado, conocer todas las maneras de tratarla que existen. Tienes que formar un equipo sanador con tu médico.
Recuerda que un médico es un asesor, un consejero, no una autoridad suprema, y ciertamente no es Dios. Debe haber respeto por ambas partes. Necesitas a alguien que te escuche y que respete tus temores e interrogantes, que te explique los diversos tratamientos y sus ventajas, que te informe sobre los efectos secundarios de los medicamentos, y que busque alternativas.
Necesitas a un médico que apoye tus nuevas opciones alimentarias y otras modalidades alternativas de curación. Si tu médico no cumple estos requisitos, busca a otro.

Cómo encontrar el médico adecuado. 

Así como los médicos deben empezar a respetar las medicinas alternativas y los enfoques holistas, nosotros debemos hacernos responsables de la elección de nuestros médicos. Los médicos que atraemos reflejan nuestras propias imágenes mentales de nosotros mismos y de la profesión médica.
Si estás buscando un médico o estás pensando en cambiar el que tienes, te sugiero que primero hagas un pequeño trabajo mental. Decide qué deseas en tu relación con esta persona y luego creas una afirmación; tal vez así como:

«Ahora tengo un médico maravilloso. Nos respetamos mutuamente. Ambos formamos parte de un equipo de curación. Nos resulta fácil comunicarnos y entendernos. Mi médico me apoya y está convencido de que puedo sanar. Está informado de las terapias holistas y las apoya. Todo lo que hacemos unidos contribuye a mi proceso de curación.».

Añade cualquier otra cosa que desees tener en tu relación con tu médico. Realiza este trabajo mental positivo para encontrar al médico que necesitas. No le ocultes ningún aspecto de tu vida. Si él o ella ha de asistirte en tu senda de curación, debe conocer todas las facetas de tu vida.  Demuestra que confías en él.
Hay muchos médicos maravillosos, que se preocupan y apoyan, que se informan y son amables, que realmente están interesados por tu bienestar, que son abiertos y receptivos a muchas formas de curación. Y tú los puedes encontrar, especialmente si te amas. Hay un número cada vez mayor de médicos,  que se dan cuenta de que el enfermo tiene mucho que ver en la aparición y la curación de una enfermedad. Estos médicos están dispuestos a superar las limitaciones de la práctica médica estándar y a incluir al enfermo en el proceso de curación. Estos médicos creen en el trabajo de equipo.

Fuente: Amar sin Condiciones. Louise Hay ~

50129018_2422493041111368_6747426869357838336_n

EL CORAZÓN TIENE CEREBRO. Ciencia y Conciencia.

No Comments 832 Views0

Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia. «Tengo 72 años y sigo siendo joven. Nací en Toulouse y vivo en Canadá. Estudié la carrera de Matemáticas y piano. Creo que el ser humano lleva consigo un potencial extraordinario de conciencia, inteligencia, sabiduría y amor; descubrimientos científicos recientes lo constatan.»

Que el corazón tiene cerebro es una metáfora, ¿no?
No. Se ha descubierto que el corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

¿Es inteligente?
Gracias a esos circuitos tan elaborados, parece que el corazón puede tomar decisiones y pasar a la acción independientemente del cerebro; y que puede aprender, recordar e incluso percibir. Existen cuatro tipos de conexiones que parten del corazón y van hacia el cerebro de la cabeza.

Primera…
La comunicación neurológica mediante la transmisión de impulsos nerviosos. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.

¿Significa eso que el corazón puede influir en nuestra manera de pensar?
Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones.

Segunda conexión…
La información bioquímica mediante hormonas y neurotransmisores. Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno de sus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.

Tercera…
La comunicación biofísica mediante ondas de presión. Parece ser que a través del ritmo cardiaco y sus variaciones el corazón envía mensajes al cerebro y al resto del cuerpo.

Cuarta…
La comunicación energética: el campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. Y se ha observado que cambia en función del estado emocional. Cuando tenemos miedo, frustración o estrés se vuelve caótico.

¿Y se ordena con las emociones positivas?
Sí. Y sabemos que el campo magnético del corazón se extiende alrededor del cuerpo entre dos y cuatro metros, es decir, que todos los que nos rodean reciben la información energética contenida en nuestro corazón.

¿A qué conclusiones nos llevan estos descubrimientos?
El circuito del cerebro del corazón es el primero en tratar la información que después pasa por el cerebro de la cabeza. ¿ No será este nuevo circuito un paso más en la evolución humana?

¿…?
Hay dos clases de variación de la frecuencia cardíaca: una es armoniosa, de ondas amplias y regulares, y toma esa forma cuando la persona tiene emociones y pensamientos positivos, elevados y generosos. La otra es desordenada, con ondas incoherentes.

¿Aparece con las emociones negativas?
Sí, con el miedo, la ira o la desconfianza. Pero hay más: las ondas cerebrales se sincronizan con estas variaciones del ritmo cardiaco; es decir, que el corazón arrastra a la cabeza. La conclusión es que el amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente.

Ya ve, el cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza centros superiores de percepción completamente nuevos que interpretan la realidad sin apoyarse en experiencias pasadas. Este nuevo circuito no pasa por las viejas memorias, su conocimiento es inmediato, instantáneo, y por ello, tiene una percepción exacta de la realidad.

Parece ciencia ficción.
Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.

Pues parece que nadie lo utilice…
Es un potencial no activado, pero empieza a estar accesible para un gran número de personas.

¿Y cómo puedo activar ese circuito?
Cultivando las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación de las diferencias, el coraje…

¿Santos las 24 horas?
Es la práctica de pensamientos y emociones positivas. En esencia, liberarse del espíritu de separación y de los tres mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominio, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años.

¿Y cómo nos libramos de ellos?
Tomando la posición de testigos, observando nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos, y escogiendo las emociones que nos pueden hacer sentir bien. Debemos aprender a confiar en la intuición y reconocer que el verdadero origen de nuestras reacciones emocionales no está en lo que ocurre en el exterior, sino en nuestro interior.

Ya.
Cultive el silencio, contacte con la naturaleza, viva periodos de soledad, medite, contemple, cuide su entorno vibratorio, trabaje en grupo, viva con sencillez. Y pregunte a su corazón cuando no sepa qué hacer.

corazzon2Ciencia y conciencia. Annie Marquier.

Tras estudiar Matemáticas y la carrera de piano y órgano fue profesora en La Sorbona. Luego se instaló en India y participó en la creación de la comunidad de Auroville con Sri Aurobindo y Krishnamurti. Y poco después fundó en Quebec el Instituto para el Desarrollo de la Persona. Es autora de El poder de elegir, La libertad de ser y El maestro del corazón (Luciérnaga). Lleva muchos años investigando la intersección entre la ciencia y la conciencia y sus planteamientos son siempre rigurosos y están documentados.

Fuente: La Vanguardia ~

louise-red-1

TU FUTURO ES SIEMPRE BRILLANTE. Louise Hay ~

1 Comment 902 Views0

Me regocijo en cada año que pasa de mi vida

Voy a cumplir 90 este sábado. Elijo ver mi vida moviéndose en diferentes direcciones, todas ellas igualmente buenas. Algunas cosas son aún mejores ahora que de la manera que eran en mi juventud. Mis años más jóvenes estaban llenos de miedo; hoy están llenos de confianza.

Mi propia vida realmente no comenzó a tener sentido hasta que estuve en la mitad de mis 40. A la edad de 50, comencé mi carrera de escritora de a pequeños pasos. El primer año gané 42 dólares.

A los 55, me aventuré en el mundo de las computadoras. Me asustaban mucho, pero tomé clases y superé el miedo. ¡Hoy tengo tres computadoras y viajo con mi iPad y mi iPhone a todos lados!

A los 60, tuve mi primer jardín. En ese mismo tiempo, me inscribí en una clase de arte para niños y comencé a pintar. A los 70 y 80, fui más creativa y mi vida continúa haciéndose más rica y completa.

Aún escribo, doy conferencias, enseño a través de mis acciones. Estoy constantemente leyendo y estudiando. 

Poseo una editora muy exitosa y tengo dos sin fines de lucro.

Soy una jardinera orgánica dedicada. Cultivo la mayoría de mi propia comida.

Me encanta la gente y las fiestas. Tengo muchos amigos cariñosos. Viajo extensamente. También continúo pintando y tomando clases.

Mi vida se ha convertido realmente en un cofre del tesoro de experiencias.

Deseo ayudarte a crear una idea consciente de tus últimos años, para ayudarte a darte cuenta que estos pueden ser los años más gratificantes de tu vida.

Sabe que tu futuro es siempre brillante, no importa cuál es tu edad. Ve a tus últimos años convirtiéndose en tus años de tesoro.

En vez de simplemente envejecer y darte por vencido  y morir, aprende a hacer una contribución gigante a la vida. Tenemos el tiempo, tenemos el conocimiento y tenemos la sabiduría para salir al mundo con amor y poder.

Da un paso adelante, usa tu voz, sal al mundo, y ¡VIVE!

Con Amor,

Louise~

Te invitamos a escuchar este maravilloso texto !

1237806_469702966461569_28343693_n

¿QUÉ OYEN LOS NIÑOS EN UN DÍA? ¿Qué sucede en su cerebro?

No Comments 158 Views0

Cuando nacemos, nuestra mente está limpia de información. El cerebro está vacío, como una cinta virgen. A medida que crecemos, nuestros padres nos educan, condicionando nuestra mente para las dificultades y los desafíos de la vida. El problema es que, en su afán por enseñarlo todo, los padres muchas veces exageran la nota, dejando traumas y lagunas en el comportamiento del niño.

Científicos estadounidenses llevaron a cabo un estudio con una serie de niños para saber qué oían exactamente al cabo de un día. Colocaron micrófonos detrás de las orejas de los niños y lo grabaron todo durante 24 horas. Con los datos que obtuvieron, descubrieron que un niño —desde que nace hasta que cumple los ocho años de edad— oye unas cien mil veces la palabra «no». Es mucho, ¿verdad? «¡No hagas eso!», «¡No pongas el dedo ahí!», «¡No toques el frigorífico!», «¡Hoy no saldrás a jugar!», «¡No pongas los pies sobre la silla!». Y otro dato chocante es que por cada elogio, el niño recibe nueve reprimendas.

¿Cómo queda la mente del niño después de tantas negativas? Se crea un montón de limitaciones y condiciona su inteligencia y su creatividad para ser «aceptado» por sus propios padres. El talento del niño desaparece poco a poco, y queda, en su lugar, una montaña de reglas y normas de conducta. Y eso, querido lector, sigue así de generación en generación. Te pondré dos ejemplos. ¿Sabes cómo se domestica una pulga? Coloca una dentro de un frasco y tápalo. Como antes era libre, empezará a saltar y se golpeará el cuerpo contra la tapa, pero después de varios intentos descubrirá que no sirve qué de nada resistirse y se pondrá a saltar a una altura inferior, la suficiente para evitar el golpe. Entonces puedes sacar la tapa, porque la pulga ya no saltará fuera del frasco. Su pequeño cerebro ha quedado condicionado y será incapaz de llegar a la conclusión de que si salta un poco más, podrá escapar.

Con los elefantes ocurre lo mismo. El entrenador ata a un árbol un pequeño elefante recién destetado. Al principio, el elefantito intenta soltarse, pero el árbol es fuerte y no lo consigue. Después de varios intentos, desiste. Más tarde, en el circo, el payaso puede atar el animal a la pata de un taburete o a cualquier otra cosa, y no se escapará. Sigue pensando que lo han atado a un árbol y ni siquiera intentará liberarse. Muchas veces nos parecemos al elefante y a la pulga. ¿Cuántas limitaciones habrá en nuestra mente, como la del frasco de cristal de la pulga, sin que nos demos cuenta? Y de los cien mil «nos» que oímos en la infancia, ¿cuáles tienen efecto todavía en nuestra vida? ¿No habrá llegado el momento de replantearnos nuestras actitudes?

La cuestión es que podemos dar la vuelta a la situación. Con la estimulación adecuada, es posible invertir la tendencia y comprender que muchas de las limitaciones que nos impiden alcanzar el éxito sólo existen en nuestra mente.

Fuente:  «Los pies en el suelo y la cabeza en las estrellas». Dr. Lair Riberio ~

575192_360125594042188_920888402_n

LA INDEFENSIÓN APRENDIDA. Un síndrome para conocer y considerar.

No Comments 235 Views0

La indefensión aprendida es algo que puede afectar a personas tan cercanas como lo puede ser un familiar e incluso a uno mismo. No es, por ende, solo un concepto académico sin relevancia en la realidad, sino algo que afecta la vida diaria de muchas personas y, en no pocas ocasiones, la vida de ellas puede depender del auxilio efectivo de algún familiar o profesional de la salud mental que trate de mitigar esta conducta aprendida y disfuncional.

¿Qué es la indefensión aprendida?

A grandes rasgos, se refiere a la condición por la cual una persona o animal se inhibe ante situaciones aversivas o dolorosas cuando las acciones para evitarlo no han sido fructíferas, terminando por desarrollar pasividad ante este tipo de situaciones. Entender la forma en que se desarrolla dicho fenómeno es vital para poder comprender y ayudar a las personas que sufren este sesgo psicológico, puesto que puede ser una creencia limitante que actúe como un fuerte lastre para su desarrollo personal y su autoestima.

Los aportes de Martin Seligman, el investigador que descubrió la indefensión aprendida

Seligman y Overmaier fueron de los primeros investigadores que se plantearon la cuestión sobre por qué un animal o una persona que sufría en sus propias carnes condiciones adversas y dolorosas constantes no hacía nada para abandonar dicha situación. Este hallazgo fue reportado en investigaciones con perros, y fueron seguidos posteriormente por algunos investigadores como Watson y Ramey, que estudiaron la indefensión aprendida en seres humanos.

Por otra parte, no hay una situación en específico que genere la indefensión, es decir, muchas personas pueden vivir la misma situación adversa (incluso de manera grupal) y sin embargo reaccionar diferente ante ella. Fue Bernard Weiner quien consideró la influencia de la interpretación y la percepción que cada individuo tiene del evento en el desarrollo de la indefensión y también en la forma de afrontarla.

Señales de la indefensión aprendida

Cuando alguien cae en la indefensión, lo manifiesta en tres déficits: el motivacional, el emocional y cognitivo. Una persona que empieza a caer en la indefensión o que ya sufre de ella comienza a mostrar un retraso en la iniciación de respuesta voluntarias hasta que poco a poco deja de haberlas (déficit motivacional). De igual forma, comienzan a existir una serie de desórdenes conductuales, siendo los más habituales los estado de ansiedad y la depresión (déficit emocional), que van haciendo mella hasta el punto de que el afectado es incapaz de ver soluciones al problema que le atormenta (déficit cognitivo).

La respuesta a la pregunta de por qué no hace nada una persona en una situación claramente por salir de ella radica justamente en la afectación integral no solo de estos tres ámbitos (motivacional, emocional y cognitivo) sino también a nivel fisiológico. En una palabra, toda su persona, los distintos ámbitos psíquicos y somáticos, se sumen en dicho síndrome. En consecuencia, no bastará con tomar la decisión de romper con el ciclo negativo sino que implica desaprender la forma en que se procesa la situación aversiva o dolorosa.

¿Por qué algunas personas desarrollan indefensión aprendida?

¿Cómo se llega a la indefensión? Una forma fácil de entenderlo es la historia de las ranas. Se dice que para cocinar a una rana viva es necesario meterla en el agua fría e ir aumentado poco a poco el calor hasta que ésta hierva. En cambio, si para cocinar la misma rana decidimos echarla al agua ya hirviendo, la rana saltará; escapará del agua hirviendo. Con este ejemplo quiero explicar que la indefensión aprendida es un esquema de pensamiento que se desarrolla de forma gradual y que poco a poco carcome las fortalezas psíquicas y corporales hasta el punto de doblegar la voluntad.

Lo triste a considerar es la facilidad con la que se puede llegar a desarrollar la indefensión aprendida. Todos somos vulnerables de adoptar este tipo de esquemas de pensamiento, pues pocas veces existe una educación emocional para poder enfrentarnos a ello.

Basta con exponer continuamente a la posible víctima a circunstancias adversas, bajarle la moral, sobrecargarla de trabajo, cerrarle el apoyo externo durante un tiempo prolongado y de forma reiterada. La persona que ha sido tratada de este modo no tardará en manifestar déficits en los ámbitos ya mencionados: afectivo, emocional, cognitivo e incluso somático. Y no, no es algo que no pase todos los días: la violencia familiar y/o la violencia de pareja son ejemplos comunes en los que se suelen percibir distintos grados de indefensión aprendida por parte de la víctima.

Pero no son estos los únicos escenarios en que se pueden generar patrones relacionales que pueden desembocar en indefensión aprendida. La hay en la escuela, en el trabajo, en los grupos de amigos… Los estilos comunicativos y relacionales que generan indefensión aprendida no necesariamente se traducen en violencia física. En muchos casos, la violencia puede ser de tipo psicológico, económico, moral, entre otros.

Solucionar la indefensión aprendida

En cuanto a la necesidad de generar dinámicas para tratar de ayudar a una persona con indefensión aprendida, cabe decir varias cosas. De poco ayuda que alguien intente ayudar repitiéndole constantemente a la víctima lo que debería hacer o cómo debería pensar. Sería como querer decirle a un enfermo de gripe que no se sienta mal: tanto el virus de la gripe como los esquemas mentales que llevan a la indefensión aprendida están lo suficientemente enraizados en la persona como para resistir a unas meras palabras bienintencionadas o a unos consejos sumarios sobre cómo sobrellevar la situación.

En efecto, la persona que sufre indefensión aprendida no se siente mal porque quiera sino porque su psique ha consolidado esquemas disfuncionales que le inhiben a la hora de cambiar su propia situación. Por tanto, es necesario desestigmatizar a la víctima. Entender que ha perdido la capacidad de ver las soluciones que otros sin el problema pueden ver y que la ayuda que requiere no es solo que los demás le digan lo que “debería” o “no debería” hacer, sino reafirmarle en su capacidad y en su autoestima; devolverle el control a su vida para que sea capaz de tomar las riendas sobre aquello que en su momento veía sin solución.

Terapia psicológica para tratar estos casos

A este respecto, existen profesionales de la salud mental que pueden tratar los casos de personas con indefensión aprendida. Una de las terapias más frecuentemente empleadas para este fin es la terapia cognitivo-conductual. A través de varias sesiones, el psicólogo ayudará al paciente a restructurar sus pensamientos y emociones, así como las conductas aprendidas que le impiden salir adelante.

Para finalizar, la indefensión no es un asunto meramente individual. Se puede hacer “viral”, si se me permite la expresión. Es decir, que la indefensión se puede contagiar a toda una sociedad o a un grupo social. La Segunda Guerra Mundial fue un caso extremo donde se puso de manifiesto toda la crueldad de la que el ser humano es capaz, y los campos de concentración nazis fueron testigo de miles de seres humanos que, habiendo perdido toda esperanza de sobrevivir, prácticamente se entregaron a la muerte.

De todos modos, no es necesario irse tan lejos en el tiempo o en el espacio. La violencia familiar, el bullying, el mobbing son tan solo algunos ejemplos cotidianos que nos demuestran que este fenómeno es bien presente en nuestras sociedades. De nosotros depende empezar a tomar conciencia de ello y luchar no solo por minimizar sus efectos, sino también por combatir sus causas.

Fuente: Psicología y mente~

fin5582a-sm

18 AFIRMACIONES PARA AFRONTAR CRISIS DE SALUD. Louise Hay ~

No Comments 1353 Views1

– ¿Qué  hacer para poder adoptar una actitud que nos permita atraer lo que necesitamos para sanarnos?
– Primero, has de cambiar tu forma de pensar respecto al problema. Todos tenemos ideas preconcebidas sobre cómo se supone que han de ser las cosas. Lo que hemos de hacer es cambiar nuestra forma de pensar, del no se puede hacer  al  se puede hacer; sólo tengo que averiguar cómo. Siempre he dicho que la palabra incurable significa que por el momento no se puede curar por ningún medio externo, por lo tanto, tenemos que interiorizarnos. Eso, por supuesto, supondría cambiar nuestra forma de pensar. También hemos de desarrollar nuestra autoestima, hemos de estar convencidos de que merecemos sanar. Si puedes desarrollar ese concepto y transformarlo en una creencia firme y una afirmación, la Vida te traerá todo lo que necesitas para que se produzca la sanación.
– ¿Qué tipo de afirmaciones le sugerirías a alguien que en estos momentos se esté enfrentando a su propia crisis de salud para que pueda adoptar la actitud mental adecuada?
– Empezaría con éstas:

1 . Me amo y me perdono.
2. Me perdono por haber permitido que mi [ira, miedo, resentimiento, o lo que sea haya perjudicado a mi cuerpo.
3. Me merezco sanar.
4. Soy merecedor/a de la sanación.
5. Mi cuerpo sabe cómo sanar.
6. Coopero con mi cuerpo para satisfacer sus necesidades nutricionales.
7. Alimento mi cuerpo con alimentos deliciosos y saludables.
8. Amo cada centímetro de mi cuerpo.
9. Veo agua fresca y pura que fluye por mi cuerpo y limpia todas sus impurezas.
10. Mis células sanas se hacen más fuertes cada día.
11. Confío en que la Vida está apoyando mi sanación todos los días.
12. Todas las manos que tocan mi cuerpo son terapéuticas.
13. Mis médicos se sorprenden al ver lo rápida que es mi sanación.
14. Cada día mi salud aumenta de todas las formas posibles.
15. Me amo.
16. Estoy a salvo.
17. La Vida me ama.
18. Estoy sanada y me siento completa.

No le dije a nadie nada sobre lo que me habían diagnosticado, salvo a mi profesor y a las personas que me apoyaban directamente. No quería dejarme influir por el miedo de las otras personas. No quería que me alejaran de mi camino. Cuando me explicaron que mi cáncer había desaparecido, recapacité sobre mi vida y tomé decisiones..

Fuente: «Tú puedes crear una vida excepcional.» ~ Louise L. Hay y Cheryl Richardson ~

louise-a4

DEL VIAJE ESPIRITUAL A LA SANACIÓN. CLAVES. Louise Hay ~

No Comments 421 Views1

Hay una energía, una fuerza divina que nos crea, sustenta, interconecta y actúa en colaboración con nuestros pensamientos, palabras y acciones para generar las experiencias de nuestra vida. Cuando reconocemos este poder benevolente y aprendemos a trabajar con él, nos convertimos en dueños de nuestro destino. La fórmula es sencilla: piensa en cosas que te ayuden a sentirte bien, elige cosas que te ayuden a sentirte bien y actúa de forma que te ayude a sentirte bien. Luego, no pienses en el resultado y confía en que la Vida te aportará lo que necesitas para evolucionar y ser feliz.
Esta sencilla fórmula ha mejorado radicalmente mi calidad de vida, y también puede mejorar la vuestra.

