TU SALUD ES UN ESPEJO DE TU RELACIÓN CONTIGO MISM@. Una nueva perspectiva sobre la salud.

No Comments 219 Views1


alimentos

La medicina convencional no conoce la causa de la creciente «epidemia» de estrés, de las enfermedades derivadas de nuestro estilo de vida, ni de las enfermedades autoinmunes; sin embargo, para nosotras se trata de una epidemia de falta de autoestima.

Esto es una nueva visión sobre la salud. En realidad, no tiene demasiado misterio, y nos devuelve nuestro poder personal. Tu salud es un espejo de la relación que mantienes contigo y con tu cuerpo. No creemos en las enfermedades incurables; creemos que una enfermedad es una invitación a que mejores tu relación contigo.
Curiosamente, parece que los nuevos descubrimientos científicos confirman este hecho. Por ejemplo, el doctor Bruce Lipton es un biólogo celular reconocido en todo el mundo, que ha realizado estudios vanguardistas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. En su libro «La biología de la creencia», habla de un nuevo paradigma de la salud basado en la ciencia de la epigenética. Bruce llevó a cabo algunos experimentos innovadores que demostraron que los genes no controlan la biología. La idea de que los genes controlan la biología es un supuesto científico, que aproximadamente en el año 2003, fue rebatido por el Proyecto del Genoma Humano, descubrimiento que encajaba perfectamente con los experimentos que estaba realizando con las células en su laboratorio. Sus experimentos demostraban que no eran los genes los que controlaban las células, sino sus respuestas al entorno en el que se encontraban. Bruce explica que puesto que los seres humanos tenemos cerebro, nuestra respuesta a nuestro entorno es mucho más compleja que la de una célula. Respondemos a las situaciones de la vida (o del entorno), a través de nuestras creencias.

¿Qué mensaje le estás enviando a tus células en estos momentos?

Si crees que eres una mala persona, eso es lo que escucharán tus células. Si crees que estás enfermo, eso es lo que escucharán tus células. Asimismo, si te consideras un ser hermoso y sano, eso es lo que escucharán tus células.
¿Qué tipo de relación contigo misma y con tu cuerpo crees que estás creando si envías mensajes negativos y aceptas creencias negativas respecto a ti?

Amarse a uno mismo significa cuidarse

Cuando te amas procuras satisfacer tus necesidades. No obstante, hoy en día, cada vez es más frecuente que las personas (especialmente las mujeres) crean que han de cuidar de los demás antes que de sí mismas. Por ejemplo:
• ¿Has dicho alguna vez sí cuando en realidad querías decir no? ¿Ayudas tanto a los demás que tienes poco tiempo para descansar y relajarte? ¿Crees que ya descansarás cuando te jubiles o cuando tus hijos sean mayores?
• ¿Has dicho alguna vez «Cuando termine con esto ya descansaré/haré una pausa»?
• ¿Te consideras una persona que quiere complacer a los demás o que teme la desaprobación de la gente? ¿Tienes la sensación de ser siempre tú la que das y que recibes muy poco de los demás (o posiblemente, no eres capaz de recibir el apoyo, los regalos o cumplidos de otras personas)?
• ¿Intentas a menudo ponerte unos límites pero no lo consigues?
Creemos que la verdadera epidemia de salud es la desconexión de nosotras mismas. Creemos que el sistema inmunitario se desconcierta un poco cuando tú te pones en último lugar.
La ciencia afirma que el origen de casi cualquier enfermedad crónica —la inflamación— es que el sistema inmunitario ya no puede diferenciar entre lo que es bueno y malo para el cuerpo.

En el ámbito metafísico, pensamos que la inflamación y las enfermedades crónicas son en realidad un acto de amor  de tu cuerpo que te está avisando de algo. Es una invitación a que le escuches y a que vuelvas a amarte.
Cuando somos bebés nos gusta todo sobre nosotras. Nos fascinan nuestras manos y pies, incluso nuestras heces. Con el tiempo nos enseñan que hay cosas de nosotras que están mal. Por desgracia, muchas veces nos avergonzamos de nuestro cuerpo o de alguna de nuestras características, y empezamos a sentirnos inferiores.
Aprendemos que «las reglas», las expectativas de los demás y las pruebas irrefutables son más importantes que nuestros sentimientos o deseos. Nos enseñan a escuchar tanto a los demás que sentimos que no podemos confiar en nosotras mismas.
No es de extrañar que bajo esas circunstancias nos hayamos desconectado de nuestro sistema de guía, al que Louise ha bautizado como su «din-don interior».
Todos lo tenemos, aunque a la mayoría no nos hayan enseñado a escuchar a esa voz, sentimiento o señal interior que nos guía.
Lo más hermoso de nuestro cuerpo es que posee un conocimiento profundo sobre lo que realmente necesitamos para estar sanos y felices.
Tu poder para conseguir la salud óptima va más allá de tu sistema inmunitario.
Todo empieza con un secreto poco conocido: amarte a ti misma. Estamos convencidas de que cuando empieces a escuchar a tu guía interior con amor, tus riñones, tu sistema inmunitario y todo tu cuerpo empezarán a sentirse a salvo.
Cuando el cuerpo se siente a salvo, tiene capacidad para curarse. Basta con que recuerdes que tu cuerpo quiere curarse.

«El amor es la cura milagrosa. Amarnos a nosotras mismas obra milagros en nuestra vida.»

Fuente: «Pensamientos y Alimentos». Louise Hay ~ Ahlea Khadro ~ Heather Dane

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *