TÚ ELIGES.

No Comments 176 Views0


14237707_1101917059863635_4223167182781135_n

Una dependienta le vendió unos pantalones de un amarillo rabioso a un muchacho que parecía encantado con su compra.

Al día siguiente volvió el muchacho diciendo que quería cambiar los pantalones. El motivo: “No le gustan a mi novia”.

Una semana más tarde regresó de nuevo, todo sonriente, a comprar otra vez los dichosos pantalones. “¿Ha cambiado su novia de opinión?”, le preguntó la dependienta.

“¡No!”, respondió el joven. “He cambiado yo de novia”.

Anthony de Mello. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *