Tag Archives: Textos y Poesías

27545603_234389070437150_4553810779366730304_n

QUE BONITA TE VES.

No Comments 202 Views1

Que bonita te ves,
así volviendo a ser tan tú…
tan tranquila,
tan loca,
tan completa,
tan viva…

tan viva que caminas con seguridad
sonriendo todo el tiempo,
tan viva que no te vistes como otras,
que la moda no influye en tus gustos,
usas lo que te identifique como única
y así vas enamorando al mundo;

que bonita te ves desde que te rescataste,
tu mirada cambió y la paz te invade
a cada hora, a cada instante;

que hermosa te ves amando a tu manera,
sin etiquetas,
sin miedos…
simplemente amando como tú quieras.

Ya casi eres la mejor versión de tí,
esa se comerá al mundo
en su afán de seguir siendo feliz…

que bonitos tus ojos y tus sonrisas,
que bonitas tus cicatrices… ¡que bonitas!

te reconstruiste de una manera hermosa,
de pedazos que al unirse se convirtieron
en la más bella de las rosas;

que bonita te ves retomando las riendas de tu vida
¡eres única!
no cualquiera resurge de entre las cenizas;
que grande te ves pisoteando todas tus tristezas
y complejos,
y has mandado al carajo a la gente,
y a tus miedos.

Que grande es una mujer cuando se acuerda de sus capacidad para comerse al mundo;
que grande te ves defendiendo tus ideales,
que bonita eres desde que te viste al espejo
y rompiste tus cadenas,
desde que secaste tus lágrimas
y eliminaste las tristezas;

¡que bonita!
que bonita te ves mujer ahí…
caminado por la vida;
que bonita eres cuando vuelas,
cuando luchas,
cuando sigues
y sigues,
y sigues…
¡que bonita!

Mary Diaz ~

 

 

duelo

CUANDO YO ME VAYA. Poema.

No Comments 152 Views0

Cuando yo me vaya, no quiero que llores,
quédate en silencio, sin decir palabras,
y vive recuerdos, reconforta el alma.

Cuando yo me duerma, respeta mi sueño,
por algo me duermo; por algo me he ido.

Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada,
y casi en el aire, con paso muy fino,
búscame en mi casa,
búscame en mis libros,
búscame en mis cartas,
y entre los papeles que he escrito apurado.

Ponte mis camisas, mi sweater, mi saco
y puedes usar todos mis zapatos.

Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama,
y cuando haga frío, ponte mis bufandas.
Te puedes comer todo el chocolate
y beberte el vino que dejé guardado.
Escucha ese tema que a mí me gustaba,
usa mi perfume y riega mis plantas.

Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima,
corre hacia el espacio, libera tu alma,
palpa la poesía, la música, el canto
y deja que el viento juegue con tu cara.
Besa bien la tierra, toma toda el agua
y aprende el idioma vivo de los pájaros.

Si me extrañas mucho, disimula el acto,
búscame en los niños, el café, la radio
y en el sitio ése donde me ocultaba.

No pronuncies nunca la palabra muerte.
A veces es más triste vivir olvidado
que morir mil veces y ser recordado.

Cuando yo me duerma,
no me lleves flores a una tumba amarga,
grita con la fuerza de toda tu entraña
que el mundo está vivo y sigue su marcha.

La llama encendida no se va a apagar
por el simple hecho de que no esté más.

Los hombres que “viven” no se mueren nunca,
se duermen de a ratos, de a ratos pequeños,
y el sueño infinito es sólo una excusa.

Cuando yo me vaya, extiende tu mano,
y estarás conmigo sellada en contacto,
y aunque no me veas,
y aunque no me palpes,
sabrás que por siempre estaré a tu lado.

Entonces, un día, sonriente y vibrante,
sabrás que volví para no marcharme.

Carlos Alberto Boaglio ~

179691_270254283106026_1046139250_n

TE DESEO…

2 Comments 768 Views0

Yo no te deseo un sin fin de regalos.

Te deseo solamente lo que la mayoría no tiene:
yo te deseo tiempo,
para alegrarte y para reirte,
y si tú lo aprovechas bien puedes hacer algo de él.

Yo te deseo tiempo
para tu trabajo y tus sueños;
y tiempo no solo para tí mismo, sino también para regalar.

Yo te deseo tiempo,
no para apurarte y correr,
sino el tiempo para poder estar contento.

Yo te deseo tiempo,
no solo para distraerte.
Yo deseo que te sobre como tiempo para el asombro
y tiempo para la confianza,
en vez de mirar el reloj para ver como pasa.

Yo te deseo tiempo,
para tocar las estrellas,
y tiempo para crecer, es decir para madurar.

Yo te deseo tiempo,
para abrigar nuevas esperanzas,
tiempo para amar.
No tiene sentido dejar este tiempo para después.

Yo te deseo tiempo,
para encontrarte a tí mismo,
para comprender cada día, cada hora
como una felicidad.

Yo te deseo tiempo,
también para perdonar.
Yo te deseo: tiempo para vivir.

Elli Michler ~

1236552311611_f

NO TE MUERAS CON TUS MUERTOS. René Trossero ~

No Comments 521 Views0

No te mueras con tus muertos…

¿Sabes que, cuando lloras a tus muertos, lloras por ti y no por ellos?

Lloras porque los perdiste, porque no los tienes a tu lado, porque si todo concluye con la muerte, tus muertos ya no están, ni siquiera para sufrir por haber muerto; si la vida continúa más allá de la muerte, ¿Por qué apenarte por tus muertos?

Cuando hayas terminado de aceptar que tu muertos se murieron, dejarás de llorarlos y los recuperarás en el recuerdo para que te sigan acompañando con la alegría de todo lo vivido…

No te mueras con tus muertos, recuerda que donde ardió el fuego del amor y la vida, debajo de las cenizas muertas, quedan las brasas esperando el soplo para hacerse las llamas.

Si dices, que sin tus muertos no podrás seguir viviendo, no digas que porque los amabas tanto, sino por cuanto los necesitabas, (y no es lo mismo amar que necesitar).

Si lo aceptas así tal vez descubras para tu crecimiento que tu vida consiste en ser tu vida… ¡Y no la de los otros!

No frenes tus lágrimas cuando llegan, ni fuerces el llanto cuando se aleja no dejes de llorar, porque alguien lo reprueba, ni te obligues a llorar porque sino: “¿Qué dirán los otros?”

Respeta tu dolor, y tu manera de expresarlo.

No te mueras con tus muertos; ¡déjalos partir, como parten las golondrinas en otoño, para anidar en otros climas y volver más numerosas y crecidas, en otra primavera!

Las lágrimas que ocultas el dolor que escondes y la protesta que callas, no desaparecen:

Quedan al asecho del momento en el que puedan estallar. Y es mejor que lo vivas todo en su tiempo y en su hora.

Es común que las personas guarden buena cantidad de culpas para reprocharse ante sus muertos. ¡No lo hagas contigo!

Tus muertos no ganan nada, con tus insomnios de remordimientos.

Ámalos ahora; recuérdalos con amor, y, quizás, si ganen algo….

Como otro nacimiento….

Tú y yo solo vemos una cara de la muerte, la del otro lado se nos escapa.

Si desde el seno de tu madre hubieras visto nacer un hermano, creo que lo hubieras llorado como muerto, hasta nacer tu y reencontrarlo.

¿Qué sentirías si miraras la muerte como otro nacimiento?….

A la hora de cosechar…

Tus muertos no están en el cementerio.

Nunca estuvieron ahí, salvo cuando estaban vivos

¿Me preguntas dónde están…?

Y no puedo responder por ti.

Yo sé donde están “para mi” los míos; pregúntate tú a ti mismo donde crees que están “para ti” los tuyos.

El cementerio es como un surco donde se arrojan las semillas.

Ningún sembrador vuelve a remover la tierra para buscar las semillas ya sembradas; regresa al campo a la hora de cosechar espigas.

René Trossero ~

mujeres-madre-hija-500x334

DE MI MADRE APRENDÍ. Facundo Cabral ~

No Comments 208 Views0

De mi madre aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo; ahora mismo le puedes decir basta a los hábitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida por el camino perdido.

Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo.

Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría, ni sufriste el más grande dolor.

Vacía la copa cada noche para que Dios te la llene de agua nueva en el Nuevo día.

Vive de instante en instante, porque eso es la vida. Me costó 70 años llegar hasta aquí, ¿cómo no gozar y respetar este momento?

Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple,   ¿por qué te preocupas tanto?

No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la tierra. En la tranquilidad hay salud, como plenitud, dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas

Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo.

Tienes el poder para ser libre en este mismo momento, el poder está siempre en el presente porque toda la vida está en cada instante, pero NO DIGAS NO PUEDO ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes!

Si quieres recuperar la salud,  ABANDONA la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades.

PERDONA a todos y perdónate a ti mismo, no hay liberación más grande que el perdón; no hay nada como vivir sin enemigos.

Nada peor para la cabeza, y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica (agotadora y vana tarea), que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta.

Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella.

El bien y el mal viven dentro tuyo, alimenta más al bien para que sea el VENCEDOR cada vez que tengan que enfrentarse. Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano.

NO TE QUEJES, recuerda que naciste desnudo, entonces ese pantalón y esa camisa que llevas, ya son ganancia. Cuida el presente, porque en él vivirás el resto de tu vida.

Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser será, y sucederá naturalmente.

Facundo Cabral ~

P1010073

SOLO EL QUE VIVE BIEN LOS AGOSTOS, ES MERECEDOR DE LA PRIMAVERA.

No Comments 227 Views0

Lo recuerdo bien. Fue cuando Julio se fue, que un viento helado e insulso, que arrastraba todavía las hojas abandonadas por el otoño, me dijo algunas verdades. Me convenció de que el cielo empezaría a metamorfosearse de rojo. Que el polvillo que levanta el viento enseña que las cosas no siempre permanecen en el mismo lugar y que, al final, hay que entender que sólo se asienta cuando los remolinos se van. Fue cuando Julio se fue que mi soledad me invitó a una conversación conmigo mismo. Y me habló de tiempos de esperas. Y me dijo que el ruido de los árboles tenía algo para decir sobre la aceptación. Y yo me quedé pensando, cómo es que ellos, los árboles, aceptan las estaciones al punto que, si los estremecen, también le florecen los brotes. Pero todo a su tiempo. Fue en agosto que descubrí que los perros locos son los gritos que no lanzamos al viento. Son los estremecimientos particulares que nuestra rigidez de certezas no nos permite encarar. El mes de agosto tiene mucho para enseñar. Porque agosto es un mes jardinero. Es dentro de él, cuna del invierno, donde las semillas duermen. Aguardan su tiempo de brotar. Agosto es guardador de buenas nuevas, preparador de flores. Agosto es cuando Dios permite a la naturaleza traducir visiblemente el tiempo de las mutaciones. Mute, dice agosto en su mensaje de semillas. Acepte, dice agosto, como el viento frio que levanta el polvillo y enrojece el cielo. Comparta, dice agosto, abrigos, sopas calentitas, cafés con chocolate, abrazos apretados –ellos también abrigan el alma y anidan el cuerpo-. Distribuya sus afectos. El invierno es acogimiento, es tiempo de preparar septiembre. Y, de septiembre, ya sabemos qué esperar… la explosión de colores que en sus más variados nombres vienen en forma de flores. Apreciemos agosto, lo recibamos con el feliz espanto de quien desafía vientos. Que desarregle y esparza las hojas, que levante los polvillos al aire. Acepte las esperas, pero vaya colocando las macetas en la ventana. Sólo quien vive bien los agostos es merecedor de la primavera.

Myrian Lucy Rezende ~
Escritora. Educadora Infanti

Mario-Benedetti (1)

REFLEXIONES DE MARIO BENEDETTI. Sabios consejos de un hombre sabio.

1 Comment 994 Views3

Si estás cerca (por arriba o por abajo), de los 60, tómate unos cinco minutos y lee estas reflexiones de Mario Benedetti:

1. Es hora de usar el dinero que usted ahorró durante toda su vida. Usarlo para usted, no para guardarlo, no para que lo disfruten los que no conocen el sacrificio de haberlo conseguido, personas que ni siquiera son de la familia: yernos y nueras.
Recuerde que no hay nada más peligroso que un yerno con ideas.
Cuidado: No es época de inversiones por muy maravillosas que parezcan, éstas solo le traerán angustias y este es un momento para tener mucha paz y tranquilidad.


2. Deje de preocuparse con la situación financiera de sus hijos y sus nietos; no se sienta culpable de gastar su dinero en usted mismo. Probablemente, usted ya les ofreció lo que fue posible en la infancia y juventud, como una buena educación. Ahora por tanto, la responsabilidad es de ellos.


3. Ya no es época de sostener a nadie de su familia; sea un poco egoísta, más no usurero. Tenga una vida saludable, sin grandes esfuerzos físicos. Haga gimnasia moderada y aliméntese bien.


4. Compre siempre lo mejor y más fino, al fin y al cabo es para usted. Recuerde que ahora, un objetivo clave es gastarse el dinero en usted, en sus gustos y caprichos. Después de muerto el dinero solo genera odios y rencores.


5. No debe angustiarse por poca cosa. En la vida todo pasa, sean los buenos momentos que deben ser recordados, sean los malos que deben ser rápidamente olvidados.


6. Independientemente de la edad, mantenga vivo el amor.


7. Esté en todo momento limpio, tome un baño diario; sea vanidoso, frecuente al peluquero, arréglese las uñas, vaya al dermatólogo, al dentista, y use perfumes y cremas con moderación. Ya que ahora usted no es guapísimo, esté por lo menos bien cuidado.


8. Nada de ser muy moderno, intente ser clásico. Es triste ver gente mayor con peinados y atuendos hechos para jovencitos.


9. Lea libros y periódicos, oiga radio, vea buenos programas en la TV, use internet, envíe y responda e-mails, llame a los amigos. Manténgase siempre actualizado.


10. Respete la opinión de los jóvenes a pesar de que a veces pueden estar equivocados.


11. Jamás use la expresión “en mis tiempos”. Recuerde que su tiempo es hoy.


12. No caiga en la tentación de vivir con los hijos o nietos aunque de vez en cuando vaya unos días como invitado. Consiga más bien un ama de llaves que le acompañe y colabore con las tareas del hogar y sólo tome esta decisión cuando no dé más de sí o sienta que el fin está bien próximo.
Puede ser muy divertido convivir con gente de su generación y lo más importante, no le dará trabajo a nadie.


13. Cultive un “hobby”: viajar, caminar, cocinar, leer, bailar, criar un gato, un cachorro, cuidar de plantas, jugar a las cartas, al golf, entrar en Internet, pintar, ser voluntario o coleccionar algo. Haga lo que le gusta y lo que sus recursos le permitan.


14. Acepte todas las invitaciones de bautizos, graduaciones, cumpleaños, casamiento, conferencias. Visite museos, vaya al camp o ;lo importante es salir de casa por un rato. Pero no se disguste si no lo invitan porque a veces no se puede. Seguramente cuando usted era joven tampoco invitaba a sus padres o familiares mayores a TODO.


15. Hable poco y oiga más.. su vida y su pasado sólo le interesan a usted mismo. Si alguien le pregunta sobre esos asuntos, sea breve y procure hablar de cosas buenas y agradables. Jamás se lamente de algo. Hable en tono bajo y con cortesía. No critique nada, acepte las situaciones tal como son. Todo es pasajero. Recuerde que pronto volverá a su casa y a su rutina.


16. Los dolores y las molestias estarán presentes, no las vuelva más problemáticas de lo que ya son hablando permanentemente de ellas. Trate de minimizarlas. Al final, ellas lo afectan solamente a usted y son problemas suyos y de sus médicos.


17. No permanezca tan apegado a la religión ahora de viejo, rezando e implorando todo el tiempo como un fanático. Lo bueno es que en breve, podrá hacer sus pedidos personalmente.


18. Ría, ría mucho, ría de todo, usted ha tenido suerte, usted ha tenido una vida, una larga vida, y la muerte será solamente una nueva etapa incierta, así como fue incierta toda su vida.


19. Si alguien le dice que ahora usted no hace nada de importancia, no se preocupe . Lo más importante ya fue hecho: usted y su historia, buena o mala, ya sucedió.


Recuerda lo que dice Mario Benedetti: no te rindas, por favor no, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento. Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento.

Fuente: la Web.

2018-12-08-20-30-18

Y… ¿QUÉ TAL SI ME PERDONO?

No Comments 766 Views0

Y… ¿QUÉ TAL SI ME PERDONO?

Me he sentado a tomar un café conmigo misma frente al espejo y me descubrí alzándome la ceja como siempre, entonces me dije a mi misma; ¡Ya estuvo bueno de ser tan dura! y qué lo mejor era simplemente. Perdonarme.

Me perdono por dejarme en último lugar infinidad de veces…
Me perdono por hacerme pedazos para completar a otros…
Me perdono por no tener tiempo para mí…
Me perdono por no hacerme caso, y tropezar con el mismo obstáculo una y mil veces.
Me perdono por poner mi salud como un pendiente y no como una prioridad…
Me perdono por haber hablado de más…
Me perdono por haberme callado…
Me perdono por confundir resignación con tolerancia…
Me perdono no gastar en mí lo que sin reparo gasto en alguien más que a veces no lo merece…
Me perdono por mentirme…
Me perdono por no verme al espejo más seguido…
Me perdono por no ser más amable conmigo misma…
Me perdono por no tenerme paciencia ni tener constancia…
Me perdono por ser tan ruda cuando se trata de mí…
Me perdono no encajar en un molde…
Me perdono por no permitirme muchas cosas…
Me perdono por no disfrutar de otras tantas…
Me perdono por no valorar los momentos que valen la pena y darme cuenta muy tarde…

Me dije a mi misma; elijo aprender a soltar, a dejar ir y sobre todo ¡A Perdonar!. Elijo hacer frente común contra el mundo que está en nuestra contra… simplemente es el mundo y la gente es gente con lo bueno y con lo malo, a veces sólo estamos parados en el camino equivocado con alguien que viene a todo pulmón y nos arrasa sin miramientos.

No hay explicaciones ni justificaciones, es así y así sucede. ¿Sabes?, le dije a mi niña interior necesito tu apapacho, tu abrazo, tu complicidad, he aquí el trato… Menos reproches y más amor, menos revivir el momento y más perdón.

Y… ¿si me perdono? Ampliamente y de verdad, sin echarme en cara después mi errores, sin pensar en un problema toda la noche, sin sentir una punzada con un recuerdo corrupto cruzándonos la mente. ¿Y si perdono mis errores y mi pasado?

Sí, me perdono, me acepto, me acomodo las piezas y me reseteo la memoria y el corazón para poder perdonarme… ¡Si, me perdono para empezar a vivir!.

Autor:  Male Capetillo

36792761_1741342352567471_2201829466924122112_n

KAFKA y LA MUÑECA… la omnipresencia de la pérdida.

No Comments 350 Views0

Un año antes de su muerte, Franz Kafka vivió una experiencia muy insólita. Paseando por el parque Steglitz, en Berlín, encontró a una niña llorando desconsolada: había perdido su muñeca.
Kafka se ofreció a ayudar a buscar a la muñeca y se dispuso a reunirse con ella al día siguiente en el mismo lugar.
Incapaz de encontrar a la muñeca compuso una carta “escrita” por la muñeca y se la leyó cuando se reencontraron:

– “Por favor no me llores, he salido de viaje para ver el mundo. Te voy a escribir sobre mis aventuras …“

Este fue el comienzo de muchas cartas.
Cuando él y la niña se reunían, él le leía estas cartas cuidadosamente compuestas de aventuras imaginarias sobre la querida muñeca . La niña fue consolada. Cuando las reuniones llegaron a su fin, Kafka le regaló una muñeca. Ella obviamente se veía diferente de la muñeca original . Una carta adjunta explicó:
-” Mis viajes me han cambiado … “

Muchos años más tarde, la chica ahora crecida, encontró una carta metida en una grieta desapercibida dentro de la muñeca . En resumen, decía: -” Cada cosa que amas, es muy probable que la pierdas, pero al final, el amor volverá de una forma diferente“.

Fuente: Face Literatura y Psicoanálisis ~

5410357_orig

ORACIÓN SISTÉMICA A LOS ANCESTROS.

No Comments 424 Views0

Visualiza a tus padres delante de ti, detrás de ellos a tus abuelos, detrás a tus bisabuelos y a todos tus ancestros. Incluye tíos, tías, tíos y tías abuelas. A todos y cada uno de ellos y les dices:

Hoy quiero honrar a toda mi familia, sobre todo a mis ancestros. Yo vengo de ustedes. Ustedes son mi origen. Al llegar antes que yo me facilitaron el camino que hoy transito.
Hoy le doy un lugar en mi corazón y en mi sistema de familia a cada uno de ustedes:

Hoy honro a los que lo hicieron bien y a los que lo hicieron mal.
A los que se fueron y a los que se quedaron.
A los abusadores y a los abusados.
A los buenos y a los malos.
A los ricos y a los pobres.
A los fracasados y a los exitosos.
A los saludables y a los enfermos.
A los que conocí y a los que no.
A los que lo lograron y a los que no.

A cada uno de ustedes los honro, sobre todo a cualquiera de ustedes que haya sido excluido por cualquier motivo.
Yo no estaría aquí si ustedes no hubieran llegado primero que yo. Los llevo a todos conmigo en cada paso que doy y en cada cosa que hago.

A partir de hoy cada paso que doy con mi pie derecho lo daré con mi padre y toda la familia de mi padre.
Cada paso que doy con mi pie izquierdo lo doy con mi madre, y la familia de mi madre, respetando los destinos de todos.

Les pido que me den su bendición para ser la persona más saludable, exitosa, amada, amorosa y abundante del mundo. Lo haré en honor a ustedes poniendo el nombre de mi familia y mis raíces en alto.

Gracias, gracias, gracias
 
Gracias papá, gracias mamá. Gracias a mis ancestros.
 
*___________ (Sella la oración colocando aquí tu nombre completo).
 
*  Hija de:_______ (Coloca el nombre de tu papá y el de tu mamá).”
————————————–
Autora: Zureya Queipo Meneghini ~
Puedes guardar esta carta, regalarla a alguien de tu familia o compartir este ejercicio con seres queridos. Leerla en voz alta con consciencia y luego quemarla. Lo que tenga sentido para vos.