Tag Archives: Te Cuento

1351777923_649548_1351778062_noticia_normal

ESTRELLAS DE MAR. Cuento inspirador. ~

No Comments 28 Views0

En ciertos lugares del mundo, existen playas que después que baja la marea, quedan cubiertas por millones de estrellitas de mar, totalmente indefensas, ya q todavía no han desarrollado su caparazón. Su delicada piel no soporta el calor del sol y terminan muriendo.
Un día, caminando por la playa, reparé en un niño que se agachaba a cada momento, recogía algo de la arena y lo lanzaba al mar. Hacía lo mismo una y otra vez…
Tan pronto como me aproximé, me di cuenta de que el niño recogía a las frágiles estrellitas de mar y una a una las arrojaba de nuevo al mar.
Intrigado, le pregunté porqué estaba haciendo eso y me respondió:
– Estoy devolviendo estas estrellas de mar al agua. Como puede ver, la marea es baja y si no las arrojo rápido, morirán aquí deshidratadas.
-Entiendo, le dije, pero debe haber millones de estrellitas de mar sobre la playa y nunca podrías devolverlas a todas. ¡Son demasiadas! Quizás no te hayas dado cuenta de que esto mismo sucede probablemente en cientos de playas a lo largo de la costa, ¿acaso no estás haciendo algo que no tiene sentido?
El niño sonrió, se inclinó, tomó una estrellita de mar y mientras la lanzaba de vuelta al mar me respondió:
– Para ésta sí tuvo sentido… para ésta y ésta también.
Sonreí, me incliné, tomé una estrella de mar, mientras decía «y para ésta… y ésta…»
Otras personas que estaban observando y escuchando lo que sucedía, tomaron la misma actitud. En un momento éramos cientos. Se podía escuchar desde lejos un coro que decía: «Y para ésta… y ésta…»
Cada acto de amor que hagamos a nuestros seres queridos, amigos, compañeros de trabajo, conocidos o no, es una estrellita que devuelves al mar…
Sé que en este mundo complicado y materialista, un solo gesto de ternura y solidaridad tal vez no alcance. Pero si nos sumamos, como en la playa, lograremos que millones de almas en este mundo puedan tener una esperanza de vida y vivir en paz en las quietas y plácidas aguas de Dios.
Sumemos intenciones, voluntades, deseos pero sobretodo acciones y hechos, solo así un mundo mejor será posible las Bendiciones y el Agradecimiento siempre andan de la mano multiplicando sus efectos sin importarles que tanto o que tan poco sea su alcance, pues una bendición siempre atrae a otra y el dar gracias sinceras por ellas mulitlipca infinitamente.
Lo copio de la web por si alguien lee esto, y quizás podamos cambiar un poquito el mundo  🌎
Close up view of old 2 euro cent coin in dirty cupped hands of homeless man. Theme of the onset of the economic crisis.

LA FALSA MONEDA. Charles Baudelaire ~

No Comments 58 Views0

Al alejarnos de la tabaquería, mi amigo hizo una cuidadosa clasificación de su dinero; en el bolsillo izquierdo deslizó pequeñas monedas de oro; en el derecho, moneditas de plata; en el bolsillo izquierdo de su pantalón, un montón de centavos y por fin, en el derecho, una moneda de plata de dos francos que había examinado cuidadosamente «¡Singular y minucioso reparto!» me dije a mí mismo.
Nos encontramos con un pobre que nos tendió temblando su boina.
No conozco nada más inquietante que la muda elocuencia de los ojos suplicantes, que para el hombre sensible que puede leer en ellos, contienen tanto humildad como reproches. Algo parecido a esta profundidad de complejo sentimiento hay en los ojos llorosos de los perros fustigados.

La limosna de mi amigo fue mucho mayor que la mía y le dije: «Tiene razón; después del placer de sersorprendido, no hay nada como dar una sorpresa – Era la moneda falsa.», me contestó tranquilamente, como justificando su prodigalidad.
En mi miserable cerebro, siempre ocupado en descubrir dificultades inexistentes (¡qué cansadora facultad me otorgó la naturaleza!), surgió de pronto la idea de que semejante conducta sólo era comprensible en tanto deseo de crear un acontecimiento en la vida del pobre diablo, tal vez incluso de conocer las posibles consecuencias, funestas o no, que pudiera engendrar una moneda falsa en la mano de un mendigo. ¿Podía tal vez multiplicarse en monedas verdaderas? ¿o acaso llevarlo a prisión? Supongamos un tabernero, un panadero: ¿podría hacerlo detener por falsificador o distribuidor de moneda falsa? Pero también, la moneda falsa podría ser, en el caso de un pequeño y pobre especulador, la semilla de una rápida fortuna.

Mi fantasía seguía su curso, prestando alas al espíritu de mi amigo y obteniendo las deducciones posibles de todas las hipótesis posibles.
Bruscamente él interrumpió mi ensueño retomando mis propias palabras: «Sí, tiene razón; no hay placer más dulce que sorprender a un hombre dándole más de lo que espera.»
Lo miré al fondo de los ojos y me espantó ver en sus ojos el brillo de un candor irrefutable. Entonces vi claramente que había querido hacer caridad y buen negocio a la vez; ganar cuarenta sueldos y el corazón de Dios; llegar económicamente al paraíso; obtener gratis la medalla de hombre caritativo. Le hubiera casi perdonado el deseo de goce criminal de que lo suponía capaz hace un instante; me había parecido curioso, singular, que se divirtiera comprometiendo a un pobre: pero jamás le perdonaría la inepcia de su cálculo. Nunca hay excusas para ser malvado, pero tiene cierto mérito reconocerse como tal: el más irreparable de los vicios es hacer mal por estupidez.

Es el número 28 de los «Pequeños poemas en prosa» o también conocido como «Spleen de París» de un siempre irreverente Charles Baudelaire, fueron publicados en 1869 de manera póstuma dos años después de la muerte del autor y es sin duda, un libro muy recomendable por su rupturismo y su influencia a los autores del simbolismo.

hacha

EL LEÑADOR Y EL HACHA. Un relato inspirador ~

No Comments 59 Views0

Un grupo de leñadores estaba cortando árboles en un bosque, diariamente, sin parar. Cada jornada ellos se levantaba antes y se acostaban mas tarde y, sin embargo, cada vez cortaban menos árboles. Asumieron que su falta de eficacia se debía a que sin duda a medida que avanzaban en el interior del bosque los árboles por alguna razón desconocida adquirían una mayor dureza. Solo uno entre ellos cortaba más árboles que nadie, a pesar de que ni era el que se acostaba mas tarde ni el que se levantaba más temprano.
Además, para mayor sorpresa de todos, todos los días desaparecía durante media hora. Entre sus compañeros circulaban todo tipo de teorías, desde que tenía suerte porque le tocaban los árboles más blandos, hasta que era más fuerte de lo que parecía. Al final uno de ellos, en lugar de seguir haciendo juicios, decidió hacerle una pregunta para averiguar en qué invertía el tiempo en el que se ausentaba. La respuesta de tan evidente que era, había sido obviada:
– Durante ese tiempo me dedico a afilar mi hacha.

Pararnos para recuperar fuerzas no es un gasto de tiempo, sino una extraordinaria inversión. Cuando nuestro cerebro entra en un periodo de recuperación, las ondas rápidas que se registran por medio del electroencefalograma se vuelven más lentas y ese ritmo lento llamado alfa está asociado a la recuperación tanto mental como física.

Fuente: Vivir es un asunto urgente. Mario Alonso Puig ~

 

6ebd2a58-9a05-4eeb-9b5d-a1f9e47c2fb2

LA LEYENDA DEL COLIBRÍ.

No Comments 42 Views0

Los mayas más viejos y sabios, cuentan que cuando se crearon todas las cosas en la Tierra y al hacerlo, a cada animal, a cada árbol y a cada piedra le encargaron un trabajo. Pero cuando ya habían terminado, notaron que no había nadie encargado de llevar sus deseos y pensamientos de un lugar a otro.
Como ya no tenían barro ni maíz para hacer otro animal, tomaron una piedra de jade y con ella tallaron una flecha muy pequeña. Cuando estuvo lista, soplaron sobre ella y la pequeña flecha salió volando. Ya no era más una simple flecha, ahora tenía vida, se había creado al x ts’unu’um (colibrí). Era tan frágil y tan ligera que el colibrí podía acercarse a las flores más delicadas sin mover un solo pétalo, sus plumas brillaban bajo el sol como gotas de lluvia y reflejaban todos los colores.
Entonces los hombres trataron de atrapar a esa hermosa ave para adornarse con sus plumas. Pero: “si alguien osa atrapar algún colibrí, éste recibirá por castigo la muerte» El colibrí lleva de aquí para allá los pensamientos de los hombres y no solo de los vivos, también de las almas de nuestros seres queridos del más allá, ya que es el único ser, según decían los mesoamericanos, que nunca moría y podía entrar y salir del inframundo.
tigres_en_peligro_de_extincion_24_orig

NO DISCUTAS CON BURROS. Fábula ~

No Comments 100 Views0

El burro le dijo al tigre:
– «El pasto es azul».