Factores clave del viaje espiritual de Louise hacia la sanación:
• Simplicidad: concentrarse en dar pasos pequeños, sencillos y manejables en lugar de intentar hacer cosas complicadas.
• Optimismo: poner la atención y la energía en las soluciones en lugar de concentrarse en los problemas.
• Paciencia: experimentar el proceso en su totalidad y conscientemente, en lugar de apresurarsepara conseguir un resultado específico.
• Confianza: aprender a confiar en la Vida viendo perfección y oportunidades de crecimiento en todas nuestras experiencias.
• Crecimiento: ver la vida como una escuela donde utilizamos nuestras experiencias como catalizadores para el cambio y la autorrealización.
• Servicio: centrarnos más en cómo podemos animar y ayudar mejor a las personas que lo necesitan, en lugar de perdernos en nuestra visión personal de las cosas y en alcanzar el éxito.
• Acción: comprometernos a estar presentes y a cruzar las puertas que nos abre la Vida en nuestro viaje.
• Fe: estar dispuestos a arriesgarnos y a avanzar aunque no sepamos cuál va a ser el resultado.
• Magnetismo: conectar con la habilidad de atraer lo que necesitamos y desarrollarla adoptando (y conservando) el estado mental adecuado.

Fuente: «Tú puedes crear una vida excepcional». Louise L. Hay y Cheryl Richardson ~

1425540_435841643184030_412807122_n

TERAPIA DEL CANTO. Alberto Kuselman

No Comments 682 Views1

La Terapia del Canto es una antigua forma de curación utilizada por los pueblos indios de América.
Las comunidades mapuches la aplican a través de las machis, médicas del pueblo que le cantan a la persona que está enferma.
También los coyas y aymaras encuentran en el canto y la danza un camino hacia la armonía.
La Escuela de Terapia del Canto de Argentina y Uruguay lleva adelante una investigación desde el año 1982 sobre la aplicación del canto en psicoterapia.
El licenciado Alberto Kuselman, psicólogo y músico desarrolló este trabajo, que ya han experimentado miles de personas, a partir de la siguiente hipótesis: el canto limpia la mente habitualmente dormida detrás de pensamientos repetidos.
La segunda etapa de esta investigación se basa en que la enfermedad es sinónimo de desarmonía y la salud se restablece a través de la armonía que emanamos al cantar.
Los seres humanos somos instrumentos musicales de cuerdas y de viento capaces de fluir libremente con la voz.
Los cantos terapéuticos que componen el repertorio de la terapia del canto tienen como base la música folklórica de los Andes.
Los instrumentos que se utilizan son guitarra, sikus, quena, pincullo y charango, es por esta razón que ha sido denominada músico terapia Andina.
La Terapia de los Vientos investigada a partir del 1988 en Córdoba, Argentina, utiliza los aerófonos andinos, en pacientes con asma y en estados de decaimiento anímico.
La terapia del Canto ha sido difundida en Uruguay, Brasil, España y la cadena radial latina de EEUU y Canadá.

Armonía y estado de salud plena. 

El canto tiene el poder de detener el diálogo Interior de la mente y nos despierta cuando estamos dormidos detrás de pensamientos repetidos.
El canto es el agua y el jabón de la mente.
Así como aseamos nuestro cuerpo es preciso limpiar nuestra mente de los pensamientos que producen desarmonía.
La enfermedad es sinónimo de desarmonía.
La curación es el restablecimiento de la armonía.
La armonía se restablece cuando cantamos, cuando emanamos música desde el instrumento de cuerdas y de viento que somos los seres humanos. Al cantar manifestamos esa armonía desde nuestro cuerpo musical.

El televisor de la mente.

La mente es como un televisor, que se queda fijado en un canal en el cual estamos viendo una película que nos desagrada, pero que no podemos dejar de ver, pues no sabemos cómo cambiar de canal.
Cambiar de canal es recuperar el poder de nuestra mente.
El control remoto simboliza el poder, para cambiar, para recuperar ese poder,cantamos así despertar la conciencia en el presente, al cantar desalojamos el hábito de pensamiento desarmonizado.
El objetivo es despertar el ser musical que somos.
Una estrategia cotidiana, puede ser, cantar en la mañana para limpiar la mente y así ahorramos energía para concretar los proyectos.
Cuando tenemos un encuentro importante, también nos preparamos cantando.
Una canción nos da fuerza y despierta el coraje.

Fuente: Terapia del Canto Argentina – Alberto Kuselman –

Un bello video… Que lo disfrutes!

11070266_808055065935320_6723825911119851629_n

CUANDO NO SABEMOS COMO SEGUIR…

No Comments 602 Views0

Todos en algún momento de la vida atravesamos tormentas…

Walt Disney decía: “Todas las adversidades que he tenido en mi vida, todos los problemas y obstáculos, me han fortalecido. Uno no se da cuenta cuando sucede, pero una patada en los dientes puede ser lo mejor que le puede pasar en un momento dado.”

Hoy nos preguntamos por qué hay personas que logran superar situaciones difíciles de la vida  y otras, que estando en las mismas circunstancias no lo consiguen.

¿Cómo podemos aprender?

Atiende esta historia:

Un hombre le pidió al universo una mariposa y una flor.

En su camino encontró un cactus y un gusano.

El hombre no entendió y pasó de largo. Al tiempo… del cactus brotó la flor más hermosa y el gusano se convirtió en mariposa.

A veces creemos que no llega lo que pedimos, sin embargo si sabemos apreciar y agradecer,  al tiempo nos llevaremos grandes sorpresas.

Una palabra clave para  superar las adversidades, en esos momentos que no sabemos como seguir… es RESILIENCIA.  Un término tomado de la metalurgia, y que significa la resistencia que ofrece un metal para ser deformado. Hay personas que tienen una extraordinaria capacidad de aguante ante la adversidad y que se recomponen.  En cambio, a otras, su sentimiento de indefensión, de no poder salir, esa sensación de no poder hacer nada, de no ver tampoco alguna solución,  las abruma y las hunde.

Hay una buena noticia:

Sabemos que el cerebro adulto es maleable, ya no se discute. Cambiando la forma de pensar cambiamos circuitos cerebrales y producimos sustancias cerebrales que cambian estados.

Las personas ancladas en situaciones negativas favorecen la muerte neuronal, mientras que aquellas que deciden enfocarse en lo positivo generan nuevas neuronas, es llamada «neuroplasticiadad», de la que hablaba en 1906 el  Dr. Ramón y Cajal, Premio Nobel de Medicina, al decir que todo ser humano si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro. En la actualidad estas palabras han dejado de ser ¨metafóricas».

Algunas  ideas bien concretas para inspirarte en tu proceso de resiliencia:

  • Enfócate en lo querés, no en lo que temés. Revisa tus pensamientos y  podrás distinguirlos.
  • Formula buenas preguntas. Abandona el «por qué a mi» , y en su remplazo cuestiona: «para qué…» «qué podría estar aprendiendo de esto…» » ahora qué hago»… «hubo alguna vez que me pasó algo parecido y lo superé…?
  • Cambia el diálogo interior por pensamientos que te beneficien. Tómate unos minutos diarios para escuchar tus necesidades.
  • Hacele lugar a las emociones que van surgiendo, miedo, ira… Nunca las niegues, sin embargo no te quedes ahí.
  • Perdona y perdonáte.
  • Rodéate de personas que te brinden la confianza y amorosidad que necesitas en esos momentos.

Recuerda, como decía Louise Hay, que «por muy atascados que estemos el más pequeño cambio positivo en la manera de pensar puede desenmarañar el problema más grande».

Deseo de todo corazón que en los días venideros tu parte más sabia brinde las respuestas…

Irma Vélez ~
Instructora HYL Filosofía Louise Hay
Mater PNL (Programación Neurolingüística)
Gestión Emocional