El tigre respondió:
– «No, el pasto es verde».

La discusión se calentó, y los dos decidieron someterlo a un arbitraje, y para ello concurrieron ante el león, el Rey de la Selva.

Ya antes de llegar al claro del bosque, donde el león estaba sentado en su trono, el burro empezó a gritar:
– «Su Alteza, ¿es cierto que el pasto es azul?».

El león respondió:
– «Cierto, el pasto es azul».

El burro se apresuró y continuó:
– «El tigre no está de acuerdo conmigo y me contradice y molesta, por favor, castígalo».

El rey entonces declaró:
– «El tigre será castigado con 5 años de silencio».

El burro saltó alegremente y siguió su camino, contento y repitiendo:
– “El pasto es azul”…

El tigre aceptó su castigo, pero antes le preguntó al león:
– «Su Majestad, ¿por qué me ha castigado?, después de todo, el pasto es verde».

El león respondió:
– «De hecho, el pasto es verde».

El tigre preguntó:
– «Entonces, ¿por qué me castigas?».

El león respondió:
– «Eso no tiene nada que ver con la pregunta de si el pasto es azul o verde. El castigo se debe a que no es posible que una criatura valiente e inteligente como tú pierda tiempo discutiendo con un burro, y encima venga a molestarme a mí con esa pregunta».

La peor pérdida de tiempo es discutir con el necio y fanático al que no le importa la verdad o la realidad, sino sólo la victoria de sus creencias e ilusiones. Jamás pierdas tiempo en discusiones que no tienen sentido… Hay personas que por muchas evidencias y pruebas que les presentemos, no están en la capacidad de comprender, y otras están cegadas por el ego, el odio y el resentimiento, y lo único que desean es tener la razón aunque no la tengan.

Cuando la ignorancia grita, la inteligencia calla. Tu paz y tranquilidad valen más.

luna

CONJURO DE LUNA LLENA. Cuento medicina ~

No Comments 56 Views0

–¡Hagamos un conjuro! –propuso la Hechicera–. ¡Preparémoslo esta noche, que hay Luna Llena!
–Yo pediré amor –aplaudió la Amante que anhelaba desde hacía años pareja.
–Yo abundancia –suspiró la incansable Guerrera.
–Yo pediré que se expanda mi obra–añadió con ilusión la Artista Creadora, agotada de sentir que caminaba su vida como si se hundiera sobre cemento fresco.
La Sabia las miró a todas con dulzura.
Conocía bien el terror de la Amante a la intimidad sexual, dadas sus heridas del pasado y que no amaba verdaderamente su ser y su cuerpo.
El subconsciente de la Amante sabía que, encontrando pareja, se vería cara a cara con el problema.
La Sabia también podía ver la falta de paz interna de la Guerrera, empecinada en enfocarse en lo que le faltaba en vez de ver la bendita abundancia que su vida demostraba en muchas otras maneras. Siempre trabajando, siempre actuando… enfocada en salir de la carencia.
La Sabia a menudo hablaba con la Artista de su baja autoestima y del origen de todo aquello en su infancia: el no creerse suficiente, el no permitirse brillar y ser conocida. Todo su ser la protegía de su miedo a ser vista atrayendo y creando un “camino de cemento fresco” bajo sus pies.
Mirándolas a todas, la Sabia dijo dulcemente:
–Yo le pediré al espejo de la Luna Llena que podamos ver lo que en realidad nos aleja de nuestros deseos: nuestras propias Resistencias.
Myriam Aram ~
lamontaña

LA MONTAÑA. Brian Weiss ~

No Comments 109 Views0

Imaginemos una hermosa montaña, quizá con una cumbre cubierta de nieve.
Cuando la miramos, vemos que tiene un núcleo interior de paz y temperatura constantes, así que da igual lo que pase fuera: el interior no cambia.
Imaginemos ahora que las estaciones van y vienen. El verano llega con rayos, tormentas, inundaciones e incendios, pero el interior de la montaña permanece quieto, tranquilo y en calma. El verano da paso al otoño, con vientos huracanados y hojas que caen de los árboles; luego llega el invierno y sus nevadas y temperaturas gélidas; y este, cuando se funde la nieve y se producen los aludes, se convierte a su vez en primavera. Sin embargo, el núcleo interno, el bello espacio en las honduras de la montaña, no se ve afectado por ninguno de estos cambios estacionales.
Nosotros somos como la montaña. No hemos de dejar que sucesos de fuera nos quiten la dicha ni la armonía, al margen de lo fuerte que bramen lastormentas o aúllen los vientos. Todos contamos con este núcleo interior de calma
y tranquilidad. Está ahí cuando quiera que lo queramos o necesitemos. Si vamos hacia dentro, accedemos a su poderosa presencia sanadora. La montaña, por dentro, es perfecta; como lo somos nosotros.
Imaginemos ahora que aparecen en la montaña unos turistas. Llegan en tren, avión, coche, barco y otros sistemas de transporte. Y todos opinan. Esta montaña no es tan bonita como una que he visto en otra parte. Es demasiado pequeña, o demasiado alta, o demasiado estrecha, o demasiado ancha. Pero a la montaña le da igual, pues sabe que es la esencia ideal de montaña.
Una vez más, somos como esa montaña. Digan lo que digan los demás de nosotros, al margen de sus críticas y juicios o lo que para ellos sean espejos, ya somos ideales y divinos. No tenemos que sentirnos afectados por sus opiniones, ni siquiera de las personas cercanas a nosotros, como la familia, los jefes o los seres queridos. En este sentido, somos sólidos y estamos bien afianzados en la tierra, como la montaña. En el fondo de nuestro corazón, sabemos que somos la esencia perfecta de un ser espiritual. Las palabras de los otros no pueden quitarnos la dicha y la paz interior a no ser que les demos la capacidad para ello.

Suelo utilizar esta reflexión como recordatorio, para mí mismo y para losdemás, de nuestro esplendor y nuestra nobleza, como la bella montaña. Aunque,lo hayamos olvidado, ya somos perfectos. Siempre lo hemos sido.

Brian Weiss ~ «Los milagros existen» ~

cover-caves-1

EL SOL Y LA CUEVA. Hermosa parábola sufi ~

No Comments 141 Views0

Un día, el Sol y una Cueva entablaron una conversación. Al Sol le costaba entender qué significaba» oscuro «y la Cueva no entendía del todo»la claridad», por lo que decidieron cambiar de lugar.
La Cueva se acercó al Sol y dijo: “Ah, ya veo, esto es más que maravilloso. Ahora baje y vea dónde he estado viviendo».
El sol bajó a la cueva y dijo: «Vaya, no veo ninguna diferencia, que bien se está aquí! El sol, se llevó su luz y hasta los rincones más oscuros se iluminaron. Por eso el Sol no pudo ver ninguna diferencia.
Hay una cita de un libro antiguo que dice «Los iluminados nunca pueden ser enviados al infierno o empujados a la oscuridad. Llevan su cielo sobre sus hombros todo el tiempo».
Pensamos que el cielo es un lugar al que se supone que debemos ir, quizás era un estado mental que se suponía que debíamos alcanzar.
Si estás lleno de oscuridad interior, lleno de negatividad, miedo y duda, te conviertes en una cueva sin saberlo. Es el infierno por dentro y no importa cuánto acumules, sigues estando vacío.
Si estás iluminado como el sol, entonces la oscuridad de la cueva no importaría. Podrías estar en la peor de las circunstancias, aún podrás encontrar una bendición en alguna parte.
Llevarás tu cielo contigo. 
A moça e a borboleta

DARSE CUENTA. Un cuento de Jorge Bucay ~

No Comments 235 Views0

Me levanto una mañana, salgo de mi casa, hay un pozo en la vereda, no lo veo y me caigo en él.  Al día siguiente, salgo de mi casa, me olvido que hay un pozo en la vereda, y vuelvo a caer en él.

Tercer día: salgo de mi casa tratando de acordarme que hay un pozo en la vereda, sin embargo no lo recuerdo, y caigo en él.

Cuarto día: salgo de mi casa tratando de acordarme del pozo en la vereda, lo recuerdo, y a pesar de eso, no lo veo y caigo en él.

Quinto día: salgo de mi casa, recuerdo que tengo que tener presente el pozo en la vereda y camino mirando al piso, y lo veo y a pesar de verlo, caigo en él.

Sexto día: salgo de mi casa, recuerdo el pozo en la vereda, voy buscándolo con la vista, lo veo, intento saltarlo, pero caigo en él.

Séptimo día: salgo de mi casa y veo el pozo, tomo carrera, salto, rozo con las puntas de mis pies el borde del otro lado, pero no es suficiente y caigo en él.

Octavo día: salgo de mi casa, veo el pozo, tomo carrera, salto, ¡llego al otro lado! Me siento tan orgulloso de haberlo conseguido, que festejo dando saltos de alegría… y al hacerlo, caigo otra vez en el pozo.

Noveno día: salgo de mi casa, veo el pozo, tomo carrera, lo salto, y sigo mi camino.

Décimo día: me doy cuenta recién hoy… ¡que es más cómodo caminar por la vereda de enfrente!               

¿Cuántas veces tenemos que caer en el mismo pozo para darnos cuenta de que existe? ¿Cuántas veces, a pesar de saber que existe, seguimos cayendo en él o en otros similares?

Jorge Bucay ~

3 leones

CRECE Y SUPERA LOS PROBLEMAS. Fábula de «Los tres leones». ~

No Comments 119 Views1

En la selva vivían tres leones. Un día el mono, el representante electo por los animales, convocó a una reunión para pedirles una toma de decisión. Todos nosotros sabemos que el león es el rey de los animales, pero para una gran duda en la selva: existen tres leones y los tres son muy fuertes. ¿A cuál de ellos debemos rendir obediencia? ¿Cuál de ellos deberá ser nuestro Rey?

Los leones supieron de la reunión y comentaron entre sí: Es verdad, la preocupación de los animales tiene mucho sentido. Una selva no puede tener tres reyes. Luchar entre nosotros no queremos ya que somos muy amigos… Necesitamos saber cuál será el elegido, pero, ¿Cómo descubrirlo?

Otra vez los animales se reunieron y después de mucho deliberar, les comunicaron a los tres leones la decisión tomada: Encontramos una solución muy simple para el problema, y decidimos que ustedes tres van a escalar la Montaña Difícil. El que llegue primero a la cima será consagrado nuestro Rey.

La Montaña Difícil era la más alta de toda la selva. El desafío fue aceptado y todos los animales se reunieron para asistir a la gran escalada.

El primer león intentó escalar y no pudo llegar.

El segundo empezó con todas las ganas, pero, también fue derrotado.

El tercer león tampoco lo pudo conseguir y bajó derrotado.

Los animales estaban impacientes y curiosos; si los tres fueron derrotados, ¿Cómo elegirían un rey?

En este momento, un águila, grande en edad y en sabiduría, pidió la palabra:

-¡Yo sé quién debe ser el rey! Todos los animales hicieron silencio y la miraron con gran expectativa.

¿Cómo?, preguntaron todos.

Es simple… dijo el águila. Yo estaba volando bien cerca de ellos y cuando volvían derrotados en su escalada por la Montaña Difícil escuché lo que cada uno dijo a la Montaña.

El primer león dijo: ¡Montaña, me has vencido!

El segundo león dijo: ¡Montaña, me has vencido!

El tercer león dijo: ¡Montaña, me has vencido, por ahora! Pero ya llegaste a tu tamaño final y yo todavía estoy creciendo.

La diferencia, completó el águila, es que el tercer león tuvo una actitud de vencedor cuando sintió la derrota en aquel momento, pero no desistió y quien piensa así, su persona es más grande que su problema: él es el rey de si mismo, y está preparado para ser rey de los demás.

Los animales aplaudieron entusiasmadamente al tercer león que fue coronado El Rey de los Animales.

*********

Esta fábula viene a decirnos que todos tenemos montañas difíciles, o lo que es lo mismo, problemas. Lo importante no es su tamaño, si es grande o pequeño, sino que sepamos que tarde o temprano seremos capaces de superar esas montañas. La idea principal, es volver cada día a intentarlo para poder convertirnos en reyes.

Recuerda que puede ser que tus problemas ya llegaron al nivel máximo, pero no tú!

HAZ DE TUS PROBLEMAS OPORTUNIDADES DE APRENDIZAJE, HAZTE «GRANDE» Y LOS PROBLEMAS DESAPARECERÁN PARA CONVERTIRSE EN EXPERIENCIAS.

********